jueves, 31 de marzo de 2016

¿Pactos, acuerdos, diálogo? Teatro puro y duro



La misma noche de las elecciones ya escuchábamos una pléyade de discursos en los que se manejaban incansables los conceptos de diálogo y acuerdos, a la vez que se advertía de una serie de líneas rojas que desnaturalizaban el contenido de los discursos. No se puede exigir diálogo a los demás  mientras adviertes de tu decisión de vetar, pero como en  España estamos más que acostumbrados a las incoherencias de los políticos, nos lo tomamos con paciencia y la gente opinó por lo bajini eso tan socorrido de “esto no es como empieza sino como acaba”.

Se está acabando el tiempo y  las cosas siguen igual o peor. Ahora Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, intentan seducir a sus presuntas parejas para llegar a un trío contra natura y  que tendría nefastas consecuencias para la estabilidad política y social de España. Los vetos parece van desapareciendo en unas matizaciones vergonzantes, en las que el color rojo de la línea palidece y ahora resulta que el agresivo Pablo Iglesias se ha transformado milagrosamente en una malva, dispuesto a ceder en lo que haga falta y como el pacto PSOE-C,s. no suma, está dispuesto a reunirse hasta con Rivera.

Qué fácil resulta atravesar una línea roja; del otro lado en Ciudadanos también están de rebajas ideológicas, maquillaje de las líneas rojas y matizaciones idiomáticas. Ayer afirmaban que no apoyarían en la vida un gobierno a la valenciana, cuestión que mantienen, pero ya han rebajado aquello de que votarían no a un gobierno con Podemos, bueno lo dicen todavía pero con la boca chica porque lo que sí aceptarían sería la presencia de independientes de Podemos en un gobierno. Se empieza diciendo esto entre rubores de primeriza y se termina a navajazos a calzón quitado en la disputa por un ministerio.

La reunión Pedro Sánchez-Iglesias ha demostrado que el del PSOE va entregado; dice lo que tiene que decir y hace lo que le dejan hacer, mientras el de Podemos aprovecha las oportunidades mediáticas como no lo hace ninguno, aunque es más cursi que una perdiz con ligas. Se ha sacrificado en el altar del pacto de progreso, lo que le beneficiará de cara a unas nuevas elecciones, de paso y sin mentar a la bicha de la crisis, le ha quitado a Errejón la dirección de las negociaciones, no sé yo si con la idea que su homónimo en el PSOE haga lo mismo, si así fuera las negociaciones entre el PSOE y Podemos iban a ser una juerga a la llanera.

Teatro la reunión de Sánchez y Rivera previa a la que el socialista tenía con Iglesias – no te pongas celoso Albert, ya sabes que al que quiero de verdad es a ti -  Teatro lo del regalito del bolivariano a Sánchez. Teatro, el posado en plan pareja de famosos se retrata a la salida del restaurante pregonando su amor y teatro, trágico eso sí, el del pobre Sánchez cuando dice que está más cerca del gobierno  que de unas nuevas elecciones, sobre todo si consideramos que cinco CC.AA gobernadas por socialistas con los votos de los populistas, ya han advertido que no van a tragar con miembros de Podemos en sus gobiernos.

Fíjense como estarán las cosas que a la media hora de que Pedro se explayara contando sus éxitos negociadores y sus esperanzas, le ha salido por una esquina el portavoz de Ciudadanos, José Manuel Villegas y ha advertido que ellos están dispuestos a reunirse con los equipos negociadores de cualquiera, pero que de la reunión Pedro, Pablo y Albert, nada de nada, que pasan de chorradas y ya por rematar afirmó refiriéndose a la reunión de Sánchez con Iglesias,  “La sensación es que casi nada ha cambiado”.

Así ellos se entretienen y nosotros seguimos esperando.


miércoles, 30 de marzo de 2016

Hay 10.000 motivos para que no gobierne la izquierda



Hay 10.000 motivos para que la zurda no pueda gobernar, no son los 100.000 hijos de San Luis atravesando los Pirineos, pero desde luego tienen un peso específico muy importante, hasta decisivo diría yo, sobre la acción del próximo gobierno. Son los 10.000 millones de euros que hay que recortar durante  2016 en el déficit de nuestras cuentas.

Lo sabe perfectamente Pedro Sánchez que viajó a Bruselas a implorar clemencia al Comisario europeo de Economía Moscovici y se llevó un no rotundo. De nada le sirvió la humillación que recuerda a la que tuvo que asumir en su tiempo  Enrique IV Emperador del Sacro Imperio que tuvo que viajar hasta Canosa para solicitar a Gregorio VII que le levantara la excomunión; cierto que el socialista no se presentó ante Moscovici, al menos que se sepa, vestido de saco y con el cabello cubierto de cenizas, que a lo peor ahí estuvo el fallo, porque al emperador sí que le levantaron la pena canónica y en cambio el socialista se vino para casa con ese gesto de mosqueo perpetuo que le caracteriza.

No hay en España un partido de izquierdas que sea capaz de recortar 10.000 millones de euros para cumplir con la UE y a la vez hacer realidad todas esas promesas que ofrecen a los ciudadanos. Si la cubana decía aquello de que no hay cama para tanta gente, habrá que reconocer que aquí no hay pasta para tanto gasto, por mucho que se empeñen los zurdos en explicarnos que van a sacarles los jurdós  a los ricos, porque si no hay más profeta que Mahoma, sobre los impuestos y los ricos no hay más que una verdad: En España los ricos no pagan impuestos.

Lo digo yo, pero también lo ha dicho en El País Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos y al que recordarán porque tuvo que salir de la escena política haciendo fú como los gatos, cuando Montoro le pilló en un renuncio  y supongo que para que la cosa no fuera a mayores hizo mutis por el foro y hasta ahora. Dice Monedero que resulta imposible que un pacto Sánchez- Podemos tenga un buen fin y explica los motivos.

En primer lugar  dice que el PSOE está roto, a Sánchez se le discute en el partido, yo aquí añado que también Podemos sufre ahora mismo una crisis interna grave, en segundo lugar afirma que el recorte de los 10.000 millones supone un lastre insalvable para sus políticas sociales y en tercer lugar el acuerdo con Ciudadanos resulta inasumible.

La situación está perfectamente definida, quizás Monedero se esté posicionando para volver a Podemos y aprovechar la ocasión para alzarse con el santo y la limosna, pero ha dejado las cosas muy claras. Lo que no ha dicho es que los programas económicos de  Podemos y de C,s-PSOE se basan en el supuesto que ese recorte no se va a producir, cuando lo cierto es que todo el mundo sabe que habrá que hacerlo o al menos intentarlo, a no ser que queramos montar un numerito al estilo griego, con las consecuencias que todos conocemos.

Esto es muy sencillo ¿Recuerdan quién hizo en España la reconversión industrial?, pues la hizo la izquierda, a la derecha no se la hubieran dejado hacer, hubiera ardido el país. Lo mismo sucede con los recortes, tal y como están las cosas la única opción que puede llevarnos por el camino al que nos obligan nuestras deudas, es la derecha.

Para entendernos, el PP.

martes, 29 de marzo de 2016

Unos datos, una noticia y una filtración




Decía ayer que la vuelta a la actividad oficial de los políticos iba a ofrecernos una serie de asuntos que habían quedado en suspenso durante la semana santa. En ese sentido el lunes tuvimos datos, noticias y filtraciones que parece definen una realidad distinta si, como parece, vamos a unas nuevas elecciones. 
En primer lugar veamos los datos que nos ofrece el sondeo semanal realizado por TC para La Razón, que sin duda van a alegrar a la parroquia del centro derecha, suponiendo que Ciudadanos sean de centro, cuestión difícil de decidir.

Sabemos que las encuestas y sondeos  ofrecen unos datos determinados encuadrados en un contexto temporal, por lo tanto sus resultados reflejan una realidad que responde solamente a un  momento determinado, lo importante en  los estudios demoscópicos son las tendencias que definen. El sondeo de TC confirma la tendencia observada a lo largo del mes de marzo, el PP se defiende bien a pesar de la que le ha caído encima y durante este mes ha ido obteniendo cifras de intención de voto muy cercanas al 29%, concretamente La Razón ayer les daba a los populares un 29,4% y entre 126 y 128 diputados, un resultado mejor que el 28,7% que consiguieron el 20 D.

Ciudadanos también mejora, se sitúan en un 15,3% lo que les daría entre 43 y 48 escaños. Los resultados son importantes, porque la suma de los escaños obtenidos por PP y C,s podrían llegar a la cifra mágica de 176 escaños, es decir a la mayoría absoluta. Mientras el centro derecha se afianza, el PSOE sigue estancado en cifras muy próximas al 22%, entre 87 y 89 escaños, un resultado peor que el obtenido en las últimas elecciones y los de Podemos, siguen en su tendencia a la baja y obtendrían un 19,4%  con lo que obtendrían entre 63 y 65 diputados.

Esos son los datos, que cada uno interpretará a su manera, aunque comparados con otras encuestas, número arriba, décima abajo, las tendencias se confirman: Al alza PP y C,s, estancamiento del PSOE y caída de Podemos.

Lo que son las cosas, este mismo lunes el PP advertía que se ponía en marcha y que va a citar a Sánchez y Rivera, por separado, para mantener reuniones que conduzcan a conseguir un acuerdo que evite unas nuevas elecciones. Quizás, aunque lo dudo, el PSOE se dé cuenta que no es momento de jugar de farol, porque lo de Podemos es una trampa mortal, pero vaya uno a saber. Así nadie podrá acusar de parálisis a Rajoy y si Ciudadanos y el PSOE se niegan a negociar, cargarán con la responsabilidad de crear un bloqueo que a estas alturas no parece justificable.

Y para completar el día una filtración que confirma que el viento sopla a favor de los que navegan por la amura de estribor. Desde C,s llega la noticia que una parte del partido está por suavizar la postura con Rajoy. Parece que existe una corriente que viendo cómo están las cosas con Sánchez, del que están seguros los va a dejar colgados al primer descuido, creen llegado el momento de reconducir las cosas e intentar construir los puentes que han sido volados por la actitud de Rivera, que entienden algunos naranjitos ,se ha pasado de rosca y ha jugado a ser más papista que el papa.

Un lunes completito, unos datos que confirman las tendencias que se mantienen desde el último revolcón parlamentario de Pedro Sánchez, la noticia de que Mariano Rajoy se pone en marcha y el llamamiento a la prudencia que nace del seno de C,s.

¿Casualidad o causalidad? Yo no me llamo Du Guesclin ni de lejos, así que no voy a decir aquello de “ni quito ni pongo rey pero ayudo a mi señor”, pero si quieren saber lo que opino se lo diré: Parece que las cosas se le complican a la zurda, en la misma medida que se aclaran para la diestra.

Veremos.

lunes, 28 de marzo de 2016

La burra al trigo y los políticos al milongueo


Se acaban las vacaciones de Semana Santa y efectivamente vuelve la burra al trigo y nuestros líderes políticos al abyecto milongueo al que nos tienen acostumbrados. Volverán a saturarnos con conceptos tales como, interés general, negociación, pacto, cambio, acuerdo, progresista, reformista... que nada han significado hasta ahora y nada significarán.

Lo de formar gobierno está francamente difícil, sobre todo desde que Pedro Sánchez en plan Sibila de Cumas decidió que el pueblo español había votado cambio y tras declarar odio eterno al PP se inventara el cambio que a él le interesaba y con el que fracasó dos veces en su intento de investidura. Ahora tras muchos dimes y diretes, acuciado por garantizar su existencia política dentro del PSOE, está intentando un pacto con Iglesias y los suyos, a los que tendrá que sumar nacionalistas de izquierda y derecha y toda suerte de mareas y confluencias para conseguir a base de votos o abstenciones los 143 diputados  que le hacen falta para alcanzar la presidencia del Gobierno.

Muchos, ante la crisis que sufre Podemos decidieron que, a cuenta de la evidente debilidad que ésta producía entre los circulares, la suerte de Sánchez cotizaba al alza. A mí me parece justamente lo contrario porque Iglesias ha partido peras con Errejón, que era la cabeza visible de la facción “posibilista” de Podemos, por lo que Pablo Iglesias se ha tenido que aliar con los de Izquierda Anticapitalista, sus enemigos dentro del partido y esos no le van a permitir ceder lo más mínimo en las más radicales de sus exigencias.

Otros que están afiliados al sindicato del “¿Dónde vas Alfonso XII, dónde vas triste de ti?, junto a Sánchez, Garzón e Iglesias, son los de Ciudadanos. Albert Rivera ve como las cosas se le complican porque parece imposible que el PP ceda en estos días y ofrezca la cabeza de Rajoy al supuesto reformista, con lo que el pacto PP-PSOE-C,s no tiene oportunidad alguna. Con el PSOE no suman lo suficiente  y si por un milagro de la incoherencia zurda,  finalmente cristalizara el acuerdo de gobierno Podemos-PSOE se va a ver en la calle y como el gallo de Morón, sin plumas y cacareando.

Así que me parece que vamos a unas elecciones en las que igual el candidato del PP no sería Rajoy, ausencia que de producirse un resultado parecido a las del pasado 20 D facilitaría el “pacto constitucionalista” A mayores, los arúspices advierten que en unas nuevas elecciones el PP y C,s podrían llegar a alcanzar entre los dos casi la mayoría absoluta y en ese caso, creo que los del PSOE tragarían, que a la fuerza ahorcan y más vale un mal gobierno, si uno está en él, que una buena oposición, lugar donde hace mucho frío.

Las elecciones, es una idea personal, pueden irle muy mal a Podemos que además de demostrar sus diferencias han exhibido unas maneras que han molestado a mucha gente que les votó. Al final por mucho populismo que uno derroche,  la gente que tiene algo que perder se lo piensa.

Ahora seguiremos viviendo de las encuestas, este año las empresas de demoscopia están de enhorabuena, pero tengo el pálpito que digan lo que digan, al final como siempre la responsabilidad del cambio de situación dependerá de nosotros, los españolitos de a pie que iremos a las urnas y corregiremos la disfunción que se produjo el 20 D.

Puestos a "refranear", conviene recordar aquello de que más vale malo conocido que bueno por conocer, eso suponiendo que entre todos ellos haya alguno bueno, que eso sí que es una suposición muy aventurada.

domingo, 27 de marzo de 2016

¡Anda que tienes más cuento que los belgas!

Combatiendo con dureza a los yihadistas
Visto, lo visto, de aquel tienes más cuento que Calleja, tendremos que pasar al de tienes más cuento que los belgas. Los medios de comunicación no se han atrevido a decir lo que resulta evidente, la inteligencia belga es una entelequia, no se puede ser tan malo si no es queriendo. Creo que las autoridades belgas se han producido con el terrorismo yihadista, con una tibieza vergonzosa.

Los responsables de la seguridad belga han vivido cómodamente en el limbo y mientras miraban hacia otro lado los yihadistas montaban en el centro de Bruselas su estructura, que ha funcionado sin problemas porque las autoridades preferían llamarse andana si con esa medida evitaban acciones violentas en su territorio. Así iban las cosas, los belgas no se enteraban de la misa la media, pero en su país no se producían atentados, hasta que a los franceses les montaron la matanza de París unos tíos que se habían desplazado desde el país vecino y que volvieron sin demasiados problemas a ocultarse en Molenbeek.

Los franceses se pusieron como panteras hidrófobas, los belgas renuentes elevaron la alerta antiterrorista a su máximo nivel y nos vendieron las imágenes del ejército y la policía belga patrullando las calles, mientras afirmaban que estaban registrando casa por casa el barrio conflictivo. Pero todo era farfolla y de la mala, el nivel de compromiso era tal que recordarán ustedes la  orgía que se montaron en aquellos días los mílites belgas con uno/as maderos en una comisaría, que dejaron bien claro que preferían “folgar” a patrullar. Pero por poco que hicieran, revolvieron el avispero y el otro día les tocó a ellos sufrir en sus carnes la brutalidad islamista.

Y en cuanto identifican a los autores por las imágenes de las cintas de seguridad, salta el presidente turco y dice oiga a ese tipo lo detuvimos nosotros, lo mandamos para Holanda envuelto para regalo con un lacito rosa, advertimos a los belgas y éstos lo detuvieron y lo soltaron. Hoy leía que los turcos afirman que a los belgas se les escapan los terroristas porque son unos vagos y no vayan a pensar que exagero, con dos terroristas huidos, uno de los del atentado en el aeropuerto y otro del que se produjo en el metro, las autoridades han decidido bajar un escalón el nivel de alerta, que tampoco hay que molestar demasiado, mientras tanto anuncian operaciones antiterroristas y  el ministro del Interior acusa de “negligente” a su policía.

La situación me recuerda mucho a aquel acuerdo al que llegó el impresentable de Carod-Rovira con ETA para que no atentara en Cataluña, estoy convencidos que los yihadistas han sido tratados con lenidad  a condición de que pusieran las bombas lejos de Bruselas. Nada nuevo, los españoles sufrimos la actitud de los belgas para con ETA, que consiguió en ese país un santuario perfecto para su dirección.

Como son unos cuentistas, ahora publican en la prensa  una entrevista a un tal Ahmed Al Khannous, político belga, que nos explica que en Molenbeek no se mueve una hoja sin que él se entere y afirma muy serio que de toda la vida se ha dedicado a informar a la policía de cualquier movimiento que tuviera que ver con el tráfico de drogas y el terrorismo, vamos que el barrio es más tranquilo que el claustro de un convento cartujo. Si eso fuera verdad, está claro que  el Ahmed ese no se iba a ir del pico con la prensa y no habría una organización terrorista viviendo en el barrio, a no ser que se nos quiera convencer que los yihadistas viven y trabajan con su conocimiento y el de la policía a la que informa.

Va siendo hora que se depuren responsabilidades, no se puede admitir esa ineficacia que pregona el ministro del interior belga, porque está muy claro que son unos vendidos o unos inútiles de tomo y lomo y el terrorismo ataca en toda Europa, que si sólo lo hiciera en Bélgica verían como esos polis que hoy no saben nada, milagrosamente espabilaban.


viernes, 25 de marzo de 2016

Como infiel de toda la vida, me preocupa la cristianofobia

Lepanto
Llevamos unas  fechas que, a cuenta de la masacre islamista de Bruselas, los medios de comunicación y la zurda del país nos sermonean con sus graves consecuencias. No vayan a pensar ni por un momento que los que hablan así se refieren a los muertos y heridos, se refieren a la posible aparición en nuestra patria de la islamofobia. Me parece absurdo, porque si consideramos la adscripción cultural de las víctimas y victimarios, lo que tendría que preocupar a todos debiera ser la cristianofobia.

Allá por el año 1998, Osama Bin Laden, ojalá Dios lo haga arder en el infierno eternamente, utilizando una fatwa, es decir un decreto religioso,  declaró la guerra a los infieles y a partir de ese momento lo de escabechar cristianos que en las sociedades musulmanas nunca había estado mal visto, puntuó para ganar la gloria islámica con sus huríes virginales incluidas. Aquí hubo quien no se preocupó demasiado, incluso la zurda se alegró, porque la fatwa  hablaba de los USA e Israel, pero  las guerras se sabe cómo empiezan pero no como terminan. Así que de aquellas fatwas, estos atentados y ya ven ustedes como nos comimos nosotros lo del 11 M y lo que te rondaré morena, sin aparecer en el escrito de Osama.

Puedo conceder, porque creo que es cierto, que si no nos hubiéramos empeñado en trasladar nuestro modelo de democracia occidental a los países musulmanes, seguramente no tendríamos que hacer frente a estos jaleos. Los occidentales que al parecer creemos que la democracia lo cura todo, desde los pies planos al cáncer de útero, nos empeñamos en acabar con una serie de tiranos musulmanes para ofrecer a sus súbditos nuestra democracia del alma  y ahí ardió Troya.

Porque todos aquellos tiranos, llamáranse Mohamed Reza Pahleví, Sadam Hussein, Muamar el Gadafi o Bashar Al Asad, tenían agarrados por donde más duele a los islamistas y mientras mandaban en sus respectivos países, nadie se atrevió siquiera a pestañear a destiempo y al que se atrevió a hacerlo se le aplicó in continenti el brazo de su particular justicia y muerto el perro se acabó la rabia. Pero llegamos los occidentales transidos de amor por la democracia parlamentaria y decidimos liberar al pueblo oprimido por los sangrientos tiranos y en cuantito éstos desaparecieron,  comenzaron a asomar los de los turbantes negros y todos sabemos ya lo sucedido en Irán, Irak, Libia, Siria…etc., etc.

Hay mucho progre que con esta cuestión intenta justificar la sangrienta ejecutoria de los musulmanes, habrá que recordar que desde el nacimiento del Islam, lo de las visitas a domicilio ha ido como la risa, por barrios. Fueron los musulmanes los que primero se dieron un garbeo hasta Europa y aquí aguantaron 800 años, cierto es que les devolvimos la visita y los muertos con las cruzadas y después de aquello continuó la lucha entre la Cruz y la Media Luna, en el Mediterráneo los berberiscos esclavizaron a un millón de infieles, los muertos no se entretuvieron en contarlos, mientras los turcos llegaban hasta Viena, luego fue la guerra entre austro húngaros y turcos y después la I Guerra Mundial, etc., etc.

Así que en cuestión de visitas no deseadas creo que estamos más bien a la mano y desde luego la guerra actual - Nueva York, Londres, Madrid, Paris, Bruselas -  no tiene como finalidad ajustar cuentas, lo que pretenden es la conquista de Europa, no porque yo lo diga, sino porque lo dicen ellos y tras la conquista, la conversión al Islam de la población europea por “las buenas” o por la vía del degüello.

Por eso, porque su determinación está a la vista y a la vista está nuestra incapacidad como sociedad para definir el problema y actuar en consecuencia, es por lo que como infiel de toda la vida, me van a perdonar ustedes, pero lo que me preocupa es la cristianofobia que ejercen estos cabrones de islamistas.

Y al que no le guste que le eche azúcar.

jueves, 24 de marzo de 2016

El martes fue la masacre, ayer la islamofobia



Lo decía ayer, anden con cuidado que al que abra la boca y proteste demasiado contundentemente por la nueva masacre islamista, le van a partir la de comer y no me equivoqué ni por una micra. Ya estaban ayer en la Cuatro, con los cadáveres de las víctimas todavía sobre las mesas de la morgue esperando que les llegue el turno para hacerles la necropsia correspondiente, dando la murga sobre las reacciones indeseadas que pudieran darse en nuestro país  a cuenta del brutal atentado de Bruselas.

En un macabro juego de manos, los cadáveres y los heridos pasaban a segundo plano para exponer a la audiencia la extrema preocupación que hay que sentir por si se produce alguna reacción “indeseada” al atentado islamista en el “estado español”. Estaba en la Cuatro el presentador ese que suplió a Cintora, un tipo del que no conozco el nombre, ni tengo interés alguno en conocerlo, un tipo untuoso, almibarado, empalagoso, pero tan o más venenoso que Cintora, largando sobre los terribles problemas de la islamofobia.

Ahí estaba, encantado de conocerse, bailando delicado el miserable minué del discurso progre sobre el atentado islamista de Bruselas. Otro atentado, sin más detalles que ya nos vamos acostumbrando; más muertos, pero en Bruselas que eso cae muy lejos. Entre los heridos nueve españoles, pero sólo cuatro en el hospital y ahí quedo la cosa que por lo visto tampoco  tenía tanta importancia, igual es que pensaba que los heridos españoles serían probablemente funcionarios de la UE que se lo llevan calentito y alguna pega tiene que tener ese chollazo o en el peor de los casos gente rara que estaba de vacaciones en Bruselas, porque ya me dirán ustedes quién diablos se va de vacaciones a Bélgica.

El interés central de la información estaba en subrayar lo del peligro islamófobo que se nos venía encima. Comentó con gesto etéreo y mohines de rosa de pitiminí  lo de la mezquita de la M 30, mostraron un cartel que alguien puso ante ella que decía “Hoy Bruselas ¿Mañana Madrid? y afirmaron que el texto incitaba a la islamofobia. Así son las cosas en esta España en la que hay gente que se siente incómoda y exclama eso de que “no nos merecemos esto”. Lamento decirlo, pero quién dice eso se equivoca, nos merecemos lo que nos sucede, nos merecemos los políticos que tenemos, nos merecemos los medios vendidos que manipulan la realidad y que  en lugar de dar información, dan opinión y de la mala, nos merecemos todo eso y lo que venga de propina.

Hemos permanecido en silencio durante muchos años mientras que los medios de comunicación, unos más que otros, nos han proporcionado mierda en dosis homeopáticas con el cuento que lo que nos ofrecían era riquísimo maná progresista poco hecho y muchos de los españoles y el que sea cofrade que coja su vela, se lo tragaron, aunque al principio costara un poco, pero con paciencia a todo se hace uno, que de menos nos hizo el Señor.

Así que ya saben, el peligro no está en el terrorismo islámico, el problema sería que algunos ciudadanos españoles se encabronaran con tanta tontería y salieran a la calle a manifestarse. El peligro está en que la gente harta de que le meen encima y le expliquen que  la primavera ha llegado muy lluviosa, empiece por ajustar cuentas, no con los musulmanes, sino con toda esa patulea progresista que pide tolerancia sólo cuando las víctimas no pertenecen a la zurda.

Me pregunto si a ustedes no les avergüenza vivir en un país en el que el tercer partido más votado en las últimas elecciones se negó a firmar el Pacto de Estado Antiyihadista y ahora que los islamistas de los cojones los pillan en mitad de una negociación subterránea con el PSOE y como se les arruga el ombligo, porque los muertos, los heridos y  la sangre son cosas muy incómodas, deciden apuntarse a las reuniones del pacto pero de oyentes, que siempre ha habido clases. 

Me parece deleznable, hipócrita, oportunista e incoherente; pero no es lo peor, los de Podemos se apuntan a “observadores” en la reunión del Pacto Antiyihadista y los firmantes del acuerdo, PP y PSOE en lugar de mandarlos al carajo como correspondería, aceptan la decisión de los bolivarianos. Increíble pero cierto.

Se queda sólo ante el peligro  Albert Rivera, del que no soy demasiado partidario,  como saben los que me siguen y no puedo darle la razón, porque la tiene cuando dice que si esa gentuza de Podemos no han firmado el Pacto ni lo van a firmar, que ya lo han advertido los podemitas, que coño (el coño lo pongo yo que Albert es muy educado) pintan en las reuniones. 

Que a las malas uno no puede dejar de pensar que un partido político que tiene no sé qué líos  que apuntan a que igual ha sido financiado con dinero procedente del gobierno iraní,  digo que a las malas, igual yo no los querría ni como firmantes del pacto, aunque a la firma asistiera la Bescansa y su niño como prueba de buena fe de los circulares y si sienten la necesidad de ejercer como observadores políticos, ahí tienen para quitarse el mono a Venezuela, Cuba o Irán donde tendrían tela que cortar hasta aburrirse si se atrevieran.

Va siendo hora que los ciudadanos salgamos a la calle y exijamos que se respeten los derechos de todo el mundo, los de los españoles también y que se cumplan nuestras leyes y nuestras costumbres y si por eso nos tildan de islamófobos, pues tal día hizo un año, que así son los progres y no hay que hacerles ni caso.

Hablando de manifestaciones estoy esperando ver a los ciudadanos musulmanes manifestándose en masa contra los terroristas, que aseguran que hay mucho musulmán moderado, pero no los he visto jamás protestar por el uso torticero que hacen los "malos" de esa religión de paz  de la que ellos presumen.

Que por pedir no quede.

Si el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Ya estamos otra vez



Ha vuelto a suceder y por desgracia volverá a ocurrir; ayer en Bruselas los del Estado Islámico, esos encantadores musulmanes que nos han declarado la guerra a los infieles que vivimos en Al Andalus, es decir en España, se han cargado por ahora y que se sepa a 34 ciudadanos europeos y ha comenzado el follón de costumbre.

Ahora  toca buscar la bandera de Bélgica en el Google para colocarla en el avatar de nuestra  red social favorita, a pelo si uno no se maneja muy bien con el ordenador; con unas lágrimas sobre la bandera, que parece es lo último en estas cuestiones o con un lazo negro aquellos que se inclinen más por lo clásico. Después añadimos unas frases que expresen nuestro dolor por la muerte de esos pobres inocentes a las que se puede añadir alguna que manifieste nuestra incomprensión e indignación ante la masacre y ya habremos cumplido…hasta la próxima matanza.

No es que tenga mucha fe en lo que podamos hacer los españoles en asuntos de esta índole, ayer mismo me quejaba en este blog de que éste es un país que se dejó matar a 200 ciudadanos y tras mucho hablar, expresar nuestro dolor y reiterar nuestras condolencias a los familiares de los 200 conciudadanos asesinados,  se dejó engañar a conciencia con una farsa judicial y una sentencia que por falsa resultaba y resulta oprobiosa. Y no me digan que eso fue hace ya tiempo, en España somos tan lilas que ahí tienen ustedes a los de Podemos que con lo de Bruselas se les ha arrugado el ombligo y tras negarse a firmar el Pacto de Estado Antiyihadista, han anunciado solemnes y apesadumbrados, que asistirán a la reunión que se ha convocado pero en calidad de “observadores” y se han fumado un puro. Y aquí nadie la ha liado y mucho menos los responsables de la convocatoria los han mandado al carajo, como merecen por hipócritas y oportunistas.

Si como es natural ustedes están indignados vayan con mucho cuidado con lo que dicen, porque a la menor oportunidad van a topar con los de siempre, aquellos que los tildarán de intolerantes, xenófobos o racistas, que es cosa de poca veracidad pero mucho lucimiento. No les quepa la menor duda si ustedes protestan o se indignan les va a tocar escuchar lecciones  sobre tolerancia de la zurda intolerante.

“Esto no es el Islam”, les dirán si se quejan ustedes de la violencia islamista; yo no digo que el Islam sea violento, pero los musulmanes que cometen sus crímenes, que digo yo que de eso sabrán más que un servidor que era de Acción Católica y pare usted de contar, lo hacen en nombre del Islam, así que los musulmanes que se sientan ofendidos ya saben a quién dirigirse, a todos aquellos hermanos suyos en la fe islámica, que entienden que eso de descabellar cristianos y violar cristianas los hace merecedores de más metros cuadrados en el paraíso mahometano.

Una variante de la frase anterior que se usa mucho con gran éxito es lo de que “El Islam es una religión de paz”. No he tenido jamás problemas de comprensión lectora, pero igual estoy equivocado.  A mí me resulta difícil cómo una religión de paz pueda expresar los siguientes mandatos: “Corán 2:191-193: Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado…”  o “Corán 9:5: Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores [los cristianos por asociar a Jesús con Dios] dondequiera que les encontréis” Por muy tolerante que uno sea, muy pacífico no suena.

Otro mantra que se van a escuchar una y otra vez es aquel que reza “que no todos los musulmanes son terroristas”, que no sé yo cómo sabrán los que eso afirman, cuáles lo son y cuáles no, yo simplemente sostengo que no puedo afirmar de forma taxativa que todos los musulmanes lo sean, pero sí puedo decir a boca llena que todos los terroristas lo son ¿Qué no es lo mismo?, pues no sé yo que  decirles, sé que nos matan musulmanes y la verdad sea dicha me importa un pimiento si los demás seguidores de la religión mahometana lo son  o no lo son.

Y aún hay otra que esa ya es para nota alta, cuando usted exprese su hartazgo no faltará quien le diga “es que nosotros no somos como ellos” y dirá verdad, pero si pretendemos que la cuestión permanezca, si queremos continuar en esta vida siendo distintos a los musulmanes, debemos combatirlos; porque ellos precisamente lo que pretenden es que todos pasemos por el tubo, que todos seamos como ellos, por las buenas o por las malas y si alguno tiene duda al respecto, consulten sobre la suerte de los cristianos sirios o iraquíes por ejemplo, que de ellos se acuerda bien poca gente.

Los occidentales somos débiles, ahí están los musulmanes que viven con nosotros, muchos de ellos gracias a la asistencia social que les pagamos, sin que hagan el menor esfuerzo por integrarse. No somos tolerantes, somos cobardes, dejamos que hagan lo que les dé la gana a cuenta de su religión, como si ésta no fuera una cuestión de fuero interno. Usted puede ser budista, musulmán, ortodoxo, copto o anglicano, pues tal día hizo un año, pero tenga usted bien presente que eso no le da derecho alguno para ser tratado de manera diferente a lo que determinan las leyes y las costumbres de nuestro país.

Que no les engañen con más monsergas, estamos en guerra porque los musulmanes nos la han declarado, nadie puede llamarse a engaño. Vamos a ver si somos capaces de imponer nuestro criterio cuando todavía estamos a tiempo. Vivimos en un país libre porque nos hemos dado unas leyes, cúmplanse, sea usted musulmán, teósofo o sintoísta y el que no esté de acuerdo con ellas que recoja los bártulos y se largue a su casa, que ya está bien de recibir lecciones y de aceptar mansamente que nos masacren.

Dicho lo dicho, que el Dios de todos tenga en su gloria a las víctimas de Bruselas.

Si el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.

martes, 22 de marzo de 2016

La culpa es siempre de los demás




Me imagino que el presente escrito no me va a proporcionar demasiados aplausos, pero tengo la mala costumbre de escribir siempre sobre lo que se me ocurre y llevo unos cuantos días en los que la idea primigenia que pretendo explicar aquí, me ronda por la cabeza y cuando eso me sucede si no digo lo que pienso reviento. Desde chico he tenido una boca tan grande como el túnel del metro y a estas alturas no creo que vaya a cambiar de costumbres, sobre todo porque dentro de los límites que marcan las leyes y también la buena educación, decir lo que uno piensa, defender lo que uno cree,  me parece – llámenme raro -  que es hasta bueno.

Los españoles tenemos una costumbre que a mí me parece mala de solemnidad y en cambio a la inmensa mayoría de mis conciudadanos les debe parecer buena, porque la ejercemos con una profusión y eficacia que denota con claridad que nos nace de lo más profundo de nuestra manera de ser. Aquí, la culpa, la responsabilidad es siempre de los demás, esta es una idea que no proclamamos abiertamente, tampoco nos pasamos el día afirmando que el sol sale por el este, pero que aplicamos a nuestra existencia con tal naturalidad que estoy convencido que nace de nuestro inconsciente colectivo.

En el plano de lo político, lo que sucede en esta España de nuestros pecados, es desde siempre responsabilidad de los demás, bueno como hablamos de política se admite una variación, la culpa en lugar de ser de los demás, será de los “otros”, los malditos adversarios políticos, que eso viene de miedo para aplacar conciencias y levantar barreras al peligroso vicio de la reflexión y la auto crítica.

Aquí nos hemos acostumbrado a tragar con lo que nos echen, siempre y cuando nos parezca que no afecta a nuestro bolsillo. Tragamos con el pavoroso pasteleo de la Constitución, claro que veníamos de una guerra civil y una dictadura  y todos, por aquello que habíamos aprendido a lo largo de más de cuarenta años que decía que lo mejor era no meterse en política y también porque el miedo guarda la viña, fuimos a votar y la aprobamos sin pestañear, demostrando que éramos unos ciudadanos comprometidos con nuestra naciente democracia.

Aquí todo el mundo se tragó la fabulosa invención que nos contaron con lo del 23 F y palmaron los cuatro primos que se expusieron y los inductores, los autores intelectuales, los de la financiación, los del apoyo político, que los había de izquierda y derecha, se fueron de rositas y aquí ninguno se atrevió ni  siquiera a respirar a destiempo.

Aquí a nadie le importó un bledo y si le importó a alguien bien que cuidó de cerrar la boca, la salvaje corrupción de un PSOE que se financió de la extorsión a los empresarios y le sacó jugo infinito a la obra pública, porque la gente entendía que a ellos  no les quitaban nada. A nadie le importó un carajo lo de los GAL y el latrocinio feroz de los fondos dedicados a la lucha antiterrorista, porque por mucho ruido mediático que se montara, a la cárcel, que ahí es donde se pagan las responsabilidades, fueron cuatro y el cabo, cuando estaba pringado medio escalafón del ministerio del Interior y vaya usted a saber cuántos más en otras selectas escalas.

Aquí nos mataron a 200 conciudadanos en un atentado terrible y todavía no sabemos quiénes fueron los autores intelectuales de la fechoría, que para más INRI, la versión oficial transformó en un atentado llevado a cabo por unos cuantos musulmanes, delincuentes de medio pelo, dedicados al trapicheo de chocolate,  todos ellos confidentes del CNP, GC y CESID y menos cuatro pavos a los que les dio vergüenza tragar con lo que resultaba intragable, a los demás les importó un bledo el asunto y aceptaron mansamente una sentencia que da vergüenza ajena y desde luego no hace justicia ni a las víctimas ni a sus familias.

Y ahora uno entra en las redes sociales o en los medios de comunicación y día tras día tiene que soportar la infame teoría de que los políticos son unos inútiles incapaces de construir un camino que nos evite la repetición de las elecciones. Y no seré yo quien defienda a los políticos que, como buenos españoles que son, le echan la culpa de esa incapacidad a “los otros”, que no quieren sacrificar lo que haya que sacrificar para acercar posiciones y llegar a un pacto y se quedan tan tranquilos.

Pero habrá que reconocer que aquí nos pusimos farrucos, porque como dice el refrán cuando no hay harina todo es mohína y estábamos pasando las de Caín a cuenta de la falta de pasta y currelo y nos fuimos a votar como quién va a descubrir América, porque ya sabíamos que todo lo malo que nos sucedía lo producía el bipartidismo y así votamos para extirpar ese tumor que iba a acabar con nuestro bienestar y no fuimos siquiera capaces de acabar con el fenómeno. Naturalmente la culpa de ese fracaso fue de los votantes del PP y el PSOE que como todo el mundo sabe son unos impresentables y además unos rancios.

El resultado fue el que fue, no somos capaces de encontrar un pacto que nos de un gobierno eficaz y fiable y seguramente vamos de cabeza a unas nuevas elecciones. Como hay encuestas para todos los gustos, existe una que mire usted por donde, nos informa que pese a lo que estamos viendo, pese a la penosa exhibición a calzón quitado de los líderes políticos, si se repitieran las elecciones hoy,  el 82% de los votantes repetiría su voto del 20 D. 

A la vista está que la inmensa mayoría de los votantes siguen pensando que su voto era el correcto en diciembre y no lo van a cambiar ahora, primero porque da mucha pereza eso de ponerse a pensar y sobre todo,  porque la culpa, la responsabilidad no es de ellos, la culpa será de Rajoy que no quiere dimitir, de Iglesias que es como es, de Pedro Sánchez al que le va la marcha podemita cosa mala o de cualquiera que ni siquiera pase por allí.

Me pregunto ¿No sería más sencillo que visto lo visto buscáramos un resultado que nos garantizara estabilidad? Por lo visto no, eso sería reconocer que en algo nos hemos equivocado y como demuestra nuestra historia más reciente, eso es imposible, porque la culpa es siempre de los demás y no nuestra.

¿Qué cómo lo sé?, muy sencillo. Porque yo, que soy español a machamartillo, voté en diciembre lo que voté y en junio votaré lo mismo, que mi elección es la correcta y los que se equivocaron fueron los demás.

Es que no tenemos arreglo.

Si el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.



lunes, 21 de marzo de 2016

Hablemos del circo y … de las encuestas



Hoy por hoy y por muy optimista que uno sea no parece que la actual situación política tenga remedio. Pasa el tiempo y día a día se agota el plazo que supuestamente tenían  los partidos políticos para la reflexión, la comunicación y la búsqueda de acuerdos, sin que nadie haga el más mínimo esfuerzo por conseguir  un pacto que permita la existencia de un gobierno eficaz; antes bien parece que todos los esfuerzos estén dirigidos a conseguir que el plazo se agote y ello nos obligue a ir a nuevas elecciones.

No hay voluntad de buscar acuerdos más allá de lo que pueda servir como argumento electoralista. Y como estamos en campaña aunque no haya sido convocada, tenemos declaraciones altisonantes, actos públicos, visitas a fiestas regionales, besos a los niños, encuestas y muchos, muchísimos discursos; con un añadido sorprendente, en mitad de esta irregular campaña electoral, ha aparecido un circo, con sus fieras, sus payasos, muchísimos payasos, titiriteros, eso sí políticos; malabaristas de la palabra, contorsionistas de los principios éticos, magos que hacen aparecer y desaparecer promesas electorales, funambulistas que llevan toda la vida  caminando por la cuerda floja... como les digo, un circo al completo de sus efectivos que se ha colado en mitad de este proceso electoralista que nadie ha convocado.

No voy a hablarles  de los payasos, porque bastante le han dado ya al infeliz Pedro Sánchez a cuenta de ese viaje a Bruselas para implorar a Tsipras que hiciera de celestina entre él y su colega Iglesias. Inconmensurable payasada del impresentable que está empeñado contra viento y marea en ser presidente de nuestro gobierno. Ni creo que haya que hablar demasiado de las fieras que en lugar de pasar por el aro o al menos rugir y asustar al público, se están peleando entre ellas a cuenta del empoderamiento popular  y como son muy suyas, mejor dejarlas aparte y allá se las compongan. Ni tampoco voy a comentar nada de la mujer barbuda, porque me iban a saltar al pescuezo las feministas progres que me leen y, francamente uno ya está muy mayor para estas cosas.

Hablemos entonces de las encuestas, sobre todo de una que publicó ayer domingo la otrora biblia del progresismo español y me refiero como habrán adivinado ustedes al diario El País. Resulta increíble  de lo que es capaz de conseguir este circo  en el que no hay prestidigitadores porque  las vacantes para tan noble oficio están ocupadas por una punta de trileros y pare usted de contar y tampoco se puede hablar demasiado bien del resto de la troupe que desfila ante nuestros asombrados ojos, decía que en este surrealista país nuestro, la siempre evanescente ciencia demoscópica  a la que  en verdad nunca hemos tenido mucho respeto, se ha contagiado y no sé yo si a cuenta de la animada charanga o estimulados por eso del ¡más difícil todavía!  ha decidido sumarse a las multicolores filas del circo, de tal manera que, visto lo visto, hasta me parece que poco le hemos dado a la demoscopia y a sus sacerdotes.

Hablando de encuestas habrá que reconocer que en El País llevan una larga temporada que si hubiera un premio a la originalidad - por decir algo, ustedes ya me entienden - se lo hubieran llevado de calle. Quisiera romper una lanza por la técnica demoscópica, el arte de hacer encuestas no es sencillo, tiene una base científica, muchos la califican de ciencia, pero es muy es cierto que si los que ejercen de técnicos se dejan llevar por otras cuestiones distintas a la verdad de las cifras, los resultados son fácilmente manipulables.

Este domingo El País ha decidido tirar la casa por la ventana y ha publicado una encuesta harto original; la han llevado a cabo en las cinco provincias españolas más habitadas y en las cinco que cuentan con menos habitantes, parece ser que esas diez dan la mitad, más o menos, de los diputados a los que pagamos por ir al Congreso. ¿Y el resto?, pues por lo visto el resto de las provincias no interesan, por eso la empresa a la que paga El País, dejó fuera a cuarenta provincias y las ciudades de Ceuta y Melilla. Tal es el disparate que, desde sus progresistas páginas dominicales, El País nos advierte que el resultado no es extrapolable a unas elecciones generales porque el estudio es incompleto.

Llámenme raro pero por mucho que me esfuerzo no le veo la punta al lápiz, me parece que ese estudio parcial, tenía por única finalidad ofrecer unos resultados que convinieran a la línea editorial del diario de marras. ¿Y que decían los resultados?, pues yo se lo cuento utilizando un nivel científico semejante al utilizado para confeccionar la propia encuesta: Chungo chungo para Iglesias, chachi piruli para Ciudadanos, normalito para el PP y así asá para el PSOE.

En el fondo qué más da,  para qué se lo cuento si entre todos han conseguido que nadie creamos en ellas. Lo importante es denunciar la falta de rigor de los medios y este circo que con nuestra pasta nos han montado los partidos políticos, que están a lo que haga falta, excepción hecha de esa pretendida búsqueda de un pacto que nos solucione el problema a los españoles de a pie.

Por cierto y para que conste, créanme si les digo que profeso un gran respeto por la profesión circense, los que me joden de mala manera la paciencia son los aficionados y si son políticos todavía más. 

Esos que se han transformado en unos payasos… en el sentido más peyorativo del término. 


Si el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.


sábado, 19 de marzo de 2016

Legionario en Bosnia 1993


Me van a permitir que diga aquello de que hoy toca hablar de mi libro. Un libro cuyo texto nació en este blog y que relata algunos sucesos ocurridos durante los seis meses de mi estancia en Bosnia, que comenzaron en aquel ya lejanísimo mes de abril de 1993, en el que integrado en la AGT Canarias participé como casco azul en las misiones humanitarias y de pacificación bajo bandera de la ONU.

Seis meses que dieron para mucho, incluso para nutrir de contenido  un texto, el de Legionario en Bosnia 1993, que se subtitula "Quince relatos cortos de una guerra larga. Unos relatos que cuentan lo que sucedió en la torturada Bosnia Herzegovina desde el punto de vista de aquellos a los que nos tocó interponernos entre los contendientes y auxiliar a la población civil que sufrió lo que no está escrito, a cuenta de la brutalidad de un conflicto en la que los civiles se convirtieron en el objetivo de la barbarie más cruel simplemente por pertenecer a la etnia equivocada y encontrarse en el momento y lugar equivocado.


 ¿Y qué es lo que explico a lo largo del libro? Pues lisa y llanamente los recuerdos que guardo de una serie de anécdotas que nos tocó en suerte vivir a los componentes de la II sección de la Cía. Austria que como ya he dicho estábamos desplegados en Bosnia con la AGT Canarias.


¿Se trata de un libro histórico?, pues creo que sí. No está escrito como si de un tratado de historia se tratara; pero aquello que cuento sucedió entonces; no hay ficción en el relato. En realidad creo que podría calificarse de un texto que cuenta la intra historia de lo que allí sucedió. Y la historia pequeña ayuda a comprender mejor, en muchísimas ocasiones, a la Historia en mayúsculas. Eso es lo que relato, algunas de las aventuras y desventuras que nos tocaron vivir los que tuvimos el honor y la suerte de estar inmersos en esa misión en Bosnia.

Es un libro que trata de una guerra, pero por eso no vayan a creer que es un libro escrito para militares, yo diría que en ese sentido “Legionario en Bosnia 1993” es un libro "apto para todos los públicos". Escrito con el suficiente distanciamiento, relatado desde el humor y la ironía, contado desde la proximidad, escrito a ras de tierra como lo calificó alguno, en el que encontraran, alegrías, tragedias, aventuras, tensión y sobre todo el testimonio del durísimo trabajo que nos tocó llevar a cabo. 

Creo firmemente que el libro pone al alcance de sus lectores, la comprensión de una situación desde el punto de vista de los ejecutantes más próximos al adversario o al problema. Y desde luego dan una visión muy clara de la especial idiosincrasia de la unidades legionarias y de los hombres que las conforman. El texto de Legionario en Bosnia 1993 permitirá a aquellos que no conocen a los legionarios, comprender mejor a los que por desgracia siempre hemos sufrido el estar encuadrados en un estereotipo que nada tiene que ver con la realidad.

Les animo a leerlo porque pondrá a su disposición una visión distinta del conflicto. Van a vivir junto a los legionarios de la II sección de la compañía Austria, una serie de aventuras, contadas con tal detalle que hará que en ocasiones se sientan en el interior del BMR, circulando por aquellas carreteras, esperando terminar sin novedad la misión de aquel día.

Les dejo lo que dice mi editora sobre Legionario en Bosnia 1993:

"Miguel Rives Bernadas (Barcelona, 1945) estuvo desplegado en Bosnia en el año 1993. Oficial legionario al mando de la II sección de la Compañía Austria de la Agrupación Táctica Canarias, cuyos componentes asumieron el cumplimiento de la difícil misión de Fuerzas de Interposición y Control del Alto el Fuego, nos relata con un estilo directo y ágil, no exento de calidad literaria los detalles desconocidos del conflicto, que sólo pueden explicar quiénes los han vivido en primera línea. Sin duda la narración contribuirá a acercar al conocimiento del lector la dura realidad que supone el trabajo por la paz, con un realismo y un ritmo que consiguen que el lector se sienta un protagonista más de aquella misión. Una oportunidad muy interesante para conocer la especial idiosincrasia de las unidades legionarias y los hombres que sirven en ellas, un relato de una experiencia única, que traslada a los lectores lo que allí ocurrió, contado desde la lucidez, el buen humor y hasta la ironía, indispensables para vivir y describir una experiencia tan dura como aquella. El autor con esta obra pretende rendir un sentido homenaje a los hombres y mujeres que entonces y ahora integran las Fuerzas Armadas de España y participan en misiones internacionales y en particular para aquellos que, encuadrados en la AGT. Canarias, dejaron su vida en Bosnia, en el cumplimiento de la misión."

Si les apetece pueden adquirirlo en Amazón. Si me hacen caso y lo leen, les agradecería que me contaran sus impresiones, aunque estoy seguro que les va a gustar.

Aquí les dejo el enlace para adquirirlo, si pican en él los llevará hasta la página en la que podrán comprar el libro:

Clique en este texto y el enlace lo llevará a la página de Amazon


Muchas gracias 

viernes, 18 de marzo de 2016

Semana de Pasión para Podemos y Ciudadanos



Desde las pasadas elecciones parecía que el panorama político sonreía a las fuerzas emergentes, es decir a Podemos y Ciudadanos. No es que todo fuera bueno, de hecho ninguna de las dos organizaciones políticas habían sido capaces de alcanzar los objetivos electorales previstos, aunque los fracasos quedaron tapados por el ruido que generaron los resultados  que ya presagiaban las dificultades que habría para conseguir que algún candidato alcanzara la mayoría suficiente como para ser investido por el Congreso.

En el 20 D se obtuvieron unos resultados que no contentaron a nadie, por mucho que se empeñaran los candidatos en disimular los batacazos electorales sufridos. Cierto es que el PP ganó las elecciones, pero con unos números que le ponían muy difícil conseguir un pacto; qué decir del PSOE, que pese a la inefable frase de Sánchez de “Hemos hecho historia”, cosechó el peor resultado electoral de la historia de los socialistas, tampoco estaban para tirar cohetes los bolivarianos que a base de ruido cubrieron su fracaso: Iglesias no había conseguido adelantar al PSOE ni en votos, ni en escaños como era su objetivo y para finalizar, el segundo de los emergentes, C,s, que iba como un tiro en las encuestas, empezó a flojear casi llegando a la meta y obtuvo un resultado mucho peor del esperado.

Tampoco aquellos que ponían su empeño en acabar con el bipartidismo pudieron celebrar su victoria, simplemente porque no la obtuvieron y de aquellos polvos, estos lodos. Malos resultados, vetos a mansalva, líneas rojas, verdes amarillas y a topos; dificultades para formar mayorías coherentes desde el punto de vista ideológico y esto ha sido Troya. 

Aquí nadie se pone de acuerdo, primero porque no estamos acostumbrados a negociar y segundo, porque  algunas de las fuerzas políticas que propugnaban la política de pactos, lo hacían con la boca chica  y por aquello de no mosquear a sus electores, aunque ponían su esperanza en las elecciones de junio, porque los resultados de las encuestas les decían que de producirse una nueva cita electoral, iban a sacar mejores resultados.

Pero las cosas cambian, el amor del pueblo y su entusiasmo es efímero y algunos que se las prometían muy felices, como es el caso de Podemos, han visto como las encuestas les informaban que perdían impulso electoral. Otros en cambio, como Ciudadanos han conseguido que mucha gente creyera que el papel de hombre dialogante y preocupado por conseguir un pacto de Albert Rivera era merecedor de un premio y han ido mejorando en sus expectativas y a lo peor ahora, piensan que unas nuevas elecciones no iban a ser tan malas para ellos.

Hay dos cosas que un líder político no puede permitirse, presentarse ante el electorado dirigiendo un partido fracturado o hacer el ridículo, son dos cuestiones que actúan como la peste negra en los resultados electorales. Sorprendentemente a Pablo Iglesias se le han ido complicando las cosas en su organización y hace un par de días ha tenido que ponerse serio, comenzar a descabezar gente y consecuentemente el electorado percibe a Podemos como una organización con serios problemas estructurales y lo que es peor con dos facciones en lucha por el poder y las encuestas han recogido automáticamente el desagrado de los votantes lo que le perjudicaría notoriamente en las elecciones de junio.

De Albert Rivera podría decirse que va a morir de éxito, consiguió con la firma del acuerdo con Pedro Sánchez una imagen triunfadora que le ha llevado a subir  muchos puntos en la intención de voto. Pero estaba advertido, hasta los portugueses le avisaron que se anduviera con cuidado, que ellos habían pactado con los socialistas lusos y éstos en cuanto pudieron los dejaron en la estacada para pactar con la izquierda, ese pacto a la portuguesa del que Pedro Sánchez ya no se atreve a hablar.

De todos modos Albert Rivera, por muy serios motivos que tenían que ver con una operación para llevarlo a La Moncloa, decidió hacer oídos sordos a la prudencia y firmó con el PSOE un acuerdo que le ha reportado muchos dividendos electorales. Pero la realidad es muy tozuda y las advertencias portuguesas, están comenzando a cumplirse. 

Su querido Pedro que le juró amor eterno, hasta tal punto que se comprometió a llevarlo con él a todas las negociaciones, le está poniendo los cuernos, con los secesionistas catalanes, con Podemos, con IU y con quién haga falta, buscando un pacto con la izquierda que dejaría al naranjito en fuera de juego. Resulta cruel pero es sabido que en España la figura del pobre cornudo, del infeliz cabrón, no produce otra cosa que irrisión y desprecio, eso lo sabemos todos y lo sabe también Rivera que lo comienza a sufrir en sus carnes y si Sánchez lo dejara tirado, en unas nuevas elecciones perdería lo ganado y algo más.

Así que las dos fuerzas emergentes, a las que tan bien les iba en las encuestas, comienzan a flaquear, habría que recordarles a Pablo y Albert, aquello de que "cuando la fortuna te favorece, ten cuidado, porque la rueda gira”. 

Tienen que resolver sus problemas a la mayor brevedad posible, pero les va a resultar muy difícil. En el caso de Podemos el mal ya está hecho y resulta casi imposible reconstruir lo que está roto. En el de C,s, la infidelidad socialista todavía no se ha completado, pero Albert, que no es tonto, sabe que se la está jugando a cara o cruz con Sánchez, desde el día siguiente de firmar el pacto.


Mientras tanto el PP sigue esperando.

Si el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.