lunes, 11 de mayo de 2020

Piden que aplaudamos a Fernando Simón



Me van a perdonar pero estoy haciendo un experimento. Si por casualidad prefieren ustedes escuchar el texto del post de hoy en lugar de leerlo, les voy a colocar un enlace que les va a permitir hacerlo. Ya me dirán lo que les parece y les ruego que perdonen los errores.

En esta España de nuestros pecados el esfuerzo que lleva haciendo la sección de agitación y propaganda del PSOE, más el encarnizamiento de los zurdos ante las críticas a la nefasta acción de este gobierno social comunista que no ha sido capaz de protegernos de la epidemia y a consecuencia de su ineptitud nos lleva directos a una hecatombe económica, financiera y laboral, está partiendo en dos a la ciudadanía.

El Gobierno sabe que ha perdido la batalla de la comunicación en lo que hace referencia a la epidemia, los infectados, los muertos y el confinamiento. Ante una situación a la que no están acostumbrados, han comenzado una serie de campañas en las que además de culpar, como tienen por costumbre, a la derecha de todo lo malo que ha sucedido en esta tierra desde Don Rodrigo y me refiero al rey godo, no al de Díaz de Vivar, pretenden reforzar su posición con una serie de acciones sorprendentes.

Desde hace mucho tiempo el PSOE y los de Podemos trabajan muy duramente para que Maniqueo impere en este país. Nos han dividido entre izquierdas y ultraderecha, buenos y malos, leales y desleales, zurdos y fachas, veraces y creadores de bulos, progresistas y conservadores y esa división nace del convencimiento que tiene la izquierda de que disfruta de una superioridad moral que hace que sus partidarios estén convencidos que la zurda no puede hacer nada mal ¿Por qué? simplemente porque es la izquierda, debe quedar muy claro que todas esas divisiones tienen un denominador común, nacen de una distinción ideológica, falsa pero ideológica.

Puedo comprender que entre los zurdos abunden los individuos que serían incapaces de hacer un ocho con una escopeta de dos cañones y por lo tanto no tienen demasiada capacidad para el análisis y la reflexión. Esa gente está dispuesta a creer que el sol sale por el oeste, si quién afirma esa barbaridad es Pedro Sánchez, no tienen problema alguno para comulgar con las ruedas de molino más voluminosas. Si el de Ferraz afirma que somos el país que mejor ha combatido la epidemia, eso es así y todo aquel que disienta lo hace simplemente porque es un facha.

Pero hemos llegado a un límite difícil de soportar, lo digo porque un grupo de catedráticos valencianos ha decidido ponerse el mundo por montera y han puesto en marcha una campaña para que los ciudadanos que a las 19.00 horas aplauden la labor de los sanitarios, cambien esos aplausos o al menos los terminen con una ovación dedicada a Fernando Simón, portavoz de este desastroso gobierno que comenta a diario lo del coronavirus.

Los catedráticos valencianos opinan que la derecha de este país no reconoce los méritos de Simón y no contentos con ello, le han insultado, difamado y denigrado. Esto lo sostienen en un manifiesto que piden suscriban los ciudadanos, para salvar al "soldado Simón" de las garras de la derecha. Como pueden ustedes ver lo de los catedráticos, así tiene que estar la Universidad, es para que se lo hicieran mirar, porque que hayan decidido que sólo están en desacuerdo con el trabajo del epidemiólogo de marras, los que son de derechas, es un disparate como la copa de un pino, producto de mentes maniqueas que poco tienen que ver con la amplitud de miras que se les supone a gentes de su categoría intelectual.

No es este un problema ideológico, creo que nadie podrá discutir que tanto en la derecha como en la izquierda los ciudadanos con dos dedos de frente, dejando de lado a quién voten, opinan que el desdichado Simón ha fallado más que una escopeta de feria en su trabajo y que ha llevado a cabo una labor deleznable.

Creo que los catedráticos del manifiesto acaban de demostrar que uno puede saber más que nadie sobre física cuántica y su aplicación a la energía nuclear, por poner un ejemplo y para el resto del humano conocimiento, ser un perfecto imbécil. Porque una cosa es que lo de Fernando Simón lo opinen con la fe del carbonero los votantes zurdos y otra muy distinta que lo hagan unos catedráticos a los que se les supone una sólida formación intelectual.

Están bastante faltos de sensibilidad e ingenio, deben tener la misma sensibilidad que la epidermis de un hipopótamo. No se le ocurre ni al que asó la manteca, mezclar los aplausos a los sanitarios que tuvieron que hacer su trabajo sin la debida protección y por eso tienen por ahora cerca de 50.000 infectados, con la defensa del tipo que dijo que lo del coronavirus iba a ser un par de casos diagnosticados a todo tirar o autor glorioso del rollo que  montó con las mascarillas, que si sí, que si no, que si contraproducentes, que si obligatorias y al final que obligatorias no, pero sí aconsejables. ¿Ese es el sabio? qué quieren que les diga en mis tiempos eran de otra manera.

No sé cómo van a defender a Fernando Simón porque si es un sabio, un eminente epidemiólogo, cuando dijo que se podía ir con tranquilidad a la manifestación del 8 M constándole que la UE había advertido que no se celebraran actos multitudinarios habrá que convenir que o mintió para favorecer al gobierno o se equivocó. O cuando falseó el número de fallecimientos en España afirmando que estaba "en la media europea o algo menor", cuando la triste realidad es que nuestro índice de mortalidad es de 5 a 40 veces superior al de prácticamente toda Europa, se equivocaba Simón o mentía otra vez, como lo ha estado haciendo desde el principio.

Señalar los reiterados y sospechosos errores de un presunto experto no supone, como dicen los catedráticos ches, que lo estemos insultando, los que insultan a nuestra inteligencia son los que defienden lo indefendible, porque insisto una vez más, si es un sabio y no da ni una, qué hay que hacer con él, no hace falta insultarlo, pero lo prudente hubiera sido apartarle de la portavocía.

Ya está bien de tomaduras de pelo, Simón se ha equivocado de manera constante y si sólo la derecha lo critica, es porque los zurdos que piensan lo mismo que yo, se callan para que no los alineen con los desafectos.

Deberían recordar los catedráticos de marras que la verdad es verdad la diga Agamenón o su porquero y por otra parte no estaría de más que tuvieran más respeto por su cátedra y por la Universidad, qué ya les vale.




2 comentarios:

  1. Hay algun documento de los Catedraticos proponiendo dichos aplausos??, me parece increible...... es un bulo??

    ResponderEliminar
  2. Dice la prensa que el manifiesto está en change.org., publicó la noticia esdiario. Saludos.

    ResponderEliminar