jueves, 21 de mayo de 2020

ERC amenaza con romper el “espíritu de la legislatura”


Si por casualidad prefieren ustedes escuchar el texto del post de hoy en lugar de leerlo, lo pueden hacer en el enlace que pongo a su disposición. Ya me dirán lo que les parece y les ruego que perdonen los errores.

Ayer en el Congreso de los Diputados Pedro Sánchez logró sacar adelante una prórroga de quince días para el Estado de Alarma y se encontró de frente con sus socios de investidura que además de votar no a su propuesta, le pusieron las peras al cuarto y le dejaron claro que no iban a permitir que el pacto con Cs le salga gratis. 

Pedro Sánchez sufrió hasta el final, pero logró sacar adelante su propuesta con 177 votos afirmativos y 168 votos en contra, unas cifras que, comparadas con los 321 votos a favor que consiguió en la primera votación para aprobar el Estado de Alarma, demuestran bien a las claras el desgaste que sufre el gobierno y la incapacidad personal de Sánchez para mantener los apoyos que le han sostenido desde la moción de censura.

Poco a poco sus supuestos socios le han ido sacando todas las concesiones que el gobierno social comunista les podía conceder y ahora cuando ERC le planteó sus exigencias para apoyarle en esta prórroga, entre las que destacaban el cese del mando único y la fecha para la mesa de diálogo, Pedro Sánchez tuvo que apoyarse en Ciudadanos, lo que ha producido una reacción verbal muy dura, destacando las de Bildu, Compromís y la de ERC.

A los de ERC les ha sabido a cuerno quemado la aplicación de esa geometría variable de la que ha hecho siempre gala el narciso socialista, que como hallazgo semántico no está nada mal, pero que en realidad  define con un nombre bonito, la inmensa capacidad que tiene Sánchez para el engaño y la falsedad. 

A Rufián y compañía mientras esa variabilidad les beneficiaba alababan la “capacidad de diálogo” de Pedro Sánchez, cuando realmente lo que se calificaba como diálogo no era otra cosa que la ruptura de las promesas electorales del PSOE. Ahora ya no aprecian tanto esa geometría variable que ha utilizado profusamente el Presidente que en cuanto se encontró incómodo con las exigencias de los republicanos, le hizo ojitos a Arrimadas, que estaba muy harta de que nadie se diera cuenta de su existencia y tenía que demostrar que todavía Ciudadanos no había desaparecido de la escena política y consecuentemente, a la naranjita le faltó tiempo para ceder ruborosa a los avances del galán socialista.

No le ha ido mal, porque Tezanos le ha apañado en la encuesta del CIS una subida espectacular en la intención de voto y con eso y la advertencia de Edmundo Bal, portavoz de Cs que ha avisado a Sánchez de que "No se equivoque, no tiene un nuevo socio. Sus socios son estos que le dejan ahora en la estacada”, Arrimadas se da por satisfecha. Por si no había quedado clara la intención de los naranjitos de no arrimarse mucho a un presidente que huele a fracaso de lejos, Bal añadía “A usted le votamos que no, votamos que sí a los españoles”, que eso de recurrir a España y a los españoles es cosa de mucho lucimiento y siempre queda bien.

Rufián se lo ha dejado claro, de continuar buscando apoyos fuera de las organizaciones políticas que apoyaron su investidura, iba a terminar con “el espíritu de la legislatura”, que hay que tener imaginación y desparpajo para llamar así a lo que ha sido una sucia almoneda en la que Sánchez ha repartido al mejor postor las vestiduras de la nación y de los españoles.

La portavoz de Bildu le ha hecho los coros o quizás la segunda voz al de ERC y con ese tono un tanto siniestro y admonitorio que utiliza siempre su organización política en la cámara le ha advertido que "Si apuesta por la derecha perderá apoyos y tendrá un camino muy corto. Si quiere contar con la izquierda podemos avanzar, pero si apuesta por la derecha no nos encontrará ni a nosotros ni a la mayoría de la investidura. Elija bien".

Y para terminar con el capítulo de advertencias - ya saben eso de las películas de mafiosos ¿me está usted amenazando? no, le estoy advirtiendo - saltó a la arena parlamentaria Baldoví que se mostró dolido por el abandono de Sánchez, al que echó en cara que hubiera preferido pactar con aquellos que le habían negado el pan y la sal y que para más INRI pactaban con la ultraderecha y le advirtió de los riesgos a los que se enfrentaba de continuar en esa actitud.

En el mismo tenor estuvo el portavoz del BNG que para que nadie se llamara a engaño advirtió que "Se equivocan de buscar apoyos (sic) a su derecha en vez de a su izquierda y en el soberanismo", supongo que el gallego pensaba que nadie había hablado suficientemente claro y quiso que nadie se olvidara de que hasta la fecha las negociaciones con muchos de los socios de investidura de Sánchez de lo que han tratado ha sido de favorecer las posturas independentistas.

Pero a esas alturas,  Sánchez ya estaba tranquilo, el PNV en un tono entre la condescendencia y el hartazgo le había dado el sí de los nacionalistas vascos y su portavoz ni se molestó  en subir a la tribuna, lo que dijo lo hizo desde su escaño, que para el viaje que anunciaba no necesitaba más alforjas.

Un mal día para España y los españoles, Pedro Sánchez tenía muy claro que debía sacar adelante la prórroga al precio que hiciera falta y como los de ERC se le pusieron flamencos se arrimó a Ciudadanos, pero también sabe que en la sesión de ayer ha quemado probablemente el último cartucho con el voto favorable de los naranjitos, no creo que reciba más capotazos de Cs. 

También lo sabían los plañideros de la sesión de ayer, lo único que estaban haciendo con su discurso era recordarle al narciso socialista que el capricho de esta ¿última? prórroga le iba a salir muy caro y le advertían que fuera preparando las bolsas con las treinta monedas de plata que le iban a exigir más pronto que tarde.

Supongo que Sánchez estará tranquilo, ha sacado adelante la prórroga y lo que haya que pagar, lo pagará con lo que quede de la dignidad de la Nación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario