viernes, 27 de marzo de 2020

La incapacidad de Pedro Sánchez, nos pone en peligro a todos

Da gusto verlos tranquilos y relajados a pesar de los más de 4.500 fallecidos

Hoy toca repasar las últimas noticias referentes a los test rápidos que adquirió el gobierno en China, que después de tres semanas de dimes y diretes, por fin anunció que se habían gastado en China, 432 millones de euros en material sanitario, entre los que se contaban de manera muy especial los test rápidos que no teníamos y que deberían haber estado a disposición de la Sanidad española a primeros de febrero.

Por fin habían llegado las pruebas que nos permitirían combatir el virus, controlando a la mayor cantidad posible de ciudadanos. Porque ahí está la solución a la epidemia, si otros países han conseguido doblegar la infección es porque en cuanto se supo que lo de China no era una tontería, hicieron la prueba a todo el mundo y sabiendo quiénes estaban infectados pudieron medicarlos cuando la enfermedad no había acabado con sus defensas.



En cambio aquí sólo se les hacen test a los ingresados en los hospitales, que como pueden comprender ustedes, salvo si son socialistas o podemitas, cuando se les hacía el análisis su estado era ya muy grave y de ahí la cantidad de muertos que tenemos, que ya superan a los que ha sufrido China. 

Ese es el secreto, detección temprana y medicar de inmediato a los infectados, ya ven ustedes que sencillo de entender. Pero aquí hemos tropezado con un gobierno sectario e incapaz que no se dio por aludido y que cuando se han querido dar cuenta, ya era tarde y además no tenían ni idea de qué hacer. 

Han tardado tres semanas en conseguir hacer una compra, que ayer anunciaba a bombo y platillo Salvador Illa que afirmaba que gracias a las gestiones conjuntas de no sé yo cuantos ministerios y los expertos correspondientes, habían logrado cerrar la compra. 

¡Qué poco dura la alegría en la casa del pobre!, hoy podíamos leer en El País el siguiente titular "Los test rápidos de coronavirus comprados en China no funcionan bien" y subtitulaba " Los laboratorios de microbiología comunican que las pruebas que adquirió el Gobierno tienen una sensibilidad del 30% cuando deberían superar el 80%" y en el cuerpo de la noticia informaba que uno de los microbiólogos que había analizado el test chino aseguraba: “Con ese valor no tiene sentido usar estas pruebas”.

Está claro que la incapacidad del gobierno de Pedro Sánchez todavía no ha alcanzado el pico y sigue subiendo a una velocidad increíble. Ha salido a dar la cara el de siempre, Fernando Simón, ese experto que nos dijo que lo del coronavirus iban a ser un par de casos diagnosticados como máximo y ha explicado que los test que hemos pagado a tocateja y que no sirven, son sólo 9.000, pero con la credibilidad que tiene Simón, puede ser que sean 9.000, 90.000 o vaya usted a saber.

Decía Illa que gracias al acuerdo entre su gobierno y China... y yo ya advertía hace unos días, que cuidado que aunque de las palabras del ministro se pudiera deducir que era un acuerdo entre gobiernos, eso no era cierto y ahí está el ABC, que nos informaba que la Embajada de la República Popular de China, había hecho público un comunicado a través de su cuenta oficial de Twitter que advertía que el gobierno había adquirido esos test rápidos que no funcionan, a una empresa que no cuenta con licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China y por si pudiera quedar alguna duda, añadía que el gobierno español hizo caso omiso de una "lista de proveedores clasificados" entre los que no se encontraba el laboratorio al que hicieron la compra.

Rabia, vergüenza y miedo, precisamente por ese orden fue lo que sentí cuando leí la noticia de ABC. Tienen una lista oficial de proveedores proporcionada por las autoridades chinas y los expertos  la ignoran y se van a comprar los test de la señorita Pepis, que debían estar de oferta. Da lo mismo que sean sólo, como decía el inefable Simón, 9.000 o 900.000; no vaya a ser que lo de hoy sea el comienzo de lo que pueda terminar en un escándalo monumental, si a la hora de la verdad, resulta que nos hemos gastado 432 millones de euros comprando material sanitario a un primo de un amigo , de un conocido de Ferraz.

Estas cosas no pueden suceder, porque cuando uno va a comprar cosas tan importantes, antes de soltar la pasta se debe llevar a cabo una auditoría del producto, así que extraña que ningún experto o algún científico de esos que crecen como los hongos al amparo de este gobierno, llevara a cabo una comprobación de la "sensibilidad" de los test. 

Que estamos hablando de la herramienta que va a permitir, con un retraso inaceptable, atacar a la epidemia. Si queremos salvar vidas sólo sirve el diagnóstico en los primeros estadios de la infección al objeto de controlar a los infectados y medicarlos inmediatamente. Así se ha hecho en Singapur, Taiwán o Corea y han solucionado el asunto y aquí nos tiene el gobierno viendo como todavía discuten si son galgos o podencos, asistiendo impotentes al crecimiento del número "oficial" de infectados y lo que es peor el número de fallecidos.

Porque supongo que habrán ustedes escuchado la excusa de este Gobierno, que para eso de las excusas sí se apañan la mar de bien, que sostiene que nadie podía saber lo que iba a pasar y ya ven ustedes como desde enero en esos países que he nombrado - y si los asiáticos no les gustan, añadan Dinamarca y Alemania - sí sabían lo que pasaba y lo que iba a pasar y si nuestro gobierno no lo supo es porque no estudiaron lo que sucedía en otros países y no se informaron de las medidas que se tomaban. 

Y ahora prepárense ustedes para otro cúmulo de falsedades, manipulaciones, excusas y jeremiadas cuando toque hablar de la medicación. Los países que han controlado de manera eficaz al coronavirus lo han hecho a través de testar a prácticamente toda su población, para detectar a los infectados y medicarlos inmediatamente. Parece que la hidroxicloroquina está resultando eficaz contra el Covid 19, mezclada con la azitromicina. Los resultados no están consolidados, pero lo que está claro es que muchos países ya han realizado compras masivas del medicamento y los nuestros han empezado hace unos días a intentar hacer acopio de esa medicación. Ojalá tengan suerte porque conociendo su incapacidad, les va a hacer falta.

Decía ayer Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, que no ha habido "ni un solo día, ni una sola hora, ni un solo momento en el que este Gobierno y todas las administraciones autonómicas y locales hayan dejado de actuar". Viendo los resultados obtenidos quizás sería bueno que alguien cercano a su persona le rogara que bajara la supuesta intensidad laboral de este gobierno.

Añadía muy digno que no va a perder un minuto en las críticas y que una vez pase la pandemia: “Me defenderé”. Pues vale, es muy dueño.

Pero a nosotros, mientras tanto ¿Quién nos va a defender?



NOTA: Éste escrito se publica también en el diario digital El Diestro. Aquí les dejo el enlace a ese medio, que merece la pena leer.






https://www.eldiestro.es/







No hay comentarios:

Publicar un comentario