jueves, 2 de abril de 2020

Llegan los test y no hay laboratorios

104.118 contagiados, 9.387 fallecidos y 22.647 recuperados

Estamos viviendo una situación espantosa, tal parece que nos haya mirado un tuerto, que diría un castizo. Estamos sufriendo una epidemia peligrosísima que ha provocado más de 9.000 muertos, añadan a la escalofriante cifra el colapso hospitalario en muchos lugares y el contagio de más de 10.000 trabajadores sanitarios que tuvieron que hacer frente al virus sin la debida protección. 

Los ciudadanos permanecemos confinados en nuestros domicilios, abrumados por la crisis sanitaria y muy preocupados por la crisis económica y laboral que se nos viene encima. Por otra parte, sufrimos al gobierno de Pedro Sánchez que no ha sabido dar con la tecla ni en el aspecto sanitario, ahí están las cifras de contagiados y muertos, ni en la respuesta a la crisis económica que va a originar la epidemia y el cierre masivo de nuestros elementos productivos. 

Me refiero a ese plan de choque que anunció Pedro Sánchez a bombo y platillo que se suponía iba a paliar los efectos negativos que iba a producir la epidemia en nuestra economía y en el empleo. Salvo los sectarios, creo que estaremos de acuerdo que lo que el gobierno ha impuesto, es un disparate monumental, que nos lleva a la quiebra de nuestro sistema económico y consecuentemente al crecimiento exponencial del paro.

Dicen estos orates, que han aprendido la lección de la crisis del 2008 en la que el Estado fue el que se endeudó y para recuperarse sacrificó a los trabajadores y por lo tanto han decidido que en ésta sean los empresarios, las PYMES y los autónomos los que paguen la factura. El hecho incontrovertible de que esta decisión va a llevar a la ruina a la gran mayoría del tejido productivo no parece preocuparlos. 

Siguen sin entender que los que producen riqueza y empleo son los empresarios y como son unos genios han decidido hacer justamente lo contrario de lo que aconseja la CE y lo que están haciendo los países de nuestro entorno.

Pero como a perro flaco todo son pulgas, resulta que nos enfrentamos a esta crisis  gobernados por una pandilla  de incapaces a los que sólo les preocupa salvar su imagen. El esfuerzo del gobierno está volcado en intentar evitar el desgaste político de Pedro Sánchez y sus cuates. Hay que cerrar bocas y minimizar críticas al precio que haga falta y si de precio hablamos, si hay que gastarse 15.000.000 de euros en subvencionar a las emisoras de televisión que les apoyan, pues se gastan, que para eso sí tienen dinero. 

Lo que haga falta con tal de que en las pantallas de nuestros domicilios no se vean imágenes de muertos, pasillos atestados de moribundos, ancianos enfermos dejados a la mano de Dios o ciudadanos llorando la pérdida de sus seres queridos.

Resulta obsceno que el gobierno esté trabajando para enmascarar el número de muertos por el coronavirus. Lo ha hecho a través de un escrito de los ministerios de Sanidad y Justicia, en el que ordena anular las autopsias, indicando que la muerte por coronavirus sin test hay que anotarlas como "no confirmadas". Estos social-comunistas son como el zorro, que pierde el pelo pero no pierde las mañas. Durante la Guerra Civil, a los cadáveres que aparecían muertos de un tiro en la nuca, se les certificaba como causa de la muerte: Parada cardio respiratoria, hoy obligan a inscribirlos en el Registro Civil como fallecidos por causa "No confirmada"

Lo que haga falta, no para disminuir el número de muertos y contagiados, sino para manipular las estadísticas con la finalidad de salvar la cara. Y claro si tenemos un gobierno al que le preocupan más las estadísticas, que la salud de los españoles, todo queda muy claro. La miseria moral más absoluta preside este gobierno incapaz y mentiroso que se refugia en la manipulación de las cifras para evitar hacer frente a su responsabilidad.

Decía que a perro flaco todos son pulgas, ahora que han llegado los test,  el gobierno ha impartido la orden de que no se hagan demasiados, porque las muestras se estropean porque no tenemos capacidad para realizar todos esos análisis, los laboratorios se colapsan.

Increíble, no tenían test porque decían que el mercado estaba muy difícil, luego les metieron el tocomocho de los 640.000 test faltos de sensibilidad y todo lo  demás y mientras esto sucedía no hubo nadie a quien se le ocurriera pensar que en cuanto llegaran los test y se produjeran las tomas masivas de muestras, los laboratorios  colapsarían. 

Por lo visto nadie  tuvo la capacidad de prever el problema y adoptar las medidas pertinentes; seguramente estarían muy ocupados buscando la manera de amordazar a la prensa, engañar a la opinión pública y manipular el Registro Civil, al objeto de ocultar a los fallecidos por el coronavirus. 


Decía Voltaire que "Los males llegan volando y se alejan renqueando." En este caso no estoy demasiado de acuerdo con la literalidad de la frase. Debo reconocer que don François Marie no ha sido nunca santo de mi devoción pero no es por eso por lo que muestro mi desacuerdo. Lo hago porque nuestro mal no nos llegó volando, desde enero el gobierno sabía perfectamente lo que había y no hizo nada y conociendo la ineficacia del este gobierno  social-comunista 
gobierno, nuestros males no se alejarán renqueando, lo harán en todo caso reptando.

Al gobierno no le importan nuestros muertos, lo primordial para ellos es maquillar las muertes para evadir responsabilidades. Son unos auténticos canallas.


Qué Dios nos ampare.

PD: Los medios están recogiendo esta mañana que los famosos test rápidos que han llegado, tampoco alcanzan el 70% de sensibilidad. Es decir que esta segunda compra parece que también ha fracasado. 
Sin comentarios.

 






No hay comentarios:

Publicar un comentario