Si hablamos de novela negra sueca, hablemos de Maj Sjöwall y Per Wahlöö

 
Maj Sjöwall y Per Wahlöö

Lo repito con frecuencia y volveré a hacerlo, vaya por delante la afirmación de que no soy un experto en novela negra, simplemente soy un aficionado al género y desde esa perspectiva es desde la que me atrevo a comentar para ustedes algunas cosas que se me ocurren sobre este apasionante tema. Ya saben los que tienen la paciencia de seguirme que estoy en la tesitura de publicar una novela negra y es a cuenta de esa posibilidad que comencé a escribir en este blog una serie de entradas sobre el género negro.

Hace un par de días publicaba un comentario sobre Henning Mankell, un auténtico maestro de la novela negra nórdica en general y de la sueca en particular, pero si tenemos que hablar de novela negra sueca, obligatoriamente deberemos hablar de Maj Sjöwall y Per Wahlöö, una pareja de escritores suecos, que formaron pareja sentimental, dueños de una mágica capacidad para escribir sus obras a cuatro manos, que en el año 1965  comenzaron a publicar una serie de diez novelas que los harían famosos.

Desde mi modesto punto de vista Maj Sjöwall y Per Wahlöö, fueron los auténticos pioneros del relato negro en Suecia, por eso son importantes y por la calidad literaria de los diez relatos que escribieron al alimón, uno por año, hasta que la temprana muerte de Per rompió ese fantástico equipo de trabajo. Por otro lado fueron los padres literarios de un personaje, el inspector Martín Beck, que fue el protagonista de sus historias, al que tuvieron la habilidad de acompañar con una serie de personajes secundarios que colaboraron a enriquecer sus aventuras y desventuras.

La sociedad nórdica siempre nos ha dado una imagen de sociedad socialmente muy avanzada, quizás sea por eso por lo que haya sido terreno abonado para el crecimiento del género negro, que lleva a la crítica social en su raíz más primigenia. Tanto Sjöwall como Wahlöö, tenían una mentalidad claramente marxista, por eso sus relatos contienen una acerba crítica a la sociedad sueca. Los dos tuvieron el mérito de abrir el camino al resto de  los autores suecos de relato negro empezando por los Henning Mankell, Camilla Läckberg, Kjell Eriksson o Åsa Larsson, etc. etc.

Pero además de esas dos cuestiones es importante señalar que pretendían que sus relatos constituyeran una contundente denuncia de las injusticias sociales que se vivían en aquella Suecia socialdemócrata, inventora del Estado del Bienestar y eso hicieron, sin que olvidaran la importancia de las tramas policiacas que desarrollaron con una habilidad sorprendente. 

Así que esa pareja sentimental y literaria escribió una serie con una carga importante de crítica social y con una trama policiaca cuidada hasta el extremo, pero a eso hay que añadir la importancia de los personajes secundarios que fueron creciendo a lo largo de la serie, de tal manera que no creo que haya un lector de Maj Sjöwall y Per Wahlöö  que puedan olvidar a Melander, Koellberg o Rönn personajes que acompañaron a Beck a lo largo de sus relatos, a lo que hay que añadir el sentido del humor que utilizaron con muchísimo acierto.

Maj Sjöwall y Per Wahlöö fueron profetas en su tierra pero consiguieron el éxito internacional, sus obras cruzaron el Atlántico, esta vez en sentido contrario, y fueron editadas en los Estados Unidos.  En 1971 se les concedió el Premio Edgar Allan Poe de novela negra por su cuarta novela "El policía que ríe", fue la primera vez que ese premio se otorgaba a una novela no escrita en inglés. En el año 1973  el director Stuart Rosenberg adaptó esta novela al cine, con Walter Matthau en el papel de Martin Beck, con el título de The Laughing Policeman,  que en España se estrenó como "San Francisco, ciudad desnuda".

Cuando decidieron escribir la serie, decidieron que ésta se compondría de diez títulos y así lo hicieron, comenzaron en 1965, año en el que publicaron "Roseanne" y cerraron la serie en el año 1975 con "Los terroristas", poco después de publicarse, el 23 de junio de ese mismo año, un cáncer de páncreas se llevó al otro mundo a Per Wahlöö.

Las diez novelas que conforman la serie protagonizada por Martin Beck se han publicado en España en la excelente colección de novela negra que edita RBA que en el año 2015 terminaba de hacerlo con "Los terroristas" el último libro que firmó la pareja sueca.

Si no conocen la obra de estos auténticos pioneros de la novela negra, se la recomiendo, no es imprescindible, pero lo mejor sería leer los diez relatos en el orden cronológico en el que fueron publicados, las historias son absolutamente independientes, pero el hecho de respetar ese orden ayuda a percibir el crecimiento personal y la evolución psicológica de Martín Beck y sus compañeros. Háganme caso y disfrutarán con el descubrimiento.

¿Qué cuáles con las mejores?, tengo tres favoritas, pero será mejor que eso lo decidan ustedes después de que lean la serie de Martín Beck.

Aquí les dejo la lista de novelas que componen la serie:

 1.- Roseanne (1965)
 2.- El hombre que se esfumó (1966)
 3.- “El hombre del balcón (1967)
 4.- El policía que ríe (1968)
 5.- El coche de bomberos que desapareció (1969)
 6.- Asesinato en el Savoy (1970)
 7.- El abominable hombre de Säffle (1971)
 8.- La habitación cerrada (1972)
 9.- El asesino de policías (1974)
10.- Los terroristas (1975)

Volveremos a encontrarnos aquí, si Dios quiere, el próximo miércoles. Hasta entonces cuídense mucho.
Un abrazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pedro Sánchez recorta en Sanidad

A Simancas lo han pillado con el carrito del helado

La Unión Europea se lo pone difícil a Sánchez e Iglesias