miércoles, 25 de marzo de 2020

Dicen que esta crisis está sacando lo mejor de nosotros




Lo decía hace muy pocos días, cuando el ser humano percibe que corre un serio peligro, hay gente que prefiere que lo consuelen antes que conocer el riesgo real que les acecha. Por eso en las crisis triunfan los mensajes buenistas que los profesionales del engaño nos colocan como mensajes positivos. 

Una de las frases que, desde el poder, más se han repetido a lo largo del desarrollo de la epidemia que nos amenaza es la que titula el presente escrito: "Esta crisis está sacando lo mejor de nosotros" que dicho así no pasa de ser un lugar común que pretende satisfacer al conjunto de la ciudadanía que está esperando, como agua de mayo, algún mensaje positivo que les suba la moral. Pero por desgracia lo cierto es que esta crisis saca de nosotros lo mejor y también lo peor.

Así que mejor pensar que de todo hay en la viña del Señor, que puestos a buscar frases hechas, me parece que define mejor nuestra situación. Y recuerden que entre la gente que intenta sacar ventaja en las aguas revueltas con esos mensajes impostados, están los responsables de nuestra seguridad, de nuestra salud, que para tapar su escandalosa ineficacia, han intentado engañarnos y está claro que la crisis no está sacando lo mejor, sino lo peor que hay en ellos.

En ocasiones la estupidez humana, pone de relieve hasta dónde pueden llegar los fanáticos de uno u otro color. Ayer lunes los miembros de los CDR de Sabadell (Comités de la Defensa de la República) han demostrado que pertenecen por derecho propio a esas gentes a las que la crisis saca lo peor que hay en ellos y que además de ser unos miserables, son tontos de solemnidad y un peligro para la sociedad que dicen defender.

Resulta que la alcaldesa de Sabadell, la socialista Marta Farrés, pensaría que si París bien valió una misa, una buena desinfección de los hospitales, residencias de ancianos y otras instalaciones sitas en su ciudad, bien valdría la presencia de la Unidad Militar de Emergencias y solicitó a la Delegación del Gobierno en Cataluña, que equipos de esta Unidad se trasladaran a Sabadell para luchar contra la epidemia.

Los CDR, que son aquellos amigos de Torra a los que animaba el orate independentista a "apretar", se pusieron como panteras hidrófobas y convocaron una cacerolada contra la presencia del Ejército en sus calles, alegando que la presencia de la UME era innecesaria porque simplemente necesitan una buena sanidad pública. El hecho de que la Sanidad Pública en Cataluña esté entre mal y peor, no parece que les preocupe.

Llama la atención, que en un momento tan delicado para Cataluña y los catalanes, tengan presente que hace dos días en los que Cataluña tiene más casos nuevos que Madrid; los que dicen defenderlos, prefieren que no se lleve a cabo la desinfección con el riesgo que ello conlleva, antes de que  lo haga el ejército español.

No vayan a pensar que la actitud de estos tuercebotas tenga que ver con el inexistente éxito del gobierno de Torra en su lucha contra el Covid 19, porque lo cierto es que en Cataluña lo están pasando bastante mal y Sabadell se encuentra a cuarenta y un kilómetros de distancia en línea recta de Igualada, lugar en el que el coronavirus está haciendo auténticos estragos. Deberían recordar los del CDR sabadellense que este virus que hoy los está machacando, "nació" en Wuhan que se encuentra a 11.825 kilómetros de Sabadell y ahí lo tienen hoy en el Mercado Central o en la Torre del Agua de esa ciudad, porque por desgracia la distancia no da seguridad.

Los CDR ponen alegremente en peligro la vida de sus vecinos, que valoran en muy poco, con tal de evitar que el ejército español lleve a cabo una actuación positiva; me parece una canallada propia de infames a los que la epidemia saca a la luz lo peor que tienen en su interior. 

Por ello les ruego que cuando les digan una vez más desde el poder, que esta crisis está sacando lo mejor de nosotros, no lo acepten, porque no es cierto, es una media verdad que como todos sabemos es la más deleznable forma de mentir.

Protéjanse del virus amigos míos,  pero protéjanse también de la mentira.

NOTA: Éste escrito se publica también en el digital El Diestro. Aquí les dejo el enlace a ese medio, que merece la pena leer.






https://www.eldiestro.es/




No hay comentarios:

Publicar un comentario