jueves, 30 de junio de 2016

Hay más gente salvando los muebles que aportando soluciones

Los tres inútiles mosqueperros (con minúscula)
Resulta penoso, sorprendente no , porque conociendo el ganado con el que nos jugamos los cuartos, a nadie puede extrañar que en estos momentos haya más líderes políticos intentando salvar los muebles de su incendio particular, que preocupándose por la situación de España buscando soluciones al embrollo, en el que nos tienen metidos PSOE, Ciudadanos y en menor medida UP, que esos se han quedado aparcados en el extremo izquierdo de la alineación, lamiéndose las heridas y preguntándose qué es lo que ha sucedido para que hayan perdido 1.200.000 votos. 
Como soy amable por naturaleza les daré una pista, comparen la pérdida con los votos que consiguió IU en las elecciones del 20D y a lo mejor tirando ese hilo encuentran el ovillo.

Lo que no tiene perdón de Dios es la postura adoptada por dos de los tres candidatos derrotados en las urnas el pasado 26J. Me refiero a Pedro Sánchez y a Albert Rivera, ya que si de lo que se trata es del gobierno de España, a Pablo Iglesias hay que dejarlo aparte, porque su proyecto e ideología lo deja fuera de cualquier pacto que busque el apoyo a un  gobierno estable que merezca la confianza de la UE.

Mariano Rajoy, que fue el candidato a Presidente del gobierno que ganó de calle en las urnas, propone una gran coalición. Una propuesta lógica, si consideramos la difícil situación que pasamos, que puede dar al traste con la evidente recuperación económica que ha permitido un repunte en la creación de empleo, que aunque insuficiente daba esperanzas a muchísima gente.

Una propuesta que permitiría llegar a acuerdos en temas fundamentales que todos decían querer afrontar y que, si somos realistas, ningún partido  en solitario puede llevarlas a buen fin, pero que partiendo de un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos, proporcionaría una base parlamentaria que aseguraría las mayorías necesarias para acometer las reformas constitucionales y los acuerdos de Estado que tanto necesita la nación.

Pues la propuesta no resulta aceptable para Sánchez y Rivera, que no quieren un gobierno estable y están poniendo palos en la rueda de la maquinaria popular, porque si no pueden evitar la investidura de Rajoy, al menos pretenden conseguir que el gobierno resultante no sea capaz de aprobar presupuestos y dure lo menos posible. 

El hecho de que esta situación frenaría sin duda la creación de empleo y la recuperación económica, les importa un bledo; como además de mezquinos son unos cobardes no se atreven a decirlo a las claras y están buscando la manera de cargar la responsabilidad del fiasco en las espaldas de Rajoy para poder ir a unas terceras elecciones sin que el PP consiga la mayoría absoluta.

En el PSOE  están que echan las muelas y en Ciudadanos como son más finos, están que trinan, que siempre ha habido clases. Hay división de opiniones en ambos partidos. En el PSOE, Pedro Sánchez habla de una consulta a las bases y manifiesta que callará hasta después del Comité Federal del 9 de julio. Supongo que en esa fecha tiene planeado descubrirnos algún secreto de su vida sexual o leernos unos poemas de cambio y progreso, fruto de su florida facundia literaria, porque si de pactos de gobierno se trata, ya lo ha dicho todo. No va a apoyar al PP ni por activa, ni por pasiva y la perifrástica se la fumó, que tampoco está el mozo para muchos lujos.

Los barones están hasta los mismos pelos de la prepotencia y falta de cintura política de Sánchez que cree va a mejorar su situación electoral, provocando otras elecciones en las que tienen muchas posibilidades de “mejorar en negativo” -homenaje a la invención del “crecimiento negativo” que se sacó de la manga otro ilustre socialista de infausta memoria- sus resultados electorales y terminar todos ellos en la calle, con lo jorobado que es ponerse a trabajar, tras tantos años de mamandurria autonómica.

En Ciudadanos, el mosqueo sube a cada hora que pasa. La mayoría de los intelectuales fundadores de Ciudadanos se oponen al veto de Albert Rivera a Mariano Rajoy. Boadella, Ovejero, Azúa, Espada, Giménez Barbat, es decir la mayoría de los que parieron las ideas, fundaron el partido y escogieron después a Albert Rivera por su cara bonita y poca cosa más, critican el veto a Rajoy por impertinente, injusto y extemporáneo y advierten que la postura del pollo pera, les va a llevar a unas terceras elecciones que pagarán muy caras Rivera y sus fieles. Mientras, Albert pasea por Bruselas, buscando una excusa que le permita culpar a Rajoy de que no haya gobierno.

Pablo Iglesias a lo suyo, preparando una purga y un buen congreso, a la búlgara he de suponer o quizás a la llanera, mientras siembra a través de sus tentáculos mediáticos la idea de que UP perdió porque los “malos” les robaron de las urnas 1.200.000 votos. El infundio es tan infantil que por ahora ningún podemita con galones ha salido a sostener tamaña tontería, pero así al menos  tienen entretenido al personal, que ha demostrado que no tiene ni idea de cómo funciona realmente el sistema de recuento y control de los votos en España. A ver si un día me invitan a La Tuerka y yo que he dado muchos cursos de interventores electorales se lo explico con sumo gusto y fina voluntad, que ya está bien de hacer el bacalao.

Mariano Rajoy ha hecho una propuesta, está dispuesto a negociar los acuerdos que hagan falta, los demás están intentando salvar los muebles. Unos con la consulta a la militancia, otros cargando la responsabilidad de su derrota a la ley electoral y el último instalado en el no sabe no contesta, pero sembrando mierda entre sus ágrafos votantes y mientras tanto, al interés general de los españoles que lo vayan peinando.

Es para echarse a llorar.

miércoles, 29 de junio de 2016

Ya no valen excusas, Rajoy debe gobernar



Tal y como están las cosas y después de dos elecciones generales en un plazo de seis meses, no cabe otra solución que buscar un gobierno que sea capaz de sacarnos de este embrollo. Nos encontramos en una situación parecida a la que sufrimos después del 20D, pero con un detalle diferenciador que resulta fundamental. A partir de los resultados que se obtuvieron en la noche electoral, no hay, repito, no hay, otra posibilidad para cerrar un pacto que apoye a un gobierno estable que no sea el que propone Rajoy.

Ahora Sánchez sabe que no puede alcanzar un pacto que le permita gobernar, la ciudadanía a través de las urnas lo ha mandado a la oposición pero eso no supone que pueda cerrar la puerta a la oportunidad de que los españoles tengamos un gobierno. No tiene derecho a hacerlo, al menos mientras siga argumentando que trabaja por el interés general; las urnas han hablado y le han dicho alto y claro que los españoles prefieren que les gobierne Rajoy.

Va siendo hora que el PSOE sea capaz de homologarse de una vez por todas con la social democracia europea. En Europa hemos vivido muchísimas situaciones en las que conservadores y social demócratas han pactado un gobierno de coalición para sacar  a su país de un atolladero, si el socialista no fuera tan mentiroso o ignorante sabría que, en el Parlamento europeo, el 90% de los acuerdos que salen adelante, lo hacen con los votos de los eurodiputados del PP y del PSOE.

Si Sánchez no cuenta con apoyos para formar gobierno, Rivera cuenta con menos todavía, aunque se niegue a aceptar que es el último de la fila y  víctima de su complejo de inferioridad sigue dando la murga como si fuera el jefe del cotarro. La propuesta de una reunión a tres con Rajoy y Sánchez sobraba de todas todas, sobre todo teniendo presente que Rajoy había declarado que hablaría primero con Pedro Sánchez y después lo haría con Albert Rivera.

Ambos han perdido escaños que han ido a parar al PP, eso debería aclararles cuál es su posición, sin embargo están dando una muestra de miseria moral absoluta con el penoso y repugnante ejercicio de mandar el balón al tejado del otro. Sánchez explicando que el PSOE no es necesario para formar gobierno y allá Ciudadanos con el problema y Albert Rivera explicando exactamente lo mismo, pero en dirección contraria.

Todos son necesarios, lo ha explicado claramente Rajoy que pretende un gobierno de coalición para cuatro años y desde luego Rivera no es quién para decidir quién debe ser el candidato popular, empezó vetando a Rajoy y ha continuado con Cospedal, Sáez de Santamaría, Montoro, etc. Una postura infantil que acabará pasándole factura más pronto que tarde. En Ciudadanos ya se alzan voces en contra del veto a Rajoy, ese capricho modelo Guadiana, que el naranjito hace  desaparecer en la noche del debate a cuatro o en la de las elecciones y que exhibe cuando le conviene.

Los españoles tenemos derecho a un gobierno, hemos necesitado dos elecciones y no es de recibo que entre un prepotente y un niño pitongo (1) nos manden a la tercera cita con las urnas, porque ese empecinamiento lo vamos a pagar los contribuyentes y nuestra frágil economía. Las urnas han señalado a Rajoy que  ganó el 20D y ha vuelto a ganar el 26J en versión corregida y aumentada y que como le obliguen a ir a otras elecciones terminará consiguiendo la mayoría absoluta.

Aquí nos estamos jugando, lo que nos estamos jugando y resulta que dos caballeretes han decidido que no va a haber gobierno porque a ellos no les gusta la idea. Más de ocho millones de españoles han escogido a Rajoy ¿quién se creen que son ellos para torcer esa voluntad? A uno le ciega el odio y al otro se le encoge el ombligo sólo de pensar que tenga que ceder y dejar gobernar a Rajoy, un capricho de un prepotente y una pataleta infantil nos separan de un gobierno estable lo que resulta absolutamente inaceptable.

Se han pasado cuatro años criticando la mayoría absoluta del PP, ahora tienen la oportunidad de conformar un gobierno de coalición nacido de la negociación y el acuerdo, me parece que es una buena oportunidad para todos y desde luego vital para España y los españoles.

Si esto no cambia, el PSOE deberá tomar medidas el 9 de julio, fecha en la que el Comité Federal marcará las políticas de pactos del partido socialista; en Ciudadanos hay jaleo y más que habrá, quizás la solución sea que Pedro Sánchez y Albert Rivera se aparten o sean apartados y así permitan la formación de un  gobierno constitucionalista, estable, capaz de hacer frente a nuestros problemas y acometer las necesarias reformas, que sólo se pueden hacer desde una base de consenso muy amplio. 

España necesita un gobierno de consenso, hágase.

(1) Del Inventario general de insultos de D Pancracio Celdrán Gomáriz

Pitongo, niño.
Pollopera, niñato; joven redicho y remilgado de familia bien, hijo de papá, presuntuoso y un tanto gilipollas. También se dice "bitongo", en cuyo caso equivale a niño zangolotino, que siendo ya crecidito y apuntándole sobre el labio superior el bozo se quiere hacer pasar por niño. En algunas partes de Andalucía, aplicado a muchachas, tiene un matiz positivo; en ese sentido utiliza el término González Anaya, en La oración de la tarde, hacia el primer cuarto del siglo. "Mira, aquí, en este carmen tan bonito, floreció la niña bitonga a quien tú quieres".

martes, 28 de junio de 2016

De fracaso en fracaso camino de la irrelevancia política



Creo que las todavía presentes elecciones, que esto no se acaba hasta la investidura, han dejado un ejemplo muy claro a los que empeñados en acabar con Rajoy se olvidaron de programas electorales, pactos de gobierno viables, de la unidad de España y en definitiva del interés general de los españoles y que inmersos en su afán se han ganado un fracaso estrepitoso que no es otra cosa que una seria advertencia y aunque sé que en esta vida nadie escarmienta en cabeza ajena, ahí están UPyD y VOX que han entrado de lleno en la irrelevancia política y pudieran servir de ejemplo para algunos.

Quién avisa no es traidor y hay quien todavía no ha reconocido que el 26J recibió un correctivo terrible, me refiero naturalmente a Pedro Sánchez, que a cuenta de que Unidos Podemos no ha sido capaz de ganarle en otro fracaso sonado, parecía que hubiera ganado las elecciones.

Ha conseguido empeorar su fracaso del 20D y los socialistas de verdad tienen que estar atónitos tras sus declaraciones postelectorales, en las que siguió galleando y jurando por sus muertos que iba a evitar el gobierno de Rajoy, un señor que ha conseguido sacarle 52 escaños de ventaja en el Congreso y en el Senado ha revalidado la mayoría absoluta con un resultado aún mejor.

No me parece que el PSOE tenga derecho a evitar  un acuerdo que nos dé a todos los españoles un gobierno que tenga los suficientes apoyos como para gobernar con garantías durante una legislatura. No se puede excusar con el programa, porque cuando pactó con Ciudadanos se pasó por el mismísimo arco del triunfo de su interés particular, el programa socialista. De hecho algunos compañeros del mocete están  por la labor de dejar gobernar a Rajoy, porque por mucho que se empeñe Sánchez y su equipo, no hay otra posibilidad que garantice un gobierno estable.

Antes de que cundiera tanta tontería,  los políticos cuando les daban un revolcón, tiraban de manual y salían  a “dar la cara” con aspecto compungido y decían a sus votantes aquello de “hemos recibido el mensaje”.

En estas elecciones el único que ha ganado ha sido el PP, el resto han palmado, jamás se ha dado un resultado tan clarificador como el de ayer y eso quiere decir que los votantes les han negado sus votos. Así que lo que toca es hacerse con un ejemplar del “Manual para derrotas electorales” salir con cara de pena, admitir que se han equivocado y actuar en consecuencia.

No creo que suceda, ahí está Hernando dando la cara, para que se la partan a él y no a los jefazos diciendo  "Ni vamos a apoyar a la investidura, ni nos vamos a abstener" en una rueda de prensa que debiera dar Pedrito Sánchez padre del desastre, que además no reconoce. Mala costumbre lo de convertir los fracasos en victorias, porque eso lleva al PSOE de cabeza a la irrelevancia política, qué es lo que decía a los podemitas Pablo Iglesias, que mientras reconocía su particular derrota aprovechaba para advertir que el triunfo estaba próximo y que llegaría más pronto que tarde.

En Ciudadanos le han visto las orejitas al lobo y alguien ha buscado entre los trastos que se trajeron de Cataluña y han encontrado un cornetín de los voluntarios catalanes que fueron a Marruecos con el general Prim, con el que alguien se ha apresurado a tocar “envainen” y ahí están los naranjitos envainándosela a toda máquina y explicando que de veto a Rajoy nada de nada, aunque ahora parece que han vuelto a recular en cuanto se han enterado de la postura socialista.

Un papel no demasiado digno, a pesar de ello en Ciudadanos parece que gana puntos la postura de Javier Nart, que dio una lección de responsabilidad política en la tertulia en la que participaba, que convendría que muchos repasaran. Decía Nart que  el PP no le satisfacía nada (doy fe), pero que lo importante no era lo que quisieran los partidos sino lo que necesitaban los españoles, es decir un gobierno; por lo tanto por mucha insatisfacción que le produjera, había que permitir que Rajoy formara gobierno porque había ganado las elecciones y era  la única solución posible.

Así que cuidadín, cuidadín que se empieza perdiendo votos con la excusa del miedo, la polarización, la ley electoral, las tres décimas de Calasparra, la presión atmosférica o el Brexit y se termina de hoz y coz en la puñetera irrelevancia política.

Tiempo para el sentido común, a no ser que pretendan que Rajoy gane por mayoría absoluta y tengamos que ir a otras elecciones. No vaya a ser que estos inútiles nos vayan a obligar a hacer bueno aquello de “a la tercera va la vencida”…

domingo, 26 de junio de 2016

¿Oiga y de lo mío qué hay?


Me parece que van a tener que esperar mucho tiempo para que alguien atienda lo que a ustedes les preocupa. Las elecciones han dado su resultado y aunque escribo esto cuando sólo se ha  escrutado el 89,1%, los problemas de los ciudadanos quedarán aparcados, cuando no apartados, hasta que los partidos no solucionen lo suyo.

Los resultados obtenidos por ahora – PP 136, PSOE 86, UP 71, C,s 32 – dan una idea muy aproximada de cómo quedará esto al final del escrutinio, aunque la distribución de los dichosos “restos” puedan dar algún diputado a algunas de las cuatro fuerzas que realmente están en cuestión y se parece muchísimo a los resultados del 20D.

Una cuestión importante guste o no guste, es que el Partido Popular ha sido el único partido que ha mejorado el número de escaños obtenidos en las pasadas elecciones. Rajoy ha sido capaz de mantener su posición y mejorarla con lo que me parece que nadie podría justificar el veto que desde el PSOE, C,s y UP, han mantenido contra él, durante toda la campaña. 

Rajoy ha ganado las elecciones soportando una campaña brutal que le ha acusado de todo lo que se les ha ocurrido, sobre todo a Pedro Sánchez y a Albert Rivera, porque duele decirlo pero es muy cierto que Pablo Iglesias ha sido mucho más correcto con Rajoy que los otros dos.

No quiero seguir sin comentar mi equivocación al respecto de los resultados del PSOE. Efectivamente las urnas han sido más buenas que los sondeos para los socialistas y no se ha producido el sorpasso. Así que no me duelen prendas reconocer que acertaba Pedro Sánchez anunciando esa posibilidad y me equivocaba yo cuando no creía en ella. Se ha librado del sorpasso, pero no debería sacar pecho porque ha obtenido un resultado todavía peor que el que obtuvo el 20D y no  puede obviar que el PP le ha sacado 50 diputados de diferencia.

Los hay que hablan del voto del miedo para justificar el éxito de Rajoy, pero no aplican el mismo concepto a los votos que ha recuperado el PSOE ante la inminente posibilidad del sorpasso, no es que me resulte extraño porque en la España del cambio, la aplicación de la doble vara de medir es por desgracia lo normal. Esa situación ha sido favorecida por los resultados que ofrecían unánimemente las distintas encuestas advirtiendo del triunfo de UP sobre el PSOE. 

Mal asunto porque si publicaban los resultados que realmente obtenían, tendrán que decir que fallan más que una escopeta de feria, claro que peor sería que hubieran publicado algo que en realidad no se parecía en nada a los resultados que obtenían. Pero sea por falta de puntería o por sobra de intereses bastardos, lo que dejan claro los resultados de estas elecciones es que las encuestas han perdido su condición de herramientas útiles para el análisis político electoral.

Los de Unidos Podemos se han llevado un revolcón, un fracaso sin anestesia, han hecho lo imposible por no asustar a la parroquia escondiendo las cuestiones más espinosas de su ideología, pero por ahora a pesar de su “confluencia” con IU  no han sido capaces de generar las sinergias que se suponían lógicas, porque una cosa es la lógica y otra muy distinta la opinión de los votantes, aunque hay que decir que han tenido la gallardía de reconocerlo.

De Ciudadanos qué decir, estoy hasta la coronilla de aguantar a naranjitos que se indignaban cuando advertía de la evanescencia del votante de C,s, bueno pues ya saben lo que hay. Ciudadanos ha tenido varios problemas de difícil solución. Como único argumento  una campaña en negativo contra Rajoy y han ignorado que un partido político debe sustentarse en algo más que la buena presencia de su jefe de filas y  la firma de un acuerdo que para nada valió. Con esos mimbres no se pueden hacer cestos y no lo digo yo, lo han dicho los votantes, que son ciudadanos españoles y que no les han votado.

Quiero subrayar una cuestión que me alegra muchísimo a título personal; ya no voy a tener que soportar más la frase que por repetida me tenía estomagado y que esgrimía de continuo el pesado de  Pedro Sánchez, ya no podrá decir que los ciudadanos han votado por el cambio, los ciudadanos han votado por la moderación y la experiencia y a eso debería atenerse, lo digo en condicional, porque temo muchísimo a la inconsistencia política de Sánchez.

Tiene la ocasión para debilitar a UP pactando con el resto de partidos constitucionalistas, tiene una oportunidad de oro para recuperar la credibilidad del PSOE y él y su amiguito Albert deberían tener presente que el PP se les ha llevado votos  de gente que votó naranja o socialista el 20D y se ha arrepentido. Pero le estoy escuchando ahora mismo en la tele y me parece que no hay el menor ápice de comprensión de una realidad simple y que sin embargo se le escapa.

Y de lo suyo, de lo nuestro, como decía el inmortal D. Miguel de Cervantes, paciencia y barajar, no hay otra.

Legionario en Bosnia 1993. Décimocuarta entrega



Uno de los puentes de Capljina
Hoy es domingo, hay que ir a votar, pero antes o después de hacerlo, podemos hablar  de mi libro, que lo de las elecciones por fin acaba hoy. El libro lleva por título "Legionario en Bosnia 1993"  y se subtitula "Quince relatos cortos de una guerra larga". Cuatrocientas setenta y tres páginas en las que relato a mi manera, una serie de experiencias que tuve la oportunidad de vivir, junto a los hombres de la II sección de la compañía Austria, que encuadrados en la VIII bandera expedicionaria de La Legión, participamos en Bosnia de la misión encomendada a la AGT Canarias.

Para que se hagan una idea de cómo es el libro, les dejo uno de los relatos, este se titula concretamente  "El aprendizaje del croata popular", creo que les gustará y les animará a adquirir el libro. Si así lo desean les basta con clicar en la imagen de la publicación que se encuentra en la columna a la derecha del texto, exactamente donde dice "Compra Legionario en Bosnia 1993, aquí" el enlace los llevará hasta la página que les permitirá comprarlo en Amazón.

Espero que sea así, aquí les dejo el texto:

"...Hay anécdotas que da cierto rubor comentar, porque lo cierto es que sin que uno lo pretenda, siempre termina siendo el protagonista del relato. Y no es porque esa sea  la intención, aunque siendo el tema de estos relatos mis recuerdos personales, me resulta muy difícil evitar ese exceso de  protagonismo. Así que ya saben, si aparezco mucho será porque probablemente como escritor de relatos no tenga demasiada técnica literaria y las cosas salen como salen y no cómo uno quisiera que salieran.


Quiero explicarles una cuestión que resulta básica para comprender el desarrollo de nuestras actuaciones en el marco de la misión encomendada a la AGT Canarias. La Legión es una unidad del ejército español, muy particular. Atesora una serie de características que la hacen única y sin igual - si se me permite parafrasear el Credo Legionario -, los hombres que la componen – aquí hubiera debido poner los hombres y las mujeres, pero en mis tiempos no había mujeres ocupando puestos tácticos -, digo que los hombres que forman las unidades del Tercio, son lógicamente individuos muy singulares.

La Legión es como es, gracias sobre todo a la clase de tropa legionaria. Los legionarios, cabos y cabos 1º legionarios tienen una categoría profesional muy importante; técnica y tácticamente están a un altísimo nivel y su especial idiosincrasia y adaptabilidad los hace muy aptos para emplearlos en cualquier tipo de misión, situación o ambiente.

Si La Legión es una unidad de élite del ejército español  reconocida a nivel internacional, es gracias a la tropa legionaria, que son los que le dan el tono y la categoría. Luego están los jefes, los oficiales legionarios y los de otras escalas y los suboficiales, pero no se engañen si no fuera por la extraordinaria capacidad de su tropa, si no fuera por ese especial carácter del que hacen gala los legionarios, La Legión no sería ni sombra de lo que es.

¿Y cómo son los legionarios? Pues bastante distintos de lo que la mayoría de la gente cree. Fieles cumplidores del Credo Legionario que conforma su estilo de vida, son gente dura, trabajada, generosa en el esfuerzo, no conocen límites en el cumplimiento del deber, leales al mando y a su unidad, son orgullosos depositarios de una tradición sagrada que rinde culto al valor, al honor y a los que cayeron en el cumplimiento de su deber bajo las banderas legionarias.

Pero a la vez, son gente amable, generosa, que sufre con los más desfavorecidos, que no aceptan la injusticia, que siente como suyas las causas de los más débiles y además son gente alegre, amantes de la juerga como los primeros, pero cumplidores en el trabajo como nadie.

Bueno con esta descripción más o menos se pueden hacer una idea de cómo era la gente de mi sección.  Lo cierto es que los legionarios encuadrados en la AGT Canarias tuvieron que hacer un doble esfuerzo para estar a la altura de las expectativas del mando en su misión en Bosnia. Nos habíamos preparado para un tipo de misión, la de colaborar en el reparto de ayuda humanitaria y proteger los  convoyes y lo hicimos concienzudamente, pero fue llegar a Bosnia y en menos de veinticuatro horas habíamos pasado a ser fuerzas de interposición y control del alto el fuego. Que es una misión que técnicamente ofrece serias dificultades, pero sí hay que llevarla a cabo en una zona en la que el alto el fuego es una entelequia, pues para qué les cuento.

Los legionarios estuvieron a su nivel y se adaptaron perfectamente a la nueva situación, ni el peligro, ni la falta de descanso, fueron obstáculo para llevar a cabo las órdenes recibidas y cumplimentarlas a satisfacción del mando. Los legías conectaron inmediatamente con la población civil que flipaba con las cosas de los legionarios y su manera de ser, también conectaron satisfactoriamente con los contendientes, en aquellos lugares o momentos en los que fue necesario se les demostró a jáveos y armijas que a las buenas éramos muy buenos, pero que a las malas podíamos ser bastante más malos que ellos.

Dicen que el roce hace el cariño y yo digo que también el roce hace enemigos, los legionarios se sentían bien con la población civil y menos bien con los combatientes, la distinción estaba clara y no les creaba problema alguno a la tropa, todos sabían con quién  se jugaban los cuartos y que es lo que deberían hacer en caso necesario, si surgía la ocasión.

La misión en ocasiones resultaba agotadora, las larguísimas esperas en los check points, las noches en vela a cuenta de tiroteos y bombardeos, las interminable patrullas de exploración, las pistas de montaña, la tensión en momentos muy delicados, todo ello contribuía a que entre mis legionarios cundiera un deseo. Estaban locos por darles un disgustillo o vacilarles un poco a los jáveos, que ciertamente eran un poco macarras y a veces se hacía difícil soportarlos, no como cascos azules, pero sí como hombres.

El "Alfa 21", mi BMR
Disparó el asunto el hecho de que durante una temporada cuando íbamos a  Mostar, teníamos que pasar  a primera hora de la mañana por Medjugorge para recoger a la intérprete, que al día siguiente, una vez relevados, devolvíamos al cuartel general de la AGT. Luego volvíamos hacia Dracevo pasando por Capljina; para llegar al puente que utilizábamos para cruzar el Neretva, teníamos forzosamente que pasar por el casco urbano de la población, cuyos habitantes eran acérrimos seguidores de la causa croata.

En una calle por la que circulábamos habitualmente a velocidad reducida porque debíamos hacer un giro a la izquierda, justo antes del cruce, en la acera derecha estaba una terraza de un bar habitualmente llena de jáveos dándole al jarro. Los croatas cada vez que pasábamos nos insultaban en su idioma y por si no entendíamos los insultos - que no era difícil entenderlos, porque cuando se acuerdan de tu madre, sea en croata, turcomano o esquimal, te enteras - nos largaban cortes de manga, risas y burlas.

Tenía dada la orden de no responder y de hecho procuraba que mientras atravesábamos Capljina no hubiera nadie en las escotillas salvo el jefe del vehículo. Ya digo que el roce hace el cariño y lo contrario, porque si lo del bar hubiera pasado una vez, ni nos acordaríamos del suceso, pero como eso sucedía cada tres o cuatro días, la cosa se complicaba. Los legías estaban hasta el mismísimo casco azul de soportar en silencio a la pandilla aquella de cabrones, que opinaban impune y libérrimamente sobre la moral y la decencia de nuestras señoras madres.

Hasta tal punto llegó el mosqueo de mi gente, que los legías me pidieron que hiciéramos algo para poner remedio a aquella intolerable situación. A veces me sorprendía la fe que ponían en mí, porque cuando les dije que no había nada que hacer, más allá de ignorarlos, la comisión compuesta por tres de mis legionarios se miraron entre sí, sonrieron y el más expansivo dijo ― Seguro que algo se le ocurre mi teniente. Con la mala leche que se gasta usted con esa gente, seguro que algo se le ocurre.

Ni siquiera me quedaron ganas de explicarles que yo gastaba la misma mala leche para unos y para otros. Me habían puesto entre la espada y la pared, porque en los ambientes militares se manejan conceptos muy comprometedores. Cuando estaban saliendo, uno de ellos recitó aquello de qué hay que tener fe ciega en la victoria y confianza absoluta en el mando y se fue tan tranquilo y a mí me dejo mustio y pensativo. Ante esa profesión de fe no me podía permitir fallar a mi gente, así que le di vueltas al asunto y decidí que no quedaba otra que contestar a la afrenta con otra afrenta, que es una solución no muy brillante, pero que quieren que les diga, hay veces en que uno no está a la altura de lo que de él se espera. La vida es así de dura y a veces no se pueden hacer milagros.

Así que decidí aprenderme un par de insultos en croata para corresponder con contundencia a aquella pandilla de descerebrados, aunque me encontré con un problema cuasi insoluble, tenía que buscar a alguien que me enseñara a hacerlo y no se me ocurría a quien acudir. El problema radicaba en que, por lo que me habían comentado, el insulto que más molestaba a los super machistas jáveos es aquel que dice: ¡Cómeme la …! me van a permitir que lo deje así, porque creo que se entiende perfectamente y  no creo sea necesario reflejar literalmente el insulto.

Me sabía mal acercarme a Adriana nuestra intérprete en Dracevo y pedirle que me enseñara a decir la frase en cuestión, llámenme anticuado o carroza, pero se me hacía cuesta arriba. Al intérprete varón al que podía pedir que me enseñara cómo se decía en croata lo de la comida de marras, era un tío más jáveo que los propios jáveos y estaba seguro que si se lo preguntaba, terminarían enterándose de mi particular interés por el idioma croata, tanto el Comandante Obradovic de Capljina como mi teniente coronel y eso no me lo podía permitir.

Así que tiré por la calle de en medio y me acerqué a la hora de comer al barracón de mando bandera y pedí un diccionario español - croata, croata – español. El legionario que estaba allí me lo dejó y busqué las palabras que me interesaban, el problema radicaba en la conjugación del verbo, pero decidí que aunque se lo dijera en plan indio apache hablando con el rubito de la caballería yanqui, la brevedad y contundencia del insulto conseguiría que se me entendiera perfectamente.

Reuní a la gente de la sección y les expliqué lo que íbamos a hacer. Tendrían que aprender el insulto en croata los miembros de mi tripulación y el primer día que pasáramos ante la terraza del bar, yo le pediría a Morales que aflojara la marcha todo lo que pudiera y todos les gritaríamos lo del cómeme…
Me excusé por la falta de ingenio de la solución que aportaba, pero la gente dijo que estaba muy bien y que se iban a enterar aquellos cabrones de lo que valía un peine, aunque las tripulaciones de los otros dos BMR les parecía que faltaba su aportación, pero les expliqué que no iba a parar la columna en aquel lugar para que los legionarios insultaran a los del HVO, insistí en que deberían conformarse en ver como los insultaban los de mi blindado.

Así lo hicimos pero en versión mejorada, porque el día que subimos a Mostar, coincidió que vino con nosotros “Carmen” y a ella sí que me atreví a pedirle que explicara como se decía en correcto croata lo del insulto. Lo hizo encantada, le hizo mucha gracia, era argentina de ascendencia croata, pero no tragaba a los del HVO. Lo único que lamentaba era perderse el espectáculo, pero los legías le consolaron, muy serios, comprometiéndose a contarle el asunto con todo lujo de detalles. Los legionarios de mi blindado, me dieron el día,  ensayaron la frase de manera incansable pero estaban encantados porque, al menos así lo decía “Carmen,” sonaba perfectamente.

Acabamos la misión, llegó el relevo y “Carmen” se bajó del blindado en Medjugorge, nos deseó suerte y nosotros arrancamos rumbo a Capljina. Llegamos al casco urbano, los legionarios se colocaron en las escotillas y muy lentamente nos fuimos aproximando a la terraza. Allí estaban  los jáveos que empezaron a gritarnos en cuanto nos vieron aparecer, le ordené a Morales hacer alto en cuanto llegamos a su altura, los borrachuzos aquellos aflojaron un punto los gritos cuando nos vieron detenidos, levanté lentamente mi mano con la palma extendida hacia ellos y los muy pardillos guardaron silencio y entonces a la de  tres les pedimos a gritos que nos comieran eso que ustedes ya saben, mereció la pena ver la cara que pusieron, nos pusimos en marcha, miré a mi retaguardia y vi como pasaban los dos BMR de mi sección y el Mercurio en medio de las voces de los legías, las burlas en castellano castizo y los cortes de manga que les hicieron a los croatas.

La gente se encontraba muy satisfecha. Llegamos a Dracevo y todo el mundo estaba encantado de la vida, les gustó muchísimo lo que habíamos hecho, corté los comentarios y las risas porque todavía teníamos trabajo que hacer,  cada uno se fue a lo suyo y yo di las novedades de la misión, escribí y presenté el informe post misión, me aseé, comí y me fui a echar una siesta, que no duró demasiado. 

Sobre las 16,30 horas vino a verme al contenedor donde intentaba dormir, el intérprete superjáveo que me dijo que yo había insultado gravemente y en público a oficiales del HVO y que el Comandante Obradovic estaba muy molesto y daría queja de lo ocurrido al gospodin Morales y como vio que estaba callado escuchándole, debió pensar que la cosa iba bien y  todo era terreno llano y añadió de su cosecha que era una imprudencia provocar gratuitamente al HVO,  porque podían reaccionar violentamente.

Me levanté de la litera, puse los pies en el suelo y eché un paso adelante, mientras el intérprete, como si lo hubiéramos ensayado, echó uno para atrás.
― ¿Has terminado?― pregunté, ni le dejé contestar ― El Comandante Obradovic es muy dueño de quejarse al gospodin Morales o al sumsum corda, pero le puedes decir de mi parte que si lo que le molestan son las provocaciones, que se preocupe de su gente, que no hace otra cosa que provocar. Y tú lárgate de mí vista y vete pensando cómo vas a justificar ante el teniente coronel, esa línea directa que por lo visto mantienes abierta con el cabrón de Obradovic.

Dio media vuelta y se fue. No tuve noticia de que el súbito interés de los componentes de la II sección de la Cía.  Austria, por aprender el croata popular, hubiera tenido el más mínimo interés para el mando. Los del HVO, vaya uno a saber porqué, decidieron cambiar de bar o se apuntaron a alcohólicos anónimos, lo que ciertamente nos pareció una gran idea. ¿Y los legionarios? Los legionarios encantados de la vida,  lo de poder contestar a los insultos los tenía entusiasmados.

Dicen que el saber no ocupa lugar, creo que es muy cierto… y a veces incluso sirve para algo..."

sábado, 25 de junio de 2016

A falta de ir a votar, esto se acaba


Por fin, si no la liamos y no nos vemos otra vez en éstas para finales de diciembre, parece ser que esto acaba. Los distintos líderes políticos, cerrarán la campaña hoy antes de las 00,00 del sábado, por respetar la vigente norma electoral, pero lo que digan hoy irá dirigido a sus votantes. La captación de votos creo que la dieron por terminada ayer en la que se expusieron por última vez ante los ciudadanos y lanzaron sus mensajes. Hoy seguramente – escribo esto a las 17,51 horas del viernes 24 de julio – durante sus intervenciones harán un resumen de la campaña y animarán a sus seguidores para que vayan a votar.

Haremos un recorrido por lo que ayer dijeron. Comenzaré con Albert Rivera por hacer bueno aquello de que “los últimos – al menos el 20D - serán los primeros”. Las campañas electorales no son la especialidad de Ciudadanos, Albert Rivera se maneja bien ante un atril o ante las cámaras de televisión, pero pierde muchísimo en las distancias cortas. Le resulta un suplicio “hacer la calle” y conste que no hay segundas intenciones en la expresión, pero ésta ha sido una campaña en la que el contacto directo con el votante ha sido muy importante y la ha sufrido muchísimo.

Ayer se metió en un jardín, empujado por las ganas de decir lo que le apetecía, antes de lo que le convenía y ante quinientos seguidores afirmó que “ Como seamos decisivos, algunos van a sudar tinta". Un pensamiento negativo que no creo que le beneficie, porque si resulta ahora que Albert Rivera y muchos de los naranjitos lo único que buscan es ajustar cuentas con Rajoy, si todo esto que estamos viviendo y pagando, lo estamos sufriendo para que Albert se dé el regalado gusto de hacer mear sangre a los populares, nos ha engañado como a chinos.

Ha hecho una campaña en la que ha dejado claro que él no es Rajoy, ni Pablo Iglesias; de Pedro Sánchez no ha dicho nada, pero a los votantes no les interesa saber quién “no” es Rivera, les gustaría saber quién es y que quiere hacer con sus votos. Un pensamiento negativo, expresado negativamente y una campaña en negativo. Veremos que tal resultado le da.

Pablo Iglesias, del que decía el otro día Rajoy que “mientras no se declare demócrata cristiano todo irá bien”, ha hecho un esfuerzo ímprobo por vender una imagen amable, que ha coronado con un mitin presidido por la bandera de España. Pero ayer se puso catastrofista y aprovechando que el Ebro no pasa por Valladolid, utilizó el asunto de las grabaciones al ministro del Interior para dudar de la limpieza de las elecciones afirmando “Creo que todos los ciudadanos tenemos serias razones para estar preocupados", mientras el bobilín (1) de Garzón pedía en un tuit, observadores internacionales que aseguraran la limpieza de las elecciones .
Me imagino que la mayoría de los españoles, salvo los podemitas, habrán pensado que cree el ladrón que todos son de su condición, porque todos sabemos cómo funciona lo que él ayudó a organizar en Venezuela y la seguridad jurídica brilla por su ausencia en ese país.

Pedro Sánchez busca sacar rédito del escándalo del ministro y desde Ferraz afirman que “Esto refuerza la necesidad de un Gobierno limpio y ahí somos la mejor garantía" Si fuéramos romanos, para averiguar quién es el responsable de la grabación, nos preguntaríamos ¿Cui prodest? ¿A quién beneficia? Y esa pregunta la contestan en román paladino los de Ferraz cuando afirman que “"Al PP bien no le viene, y a Rivera lo han implicado...”.

Así que si hacemos caso a los romanos y tenemos buena memoria -, hay que recordar que en asuntos de grabaciones ilegales los socialistas tienen un acreditado currículo, por poner un ejemplo, recordar las grabaciones ilegales que le hizo el CESID, a las órdenes de mi paisano Narcís Serra, a SM el rey Juan Carlos - la cuestión parece meridianamente clara. 

Y si hablamos de asuntos oscuros en el ministerio del Interior, el PSOE tiene un bagaje difícil de superar: El saqueo de los fondos de la lucha antiterrorista, el GAL, la cal viva, la pasta de los huérfanos de la Guardia Civil, etc., que dieron con los huesos de un ministro, un secretario de Estado y el Director General de la GC, Luis Roldán en la trena, todos ellos del PSOE.

Sin embargo Pedro Sánchez con ese amor por lo irreal que le posee, anima a votar socialista para abrir una nueva etapa presidida por la "honradez, la ejemplaridad y la decencia", aunque le quedan algunos disgustos internos muy difíciles de sobrellevar. Por primera vez en su historia, UGT no ha pedido el voto para el PSOE, el secretario general del sindicato se ha explicado “A la hora de votar es necesario conocer el compromiso de los programas y la credibilidad de los mismos”, una bofetada brutal para Sánchez.

Para rematar,  hoy viernes Felipe Gonzálezle ha advertido en un mitin en el que estaba presente el candidato socialista, que Podemos "nunca" puede ser socio de gobierno del PSOE porque representa un "populismo rupturista de pseudoizquierda" que va contra la "solidaridad entre todos los españoles". Así que la verdad es que, si lo tenía mal, las cosas apuntan a peor.

Rajoy se ha limitado a subrayar la necesidad de un gobierno estable con credibilidad en la UE, que continúe con el trabajo llevado a cabo en pro del crecimiento económico y la creación de empleo, equilibrio y solidez muy necesarios ante la mala noticia de la salida de Gran Bretaña de la UE y advierte a sus seguidores que el 26J será un día muy duro en el que sufrirán probablemente un "pásalo" como cuando el 11M y en el que hay que ir a votar.

Por cierto, hablando de votar: Sean de la ideología que sean, simpatizantes del candidato que sea, vayan a votar. No caigan en la trampa de pretender cambiar una situación haciendo “nada”. Porque la abstención y el voto en blanco, en menor medida, pero también, significa no hacer nada.

En democracia las cosas se solucionan votando, vayan a las urnas y elijan la oferta que prefieran.

 (1)  Academia Canaria de la Lengua

bobilín, na.
1. adj. Or.  Tonto, necio, imbécil. ¿Qué le pasa al bobilín este, que llegó ayer y ya quiere hacerse el amo?

viernes, 24 de junio de 2016

Calumnia que algo queda


Pretendía no hablar del tema porque me parece que es un asunto repugnante, no por la grabación que presuntamente recoge lo que hablaron el ministro del Interior y Daniel de Alfonso, Director de la Oficina Antifraude de Cataluña, que es ilegal, tampoco por el contenido, que no será tan grave cuando  nadie ha presentado denuncia o querella sino por su lanzamiento a cinco días de las elecciones, utilizando como altavoz un medio tan exquisitamente neutral como Público, con la única finalidad de intentar perjudicar al Partido Popular, organizando el mayor ruido posible con un asunto que se produjo en el año 2014 y como todavía no se han inventado las grabaciones retroactivas, desde ese año hasta la fecha se ha guardado en un cajón, porque no le encontraron utilidad alguna ni siquiera en las elecciones pasadas.

Si hubiera responsabilidad penal, desde el día en que se grabaron hace dos años hubiéramos asistido a la presentación de las querellas correspondientes, con el consiguiente coro de “demócratas progresistas” rasgándose las vestiduras. Como no hay nada penalmente reprochable, se utiliza a los medios de comunicación para que intervengan torticeramente en el devenir de las elecciones. Parece que las previsiones favorecen al PP y eso la zurda no lo puede permitir.

A partir del 26J no volveremos a oír hablar del asunto, pero hoy estaba viendo la tele y he visto la intervención de D. Daniel de Alfonso en el Parlamento de Cataluña y francamente no me he podido resistir a escribir esto. Tengo la mala costumbre de decir lo que pienso, recuerdo perfectamente cuando hace unos años comencé con el presente blog, mi mujer me decía que en lugar de Al sol de Fuerteventura, debería llamar al blog “Haciendo amigos” a la vez que me pedía prudencia.

Decir lo que uno piensa y hacerlo con total libertad supone un auténtico lujo en esta sociedad que hemos construido. Sé que me muevo en un ámbito modesto, pero tengo el placer de sentarme al ordenador y teclear mi opinión, acertada, equivocada, subjetiva, objetiva, racional, irracional, intolerante, irrelevante, pastelera, lo que ustedes quieran pero siempre expresada desde mi libérrima voluntad.

Hablar con libertad crea problemas, unos menores, otros regulares y algunos mayores, pero cuando tropiezo con alguno de ellos recuerdo lo que decía mi ilustre tocayo D. Miguel sobre la libertad: “.La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.

Y hoy he visto actuar con una libertad de espíritu envidiable a Daniel de Alfonso en el Parlamento de Cataluña, con una convicción y un valor personal que, tras aguantar el calvario de las dos elecciones consecutivas, me ha reconciliado con el género humano, que por boca de D. Daniel me ha demostrado que existe gente que no se arruga ante la miseria moral de nuestros políticos y les ha cantado la gallina con una gallardía que hacía tiempo no veía.

Les ha explicado bien clarito que su lealtad está con el cargo y ha denunciado que la maniobra responde a una operación política para someterlo, por ser una figura “incomodísima”, y para conseguir un organismo “dócil y acobardado”. Ha afirmado contundente "Aquí hay una clara manipulación electoral. Quieren apartar a un director molesto y además sacar beneficios de cara al 26J” para seguir advirtiendo "No me utilicen como cabeza de turco en una campaña electoral, porque eso canta”.

No va a dimitir y si le destituyen,  recurrirá la decisión por la vía judicial porque no hay base legal para cesarlo. Ha explicado que puso su cargo a disposición de los seis dirigentes de la Oficina Antifraude, que en votación secreta le han pedido por unanimidad que continúe en el puesto.

Y puestos a lavarles la cara a los parlamentarios catalanes ha dicho dos frases que me han encantado: "Nadie va a torcer la libertad de este director; ni el ministro, ni el presidente ni su majestad el Rey, por mucha mierda que me lancen” y para terminar permítanme otra de las perlas de D. Daniel  “Soy un instrumento que ustedes de forma voluntaria o no, están utilizando para cargarse la democracia con la excusa de ser demócratas".

Hoy en el Parlament, Daniel no estuvo en el foso de los leones como algunos pretendían. Plantó cara a los políticos y los dejó como mucho, en gatitos mosqueados.

Tenía que decirlo, aquí queda.

jueves, 23 de junio de 2016

Cuando se despertó, Podemos los había adelantado



No recuerdo ninguna campaña en la que menos hayan interesado los programas, al menos el 20D los partidos se molestaron en explicarlos, ahora no parece que sientan demasiado interés en volver a dar la murga con sus proyectos.

Las distintas organizaciones políticas saben por sus estudios de mercado que al votante  le importa un bledo lo que ofrezcan. Las cosas están muy claras. El PP se apoya en lo hecho durante los cuatro años anteriores y ofrece la misma versión, aunque algo retocada. Recurre al crecimiento económico y la creación de empleo y promete más de lo mismo, que podrá gustar o no, pero al menos todo el mundo sabe exactamente a qué atenerse.

Los demás, tienden más a la fantasía y se han lanzado a hacerles la competencia a los hermanos Grimm. Van a aumentar el gasto público, subirán los impuestos, nos prometen que sólo se los subirán a los ricos, aunque la experiencia nos enseña, que al final los paganos seremos como siempre los de a pie. Ya digo fantasía al por mayor y si cuela, cuela; difícil por no decir imposible, cuando todo el mundo tiene bien fresco el cisco que liaron los del PSOE con ZP, que nos metieron en ésta y lo que los griegos y venezolanos nos explican en la tele, de las ventajas que supone eso de votar a los de Pablo Iglesias.

Lo que entretiene al público son las encuestas y los pactos y hasta en esto nos hacen un pie agua y nos quitan parte de la emoción. Como somos un poco raros, en España tenemos prohibido publicar encuestas en los últimos días de la campaña, que le vamos a hacer, somos así de borricos. Y a cuenta de la estúpida prohibición estamos haciendo de oro a los de la encuesta andorrana y a otros que publican algo que se supone son estudios demoscópicos serios.

Si hablamos de pactos, la cosa no es que esté clara, al menos para los que vamos a pagar la fiesta, pero entretenida lo está un rato. Los del PP, entienden que van a ser ganadores de las elecciones y ponen su afán en que se produzca el sorpasso. Lo dicen abiertamente, sus esperanzas están puestas en el revolcón de Sánchez. Entienden que si Pedro Sánchez cosecha el desastre que todas las encuestas pronostican, será baja en la dirección socialista a todo tirar en el mes de septiembre  y en ese momento intentarán el pacto con ellos. Mariano Rajoy apuesta por “un Gobierno para cuatro años con programa pactado”.

Los de C,s, están dispuestos a pactar con cualquiera, menos con Rajoy; bueno ni con Rajoy, ni con Cospedal ni con Soraya, que la lista se va alargando. Tienen una sensibilidad muy especial y especializada para ser un partido que se sentó con Iglesias y el PSOE para intentar alcanzar un acuerdo, me parece que lamentablemente su postura tiene más de hipocresía que otra cosa.

Los de Podemos lo tienen claro, quieren pactar con el PSOE de Pedro Sánchez, prometen ser generosos y aunque se mantienen en lo del “derecho a decidir” afirman estar dispuestos a hablar de ello, aunque el “PSOE deberá moverse” en ese tema. Así que ya saben su poquito de cháchara, fotografías a porrillo, la vicepresidencia para Sánchez y pare usted de contar.

Lo de Pedro Sánchez está difícil de entender, no sé si se ha pasado al terreno de la mística sufí, pero se le entiende poco tirando a nada. Dice en una entrevista  “No voy a vetar a ninguna fuerza del cambio” y subraya que el PSOE garantiza cambio y entendimiento. Sin embargo, afirma que no va a apoyar al PP; no va a formar parte de un gobierno que defienda la autodeterminación ni que ponga en duda la independencia judicial o que ponga en cuestión el Estado del bienestar. Y para terminar advierte que su modelo de crecimiento no es negociable y que entiende que Iglesias propone un aumento del gasto público inasumible. Muchos noes para un tipo que lleva un "Sí" como banderín de enganche en su campaña.

Si  como dice veta a Rajoy, elimina a Iglesias de la ecuación de manera contundente, garantizará cambio y entendimiento pero sólo con Ciudadanos, que esos firman lo que haga falta, sonríen encantados, quedan muy bien en las fotografías, pero... no aportan los votos suficientes.

Él sigue empeñado en que va a ganar las elecciones, bien está tener moral, pero negar la realidad le garantiza el fracaso. Ahora dice reconocer que Iglesias es el enemigo del PSOE, pero creo que lo dice con la boca chica, en el fondo le encantaría pactar con él.

Me parece que el 26 J tropezará dolorosamente con la realidad. Eso espero al menos.

miércoles, 22 de junio de 2016

Iglesias confía en el “sector sensato” del PSOE para pactar, Rajoy también

¿Sensatos unidos jamás serán vencidos?

Efectivamente Pablo Iglesias confía en que el "sector sensato" del PSOE "se imponga" para pactar con Podemos. Nada nuevo bajo el sol dirán algunos; es cierto que en el partido socialista hay quien desearía pactar con Iglesias a pesar de todos los pesares. Pero si miramos hacia el otro lado, comprobaremos como en el grupo de trabajo de Rajoy, les sucede lo mismo, están convencidos de la existencia en el PSOE de un "sector sensato" que apoyaría el pacto constitucionalista ofrecido por Mariano Rajoy.

Naturalmente en el tan solicitado partido socialista, que demuestra bien a las claras su profunda división, todos, "los sensatos" de una parte y de la otra y los que no lo son, ven con preocupación cómo se acerca el 26J, sin que al parecer Pedro Sánchez tenga ninguna posibilidad de ganar las elecciones, tal y como anunciaba no hace tanto tiempo y con poquísimas de resistir el empuje de los de Unidos Podemos, que de acuerdo a todas las encuestas, salvo la que maneja Sánchez va a ganar al PSOE  por una diferencia de votos situada entre los tres y los cuatro puntos; situación que de acuerdo con los estudios demoscópicos de los de Iglesias, garantizaría a los podemitas alcanzar más escaños que el PSOE.

Entiendo que Pedro Sánchez, en términos de defensa, diga que él va a gobernar, sin que sepamos con quién pretende pactar. Porque no parece probable que el PSOE acepte, al menos por las buenas, que de producirse el fracaso electoral que parece se avecina, Sánchez pacte con Unidos Podemos, por mucha generosidad que les ofrezcan los de la coalición “socialdemócrata”. Por otra parte sigue existiendo un problema muy difícil de orillar, incluso si se diera la sorpresa y Sánchez ganara a Iglesias, lo de pactar con ellos está, de muy difícil a imposible, a cuenta de la líneas rojas impuestas por el Comité Federal del PSOE a su candidato.

Es cierto que Unidos Podemos ya no sabe que decir para mejorar su imagen, las declaraciones de Iglesias afirmando que él no es comunista, que eso está bien para la cátedra política pero no para dirigir un partido en unas elecciones, es una muestra de esa situación. Espero que haya gente con la suficiente memoria para recordar la lección magistral de cinismo político que daba Pablo Iglesias a las Juventudes Comunistas, a las que animaba a no emplear el concepto de “dictadura del proletariado” porque lo de dictadura se vendía muy mal y les explicaba que él hablaba de democracia popular, porque había que utilizar los términos positivos, que es exactamente lo que está haciendo ahora.

Pero a pesar de la voluntad por disfrazar sus intenciones, no puede por menos que lanzar algún guiño a su electorado y coaligados y ahí están las declaraciones del líder podemita en las que afirma que no renuncia al referéndum en Cataluña y pide cambios al PSOE para negociar. Supongo que para que la cuestión quedara meridianamente clara, que con los socialistas ya se sabe, abundó en lo que decía advirtiendo que el modelo federal del partido socialista "no es una propuesta, es un anacronismo" y subrayó que "plantear ahora lo mismo que hace ocho años no es sensato". 

Así que ya sabe el “sector sensato” del PSOE en el que tanto confía Iglesias y Pedro Sánchez de que mal van a morir. Podrán hablar sobre el derecho a decidir todo lo que quieran, pero para pactar “el PSOE deberá moverse”, a buen entendedor...

En el Partido Popular ya han comenzado las conversaciones con una serie de barones socialistas, que están hasta los pelos de los bolivarianos, a los que han asegurado el apoyo parlamentario que necesiten tras las elecciones. Ahí podrían estar Andalucía, Extremadura, Castilla La Mancha, Asturias y alguna organización territorial más.

La oferta del PP persigue el apoyo del PSOE para su investidura y busca conseguir algo que es de interés para ambas partes. El populismo si no toca poder se desvanece, en las elecciones autonómicas y locales el PSOE concedió ese poder a los de Podemos y les dio el aire que necesitaban. Si ahora acuerdan un pacto de apoyo mutuo, los del otro “sector sensato” del partido socialista, conseguirán por un parte aprobar presupuestos sin  dificultad alguna y mandar a los podemitas a la oposición lo que en definitiva debilitaría a los de Unidos Podemos.

Veremos quién actúa sensatamente tras el 26J, aquí toca recordar aquello del color del cristal con el que se mira, .