martes, 31 de marzo de 2020

Y ahora, el rebuzno chavista

87.956 contagiados, 7.716 fallecidos y 16.780 altas

Conforme pasan los días resulta evidente que el Gobierno está desbordado, profundamente dividido, con un presidente incapaz de hacer frente a sus responsabilidades, sostenido apenas por Iván Redondo, Margarita Robles y Nadia Calviño, que son los que intentan frenar la podemización del gobierno social comunista. 

Sánchez actúa como un boxeador sonado al que los golpes recibidos le han quitado la voluntad de vencer y eso es muy peligroso ¿Para Sánchez? si soy sincero el destino de Pedro Sánchez me importa un pepino, lo que me preocupa es lo que se nos viene encima al país y a todos nosotros.

Me parece que hasta para los votantes socialistas empieza a estar claro que Pedro Sánchez no tiene un plan, quizás lo tuviera en enero o a lo peor no lo haya tenido nunca, jamás lo sabremos; pero en cuanto el coronavirus empezó a expandirse fue incapaz de adoptar las medidas necesarias, perdió la iniciativa  y con ella la capacidad de evitar el crecimiento de la epidemia.

Dijo en su día que jamás gobernaría en coalición con Iglesias porque la presencia de los podemitas en el Consejo de Ministros le impediría dormir.  Lo cierto es que engañó a sus votantes, a la Nación y ahora se da cuenta que también se engañó a sí mismo, cuando finalizadas las elecciones se apresuró a pactar con Pablo Iglesias. Recuerdo las risas y burlas de muchos socialistas cuando me refería al peligro que suponía pactar con los  leninistas de Unidas Podemos.

Probablemente mis conocidos no estaban al tanto sobre la impresionante capacidad que de siempre han tenido los leninistas para fagocitar, aún estando en franca minoría, a los socialistas con los que han compartido gobierno; pero supuse y por lo visto me equivoqué, que en Ferraz alguno habría estudiado lo que sucedió durante la revolución rusa y cómo Lenin se comió con papas a todo tipo de socialistas, se hizo con el poder y liquidó a  todo aquél que intentó hacerle frente.

¿Qué me remonto a la prehistoria?  Pues quizás en el PSOE debieran haber recordado como el PCE durante la Guerra Civil, se hizo con el mando del Ejército Republicano y con los más importantes resortes del poder de la República, siendo un partido absolutamente minoritario.

Parece que el gobierno está dividido en dos grupos o quizás sería mejor hablar de tres. Por una parte está el agotado Pedro Sánchez, su jefe de gabinete, la vicepresidenta Calviño y Margarita Robles que probablemente cuenten con un desacreditado Salvador Illa y algún otro ministro más para defender el fuerte; en segundo lugar están los ministros que no están dispuestos a pelear, los que esperarán a ver que sucede para significarse y para terminar, está el tercer grupo, formado por Pablo Iglesias y los ministros podemitas.

Decía que Pedro Sánchez no tiene un plan, va improvisando empujado por los acontecimientos, la fractura del gobierno y su incapacidad, sin embargo Pablo Iglesias sí lo tenía desde el principio y ahora que las circunstancias se lo han puesto como se las ponían a Fernando VII, se ha movilizado al objeto de hacerse con el santo y la limosna.

Un plan que seguro no tiene mucho que ver con la lucha sanitaria contra la epidemia, pero que impulsa las medidas económicas y laborales que se van a cargar el tejido empresarial de España, aunque la podemita Díaz, haya descubierto la cuadratura del círculo y anuncia a las masas que vamos a salir de esta crisis con un tejido productivo mejor. 

Debe ser que ha descubierto que puede haber trabajadores sin empresarios que los contraten. No es imposible, que conste, basta con nacionalizar las empresas,  acabar con los empresarios y que el Estado  tome su lugar.  Les suena verdad, los medios de producción colectivizados en manos del Estado y todos convertidos en sus empleados, comunismo en estado puro. Lo malo de ese plan es que ha llevado a la ruina a todos y cada uno de los países que lo han intentado implementar.

Y parece que ese es el camino, tanto Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, como el propio Pablo Iglesias han anunciado la buena nueva y han citado el artículo 128 de la Constitución que dice: "Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general." Ha habido gente a la que ha inquietado el mensaje, les ha parecido un aviso a navegantes que advertía "a quién pudiera interesar" lo fácil que en teoría sería para estos bolivarianos proceder a la expropiación de lo que les convenga, amparados en el caos económico producido por la crisis sanitaria.

Conviene reflexionar, en cualquier sociedad avanzada está aceptado que el interés general prima sobre el particular, así que para este viaje no hacían falta muchas alforjas y seguramente con las prisas, los podemitas se han saltado un artículo de la Constitución, el 33, que en su punto 3 dice: "Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes."

Por mucho que moleste a algunos, todavía tenemos una Constitución y vivimos en un estado de derecho, así que Iglesias cita correctamente a la Carta Magna, pero ignoró el mandato constitucional que establece cómo se puede proceder, que no es tan sencillo como aquel "Exprópiese" al que era tan aficionado su admirado Chávez, que expropiando, expropiando llevó a la ruina a Venezuela, porque cuando te cargas el tejido empresarial, atacas a la propiedad privada y te ciscas en la seguridad jurídica, la ruina está a la vuelta de la esquina. Cuestión sobre la que debieran reflexionar los ministros social comunistas en algún momento en el que no se estén peleando. 


De todas maneras todo el mundo ha entendido el subtexto del tuit y lo cierto es que ha inquietado a muchos, supongo que esa era la intención de Iglesias y Díaz, cortar de raíz cualquier intento por parte de los empresarios de plantar cara a las decisiones que van a acabar con nuestra economía.

Dos facciones del gobierno pelean para arrimar el ascua a su sardina y por ahora Iglesias ha tomado la iniciativa, se ha impuesto en el Consejo de Ministros, en el que los podemitas son minoría y se permite el lujo de advertir/amenazar a quiénes intenten hacerles frente con medidas tan duras como las supuestas expropiaciones que anuncia veladamente.

Iglesias ha enseñado la patita, habrá quien piense que exagero, pero les advierto que viene el lobo, me llamo Miguel y no tengo nada que ver con aquél Pedro de la obra de Prokofiev. Viene el lobo y lo hace en el peor momento para nosotros, habrá que exigir a Pedro Sánchez que haga frente a su criatura.

Y para los que me leen y se acogen a la literalidad de lo que escribo, es cierto que es muy raro que un lobo rebuzne, pero amigos míos, eso es exactamente  lo que  está sucediendo.

lunes, 30 de marzo de 2020

Pueden confinarnos pero no callarnos

80.110 contagiados, 6.803 fallecidos y 14.709 recuperados
Que el individuo que se está dirigiendo la Nación, a la que se supone debe gobernar y proteger, para anunciar que el confinamiento que ha impuesto a sus ciudadanos tras declarar el Estado de Alarma no ha tenido éxito -cómo diría un buenista- o ha fracasado, como ustedes prefieran; porque los números no han dado el resultado esperado y se ve obligado por la presión de algunos gobiernos autonómicos y sobre todo por la tozuda realidad a ampliar las condiciones del enclaustramiento preventivo, suspendiendo toda actividad que no sea esencial, al objeto de confinar en sus domicilios al mayor número posible de ciudadanos, en lugar de decir lo que acabo de decir, que creo que responde a la realidad, se entiende claramente y se dice en unos segundos, se dedique a contar milongas y  descalificar a aquellos que critican su actuación, me parece deplorable.

Como deplorable me parece lo que nos ha contado este domingo María Jesús Montero, portavoz del gobierno que afirmaba: Este gobierno rechaza que dé un paso más por el empeoramiento de la curva y manifestaba que el gobierno cierra el país - ojo a la cancaburrada (1) - para no llegar al colapso de las UCI.  Así que Dª María Jesús niega que haya sido el número de infectados "oficiales" lo que ha obligado a ampliar el confinamiento, se manda a casa a millones de compatriotas a partir del lunes "para no colapsar las Unidades de Cuidados Intensivos".

Esas Unidades hace ya bastantes días que están prácticamente colapsadas y que haya más españoles confinados, si la medida tiene éxito, conseguirá el "mejoramiento de esa curva" y esa mejora permitirá que haya menos enfermos ingresados en las UCI,s. Hay una clarísima relación causa efecto entre el mejoramiento de la curva y la disminución de pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos, bueno clarísima para todo el mundo, salvo izquierdistas radicales y miembros del Gobierno.

Pero volvamos a la comparecencia de Pedro Sánchez, no me lo van a creer pero me dolió ver a un Presidente del Gobierno de España, implorando la ayuda de Europa, señalando los europeístas que somos en este rincón del continente. Me indigné cuando, como Maniqueo redivivo, dividió al país entre los buenos - que apoyan su gestión - y los malos, que somos los que criticamos a Pedro Sánchez y sus mariachis. Se quejaba de que en el asunto de los fake test, unos se habían quedado en el reproche mientras que otros, él y sus ministros naturalmente, habían buscado soluciones.

Hay que ser un cínico impresentable para pensar que haya alguien que pueda estar en un lugar distinto al de las críticas en el asunto de los 640.000 test rápidos que se compraron a través de un intermediario de "confianza" al que se niegan a identificar, los  test no funcionaron y que a pesar de ello,  le vuelven a encargar otro lote al mismo laboratorio del que el gobierno chino nos ha advertido que no cuenta con licencia. Los españoles no estamos en contra de las soluciones, pero hay asuntos que no tienen un pase y además huelen muy mal; por otra parte habría que recordar el viejo dicho que reza: "Quien calla, otorga".

No hay que callar cuando nos consta a todos que el gobierno, por mucho que lo niegue, conocía la gravedad de la epidemia desde enero. Precisamente pusieron de patitas en la calle a José Antonio Nieto González, responsable en materia de prevención de riesgos laborales de la Policía Nacional, porque publicó un protocolo interno en el que se aconsejaba comprar guantes y mascarillas para los policías que trabajaran en los aeropuertos ante la gravedad y peligrosidad de la epidemia y el escrito tenía fecha del 24 de enero del 2020.

Cuando las terminales propagandísticas socialistas y podemitas claman que los del PP y VOX prefieren criticar al gobierno de Pedro Sánchez en lugar de ayudarle, cabe preguntarse qué ayuda demandan. Ambas organizaciones políticas han apoyado las propuestas de Sánchez en el Congreso de los Diputados, cosa que no han hecho alguno de sus socios. En realidad la ayuda que exigen los de la agitprop es la que oculte la inepcia de los social-comunistas, lo que le interesa al gobierno del PP, VOX y C,s es su silencio cómplice, al objeto de ganar tiempo.

Pedro Sánchez todavía no ha tocado fondo, pueden suceder muchas cosas y me temo que casi ninguna buena, aunque a él le parecerán excelentes, pero no puede ni podrá exigirnos que callemos. Viven en política a cuenta de lo que dicen que hacen y no de lo que hacen y pretenden que la oposición y nosotros  apoyemos sus mentiras. Creo que saldremos de esta epidemia, si Europa en la Edad Media salió de la Peste Negra, nosotros lo haremos también, pero no será gracias a Sánchez y sus ministros, lo digo antes de que empiecen a colocarse las medallas que no habrán ganado con su gestión.

Podrá confinarnos sine die, en nuestros hogares, dice Sánchez para darle ternura al discurso, pero no puede callarnos.

No lo olviden, el que calla otorga.



(1) De la Academia Canaria de la lengua
Cancaburrada:
2. f. Fv, GC y Tf.  Dicho o hecho desatinado, que redunda en descrédito de quien lo dice o lo realiza. ¿Cómo quiere que lo respeten, si no dice más que cancaburradas?





NOTA: Éste escrito se publica también en el digital El Diestro. Aquí les dejo el enlace a ese medio, que merece la pena leer.


https://www.eldiestro.es/

domingo, 29 de marzo de 2020

Pedro Sánchez en estado puro. Populismo, falsedad y demagogia

73.325 contagiados, 5.982 fallecidos

Decía el catecismo que los grandes enemigos del alma eran el mundo, el demonio y la carne. He recordado ese pensamiento porque hoy, en el desesperado y desesperante mensaje de Pedro Sánchez, nos hemos enterado de que los grandes enemigos del Presidente son los ciudadanos que nos mostramos críticos ante su manifiesta incapacidad; Europa - se refería a la CE - que no traga con lo que él llama la mutualización del esfuerzo económico para hacer frente a la crisis sanitaria y económica y naturalmente ese mercado exigente que lo lleva por la calle de la amargura. 

Resulta ridículo que pretenda callar a los millones de españoles que opinamos - ahí están las cifras de infectados y muertos para demostrarlo- que su gestión es mala hasta decir basta. Es falso que los que ejercemos nuestro derecho a la crítica, seamos gente egoísta, insolidaria que nos refugiamos en el reproche y los que callan sean gente heroica y ejemplar que buscan soluciones.

No se mantiene la afirmación del narciso socialista, porque en primer lugar los ciudadanos no estamos llamados a buscar las soluciones que él por lo visto no encuentra. Esa es su responsabilidad, de la que huye como el gato escaldado huye del agua fría y por mucho que moleste a su ego, la crítica es un derecho del que no debe ni puede desposeernos.

Un aplauso al jefe de gabinete presidencial, Iván Redondo, que hoy se lo ha currado y ha colocado en el infumable cilindro que nos ha colocado Sánchez, unas frases inspiradas en la que dirigió al Reino Unido Winston Churchill cuando dijo aquello de "...No puedo ofrecer otra cosa más que sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas", que Pedro en plan estadista ha parafraseado diciendo que no podía ofrecer más que "Sacrificio, resistencia y moral de victoria", tarea inútil porque ya se sabe que aunque la mona se vista de seda, mona se queda...

Sánchez ha anunciado que va a suspender toda actividad que no sea esencial y por lo tanto los trabajadores incluidos en esas actividades no tendrán que ir a trabajar a partir del próximo lunes y hasta el 9 de abril sufrirán el confinamiento que observamos el resto. Se ha hecho un lío importante justificando la necesidad de la medida por aquello de conseguir unos índices de movilidad parecidos a los que estamos consiguiendo durante el fin de semana; los trabajadores van a tener un permiso retribuido recuperable que pagarán los empresarios y luego se ha metido en un jardín a cuenta de la Semana Santa para justificar la oportunidad de las fechas escogidas.

Lo que no ha dicho y debiera porque los españoles, aunque lo tengamos como presidente, no somos tontos del todo, es que toma esa medida, tarde y mal, porque el confinamiento decretado no está dando los resultados apetecidos y hay que apretar para frenar los contagios e incluso y de pasada ha nombrado la "bicha", nada menos que el cierre de cualquier tipo de actividad si los contagios no son frenados. Así que no sé si estaré instalado en el reproche, pero me parece mal que no explique cuál es la situación real, para que los ciudadanos sepamos a qué atenernos.

Sobre Europa ha repetido hasta la náusea que ésta es una crisis que afecta a todos y para apoyar esa tesis, se ha remontado a la crisis del 2008, que ya son ganas de mentar la soga en casa del ahorcado y ha explicado que durante aquella crisis que afectó a todo el continente, hubo países que crecieron a pesar de ella y otros, supongo que pensaba en España, tuvieron experiencias muy duras con una crisis laboral muy importante y con ese planteamiento ha pretendido demostrar que aquella fue una crisis asimétrica, un sofisma que no se traga ni un niño de teta. 

Porque lo que fue asimétrico fue la respuesta de los distintos países a la crisis; los que habían hecho los deberes crecieron a pesar de ella y en España el gobierno de ZP que no había hecho otra cosa que negar hasta su existencia, quebró al país, se inventó aquel Plan España modelo de ineficacia y corrupción y al final nos colocó lo de los brotes verdes, que muy verdes no serían porque tuvo que disolver Cortes y convocar elecciones.

Lo mismo sucede con la crisis sanitaria, afecta a todos los países de Europa, pero no vayamos a comparar nuestro caso con lo que sucede en Dinamarca o Alemania, por poner un ejemplo. Precisamente por lo que han hecho muchos gobiernos europeos y por lo que no hemos hecho nosotros, es por lo que Europa se opone a la mutualización que desea Sánchez, que pretende que los europeos paguen a pachas los gastos de la crisis sanitaria y la económica. Ojalá Sánchez lo consiga, pero me temo que para poder gastar nos vamos a tener que endeudar y no tenemos demasiado margen. Así que para rematar, el gobierno  social-comunista nos puede regalar un rescate de la CE.

Lo de Europa es lógico, están muy molestos con los gobiernos de Italia y España por la falta de decisión para adoptar las medidas pertinentes para frenar la epidemia. Hay gente en Europa que no está dispuesta a rascarse el bolsillo para sacarnos de un lío morrocotudo que ellos entienden nos hemos buscado a pulso.

Y ya por terminar, lo del mercado. Inédito ha dicho, difícil digo yo. Ha querido justificar sus problemas para conseguir el material que necesitamos, afirmando que todos los gobiernos están comprando esos elementos, lo que hace muy difícil esa gestión. Y ha sido él, el que ha puesto fecha a esos esfuerzos, ha hablado del 14 de marzo. No hay nadie que no tenga la fe del carbonero en Pedro Sánchez que no se dé cuenta que mientras él permanecía silente, desde enero, muchos países europeos estaban adquiriendo, mascarillas, respiradores. EPI,s test, etc.

No todos los gobiernos europeos se han estado columpiando hasta el 14 de marzo para acopiar material sanitario. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo, corre por ahí una rueda de prensa en la que se produce un espectáculo que avergonzaría hasta los que llevan votando con la zurda toda la vida. 

El Comisario Principal de la PN afirmaba que hacía tres meses que se había encargado a la Subdirección Logística que acopiara guantes y mascarillas. Horrorizado, el Secretario de Estado de Comunicación le interrumpe y dice, perdone comisario pero he creído entenderle tres meses, serán tres semanas, el Comisario hace una rebajita y afirma que son dos meses. Así que en enero el gobierno ya sabía que no había suficientes guantes y mascarillas para frenar una epidemia que hoy niegan que conocieran.

Y si hablamos del escándalo de los 640.000 test rápidos que se encargaron a un "intermediario de confianza" al que el gobierno se niega a identificar, hoy han rematado el disparate. Han encargado al mismo laboratorio que les cascó los fake test, que les mande otro lote y se han quedado tan tranquilos y aseguró que el gobierno estaba poniendo "eficacia" en las compras.

¿Desleal, insolidario? Como dijo Quevedo: No he de callar, por más que silencio avises o amenaces miedo.  


NOTA: Éste escrito se publica también en el digital El Diestro. Aquí les dejo el enlace a ese medio, que merece la pena leer.


https://www.eldiestro.es/