viernes, 13 de marzo de 2020

Pedro Sánchez vuelve y no convence

Ésta es la cooperación entre Gobierno y Comunidades Autónomas que nos vende Pedro Sánchez



Hoy me he obligado a ver la estomagante rueda de Prensa de Pedro Sánchez, porque aunque algunos lo pongan en duda, un servidor, modestamente procura informarse antes de ponerse a escribir. Sobre la intervención tengo que decir que me ha parecido que había demasiado arroz para tan poco pollo, sobraba mucho postureo dialéctico, la utilización de eslóganes prefabricados - ha vuelto con lo de haremos lo que haga falta, cuando haga falta y donde haga falta - que por lo visto sus asesores áulicos le deben haber dicho que causó una gran impresión y sobre todo ha evitado responder a las preguntas incómodas o las que no le daban a su juicio facilidades para su lucimiento.

Pero para agravar la sensación de que la rueda de prensa era una tomadura de pelo, significar que el presidente prácticamente ha repetido, con ese tono melifluo que emplea cuando las cosas le van mal, lo que dijo hace dos días. Supongo que el inefable narciso socialista ha decidido que para tapar su vergonzoso silencio durante tantos días, lo mejor será hacer muchas comparecencias aunque no tenga nada nuevo que decir, pero francamente la categoría del mensaje me ha hecho pensar en aquel lugar común que reza "para este viaje no hacen falta alforjas"

Nos consta que es un mentiroso compulsivo, de los del sindicato que no le dicen la verdad ni al médico y aunque no sorprenda ya a casi nadie su descarada mendacidad, me ha sorprendido muy desagradablemente el hecho de que ni siquiera la gravedad del asunto del que se trataba le aconsejara hablar claro y dejarse de argumentos retóricos, grandes dosis de demagogia, manipulación semántica a tutiplén y un buen número de medias verdades, que han conformado un discurso que me parece no puede convencer más que a sus más fieles parroquianos.

Volvió a repetir ese mantra que se ha inventado Ferraz, para que el gobierno rechace la responsabilidad que tiene en el desarrollo de la lucha contra la pandemia y volvió a decir, como dicen todos los socialistas y sus votantes, que el gobierno se ha limitado a seguir lo que han decidido los expertos. Creo llegado el momento en que alguien le pregunte quién coño son esos expertos, al menos yo siento curiosidad por saber quiénes son esos genios que nos guían en la guerra contra el Covid-19.

Y si es cierto que el gobierno ha abdicado de sus responsabilidades para limitarse a hacer seguidismo de unos expertos a los que nadie conoce, sería bueno que algún ser caritativo le informara que se está equivocando, porque de ser cierto que esos etéreos individuos son los que dirigen realmente el país ante la crisis, si todavía le queda un ápice de responsabilidad y vergüenza torera, debiera cesarlos de inmediato, porque la realidad que es muy tozuda nos dice que esos tipos están fallando más que una escopeta de feria y el que quiera discutir esta afirmación, que se dé un paseo por las estadísticas de infectados y muertos.

Seguramente sus votantes sostendrán que nos enfrentamos a un asunto dificilísimo y tendrán razón, pero los problemas, por graves que sean, se pueden intentar afrontar bien, regular, mal, muy mal o como lo están haciendo Pedro Sánchez y su mariachi de expertos, es decir, horrorosamente mal. Así que, cuando haya que responder a lo que nos vaya a suceder, no le va a valer lo de, mire usted es que yo le hice caso a los expertos, porque éstos a estas alturas ya han demostrado que de expertos tienen bien poco. Y debiera tener muy presente que la responsabilidad es suya y de nadie más, porque para eso es el Presidente del Gobierno.

Ha afirmado que su gobierno y los de las CCAA trabajan en una perfecta sincronía, con un maravilloso grado de colaboración y ha dado las gracias y felicitado a los responsables autonómicos por el ejemplo que están dando y lo ha dicho como si fuera verdad, porque hay que reconocer que el tipo miente de lujo y para los que dicen que me invento las cosas ahí está la portada de El Mundo que nos cuenta lo sucedido entre el gobierno de la Comunidad de Madrid y ese ejemplo de cooperación que según Sánchez practica el gobierno social-comunista. 

El día 28 de febrero la Comunidad de Madrid pretendía tomar medidas para impulsar el teletrabajo y preparar a los hospitales de esa comunidad para lo que se les venía encima y el gobierno de Pedro Sánchez se negó, así que colaboración cero y demostración que esos "expertos" de los que presume el gobierno ven menos que un gato de escayola.

Y ya para qué les cuento cuando nos ha pedido a los ciudadanos disciplina social y nos ha explicado que todos (menos él, que como es muy serio y responsable, está a lo que le digan los expertos) tenemos responsabilidades en la lucha contra el virus y nos ha explicado sin ponerse colorado que cada vez que nos lavamos las manos o evitamos un desplazamiento estamos contribuyendo positivamente a derrotar a la pandemia. 

Lo confieso, me ha dejado y perdonen la expresión, ojiplático, porque el menda que se estaba tirando el rollete de tocarnos la moral a los ciudadanos, es el responsable de que la manifestación del 8M tuviera lugar, pese a que el gobierno sabía por la Comunidad de Madrid que los positivos estaban creciendo exponencialmente y a pesar de conocer el riesgo, los responsables -que debe haberlos-  ignoraron el peligro que suponía reunir a más de 100.000 personas y los expertos se llamaron andana y nos contaron aquello de que como era una manifestación de españoles no iba a pasar nada, que otra cosa sería si la manifestación fuera de gentes que vinieran de zonas de riesgo, como si la comunidad de Madrid no fuera, por desgracia, una de ellas. Y dentro de pocos días con estos ojitos que se va a comer la tierra todos veremos el funesto resultado de la manifestación.

De las medidas económicas que dice van a tomar para paliar el efecto de la pandemia, qué decir, me han parecido numerosas pero no creo que vayan a remediar demasiado el problema, porque una cosa es lo que se dice, otra muy distinta cómo y cuando se lleva a la práctica y con qué urgencia se conceden esas ayudas y si les digo lo que pienso, no tienen ni de lejos el dinero necesario para intervenir y por tanto esa intervención no creo que sea capaz de modificar la realidad económica, que pinta muy mal, para qué nos vamos a engañar.

Pero ya que hablaba de pasta, aprovechó el momento para pedir que por caridad le aprueben el presupuesto, así que en días próximos me imagino que citará a Pablo Casado, después que desde las redes sociales, los medios de comunicación y las declaraciones de socialistas y podemitas se le bombardee a modo,  para que el del PP abrumado por la presión mediática, saque del baúl de los recuerdos el sentido de Estado del partido y le facilite la aprobación de los presupuestos, eso sí gratis et amore. 

Que hasta en eso va a tener suerte el mozo, porque por mal que les siente a los socialistas, va a conseguir aprobar un presupuesto cuestión que tenía por imposible con los del PNV y ERC que hace unos días ya habían sacado las navajas cabriteras a relucir. Este presupuesto se lo van a deber los socialistas toda la puñetera vida al coronavirus.

Coda: Me van a permitir que desde aquí le desee a Dª Irene Montero, que ha dado positivo en coronavirus, que se reponga lo más rápidamente posible y que esto no sea nada. Y cuando esté totalmente recuperada, que se acerque un momentito al ministerio y dimita, que lo de la manifestación del 8M fue una imprudencia temeraria y alguien la tiene que pagar.


NOTA: Éste escrito se publica también en el digital El Diestro. Aquí les dejo el enlace a ese medio, que merece la pena leer.


https://www.eldiestro.es/






No hay comentarios:

Publicar un comentario