lunes, 8 de junio de 2020

Iglesias amenaza con perpetuarse en el poder



Si prefieren ustedes escuchar el texto del post de hoy en lugar de leerlo, lo pueden hacer en el enlace que pongo a su disposición. Les ruego perdonen los errores. 


Hace pocos días Pablo Iglesias le decía en el Congreso de los Diputados a Casado, que el popular jamás sería presidente de Gobierno, creo que esa afirmación complementaba otra hecha a la prensa, en la que Pablo Iglesias advertía que la presente legislatura agotaría los cuatro años de duración y que además la izquierda seguiría en el poder unas cuantas legislaturas más. 

Me pareció y me parece que la afirmación de que la legislatura cumpliría los cuatro años que señala la ley electoral, se debió más a la inseguridad del podemita que al convencimiento, sobre todo porque no venía a cuento la fanfarronada. Será porque Iglesias es el primero que sabe que en cuanto moleste demasiado a su socio, Sánchez no dudará en dejarlo caer, por lo tanto podrá presumir de muchas cosas, pero no de seguridad.

Pedro Sánchez ha roto prácticamente todos los pactos que ha firmado, no es un socio fiable, pero es que además Iglesias sabe que Europa no lo quiere en el gobierno y que cuando llegue el momento en el que la Comunidad Europea sea la única que pueda salvarnos de la ruina, impondrá unas condiciones que Unidas Podemos no podrá aceptar.

De hecho ya andan peleando para que los 140.000 millones de euros que se supone que Europa nos va a conceder no se utilicen obligatoriamente en las reformas estructurales que necesita nuestra economía porque los quiere para poder seguir subvencionando a troche y moche y está claro que por ahí no va  a tragar la UE, que sabe perfectamente que gastar dinero en subvenciones sociales es pan para hoy y hambre para mañana y que el dinero que arriesgue para rescatarnos, debe ser gastado en crear las condiciones objetivas que garanticen la creación de empleo, porque esa es la única manera de generar riqueza y de que España pueda hacer frente con garantías a su deuda.

Pero Iglesias sí tiene razón cuando anuncia a Casado que jamás será presidente, si lo hace pensando en el actual reparto de los escaños del Congreso de los Diputados, ahí el gobierno social comunista tiene asegurada una mayoría suficiente, porque va a contar con la ayuda de los independentistas y de los nacionalistas que entienden que por mal que les vaya con Sánchez y sus mariachis, peor les iba a ir con un gobierno de la derecha y eso lo sabe Iglesias. 

Así que por muchos amagos que hagan ERC, Bildu, PNV y el resto de la ralea que apoya al gobierno, digo que por muchas amenazas de romper con los social comunistas, hoy por hoy el Gobierno está tranquilo porque saben, que a la hora de la verdad, los socios de la moción de censura se verán obligados a apoyarlos.

Esa aritmética parlamentaria podría cambiar si las condiciones impuestas por Europa obligara a UP a dejar el gobierno o si Pedro Sánchez, por defender su presidencia, los dejara caer, porque tanto en un caso como en el otro, Sánchez se vería obligado a convocar elecciones, sería como pronto en el mes de septiembre porque la ley no le permite hacerlo antes y podríamos vernos ante las urnas a partir de noviembre de 2020.

Aunque si Sánchez fuera abandonado por UP o  se viera obligado a echarlos del gobierno, a lo peor intentaba buscar un gobierno de concentración para el que necesitaría el apoyo del PP y si fuera capaz de llevar al huerto a Casado, cosa que dudo, las cosas se le pondrían bastante bien electoralmente hablando, ganaría tiempo y le cortaría las alas al pepero, al que el hecho de apoyarlo le iba a costar una debacle en su panorama electoral.

Si Pedro Sánchez se viera obligado a convocar elecciones, habrá que ver que sucede y cómo queda repartido el Poder Legislativo, que es a lo que está esperando el Partido Popular, al que muchos auguran un crecimiento insuficiente, aunque me extraña que casi nadie haya comentado un dato de las últimas encuestas que desde mi punto de vista le favorece, el PP está recuperando votos por su izquierda y… por su derecha y ese es un fenómeno que sería bueno tener presente, porque de continuar podría cambiar el panorama electoral.

Mientras todo esto sucede y la situación económica y laboral no ha tocado fondo todavía, Iglesias sigue trabajando para preparar el terreno electoral para los social comunistas. Han conseguido el apoyo de la prensa, están generando una dependencia brutal de los ciudadanos que esperan recibir las subvenciones que les permitan sobrevivir, están rompiendo la columna vertebral de la Judicatura, la Guardia Civil y cuando  toque la del Ejército y cortando la cabeza, políticamente hablando, a todo aquél que se atreve a hacerles frente. Pero el podemita sabe que tiene poco tiempo y necesita que Pedro Sánchez defienda en Bruselas su continuidad en el gobierno, cuestión que no puede controlar.

Si se ven obligados a convocar elecciones, las cosas pueden cambiar, porque el hambre y la necesidad no entienden demasiado de colores políticos y muchos votantes de izquierdas van a terminar en el paro y en las colas del hambre. En ese momento los votantes deberán escoger entre seguir dependiendo de una subvención insostenible en el tiempo o buscar un gobierno que sea capaz de crear empleo, creo que más allá de derechas o izquierdas, ese será el dilema que deberán resolver los votantes.

El Partido Popular está preparando las elecciones y endurece su mensaje a pesar de que la prensa señala que hay barones que no están de acuerdo con esa postura, lo cierto es que abrirá su carrera electoral con las elecciones en Galicia, que parece van a ganar con mayoría absoluta en una exhibición de Feijoo, espero que Casado se decida y dé luz verde a la convocatoria adelantada de elecciones en Madrid, antes de que el PSOE y Cs les monten la moción de censura y que explore a fondo cuál es panorama que se adivina en Murcia.

Dicen que ha dicho Pablo Casado, que las elecciones las carga el diablo y por eso anda reflexionando, pero me parece que la situación aconseja hacer de tripas corazón y tirar con todo hacia delante. Si el PP consiguiera ganar en Galicia y Madrid, las cosas se le iban a poner muy de cara para las generales, porque no hay que olvidar que el PNV va a ganar las suyas holgadamente y el tripartito que pretendían Bildu y Unidas Podemos va a resultar imposible y todos sabemos que para pactar a favor de viento los peneuvistas son los mejores.

Por resumir lo que pienso; no debe estar muy seguro Pablo Iglesias cuando se dedica a presumir de ser capaz de eternizarse en el poder, pero estamos ante una situación gravísima de la que sólo nos va a poder sacar económica, laboral y políticamente hablando la Comunidad Europea, si por ahí no funcionan las cosas, vayámonos preparando para lo peor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario