miércoles, 24 de agosto de 2016

¿Son las terceras elecciones la peor solución?


A este trío no le interesa ir a elecciones

Las cosas se están complicando de tal manera en el escenario político, que todos los caminos que exploramos nos  conducen a la convocatoria de unas nuevas elecciones, una mala solución que todos reconocemos como un fracaso a nivel nacional. 

Por ahora la opinión pública parece que carga la responsabilidad de ese fracaso, al PSOE y a Pedro Sánchez ese líder mal encarado que se sacaron de la manga los que mandan de verdad en el partido socialista y que parece les ha salido rana, pierde las elecciones, se inventó lo del “No, es no”, se encuentra comodísimo en esa tesitura y de ahí no lo apean ni a cañonazos.

Claro que todos tenemos memoria y recordamos como el partido socialista prometió incansablemente que no habría terceras elecciones. No es que me vaya a fiar de las promesas socialistas, bueno ni yo ni nadie, pero por mucho que gallee Ferraz no parece razonable que fuercen la situación de tal manera – ayer mismo andaban diciendo que seguiría siendo No, en el caso de ir a una segunda Investidura y aunque el candidato del PP no fuera Rajoy-  que haya que ir a unas terceras elecciones porque la responsabilidad del acto, tendría que perjudicarles electoralmente o tendríamos que reconocer que a los españoles nos va la marcha y que esto no tiene arreglo.

En el otro lado de la cancha está el PP intentando pactar con Ciudadanos. Una tarea más bien difícil de soportar, porque hay que ver lo pesados que son los naranjitos. Lo cierto es que no entiendo muy bien la posición negociadora de los chicos de Albert Rivera, que pretenden firmar un pacto con el PP, extenso, rígido, prolijo, detallado, exigente, un pacto que excede en su contenido a un acuerdo de investidura y que recuerda mucho a un pacto de legislatura y que sin embargo no van a apoyar, porque ya han explicado a los que tienen orejas para oír y capacidad para escuchar, que ellos van a darle el Sí a Rajoy para la Investidura y pare usted de contar. 

La idea es que en cuanto vote que sí el último diputado naranjito se van a ir directos a la oposición, en la que solos o preferentemente en compañía del PSOE, piensan hacerle un pie agua al gobierno de los populares. Que no lo digo yo, lo decía por escrito en El País el “niño Albert”, no hace ni dos semanas.

Así que tenemos, por un lado al PSOE explicando que así se caiga el mundo ellos no van a apoyar la investidura  de un gobierno del PP y por el otro lado está Rajoy que juega a lo que juega, porque tampoco es que le quede gran cosa que hacer. Acudirá a la Investidura pero me parece que de fracasar en las dos vueltas de la Investidura, no creo que dé muchas opciones a acudir a esa segunda investidura de la que habla todo el mundo.

A Ciudadanos lo tenemos jugando a lo que han jugado siempre. Con poco éxito en las elecciones, intentan hacer de su necesidad virtud y ya organizaron un pacto con el PSOE con el que pretendieron ganar la relevancia que no habían conseguido en las urnas y que fracasó. Parece que con éste del PP llevan el mismo camino, asunto que no pueden permitirse, porque ya saben cómo fueron castigados por el fracaso del pacto con Pedro Sánchez, asunto que podría repetirse a peor en esas terceras elecciones.

Así que me da en la nariz que al final lo que se pretende es hacerle la envolvente al Partido Popular, mediante la ampliación de aquel invento naranjito de la “abstención técnica” al resto de las fuerzas políticas y así forzar en el último momento la Investidura de Mariano Rajoy con los votos del PP y la abstención de la totalidad del resto de fuerzas políticas. 

Tendríamos gobierno, se evitarían aparentemente esas elecciones que nadie quiere, pero en realidad lo único que estaríamos haciendo es posponer esa cita electoral a mayo del 2017, porque ustedes comprenderán que el ejecutivo sería incapaz de gobernar con toda la oposición en contra, pero al resto de las fuerzas políticas eso es precisamente lo que les interesa.

Una vez investido Rajoy, bastaría con que Ciudadanos, PSOE y UP volvieran a lo de "Rajoy no habla con nadie, el PP no es capaz de negociar" …y naturalmente cargar la responsabilidad a un gobierno que sería manejado por la oposición,  el sueño de todos ellos. Harían lo que les pareciera, legislarían lo que les saliera del alma, derogarían lo que les diera la gana  y la responsabilidad sería del Ejecutivo, todo un chollo de cara a esa elecciones del segundo trimestre del 2017 que Mariano Rajoy se vería obligado a convocar.

Por lo tanto no sé yo si no sería mejor para todos, ir a unas terceras elecciones lo más rápidamente posible, lo que podría hacerse si tras el fracaso de la Investidura se disolvieran las Cortes de manera inmediata, porque es ahora y no en mayo de 2017 cuando las cosas están más claras para los votantes y eso es muy importante.

¿Y la multa de la UE?, eso parece estar solucionado con la introducción de las medidas necesarias en el Decreto Ley que acompaña de manera automática a la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado, como ya expliqué hace unos días.

Deberíamos reflexionar qué sería mejor, la investidura de un gobierno débil y por tanto inviable o unas nuevas elecciones, no vaya a ser que con tanto jaleo al final sea peor el remedio que la enfermedad.

martes, 23 de agosto de 2016

El PSOE se niega a rectificar y nos lleva al desastre


Ayer se reunía por sorpresa la Ejecutiva socialista que ha puesto en marcha las labores conducentes a vestir el triste “No, es no” de Sánchez con aportaciones de las distintas Secretarías Ejecutivas del PSOE a las que se les ha solicitado contribuyan con datos y argumentos que ayuden a construir el discurso de Pedro Sánchez. La dirección socialista ha decidido que seguirán cerrados a cualquier cambio, sea en las dos votaciones de la primera Investidura, sea en la segunda, si se produjera o ante cualquier cambio que pudiera presentarse en esta insoluble situación.

Se van a mantener en el No, es no, ciegos y sordos a las presiones que reciben de la mayoría de sus votantes que prefieren que el PSOE se abstenga, antes de ir a otras elecciones o a las que expresan cargos muy importantes del seno del PSOE y la mayoría de la opinión pública, que no entiende esta postura, sencillamente porque es incomprensible. 

Claro que ya sabemos que los del PSOE son maestros en la manipulación semántica, inventaron lo del crecimiento negativo, por poner un ejemplo cercano y por ese camino transita Patxi López secretario ejecutivo de Acción Política, que manifestaba muy solemne: “Tenemos una posición que es coherente, es la responsabilidad exclusiva de Mariano Rajoy y tiene que buscarla entre quienes tenga afinidades políticas y desde luego ahí esas no existen con el PSOE que sigue pensando que éste no es el Gobierno que necesita España".

Han decidido, como les decía ayer, que ir a las elecciones les va a favorecer, no sé si lo creen o simplemente lo afirman porque conviene a su discurso, desde luego cualquier exploración que se haga entre la opinión pública, contradice frontalmente el optimismo de Ferraz, que ayer mismo manifestaba que si se producía una nueva convocatoria de elecciones y tocaba votar el 25 de diciembre "A Pedro Sánchez les saldrá rentable la coherencia".

Supongo que el contumaz bloqueo, el “No, es no”, la cerrada negativa siquiera a hablar de cuestiones tan importantes como el techo de gasto o los Presupuestos, a Ferraz le parecen el epítome de la coherencia, pero ya se sabe que los dioses ciegan a aquellos que quieren perder y parece que eso es lo que está sucediendo. 

En el PSOE han decidido que de perdidos al río y como conocen la negativa absoluta de su líder a cualquier tipo de rectificación, tienen que vestir al santo como buenamente pueden. Ciertamente la encuesta del CIS decía que el PSOE subiría en intención de voto en unas posibles elecciones, pero hablaban de subidas de un punto o punto y algo, pero se han agarrado a esto para jugar a que una “victoria” sobre UP en la guerra que por el liderazgo de la izquierda mantienen  socialistas y podemitas justificaría la posición de Pedro Sánchez en su pelea por la Secretaría General del partido socialista.  

Por otro lado en Ferraz acusan a Podemos ser  los primeros interesados en la abstención del PSOE para apoderarse del liderazgo de la oposición y cierran el triste argumentario socialista con el que pretenden justificar su negativa a abstenerse en la Investidura explicando que en el  Congreso Federal del PSOE, Sánchez sabe que "quien rubrique la abstención a un Gobierno del PP no podrá seguir al frente del partido". 

Así que ya saben, “No, es no” hasta el final y si hay que ir a votar otra vez, con el pavo, el besugo, los peces en el río y los pastores de Belén, pues se va y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga, fum, fum, fum.

Supongo que a ustedes como a mí, les habrá llamado la atención que en las explicaciones que desde Ferraz trasladan los trileros del equipo de Sánchez, nadie habla de España o del interés general de los españoles, los problemas económicos, el paro, los impuestos. Se habla de lo que conviene al liderazgo de Pedro Sánchez y de asuntos internos del PSOE y se utiliza el problema de todos en esa pelea partidista.

Nada les importa lo que suceda, en tanto esa triste cohorte de fracasados, con Pedro Sánchez a la cabeza, pueda seguir mangoneando y viviendo del dinero público. Que por penoso que resulte, al final eso es lo único que interesa.

El PSOE debería salir a esas elecciones con el eslogan de “Por el pan, baila el can”, que es lo único que defienden. El triste y amargo pan que comen los que vuelven la espalda a España y los españoles por defender su penosa y misérrima parcela de poder, mientras que los barones socialistas callan vergonzantes porque temen la reacción de la militancia.

Y como se sabe, sobre todo en este PSOE, con las cosas de comer no se juega. 

lunes, 22 de agosto de 2016

Algo tendrá el agua cuando la bendicen (1)



Cuando ya estamos prácticamente encima de la última curva de esta carrera en la que nadie puede negar que vamos cuesta abajo y sin frenos, parece que todo lo que está sucediendo se debe a una cuestión  que nada tiene que ver ni con el interés general, ni con el sentido de Estado, ni siquiera con asuntos de índole ideológica, aunque parezca mentira nos enfrentamos al peligro de unas terceras elecciones porque hay un señor que no quiere que gobierne Rajoy.

No es que lo haya ocultado demasiado D. Pedro Sánchez que lleva desde la larguísima campaña del 20D utilizando como único argumento su afirmación de que había que echar a Mariano Rajoy de La Moncloa al precio que hiciera falta. Claro que así le fue, porque los populares les dieron un repaso importante al PSOE, que la gente al final desconfía de las campañas basadas en argumentos “ad hominem”, que en las urnas nos jugamos mucho.

Para que les cuento la que se le vino encima al adusto secretario general del PSOE, después del fracaso histórico que cosechó siendo rechazado dos veces como candidato por prácticamente todas las fuerzas políticas, exceptuando a Ciudadanos y CC. 

Tras el revolcón volvió a las urnas, insistiendo en lo de Rajoy no, tras haber presumido de haberle dicho que no diecisiete veces y faltarle al respeto con aquella frase de ¿qué parte del no, no entiende? El resultado todos lo conocemos el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, le metió como quien lava, 2,5 millones de votos y 52 escaños de diferencia, lo que ya es decir.

Huérfano de cualquier idea, Pedro Sánchez ha utilizado dos vectores propagandísticos, por un lado menospreciar a la persona de Rajoy, tildándole de bobalicón, vago y corrupto y por el otro encastillarse en el “No, es no”, pensando que así daba una imagen de seriedad y firmeza. Se ha equivocado en las dos. Ha errado gravemente en su concepto sobre su adversario, lo ha menospreciado y el gallego le ha dado dos repasos electorales de los de alivio y un par de revolcones parlamentarios de órdago a la grande.

No entiendo cómo no se han dado cuenta que, cuanto más atacan a Rajoy, del que dicen sólo lee el Marca, que no trabaja, que no negocia, más hunden su propia imagen, porque de ser cierto que Mariano Rajoy sea un “vagoneta” que no trabaja y no sabe nada de nada ¿En qué lugar les deja eso a ellos?, que siendo tan listos, inteligentes y trabajadores y a pesar de ello han sido derrotados dos veces por el gallego, que además, los hechos lo demuestran, se bandea bastante mejor que lo que los de Ferraz presumían, navegando a contracorriente.

Los populares no votaron el acuerdo con Ciudadanos en el Comité Ejecutivo Nacional del PP y el PSOE armó la mundial, el mismo PSOE que celebró un Comité Ejecutivo en el que tampoco se votó nada, total que la liaron, preocupadísimos por las cosas de Mariano y al final, resulta que, otra vez el “vagoneta” los llevó al jardín. 

Ciudadanos cedió después de prometer urbi et orbi que no lo iba a hacer y me parece que el nombre de Bárcenas no figura ya en el texto acordado por Hernando y Girauta y el líder de los peperos que sabe manera le ha negado la foto de la firma a Albert Rivera, con lo que le gustan las fotos al naranjito.

En el PSOE ya saben que ellos podrá decir lo que quieran, pero pintan bastos, ahí está la encuesta de NC Report para “La Razón, que explica claramente cuál es la voluntad de los votantes socialistas: El 62,4% de sus votantes están a favor de la abstención del PSOE. 

Puedo comprender que después de la que la han armado en Ferraz, cueste una barbaridad, hacer eso que por otra parte hacen tan frecuentemente los socialistas, ya saben decir Diego, dónde dijeron digo, es por ello que el domingo podíamos leer el siguiente titular: “El PSOE podría plantearse su abstención en una segunda sesión de investidura con otro candidato del PP”. 

Vuelta la burra al trigo, un argumento copiado de los deseos de Albert Rivera, pero a falta de mejores argumentos tendrán que conformarse, claro que habría que preguntarse si era necesario empezar ahora con esto, cuando los de Ciudadanos por fin se han olvidado del tema . Tampoco es que sea nuevo el intento, se lo dijo Pedro Sánchez a Felipe González, quiero exhibir la cabeza de Rajoy como trofeo, y en eso está. Aunque  no me parece que el PP vaya a caer en esa trampa saducea, que no busca otra cosa que la debilitación del PP y su fractura interna, pero si cuela, cuela.

De todas maneras cuidado, que a Pedro Sánchez le pide el cuerpo ir a unas terceras elecciones, si como parece, no le dejen pactar con Iglesias. Según las cuentas que ha echado el infausto equipo de Ferraz, a ellos les iría bien y siendo así, a los demás que les vayan peinando. 

Así que vayan organizando la agenda, que el 25 de diciembre igual les toca ir a votar en familia, con la pandereta, la botella de anís del Mono y la zambomba, una experiencia brutal que deberemos todos a la grandeza de espíritu de D. Pedro Sánchez.


(

domingo, 21 de agosto de 2016

Los treinta del Hotel Brístol (Entrega final)

Puente de Tito
Ya saben que desde hace un tiempo en este blog tenemos la buena costubre, al menos a mí me lo parece, de no hablar de política los domingos. Hoy toca la última entrega de  “ Los treinta del Hotel Bristol”. El relato forma parte de mi libro "Legionario en Bosnia 1993"  un libro que publiqué ya hace tiempo que se subtitula "Quince relatos cortos de una guerra larga". Cuatrocientas setenta y tres páginas en las que relato a mi manera, una serie de experiencias que tuve la oportunidad de vivir, junto a los hombres de la II sección de la compañía Austria, que encuadrados en la VIII bandera expedicionaria de La Legión, participamos en Bosnia de la misión encomendada a la AGT Canarias.

Para que se hagan una idea de que van a encontrar en el libro, les dejo esta entrega “Los treinta del Hotel Brístol”. Van a vivir con nosotros un día de misión en Mostar, un día normal, no vayan a pensar otra cosa, pero creo que el cuento les dará una idea de qué es lo que hacíamos realmente en Bosnia. Creo que les gustará – yo que voy a decir - y les animará a adquirir el libro. Si así lo desean les basta con clicar en la imagen de la publicación que se encuentra en la columna a la derecha del texto, exactamente donde dice "Compra Legionario en Bosnia 1993, aquí" el enlace los llevará hasta la página que les permitirá comprarlo en Amazón.

Espero que sea así, aquí les dejo el texto:


“…Estábamos muy cerca de nuestro destino, advertí a Morales que fuera disminuyendo la velocidad y por radio indiqué al resto de la columna que estábamos a dos minutos de llegar al edificio en el que se refugiaban los treinta civiles que debíamos evacuar en los blindados a la zona croata.

Sonaban disparos aislados, aunque por el momento no parecía que tuvieran que ver con nosotros. Poco a poco fui llevando a Morales hasta el lugar que me pareció apropiado, me volví y puede observar cómo los otros dos blindados se detenían en su lugar, el de Arienza que cerraba la marcha estaba prácticamente a la altura de la puerta que daba acceso al edificio. El único problema era que estábamos perfectamente recortados para cualquiera que nos observara desde la zona musulmana, porque los jeeps que nos habían acompañado, habían aparcado detrás de los BMR y permanecían con las luces encendidas.

Ordené a Morales que abriera el portón trasero, para que saliéramos Carmen y yo protegidos por el blindado. ― Cuando salgamos ― le dije al 1º Guerra ― mandas cerrar el portón hasta que te avise.  Salimos y llevé a “Carmen” hasta la entrada del edificio. Pude ver en la calzada los chispazos de los impactos de los proyectiles de fusilería, no es que granizara, pero se oían demasiados disparos para mi gusto. Le pedí a “Carmen que me esperara a cubierto, dentro del edificio y me crucé con nuestros "invitados" que a la carrera se dirigían a la entrada del edificio.

Me acerqué a los coches, había dos o tres Nissan y un Mercedes, todos ellos pintados de blanco, estudié su posición y me pareció que estaban en desenfilada con respecto a los tiradores del lado musulmán. Me acerqué hasta la portezuela del primero de ellos y le dije al conductor que apagara las luces, el chaval se resistía a hacerlo, le habían ordenado mantenerlas encendidas.

― Mira chaval, ahora mismo el que más mea aquí soy yo o apagas las luces o te reviento los faros, así que tú verás. Si alguien protesta le dices que te lo ha ordenado el Teniente Rives y no te preocupes que nadie te va a decir nada.

Me miró horrorizado, supongo que escuchar hablar a un oficial igual que lo haría un matoncillo de su barrio le sorprendió. Apagó los faros, a los demás les hice señas e inmediatamente se hizo la oscuridad, así ya se podía trabajar más tranquilo. Volví a la entrada donde me esperaba “Carmen”, estaba sola, pregunté donde se había metido la gente que vino con nosotros y me señaló hacia el fondo. El arco se abría a un patio interior ajardinado y en la esquina izquierda de éste, una escalera descendía al sótano en el que debían encontrarse lo refugiados.

Bajé y efectivamente, en un sótano oscuro, vacío y polvoriento un montón de gente se amontonaba en la esquina más alejada de la escalera. Entre ésta y los refugiados se encontraban los invitados a la romería que tenían montado un jaleo de mil pares de narices. Todos preguntaban, todos opinaban, todos querían que sus intérpretes les explicaran cosas sobre los refugiados.

Me abrí trabajosamente paso  y me coloqué de espaldas a los civiles que tenía que evacuar, enfoqué a los “nuestros” con mi linterna y efectivamente había gente de UNPROFOR y otros que no podía saber que pintaban allí. Les pedí que subieran por las escaleras y nos esperaran en el patio interior, me identifiqué como el responsable de la evacuación e incluso empujé ligeramente a uno, que con las melenas que llevaba no podía ser militar y así me ahorraba darle un  empujón a un jefazo, que es cosa poco deseable aunque se haga prácticamente a oscuras.

Me volví, a mi espalda escuché cómo rezongaban los componentes del grupo y alguno de los intérpretes que intentaba en croata pegar la hebra con “Carmen”, los miré, no parecían muy dispuestos a abandonar el sótano, lo único que había conseguido es que se amontonaran en la escalera, supongo que pensarían que técnicamente no estaban en la habitación y desde allí me observaban con expresión muy poco amable. Desde luego no iba a ser el más popular de la evacuación, pero me daba lo mismo, quería terminar con aquello y la gente que en lugar de ayudar estaba allí mirando cómo quien asiste a un espectáculo circense me cabreaba profundamente.

Cuando en la Comisión Mixta pensé cómo íbamos a evacuar a los treinta civiles, decidí que lo suyo sería organizar tres grupos de manera que se distribuyeran de manera equilibrada los que tuvieran más dificultades de movilidad, los más ágiles y también consideré la posibilidad que hubiera gente que llevara un equipaje más voluminoso que otros y a esos también habría que distribuirlos,  para que el “volumen” de lo embarcado fuera similar en los tres BMR.

Llamé a “Carmen” que seguía discutiendo con sus colegas. Le pedí que saludara a los civiles, que les dijera que estuvieran tranquilos que éramos soldados españoles de UNPROFOR y que los íbamos a sacar de allí en un medio seguro y los llevaríamos a la zona croata sin ningún problema, pero que les rogaba que estuvieran atentos y obedecieran puntualmente a todo lo que les dijéramos que hicieran.

Miré a mis “clientes” y la verdad que el grupo resultaba penoso. Esa gente tenía el aspecto de haberlo pasado muy mal, ser ciudadano croata en la zona musulmana de Mostar no podía ser plato de gusto para nadie. Había de todo, jóvenes, viejos, mujeres, niños, grupos familiares, unos con mucho equipaje, otros sin ninguno. Entre los que llevaban equipaje, sobresalía un tipo en la cincuentena que cargaba una bombona de butano, otro llevaba un acordeón lo que en principio me pareció más normal y cerraba la lista de originales una señora que llevaba una jaula como de 1,10 de altura, tapada con su funda en la que supuse descansaría un ave.

Le dije a “Carmen” que les explicara que los íbamos a separar siguiendo mi criterio para poder repartir la carga por igual en los tres blindados. En cuanto se puso a largar, el grupo de civiles que no habían abierto la boca todavía, montó un guirigay de mil pares de narices.

― ¿Qué les pasa “Carmen”?
― Que no quieren que los separen, hay grupos familiares y amigos que quieren  ir juntos.

Maldije mi suerte, mi plan tan bonito y sobre todo tan práctico se había ido al carajo en menos de cinco segundos. Iba a tragar con lo que pedían, porque entendía perfectamente su deseo de no separarse bajo ningún concepto, por mucho que un soldadito de UNPROFOR les jurara por lo más sagrado que la separación iba a durar solamente unos minutos. Si me ponía en su lugar yo hubiera hecho lo mismo.

Adapté mi plan a la “imprevista mutación de la situación”, como decía el manual de Doctrina y le pedí a “Carmen” que apartara aquellos que no les importara ir en uno u otro vehículo y después que me identificara los grupos que se negaban a separarse y los agrupara de manera que pudiera saber quiénes eran. Tenía una solución, que se parecía a lo que había planeado y estaba medianamente satisfecho, cuando a mi espalda, sonó una voz que aseguró que era una imprudencia permitir que alguien subiera al blindado con una bombona de butano.

Como a todo el mundo, me molesta que me lleven la contraria, que yo sepa no existe en este mundo nadie a quien le haga gracia esa situación. Pero si me discuten una decisión, me cabrea infinito que el que me lleva la contraria, sea almirante, pachá, visir de Córdoba, linier, director de orquesta o de EM, esté metiendo la cuchara en plato que no le corresponde y enredando allí donde nadie le ha llamado.

Me volví y mirando al tendido del 7 de las Ventas en el que se había convertido la escalera y desde el que me observaba la crítica, les expliqué que un servidor estaba a cargo de la evacuación y por lo tanto el que decidía lo que era prudente y lo que no, era yo, sobre todo porque así lo marcaba la ordenanza y que por otra parte si el tipo que cargaba con la bombona, consideraba que ésta era tan importante como para huir con ella a la espalda, no iba a ser yo quién le obligara a dejarla atrás. Esa era mi responsabilidad y esa era mi decisión.

Y habiendo aclarado la situación les rogaba  encarecidamente que dejaran la escalera libre y guardaran silencio. Lo del encarecidamente le sentó a alguno de mis espectadores como si le hubiera mentado la madre, la vida es así de rara.

“Carmen” se me llevó aparte ― Has estado muy bien ― me dijo en un susurro, lo que me hizo pensar que seguramente me habría pasado treinta pueblos ― pero tenemos un problema.
Ya me estaba dando igual casi todo ― Si sólo es uno.
― Tenemos a tres personas que son serbios y no quieren que los entreguemos en la Comisión Mixta, dicen que sería como pasar de la sartén a las brasas.

Fue una noticia que paradójicamente me animó, después de esto pensé yo, ¿qué más podía pasarme? Así que me puse en marcha. Le expliqué a “Carmen”  ― Vamos a formar el primer grupo, cuando los tengamos, los subimos al patio y cuando el BMR esté abierto los embarcamos, no quiero que salgas a la calle, los acompañas hasta el arco de entrada y allí ya me ocupo yo de llevarlos al BMR. Por cierto tus amigos los serbios, en el tercer grupo y que no se preocupen.

Así lo hicimos, en el primer grupo formó mi amigo el “butanero”, no por nada, pero pensé que era mejor que desapareciera lo más pronto posible de la vista de los “responsables” que observaban la evacuación. Los subimos al patio, le indiqué a “Carmen” que los colocara en el arco y salí hasta el BMR de Arienza. 

Para hacerlo tuve que apartar literalmente a uno que llevaba casco azul y que se encontraba en mitad de la salida,  hice señales y abrieron el portón, cuando estuvo abierto le dije ― Arienza ahora te los mando, cuando lleguemos a la Comisión Mixta quiero que pares el BMR de manera que cuando abras el portón la gente que baje quede justo frente a la puerta.
― A la orden― me dijo Arienza y no añadió nada más, porque Arienza era un tipo fantástico pero había que sacarle las palabras con sacacorchos.

Volví a la puerta del edificio, seguían tiroteándonos, con poca intensidad pero con ganas de importunar. Volví a apartar al tipo del casco azul, que no parecía darse cuenta que volvía con prisa, que por poca intensidad con la que te disparen lo de estar al descubierto no resulta nada agradable.

Le hice una señal a “Carmén” que puso a los civiles en marcha, cuando el primero, una señora bastante mayor, llegó a mi altura me volví para salir y allí estaba “el centinela de los Balcanes” en mitad de la salida. Masculle un “con permiso”  le empujé con el hombro y salí llevando de la mano a la anciana que se movía con una agilidad envidiable.

Llegué al portón y allí estaba Dobao esperando, fueron entrando y los conté, diez. Le di una palmada al cabo para que entrara y le indiqué a Arienza que ya podía cerrar.
Volví a por el segundo grupo y cuando intentaba ponerme a cubierto lo más rápidamente posible volví a topar con mi amigo, al que por lo visto le había gustado el sitio. Lo cogí por las sisas del chaleco antifragmentos y le pregunté 
― ¿Oye tú quién coño eres?
El tipo me apartó las manos y contestó sereno ― Soy el teniente coronel (no me enteré del nombre) de Kiseljac
― Pues yo soy el teniente Rives de la compañía Austria mi teniente coronel y le voy a decir una cosa, no quiero tropezarme más con usted.

Me miró y se hizo a un lado, llegaba “Carmen” con el segundo grupo, me iba a acercar hasta el porta morteros, pero desde él me dieron una voz y vi que estaban abriendo el portón, hice una señal al grupo que salieron a buen paso en dirección al BMR, entraron con una rapidez envidiable, le pregunté al legía si los había podido contar y me dijo el chaval ― He contado diez mi teniente ― le dije que subiera al blindado. Al jefe de vehículo le dije que cuando llegáramos a la Comisión Mixta que me siguiera y se detuviera tres metros detrás de mí, aunque le dijeran que parara,  no debía hacerlo, me dijo que había entendido la orden.

Me acerqué hasta mi BMR, Guerra se asomó por la escotilla, le advertí que íbamos a estar en un minuto y fui hasta donde me esperaba “Carmen” con la señora de la jaula y sus “amigos”, les hice una señal y salieron detrás de mí, la señora no iba demasiado rápida pero no dejaba que le ayudáramos, Mandé subir a “Carmen” y detrás de ella a los refugiados, como ya no tenía que volver,  pude ver el follón que se montaba para acomodar a aquella pobre gente en el interior del blindado. 

Llamé a “Carmen” que como pudo se acercó hasta la puerta. ― Se me olvidó decirte una cosa, los tres serbios que se sienten aquí junto al portón y les dices que en cuanto lo abran que se den el piro y que tengan presente que la Comisión Mixta estará a espaldas del BMR.

Monté en el blindado y le dije a Morales que diera media vuelta y se dirigiera a la Comisión Mixta. Los “invitados “ y sus coches ya debían estar allí porque habían salido a toda pastilla cuando embarcábamos al último grupo, nos pusimos en marcha y desde la zona musulmana nos obsequiaron con unas cuantas ráfagas, para que nos fuéramos calentitos. 

Llegamos muy rápidos a la calle de la Comisión Mixta, le dije a Morales que siguiera lentamente hasta que le ordenara alto, me volví y pude ver como Arienza detenía su BMR justo en el lugar que le había ordenado, esa era la gran valía del cabo 1º Arienza Santos, cumplía al milímetro lo que se le ordenaba.

Ordené hacer alto y abrir el portón, habíamos quedado a unos sesenta metros de la puerta de la Comisión, donde pude ver el follón que se montaba entre los croatas, los evacuados y mis “amigos” de Kiselsac y Cruz Roja, me bajé del vehículo y casi me tiran al suelo los civiles que habíamos transportado, me estrecharon la mano, me la besaron, me abrazaron, me besaron. Mientras gozaba de su agradecimiento puede ver tres sombras que se perdían calle adelante.

Miré a “Carmen” que sonreía satisfecha, me acerqué a ella y le dije parafraseando a un personaje de la tele ― Me encanta cuando las cosas salen bien.

Di media vuelta y lentamente me acerqué hasta donde estaba mi capitán para darle la novedad. Al final, gracias a Dios, parecía que el día iba a terminar bien."

sábado, 20 de agosto de 2016

Uno pone una vela a Dios y otra al diablo y el otro quiere darnos la Navidad


Leía ayer en un periódico digital que “Rajoy no se fía ahora de Albert Rivera”, no creo que descubra ningún secreto si digo que como buen gallego Mariano Rajoy no es que sea un hombre demasiado confiado. Entre esa alma celta que exhibe permanentemente y su amplísimo ejercicio de la actividad política, estoy convencido que sobrarían dedos de una mano para contar a las personas que sean de la entera confianza del líder popular. Por eso el titular de prensa me pareció hasta gracioso, Rajoy no es que no se fíe ahora de Albert Rivera, no se ha fiado de él jamás en la vida y parece que, como en tantas otras cosas, ha acertado plenamente.

Los de Ciudadanos, voy a ser caritativo, son un poco especiales, no sé yo si es que no saben bien cuál es su lugar en la política española o ese exceso de suficiencia les viene de cuna, pero en conjunto son un grupo que no puede despertar demasiada confianza, sobre todo porque se han pasado los últimos meses contradiciéndose los unos a los otros, cambiando de opinión, socio, actitud y proyecto de manera permanente y eso, amigos míos, crea inseguridad, que como todos sabemos es la madre de todas las desconfianzas.

Ayer por la tarde podíamos leer que “C's y PP sellan el acuerdo "sin líneas rojas" para llevar a Rajoy hasta los 170 escaños”, lo que es una buena noticia. Por fin parece que se impone el sentido común y ojo que quiénes han cambiado de parecer han sido los naranjitos, no el PP. Las cosas se venden como cada uno quiere venderlas, pero quién ha ordenado envainen a su gente, ha sido la cúpula de Ciudadanos. 

Así que, quien modificando su tesitura se ha rendido a ese sentido común tan poco frecuente en nuestra política, han sido los que hasta hace bien poco negaban el pan y la sal a los del PP y a quién ciertamente hay que darles la bienvenida a la realidad y al buen sentido, pero también hay que preguntarles si eso fue posible ayer, por qué no lo fue el 27J.

Y alguno dirá: Usted expresa reproches muy injustos, pero acepta, que Ciudadanos ha hecho algo que está bien y aun y así opina que no son de fiar. Así es, lo pienso y lo mantengo, porque me parece una demostración de una conducta mendaz y si no mendaz, al menos farisea, que por una parte Girauta se dé la mano con Hernando (PP) y hace bien pocos días nuestro dilecto Albert Rivera en una carta  a la que dio soporte El País que titulaba: “A mis compatriotas socialistas”, se permitiera el lujo de afirmar que “…desde una oposición responsable y no populista, tanto el PSOE como Ciudadanos podemos desempeñar un papel clave para la estabilidad y el progreso de España.” Traducido al  cristiano lo que decía Rivera es que tras la Investidura una vez que Rajoy presida el gobierno, lo dejarán más solo que la una y le harán la oposición de manera conjunta naranjitos y socialistas.

A eso llamo yo ponerle una vela a Dios y otra al diablo, porqué por ahí andan circulando rumores -la antesala de la noticia- en los mentideros políticos que sostienen que Ciudadanos está estudiando la posibilidad de un pacto de legislatura, así que la postura de los naranjitos parece que persigue cubrir el expediente con el menor riesgo posible; sonríen encantadores a los del PSOE, mientras circunspectos se dan la mano con el PP porque es lo que toca, sobre todo si piensan en las últimas encuestas.

Claro que siempre se pueden encontrar casos peores, ahí está el de Pedro Sánchez que por lo del “No, es no” ni siquiera quiso hablar con el PP para ponerse de acuerdo en la fecha del debate de Investidura ¿Qué por qué se tiene que poner de acuerdo con Rajoy para eso? Pues por un motivo muy sencillo que descubre el carácter mezquino y vengativo de Pedro Sánchez,  cuando le tocó a él ir a la Investidura telefoneó al PP para acordar fecha, por eso y porque desde el PP, le pedían tiempo por no jorobarle las navidades a todos los españoles y se negó en redondo a hablar siquiera del tema.

No hubo manera, así que si les toca ir a votar el día 25 de diciembre o, lo que sería mucho peor, les toca formar parte de una Mesa Electoral, ya saben a quién le van a deber el favor, a Pedro Sánchez que de Mojácar se ha pasado a Ibiza, porque a él esto del bloqueo no le preocupa lo más mínimo. Será porque, aunque desde Ferraz lo nieguen cerradamente, habrá hablado con Iglesias para llegar un acuerdo y así intentar que Felipe VI lo nombre candidato tras el posible fracaso de Rajoy.

Claro que si unas nuevas elecciones son malas, para qué les cuento como sería lo de un gobierno encabezado por Pedro Sánchez con los Hernando, Luena y López dando vueltas por el Consejo de Ministros en compañía de los podemitas, entre las nubes de humo aromático y relajante que acompañarían sin duda a las deliberaciones de esta gente.

¡Qué cruz Señor, qué cruz!

viernes, 19 de agosto de 2016

Mariano Rajoy mueve ficha, Pedro Sánchez se enroca


Resulta asombroso que elementos que lideran partidos políticos, gente que se supone son seres responsables y que dicen dedicarse a la política por amor al servicio público y al interés general, sean capaces de actuar como niños de parvulario. Estamos asistiendo a una exhibición en la que un supuesto servidor público con un ego desmesurado y una personalidad infantiloide, utiliza a su partido y la difícil situación que sufre España para restañar las heridas que sufre su ego, desde que fue incapaz de ser investido en el Congreso, no una, sino dos veces.

No es que sea noticia, muchísimos españoles, entre ellos abundante número de votantes socialistas, se muestran entre perplejos e indignados ante la contumacia exhibida por el mozo que se ha enrocado en ese  “No es no” y de ahí no hay quien lo saque.

Les voy a contar un secreto, bueno un secreto que conoce muchísima gente, cuando lean ustedes filtraciones de conversaciones mantenidas entre un líder político y su círculo de allegados, tengan la absoluta certeza que la frase, la idea que se filtra, se ha construido con cuidado y se lanza para que se sepa, eso sí sin cargar con la responsabilidad que se contraería de manifestarla públicamente.

En España estamos la gran mayoría de ciudadanos tragando nudos con lo del bloqueo y Pedro Sánchez públicamente afirma entre cínico y chulesco que el “No es no” nace de una cuestión “ética y de convicción ideológica”, sin embargo consiente que se filtren sus charlas con sus colaboradores más próximos y por esas supuestas filtraciones nos enteramos que la finalidad  real que persigue el líder del PSOE es que Rajoy se someta primero a una investidura fallida, Sánchez considera que “es de justicia” obligar a  que Rajoy pase por la misma experiencia que él y luego ya veremos.

Es decir que en esto del bloqueo institucional no hay otra cosa que la pataleta de un individuo soberbio y engreído que no ha sido capaz de digerir su fracaso y que pretende aplicar a su particular situación el bálsamo de la venganza para aliviar su dolor.

Mariano Rajoy lo ha intentado, el otro día cansado ya de tanta tontería, como decía la canción, largó que Sánchez ni siquiera le cogía el teléfono. Será que Sánchez no podría coger el móvil con las manos manchadas de la grasa de los espetos de Mojácar. El del PP pretendía negociar la fecha de investidura, que de fracasar en las fechas consideradas “normales”, obligarían a los españoles a votar en Navidad o Año Nuevo, pero ni para eso, no es no y pasa tú por el fracaso en la Investidura, para que sepas lo que yo he sufrido…

Ciudadanos que pese a la intolerancia que lucen, que durante siete días naranjito que aparecía, naranjito que advertía que sin fecha de Investidura no habría ninguna posibilidad para llegar a un acuerdo con el PP, viendo como estaba el negocio, le dieron margen a Mariano Rajoy, que por fin ayer por la tarde comunicó que se sometería a la Investidura el día 30 de agosto, con lo que ha cerrado la boca a socialistas y podemitas que estaban indignados por el “secuestro de la democracia y de las instituciones”, que hay que ver lo que les gustan las declaraciones grandilocuentes a estos de la izquierda.

Ya saben el día 30 del presente mes en el Congreso de los diputados, no en el OK Corral, como les hubiera gustado a muchos, porque la Presidenta del Congreso no está por la labor, asistiremos al “todos contra Rajoy” que tanto deseaba Pedro Sánchez… o no, como diría uno que yo conozco; porque Rajoy ha soltado una frase de las suyas que tiene al zurderío de toda laya y condición inquietos. Dice D. Mariano que “No se acude a la investidura cuando se tiene la certeza absoluta de que no se va a ser investido, por eso voy ahora a la sesión de investidura”. Saquen ustedes las conclusiones que les parezcan.

Me gustará ver como Pedro Sánchez explica a los españoles, incluyendo en esa categoría a sus votantes, como funciona eso que sostiene. Me parece más fácil explicar lo de la cuadratura del círculo que aclarar como es posible negar cualquier tipo de colaboración para que el PP forme gobierno, advertir una y otra vez que no van a pactar con la izquierda radical y a la vez asegurar que no habrá terceras elecciones.

Me parece que con lo del 30 de agosto Mariano Rajoy ha puesto fecha a la faena que llevará irremisiblemente a la suerte del descabello político, al bronco personaje que hoy por hoy se supone rige los destinos del PSOE. Porque la responsabilidad de unas terceras elecciones se las va a comer con papas el PSOE y su líder… 

Y él lo sabe.





jueves, 18 de agosto de 2016

¿Presupuestos prorrogados? ¿Multa UE?: ¡No, es no!

Pedro Sánchez de vacaciones, disfrutando...
Ayer se reunió el Comité Ejecutivo Nacional del PP y decidió, como todos esperábamos, dar luz verde a Mariano Rajoy para que negocie con Ciudadanos. Rajoy afirmó que empezará a negociar  "un acuerdo de investidura sobre Presupuestos, techos de gasto y políticas de estabilidad"; pero insistió en un asunto que trae de los nervios al PSOE y a los naranjitos: "Lo importante no es la fecha del debate sino la fecha del Gobierno. Ciudadanos se ha movido, pero el PSOE parece preferir que se repitan las elecciones”, añadiendo “voy a estar a la altura, pero el PP no es el único que tiene esa responsabilidad. Y el partido socialista no ha dado ningún paso para que esa investidura pueda salir adelante".

Así que las cosas claras desde el principio, al menos para el PSOE, al que parece que no alcance la responsabilidad que tiene con la gobernabilidad de España. Si el PSOE no puede gobernar, como es el caso, debe facilitar la creación de un gobierno a quien ganó las elecciones, que no lo digo yo, lo dicen primeros espadas socialistas.

En el PP, están trabajando en un asunto muy importante, la creación de un “Plan B” por si el 15 de octubre - fecha límite para que el  Gobierno entregue a las autoridades europeas el plan presupuestario que permita alcanzar las metas fijadas por la UE para el ejercicio 2017 - no hubiera habido tiempo para aprobarlo, a cuenta del feroz bloqueo del PSOE.

Para que todo sea más complicado, al "no"de Ferraz hay que sumar la negativa de Ciudadanos de aprobar los presupuestos del 2017 antes de que exista un gobierno, de ahí el mensaje que Génova ha mandado a Rivera: Si no hay gobierno, las cuentas del Estado (los presupuestos) se prorrogan de manera automática, pero no admiten modificación alguna. Si eso fuera así, no podríamos  cumplir con los compromisos que tenemos con la UE y las consecuencias para la economía serían terribles.

Mariano Rajoy ha trasladado el problema a Albert Rivera y de paso le ha ofrecido la solución. Parece que es posible, cumplir con la Constitución y prorrogar los presupuestos con los ajustes de 15.000 millones que son necesarios. En Génova afirman que tienen informes jurídicos que nos permitirían evitar la multa  de 6.100 millones que nos impondría la UE y que pende sobre nuestras cabezas como la espada de Damocles.

Los populares pretenden que desde Ciudadanos se acepte que en el Decreto Ley que el gobierno emite cuando se prorrogan los Presupuestos  - un decreto que no prorroga las cuentas del Estado, porque eso se realiza de manera automática, pero que imparte  normas complementarias hasta la entrada en vigor de las nuevas cuentas - se añadieran en esos preceptos complementarios, las medidas que nos permitirían cumplir con los compromisos adquiridos con Bruselas, dentro de  las  fechas acordadas.

Es de suponer que esa posibilidad haya sido discutida ya por los equipos económicos de ambos partidos, que llevan tiempo negociando. Así que nos enfrentamos a una situación muy difícil, en Europa se hacen cruces ante lo que están viendo, pero hay solución, si hubiera voluntad.

Mientras tanto el PSOE presenta de los autores de “Rajoy es un vago que sólo lee el Marca y fuma puros”, una brillantísima obra de Producciones Ferraz que lleva por título “De Mojácar vengo morenito, para volver a explicar que no, es no”, con Pedro Sánchez en el papel protagónico, acompañado por Antonio Hernando, César Luena y Óscar López , en los papeles secundarios.

Son dos maneras de hacer política, por un lado se buscan soluciones a una situación desesperada y sobre todo irracional y de la otra parte, el líder del PSOE abandona un ratito las playas de Mojácar y en la misma fecha que se reúne el Comité Nacional del PP, se reúne con cuatro colegas y su gente de confianza - La Comisión Permanente del partido y de la dirección del Grupo Socialista - para volver a decir una vez más: No, es no. 

La reiteración es tan contumaz, tan exagerada, tan reiterada, tan insistente, que parece denota un problema mucho más patológico, que político.

Qué le vamos a hacer, por lo visto no dan más de sí.