Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2020

Si hablamos de novela negra sueca, hablemos de Maj Sjöwall y Per Wahlöö

Imagen
  Maj Sjöwall y Per Wahlöö Lo repito con frecuencia y volveré a hacerlo, vaya por delante la afirmación de que no soy un experto en novela negra, simplemente soy un aficionado al género y desde esa perspectiva es desde la que me atrevo a comentar para ustedes algunas cosas que se me ocurren sobre este apasionante tema. Ya saben los que tienen la paciencia de seguirme que estoy en la tesitura de publicar una novela negra y es a cuenta de esa posibilidad que comencé a escribir en este blog una serie de entradas sobre el género negro. Hace un par de días publicaba un comentario sobre Henning Mankell, un auténtico maestro de la novela negra nórdica en general y de la sueca en particular, pero si tenemos que hablar de novela negra sueca, obligatoriamente deberemos hablar de  Maj Sjöwall y Per Wahlöö, una pareja de escritores suecos, que formaron pareja sentimental, dueños de una mágica capacidad para escribir sus obras a cuatro manos, que en el año 1965  comenzaron a publicar una serie de d

Henning Mankell, un maestro de la novela negra nórdica

Imagen
Henning Mankell Hace unos días una amiga, María Isabel, me escribía para comentarme que alguien le había hecho llegar un ejemplar de “El Cortafuegos”, un relato negro que firmó hace ya muchos años Henning Mankell. Me alegré por María Isabel porque a través de la lectura de esa novela iba a entrar en contacto con uno de los maestros del género negro. Soy un rendido admirador de Mankell, desde el año 2.000, fecha en que Tusquets comenzó a publicar la obra de este autor, que devoré conforme llegaba a las estanterías de las librerías. Así se lo comuniqué, más tarde recordé que había comentado precisamente esa novela en un programa que sobre lectura presentaba en una televisión de Fuerteventura, así que rebusqué en mis archivos y he recuperado las notas que utilicé para la presentación. He pensado que igual era buena idea publicar en el blog una nota sobre Mankell - que falleció en Gotemburgo en el año 2015 - y su obra, porque entiendo que sería interesante recordar al autor y a su person

Hoy quiero hablar de "Legionario en Bosnia 1993"

Imagen
Llevaba unos días hablando del género negro, hoy me van a permitir ustedes que imite a Paco Umbral cuando dijo en aquel programa "Yo he venido aquí a hablar de mi libro". Hoy voy a abandonar la promoción que intento hacer de "Al madero no le gusta la ropa vieja" y mientras las principales editoriales de este país se pelean por conseguir los derechos de mi relato, me van a permitir que les hable de la segunda edición de mi libro "Legionario en Bosnia 1993".  Un libro cuyo texto nació en este blog y que relata algunos sucesos ocurridos durante los seis meses de mi estancia en Bosnia, que comenzaron en aquel ya lejanísimo mes de abril de 1993, en el que integrado en la AGT Canarias participé como casco azul en las misiones humanitarias y de pacificación bajo bandera de la ONU. Seis meses que dieron para mucho, incluso para nutrir de contenido a un texto, el de Legionario en Bosnia 1993, que se subtitula "Quince relatos cortos de una guerra larga&quo

Hammett, Chandler y Macdonald, tres grandes de la novela negra

Imagen
Llevaba unos días dándole vueltas a la cabeza con el tema de hoy, la verdad es que decidir quiénes entre todos los autores consagrados de novela negra merecen encabezar una relación como elementos distinguidos no resulta sencillo, de todas maneras tampoco me ha resultado tan complicado. Dicen, los que dicen saber de estas cosas, que si analizamos a los autores que allá en los comienzos de los años 30 del pasado siglo comenzaron a aportar relatos al género que empezaba a nacer y extendemos el análisis a lo largo de treinta años, hay tres autores que obligatoriamente deben encabezar esta relación por su importantísimo peso específico en el desarrollo del relato negro. Muchos críticos coinciden y para una vez que estoy de acuerdo con la mayoría me apunto a la teoría que afirma que existe un trío de autores que por distintos motivos encabezan esta relación. Está claro que para gustos colores, pero en mi modestísima opinión existe ese trío de maestros del género que encabeza Dashiell Hamm

Hablemos de novela negra (Segunda Parte)

Imagen
Hace un par de días les comentaba muy por encima , esto no da para mucho más, las características de lo que se ha dado en llamar novela negra y las diferencias que existen entre el relato negro y la novela policiaca clásica; un géneros que comenzó a publicarse a finales de los años veinte en los USA. Vaya por delante y me quito de en medio el problema, que en Estados Unidos cuando comenzaron a publicarse ese tipo de relatos se le adscribió al llamado género thriller y no es hasta el año 1945 cuando en Francia se le bautiza como negro ¿por qué?, simplemente porque la Editorial Gallimard traduce una serie de novelas americanas y las publica en una colección que se llamó Serie Noire y cuyas tapas estaban en negro Ya sabemos que la novela negra,  propiamente dicha, surge de la evolución de la novela policiaca, se puede considerar a Edgar Allan Poe como el padre de la novela policiaca, género que nace en el siglo XIX concretamente en el Reino Unido. Existe una gran y extensa lista de nomb

Hablemos de novela negra (Primera Parte)

Imagen
Teniendo presente que “Al madero no le gusta la ropa vieja” es un relato que creo está inscrito en el género negro, me parecía oportuno hablarles de este subgénero literario que tan popular se ha hecho últimamente en nuestro país. Nada extraño porque la novela negra ha sido desde siempre un género dirigido al gran público, literatura de consumo la han calificado peyorativamente algunos, pero en este tipo de relatos, como en el resto de los géneros que abarca la literatura, hay relatos negros muy bien escritos y otros que no. La inmensa mayoría de nosotros sabemos en términos generales de qué estamos hablando cuando alguien se refiere a la novela negra, pero creo que muchos nos limitamos a tener un conocimiento difuso de lo que representa este género tan importante. No soy un experto, eso vaya por delante, pero desde los quince años he leído toda la literatura negra ha caído en mis manos, soy simplemente un lector medio aficionado al género, desde ese punto de vista quiero dejarles algu

Viernes 13

Imagen
Me van a perdonar que aproveche el blog para hablar de un tema que nada tiene que ver con mi novela tal y como estaba haciendo últimamente, quisiera comentarles una experiencia que he vivido durante este fin de semana. El asunto comenzó el pasado viernes, día 13 de noviembre; en España lo del viernes 13, no nos dice gran cosa, porque en nuestra cultura los días malditos son aquellos en que coinciden el 13 y los martes, sin embargo en el resto del mundo se consideran de mal agüero los viernes 13. La maldición tiene que ver con una fecha muy lejana, concretamente con el viernes 13 de octubre del año 1307, día en el que el monarca francés Felipe VI, junto con el Papa Clemente V, decidieron acabar con la Orden de los Caballeros Templarios. El rey consiguió que el papa los declarara herejes, parece que al monarca le preocupaban mucho más las riquezas que atesoraba la orden que las supuestas herejías. Una vez que Roma los declaró herejes, fueron condenados a morir en la hoguera. El gran ma

Lo biográfico y lo autobiográfico en mi novela

Imagen
Supongo que muchos de ustedes les sonará una pregunta que hace algún tiempo, por lo repetida, parecía que resultaba obligatoria. No fallaba, estaban un periodista y un escritor en mitad de una de esas entrevistas que se hacen cuando hay que promocionar una nueva novela y cuando menos te lo esperabas el plumilla preguntaba muy serio ¿Hay algo de autobiográfico en esta obra? Naturalmente el autor con una sonrisa comprensiva se apresuraba a asegurar que no. Siempre me pareció que la pregunta rondaba la estupidez, porque si partimos de la base que la novela es un género de ficción, poca autobiografía del autor puede caber en una obra encuadrada en ese género literario. Cosa distinta es lo que todos sabemos, en cualquier obra, por muy de ficción que sea, se le cuelan al autor cuestiones, unas veces queriendo y otras sin querer, que tienen que ver con su vida.  Los novelistas cuando escriben lo hacen basándose en su experiencia vital, escriben de lo que saben y si el tema escapa a su conoc

Curiosidades sobre la preparación de mi novela (Segunda parte)

Imagen
Pármenides de Elea y Heráclito de Éfeso Les dejaba el otro día cuando me disponía a iniciar el estudio del manual de Patología Forense, tarea que me costó bastante más esfuerzo del que suponía y muchísimo tiempo. Tengo que reconocer que el esfuerzo no fue baldío, además de aprender muchísimo sobre el tema, lo cierto es que la idea de cómo apiolar a mi víctima, surgió del estudio de esa publicación. Visto desde la perspectiva que me proporciona el tiempo que ha transcurrido, me da la impresión que lo de llevar a cabo el estudio de las trescientas cincuenta y ocho páginas del puñetero manual me preparó para los trabajos de estudio y documentación que fui llevando a cabo antes de comenzar a escribir la novela y también los que me tocó afrontar durante el proceso de creación. No diré que me aficionara a la patología forense, porque no sería cierto, pero me pico el gusanillo y busqué documentación sobre fenómenos tales como el rigor mortis, la putrefacción cadavérica o la hemorragia subgale

Curiosidades sobre la preparación de mi novela (Primera parte)

Imagen
Tomé la decisión de escribir "Al madero no le gusta la ropa vieja" sin que mediara espacio para la reflexión. Un día del año 2013, me encontraba en casa sentado tranquilamente  en el sillón que acostumbro y sin que saber cómo, tuve esa idea, en ese mismo momento  decidí que era un buen proyecto. No me pregunten cuáles eran los motivos porque no los sé; sin saber a cuento de qué, había decidido escribir una novela y eso era todo lo que tenía claro, el resto no eran más que dudas y confusión. Pasaron los días y poco a poco fui tratando de madurar la idea. Pensé, creo que con buen criterio, que en primer lugar debía decidir qué clase de novela quería escribir. Me incliné por el género negro; no es que hubiera adelantado demasiado en el proyecto, pero al menos había decidido el género literario en el que me quería mover. No tenía ni idea del argumento, no sabía en que escenario iba a desarrollar la narración, ignoraba en la fecha en la que iba a situar el relato; eso sí, sabía

Intentando poner orden en el jaleo de este blog

Imagen
El manuscrito de mi novela Hace unos días me preguntaba un antiguo compañero y sin embargo amigo que finalidad perseguía con mis últimas publicaciones en mi blog y me di cuenta de que muy probablemente en esta nueva etapa hubiera comenzado la casa por el tejado. Tengo la mala costumbre de, tras tener una idea, aplicarme a ponerla en marcha sin dar demasiado espacio a la reflexión y eso no es bueno. Eso es precisamente lo que me ha sucedido con el cambio de temática en “Al sol de Fuerteventura”. Si me hubiera concedido un tiempo para estudiar cómo llevar a cabo esa variación muy probablemente muchos de mis lectores tendrían hoy una idea mucho más clara de lo que ha sucedido y está sucediendo con mi blog. Me voy a acoger al contenido de la antigua conseja que afirma que nunca es tarde si la dicha es buena y con este post pretendo poner un poco de orden y algo de claridad en el proceso. En mi decisión de abandonar, al menos por ahora, mis comentarios sobre política tienen que ver, entre

Marc Rodríguez vive en Las 90 Viviendas. ¿Por qué?, descubran el motivo

Imagen
Calle Panamá. En la escalera 4 bis, vive Marc Rodríguez Blanco, mi protagonista Como les prometí hoy voy a contarles cuál es el motivo que me aconsejó decidir que el protagonista de "Al madero no le gusta la ropa vieja", Marc Rodríguez, tuviera su domicilio en la barriada que se conoce en Puerto Rosario como las 90 Viviendas. Podría haber escogido cualquier otro lugar del casco urbano de la capital de Fuerteventura, pero siempre he tenido una buena relación con los vecinos de esa barriada, cuyas viviendas se entregaron a sus propietarios sobre el año 1970. En esas viviendas, en una escalera que no existe en la realidad, la 4 bis, tiene su domicilio al menos en mi relato, la madre de la pareja de Marc y por eso viven allí. En esa barriada viví una experiencia que fue la que decidió mi elección definitiva.  En las 90 Viviendas existía y existe una asociación de vecinos muy dinámica. Hace unos cuantos años  la propia Asociación con la ayuda de una serie de ciudadanos que no viví

Como nació lo de "Al madero no le gusta la ropa vieja"

Imagen
Aquí se gesto el título de la novela En la fotografía que ilustra el presente escrito se puede ver el interior del bar restaurante donde sucedió la anécdota que me permitió titular mi novela, que se llama como quizás sepan ustedes “Al madero no le gusta la ropa vieja”, un título que a mí me gusta aunque resulte un tanto sorprendente. Pero en estas cosa de la escritura las cosas suceden muchas veces por sorpresa, uno está liado pensando en cómo titular un texto y de pronto se le viene a la mente una anécdota que te ofrece la solución al problema. Estaba sudando tinta china para encontrar el título para la novela, cuyo texto ni siquiera había comenzado a escribir. Había realizado algún trabajo de documentación, pero no había escrito ni un solo párrafo del relato. Supongo, no lo sé, porque ya les he confesado que no tenía ni idea de como se escribía una novela, que lo suyo hubiera sido ponerme a escribir y lo del puñetero título dejarlo para mejor ocasión; pero como soy un tozudo irreme