miércoles, 3 de junio de 2020

Marlaska debe ser cesado


Si prefieren ustedes escuchar el texto del post de hoy en lugar de leerlo, lo pueden hacer en el enlace que pongo a su disposición. Ya me dirán lo que les parece y les ruego que perdonen los errores. 

Audio Blog


No hay que conformarse con el inexcusable cese de Marlaska, porque lo que ha hecho el ministro no se paga con un cese o una dimisión. Por mucho ruido que le acompañe no hay que dejarse engañar y hay que permanecer atentos a lo substancial. Grande Marlaska, ministro del Interior del Gobierno del Reino de España debe ser imputado por una serie de conductas relacionadas con el fulminante cese del coronel de la Guardia Civil Pérez de los Cobos, que a mi modesto entender entran claramente en el reproche penal.

Hay que ir con mucho cuidado porque los social comunistas ya han puesto en marcha su mecanismo de agitación y propaganda que intentará que el tiempo que todo lo cura, diluya el escándalo y en el peor de los casos procurará que la Directora General de la Guardia Civil haga de chivo expiatorio y cargue con las responsabilidades que determine la Justicia. 

Se trata de evitar que tengan que responder ante los jueces todas las personas a las que salpica este asunto, a saber, la Directora General, el ministro del Interior y el Presidente del Gobierno que ordenó a Marlaska que se pusiera las pilas y averiguara qué tenía la magistrada Carmen Rodríguez-Medel, titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, contra el Delegado del Gobierno en la capital, que fue el que permitió la celebración de la manifestación del 8 M.

Para los que crean que la maniobra contra María Gámez, la Directora General no puede llevarse a cabo, quisiera recordarles la que hace bien poco culpó a Adriana Lastra de haber acordado y firmado el pacto con Bildu sin conocimiento de Pedro Sánchez, así que no explico nada que no tenga que ver con los métodos que siguen de manera habitual estos falsarios que nos gobiernan.

Ha comenzado el blanqueo de lo sucedido, ya hay medios explicando que lo único que pretendía averiguar el Gobierno era si había algún informe de la Guardia Civil contra Rojo, el delegado del gobierno, que nadie pretendía conocer el contenido del mismo y esto es lo que van a poner en marcha. Ruedas de prensa, entrevistas, tertulias, artículos de opinión, el apoyo de las redes sociales y los medios de comunicación, todos a una quejándose de la persecución que se practica contra los honestos servidores del Estado y contra un gobierno que se ha dejado la piel, salvando vidas durante la epidemia.

Habrá quien diga que exagero, pero la agit prop lleva ya más de quince días utilizando el concepto de “salvar vidas” para definir las acciones del gobierno. Pactaron con Bildu para salvar vidas, el confinamiento hizo que Sánchez salvara 300.000 vidas y así hasta la náusea. No podemos seguir con un gobierno que se defiende con la mentira, de las mentiras que ha puesto en circulación y que amenaza a todo aquél que no se pliegue a sus exigencias, aunque hacerlo suponga incumplir lo que dispone la ley.

Por averiguar qué es lo que había contra Franco, primero coaccionaron y luego cesaron al mando de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, después emprendieron una purga contra la cúpula de la Benemérita y no tuvieron el menor empacho en cargarse un sistema de ascensos, sagrado en la institución, para colocar a los más dúctiles en su lugar. Pero no se trata sólo de los ceses en la Guardia Civil, se trata de la brutal injerencia de un ministro. que es magistrado, en una investigación judicial, lo que supone un ataque frontal del ejecutivo a la independencia del Poder Judicial y eso es muy grave.

Pero la mentira tiene las patas muy cortas y ha aparecido el documento que, lo que son las cosas, desmiente todas aquellas falacias de la pérdida de confianza o la reestructuración de grupos para dar un impulso a la Guardia Civil, con las que pretendía Grande Marlaska ocultar la verdadera razón del cese y la subsiguiente purga que no persigue otra cosa que la de conseguir la infiltración política en la Guardia Civil que ya han llevado a cabo en la Policía Nacional y así asegurar su obediencia y sumisión.

Aunque además de mentirosos son muy torpes, ayer salía a los medios el asunto de la nota de prensa que se escribió en Interior para anunciar el ascenso a Teniente General del General de División que tuvo que ascender deprisa y corriendo Grande Marlaska, en un intento de dar normalidad a lo que no la tenía, en ella se afirmaba que el ascenso se había convenido con Margarita Robles, ministra de Defensa, de la cual también depende la Guardia Civil.

Fue salir la nota de prensa y a los pocos minutos el ministerio de Defensa reaccionó y obligó a Grande Marlaska a retirarla y reescribirla, porque Margarita Robles no estuvo dispuesta a colaborar en la gran mentira que Marlaska, sus superiores y subordinados habían organizado. Defensa no había convenido con Interior nada de lo que anunciaban a la prensa.

Todos sabíamos que la historia sobre los ceses, dimisiones y ascensos eran pura mentira, pero Marlaska, supongo que pensaría que el tiempo amansaría las aguas mientras él manejaba los hilos de la historia y además creía que mucha gente callaría por miedo. Ahora, tal como pasan estas cosas, se ha filtrado el documento, supongo que habrá quien diga que es falso, yo no puedo decir ni una cosa ni la contraria, pero si digo lo que pienso, creo que no es falso, son muchos los datos que inhabilitan las afirmaciones de Marlaska, que por cierto tiene a gente muy molesta en el Consejo General del Poder Judicial y también en el Consejo de Ministros.

Pase lo que pase, está claro que de la Fiscalía General, cuyo número dos ya ha redactado el escrito que solicita el archivo de la causa del 8-M, nada cabe esperar, pero confío mucho en quiénes pueden y deben interponer una querella  criminal contra la directora general y su ministro.

No podemos vivir en un país en el que la mentira sea considerada virtud, no podemos aceptar que el gobierno con su poder aplaste la verdad, premie a los que mientan y castigue a quién se ha limitado a cumplir con su obligación.

Se ha cesado a quien cumplía con su deber, se ha desmantelado la cúpula de la Guardia Civil, para que los nuevos sepan a quién deben el cargo y qué es lo que se espera de ellos. El Gobierno ha protagonizado un ataque a la independencia de los jueces, pretendiendo intervenir ilegalmente en una instrucción judicial para evitar sus responsabilidades.

Por higiene moral hay que poner coto a estas conductas y que los culpable paguen lo que tengan que pagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario