viernes, 8 de mayo de 2020

El rescate que viene o quizás no

Los temidos hombres de negro de la UE

Llevamos un par de semanas escuchando rumores sobre la posibilidad de que España solicite un rescate a la UE obligada por la incapacidad del gobierno social comunista para sacarnos de la crisis económica que se nos viene encima. Primero fue en Italia, lugar en el que su primer ministro anunció que España iba a pedir un rescate a la Unión Europea; esta semana, aquellos que lean prensa alemana, habrán visto como en el entorno de Merkel se opina que Pedro Sánchez está tardando en pedir el rescate, aunque lo dan por hecho. Aquí Pablo Casado le preguntó reiteradas veces al presidente si era verdad lo que afirmaba el primer ministro de Italia, sin que el narciso socialista confirmara o desmintiera la noticia.

Me parece que fue ayer que la ministra Nadia Calviño evitó negar esa posibilidad, cuando hacía pocas fechas había desmentido que el gobierno estuviera pensando en solicitar la ayuda de la Comunidad Europea. Muchos pensamos que ante la incapacidad de Sánchez lo mejor para todos es, al mal paso darle prisa, solicitar cuanto antes la intervención de Europa en nuestras cuentas y que sean los temidos hombres de negro los que pongan orden en nuestras finanzas. En estos momentos nuestra economía está muy grave pero todavía mantiene las constantes vitales y por lo tanto los recortes serán más aceptables que los que nos tocarían si pedimos el rescate cuando nuestra economía esté en coma.

Parece que los social comunistas están dispuestos a aferrarse al poder el mayor tiempo posible, lo que sin duda nos perjudica, porque repito cuanto más tarde tomen la decisión, peor será nuestra situación económica, mayor el déficit y más importante la deuda y por tanto los recortes van a ser muchísimo más duros que si la decisión se tomara ahora. Se me ponen los pelos de punta pensando en un rescate como el que sufrieron en su momento los griegos en el que los recortes en pensiones, educación, sanidad y salarios rondaron el 40%. Nuestra situación parece calcada de la griega, un gobierno radical de izquierdas aferrándose al poder y liquidando todas las posibilidades de recuperación, hasta que la realidad les obligó a solicitar que Europa interviniera sus cuentas y organizara el plan de recuperación de su economía.

Claro que este gobierno tiene un motivo extra para alargar al máximo la petición que ellos entienden insoslayable, no creo que sea un secreto que en Europa no se fían ni un pelo de Pedro Sánchez, por lo tanto no le van a dar muchas facilidades; pero lo que tienen meridianamente claro es que no van a poner un céntimo para ayudar a un gobierno en el que estén representados los de Unidas Podemos. Esto es así, siempre he pensado que sería Europa la que obligaría a disolver a este gobierno al exigir unas medidas de todo punto inaceptables para los podemitas.

Pero de golpe, a raíz de un comentario de un amigo, me acordé de Zapatero, otro socialista que nos llevó a la ruina, recuerden que con él presidiendo el gobierno, España quebró como nación y vino, ustedes lo recordarán, aquella reforma exprés de la Constitución que la UE le impuso como condición previa para que el Banco Central Europeo empezara a comprar deuda española. Y recordé como ZP y sus muchachos alargaron la agonía hasta el límite y cuando consideraron que ya habían llevado a España hasta el borde del precipicio, disolvió Cortes y convocó elecciones.

La idea de la agitación y propaganda socialista era muy sencilla, sabían que iban a perder las elecciones y maduraron la ruina de nuestra economía hasta que pensaron que el rescate europeo era inevitable, con la finalidad de tener una idea fuerza para atacar al Partido Popular y ahí nació lo de  "Nosotros lo habremos hecho mal pero a Rajoy lo han tenido que rescatar”. La jugada les salió mal porque el Partido Popular fue capaz de enderezar el rumbo y tras acometer unos dolorosísimos recortes puso poco a poco en marcha la economía y el empleo en España.

No es un invento mío, los que tengan edad recordarán cómo reclamaba el PSOE y sus terminales mediáticas que Rajoy, recién nombrado Presidente del Gobierno, pidiera urgentemente el rescate. Una y otra vez clamaban por la intervención de nuestras cuentas por parte de la UE, acusaron al gobierno popular de imprudente, pero les salió mal la jugada y el pueblo español con Rajoy a la cabeza asumió el sacrificio y recuperó las finanzas públicas del Estado.

Creo que estamos en la misma situación, Pedro Sánchez ya se ha rendido, ha explorado la actitud de la CE y se ha encontrado con esas exigencias que les he contado, unas exigencias que no pueden aceptar los bolivarianos. Y ahora está jugando a lo que jugó ZP, va a alargar la agonía para que se haga cierto lo que hace un par de días anunciaban o será con el PSOE o será el caos. Convocarán elecciones a finales de 2.021, las perderán como está mandado y el que venga detrás que arree, así de horroroso y así de simple, el interés partidista por delante de cualquier otra cuestión.

Intentarán otra vez que el gobierno que salga de las urnas sea el "intervenido" y defenderán su incapacidad explicando una vez más lo de la simetría de la crisis económica, otra falacia porque al igual que la sanitaria, es cierto que el coronavirus ha afectado a todos los países, pero en España tenemos el mayor número de víctimas y de sanitarios infectados, en eso somos el número uno del mundo, pues igual pasará con la crisis económica, la sufrirán todos los países pero nosotros la sufriremos más que nadie y eso se llama asimetría aquí y en Cafarnaúm, pero nos explicarán que a cuenta de la insolidaridad europea ellos no pudieron hacer otra cosa, pero evitaron con todas sus fuerzas el rescate europeo.

Pero quizás estemos a tiempo para evitar la intervención europea, lo hicimos en el 2.008 y salió bien, acaso sea llegado el momento en el que quiénes de verdad pueden hablar con Sánchez mirándolo a los ojos  y doblegar su voluntad, hagan que éste disuelva su gobierno y se cree uno de concentración nacional, sin que Pedro Sánchez figure en él, porque no parece muy lógico poner a la cabeza de la solución al padre del problema y que este gobierno prepare las elecciones mientras negocia con Europa unas generosas ayudas que nos sacarían del abismo con unas condiciones duras, pero que nada tendrían que ver con las de un rescate.

Comprendo que les cueste trabajo creer que un gobierno lleve deliberadamente al límite la situación económica con el fin de obligar al gobierno entrante a solicitar una intervención, no es un invento mío ahí está ZP que hizo exactamente lo que he descrito. El PSOE está dispuesto a sacrificar a todos con tal de sacar ventaja partidista. Lo hizo una vez y ya se sabe que quien hace un cesto, hace ciento, esperemos que esta vez no suceda.

La esperanza es lo último que se pierde, lamentablemente eso lo que nos queda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario