domingo, 20 de septiembre de 2020

Cien años de valor, el valor de cien años


Hoy La Legión cumple cien años. Se podrían llenar muchas páginas explicando qué es y que representa La Legión. Pero si con Gracián pensamos que lo bueno, si breve, dos veces bueno, me parece que los 9.722 muertos, 35.000 heridos y mil desaparecidos que La Legión ha ofrendado a España en el cumplimiento de su deber, más las siete cruces laureadas de San Fernando y las doce medallas militares colectivas que adornan su bandera, a las que hay que sumar  las veintitrés laureadas de San Fernando y 211 medallas militares individuales que supieron ganar los hombres que bajo los guiones legionarios sirvieron, sirven y servirán a España, expresan claramente la genialidad del hombre que la fundó.

Muchos podrían haber tenido la idea pero solo el teniente coronel José Millán Astray, con el convencimiento de la supremacía de lo espiritual sobre lo material, supo crear el Credo Legionario. Ideario que sostiene y conforma a La Legión y a lo legionario desde hace 100 años. Cien años han pasado y sigue rabiosamente vivo y eficaz; los doce espíritus del credo tienen la misma vigencia hoy que ayer y guían a los legionarios que actualmente sirven en la filas de La Legión, como lo hicieron desde la fundación. Esa fue y es la genialidad de Millán Astray, en unas pocas líneas supo resumir toda una filosofía apta para el combate y también para la vida.

Es el credo el que mantiene a La Legión en la punta de lanza del ejército español, porque los espíritus de ese credo se siguen aprendiendo, recitando y practicando en las unidades legionarias. Constituyen la filosofía y la norma de vida de miles de hombres y mujeres que siguen luciendo orgullosos el chapiri legionario y de muchísimos más que habiendo servido en las filas legionarias siguen teniéndolo presente en sus vidas.

Todo ha cambiado y La Legión lo ha hecho también, ha sido un camino duro. Conviene no olvidar que en bastantes ocasiones hemos estado al borde de la disolución. "Hay gente que no nos camela...", reza la vieja canción legionaria y esa es una verdad como un templo. Ha habido mucha gente que ha intentado que La Legión desapareciera y lo han hecho desde muchos ámbitos de esta sociedad, algunos muy próximos a nosotros. Tengo que reconocer que en ocasiones les hemos facilitado el trabajo, pero finalmente la valía de los legionarios nos ha puesto en nuestro lugar.

Fuimos a Bosnia con el decreto de disolución de La Legión, escrito y guardado en un cajón de un despacho del ministerio de defensa. Siempre pensé que junto a quien peleó a muerte para que se nos asignara la misión a los legionarios, en el ministerio había gente que esperaba que fracasáramos y así justificar la desaparición de La Legión. 

Primero fueron los de la AGT. Málaga y después los de la AGT. Canarias los que pusimos las cosas en su lugar y demostramos que La Legión era una unidad perfectamente entrenada y apta para desenvolverse en cualquier situación. Recuerdo como en el puerto de Málaga, a la finalización de la misión, el ministro de Defensa nos dijo que “éramos el principal activo de la política internacional española”, un giro copernicano en la opinión del gobierno, basado en el esfuerzo y el sacrificio desarrollado en el cumplimiento de la misión.

Así ha sido la vida de La Legión desde su fundación, primero fuimos aquellos soldados con sus bonitos sombreros que rellenaban sacos terreros porque el Mando no confiaba demasiado en ellos para mandarlos a combatir. Cuando no hubo más remedio, las unidades de La Legión demostraron su valía asumiendo un papel preponderante en aquella guerra. Nunca hemos tenido un camino fácil, ni siquiera para celebrar el Centenario que ha coincidido con la maldita epidemia que nos asola. Pero hoy, con menos fastos, con menos fiestas, el Centenario se celebrará en los acuartelamientos legionarios respetando las medidas que la epidemia impone, pero también se celebrará en miles de hogares en los que el “día de La Legión” se conmemora y celebra, porque es tan fuerte la impronta con la que marca el Credo a los legionarios, que tras abandonar las filas de las unidades legionarias, siguen sintiendo que lo de ser legionario es una filosofía, una forma de entender y vivir la vida que siguen ejerciendo practicando esos espíritus .

El Credo Legionario ha sido el garante de la de vitalidad de La Legión, lo fue en su momento, lo es ahora y lo será mientras exista. Es por eso por lo que, orgulloso y convencido de lo que digo, afirmo que nuestra raza no ha muerto aún, ni lo hará mientras sea el Credo Legionario la filosofía que guíe a los hombre y mujeres que forman en La Legión.

Feliz Centenario a todos.



¡Viva España! ¡Viva el Rey!  ¡Viva La Legión!

 

 

viernes, 18 de septiembre de 2020

¿Hablan de lo que no saben o mienten a boca llena?


 

La pregunta que titula el presente escrito tiene algo de retórica, porque cualquiera que me lea aunque sea de vez en cuando, sabe que siempre he señalado el amor por la mendacidad que siente Pedro Sánchez, que parece que no pueda decir una verdad ni queriendo. Pero como sea que tengo algunos lectores, pocos si digo la verdad, que navegan por la amura de babor, no me importa presentar la disyuntiva, aunque vaya por delante que yo creo que los social comunistas, generalmente mienten a boca llena, aunque en algunas ocasiones, para más INRI, no saben de lo que hablan.

La experiencia nos dice a todos, salvo a algunos votantes del PSOE y UP, que resulta imposible creer al gobierno. Todos rinden culto al paradigma que reza. “La mentira es un arma revolucionaria”, frase que se atribuye a Lenin, aunque no me conste de forma fehaciente. Ahora bien, a pesar de no saber quién diablos soltó la frase en primer lugar, está claro que quien lo dijera era de izquierdas, lo digo por lo del arma y su calificación de revolucionaria. Yo siempre he preferido un pensamiento de un hombre de izquierdas, acérrimo enemigo de los totalitarismos, sean populistas o comunistas, que en su momento dijo. “En una época de universal engaño, decir la verdad constituye un acto revolucionario”. Supongo que muchos la habrán reconocido, lo dijo George Orwell un trotskista de pro, que se refería al engaño del totalitario régimen estalinista.

Tiene por tanto sus años y lo dijo un hombre que se libró por los pelos de que se lo cepillaran, tal y como hicieron con muchísimos miembros del POUM en Barcelona, las milicias del PSOE, esas que la nueva Ley de la Memoria Democrática sin duda nos presentarán como ejemplo de conducta democrática, progresista y defensora de la libertad. Yo lo parafraseo porque en esta época de engaño generalizado por parte del gobierno de Pedro Sánchez, decir la verdad constituye un acto revolucionario que todos debemos emprender. Todos debemos empujar un poquito para que a este gobierno le pase lo de aquel cántaro, que de tanto ir a la fuente se rompió.

Cuando el gobierno de Pedro Sánchez nos dice que lo peor de la crisis económica ya ha pasado, o cuando nos cuentan lo de la crisis en V o en V asimétrica ¿mienten, o es que no tienen ni idea de economía? Partiendo del hecho de que el narciso socialista es Doctor en Economía - vamos a dejar de lado el lío de la tesis - se supone que este gobierno debe entender bastante de este tema. Y claro, cuando uno lee en la prensa especializada que España sufrirá la peor recesión y la recuperación más lenta del mundo, no tiene más remedio que inferir, que lo que nos cuentan Sánchez, Montero y Calviño, son unas mentiras de tamaño descomunal.

Resulta escandaloso que este gobierno esté metido de hoz y coz en lo del Pazo de Meirás, en intentar ganar la batalla del Ebro o cargarse la cruz del Valle de los Caídos, en un momento en que Europa, los medios de comunicación especializados en economía, Funcas o la OCDE nos dicen que, observados los países ricos, todos han mejorado su situación económica, salvo – ¿lo adivinan verdad? – España en la que la situación no es que no haya mejorado, si no que ha empeorado.

Que nos lo dice la OCDE, para entendernos: La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, un organismo del que formamos parte y que advierte que España registró en el segundo trimestre la mayor caída del PIB de los países ricos, con una pérdida de más de un 22% interanual, tan sólo superado por la India. La Fundación de las Cajas de Ahorro aporta otro dato muy clarificador, ha rectificado su estimación que entendía que la caída del PIB durante el 2020 estaría próxima a un 10% y ahora nos dicen que viendo como están las cosas, más nos vale que nos vayamos preparando para un desplome en torno al 13%.

Y mientras esto sucede el gobierno está a sus cosas. Propaganda, demagogia y venta de humo al por mayor contándonos unos cuentos que nadie puede tragarse, excepción hecha de sus votantes. Así que en estas cosas que hemos comentado, como en tantas otras, Pedro Sánchez y su gobierno mienten a boca llena, porque en el fondo les da igual lo que le suceda a nuestra economía. Sánchez sigue instalado en su teoría que al final Europa tendrá que venir a arreglarnos las cosas porque no nos puede dejar caer, así que la economía no le importa, le importa conseguir la fractura de la sociedad, dominar los medios de comunicación, castrar lo poco que queda de la independencia del Poder Judicial y a la economía que le vayan dando.

Pero a veces demuestran, que siendo como son unos mentirosos de tomo y lomo, también son unos ignorantes catedralicios, gente que demuestra que no pone atención a su trabajo y que a pesar de estar rodeados de asesores carísimos, no saben de lo que hablan. Por poner un ejemplo, que a ustedes seguro se les han ocurrido unos cuantos, el otro día, Pablo Iglesias se lio en una intervención en el Congreso, en la que pretendía demostrar que lo de la ocupación de la vivienda es un invento de la derechona. 

Sostenía muy flamenco que la ocupación de viviendas privadas no suponía un problema porque la mayoría de las viviendas “ocupadas” eran propiedad de los fondos buitres. Para ser preciso citaré textualmente lo que dijo, afirmó que "El problema de la vivienda en España no es la ocupación; es el precio de los alquileres, la especulación y que los fondos buitre son el principal casero"

Me parece que lo menos que se le puede exigir a un individuo que es Vicepresidente del Gobierno y que llevaba su intervención escrita en un folio, porque no debía sentirse capaz de explicarse y tenía que leer lo que llevaba escrito; digo, que lo menos que se le puede pedir es que si no sabe de qué va el asunto, le pida ayuda a cualquiera de los paniaguados que pululan por los ministerios sin saber a qué dedicar su tiempo. Porque lo que afirmó sobre los fondos buitres era absolutamente incierto. De hecho y para que el ridículo fuera absoluto, el propio gobierno que vice preside cuando anunció la moratoria de los arrendamientos por el coronavirus expresó: "Se regula la moratoria para el caso en el que el arrendador no sea un gran tenedor de inmuebles, algo que sucede en el 85% de los casos".

Casi todo el mundo sabe, sobre todo si trata de asuntos que tengan que ver con el alquiler de viviendas, que el 80% de ellas son de propiedad privada. Además, un tipo que se pasa la vida dando lecciones a todo el mundo, incluyendo a los ministros socialistas, podría tener un poquito más de cuidado cuando interviene en el Pleno del Congreso de los Diputados.

Así que a veces, no porque sean veraces, sino porque además son unos ignorantes de tomo y lomo, meten la pata hasta el corvejón. Por lo tanto, me respondo a lo que preguntaba en el título del presente artículo y creo que casi todos estaremos de acuerdo en que habitualmente mienten más que hablan, pero para redondear su incapacidad, de vez en cuando y más asiduamente de lo que sería aconsejable, se ponen a hablar de lo que no saben, se meten en unos jardines que dan miedo y hacen un ridículo espantoso.

¿Qué habremos hecho para merecernos un gobierno como este?

jueves, 17 de septiembre de 2020

En el Congreso Bildu se burla de la debilidad de Pedro Sánchez.


 

La verdad es que no sé si los filo etarras se burlaban de Pedro Sánchez o simplemente daban fe de una lamentable realidad, cuando su portavoz afirmaba en el Pleno del Congreso de los Diputados que “Hoy es el día que ya estamos aquí condicionando al Gobierno de España”. No es que me sorprenda la afirmación de Mertxe Aizpurua la portavoz bilduetarra, al fin y a la postre no decía otra cosa distinta a la que llevamos sosteniendo la gente de bien de este país, desde hace ya mucho tiempo. La única diferencia está en que la afirmación de la portavoz de Bildu se hizo desde la tribuna de los oradores del Congreso de los Diputados, en presencia de Pedro Sánchez, que se cuidó muy mucho de contestar a esa afirmación plena de sarcasmo de la amiga de ETA.

No he podido leer las airadas respuestas de la zurda social, que sí contestaban cuando desde la oposición se afirmaba que Pedro Sánchez pretendía gobernar España, con el apoyo de los que la querían destruir. He echado en falta las exhibiciones de zafio ingenio con el que se contestaba a esta afirmación en las redes sociales. Recuerdo perfectamente la defensa que se hacía desde la dichosa progresía, que apoya al gobierno social comunista, al pacto que firmó el PSOE, con Bildu y UP, que pagaba el apoyo a las prórrogas del Estado de Alarma con la promesa de la derogación de la reforma laboral de Rajoy. Pacto que murió a las pocas horas, ante la advertencia que llegó desde Bruselas, advirtiendo a Sánchez que se tentara bien la ropa, antes de tocar la única reforma estructural que se ha llevado a cabo para mejorar el mercado laboral español.

Es tan grande la debilidad de Pedro Sánchez que sus socios se permiten humillarlo en la sede de la soberanía nacional, y lo peor es que dicen verdad los amigos de los etarras, cuando su portavoz afirma que “Hoy es el día que, tras más de tres décadas intentando acabar con la izquierda abertzale vasca, resulta que estamos aquí, condicionando el gobierno de España y condicionando las leyes que este Congreso aprueba”, porque lo que dice refleja lo que sucede exactamente. Supongo que todavía habrá por ahí algún zurdo despistado que presuma de la habilidad del narciso socialista para aplicar la geometría variable. Aunque Aizpurua haya dejado in puribus al maestro geómetra, riéndose de su inepcia y su incapacidad para concitar acuerdos políticos, con su afirmación.

Llevo muchos años preguntándome de dónde tendrá cogido ETA al PSOE para manejarlo como lo ha manejado siempre a su antojo. Porque los etarras han humillado sin el menor empacho a los hijos de Ferraz cuando les ha dado la gana o les ha convenido, en su momento publicaron las actas secretas de sus negociaciones con los socialistas, que contenían información que dejaban a los pies de los caballos a los de Ferraz. La innegable e íntima relación que tiene Bildu con ETA, queda demostrada cuando la portavoz de Bildu demuestra en el Congreso que han heredado de la banda asesina su capacidad para humillar gratuitamente a Pedro Sánchez y por si alguno tuviera dudas al respecto, porque en este mundo hay gente que no se entera de la vida, ya se encargó el propio narciso socialista de dejarlo más que claro, cristalino, cuando en el Senado, abyecto, cobarde e inerme, expresó sus condolencias a Bildu por el suicidio de un etarra preso. Con ese pésame expresado en el Pleno del Senado, demostró Sánchez que él también piensa que Bildu y ETA son la misma cosa.

Y claro está, todas estas cosas llegan a Europa, ya sea a través de las informaciones de los diplomáticos acreditados en Madrid o de las crónicas de los periodistas que trabajan para los medios de comunicación europeos; y cuando desde Bruselas le lavan la cara a este triste y desgraciado gobierno, ahí salta Pedro Sánchez, explicando a sus votantes, que si tienen problemas ante los organismos europeos es porque el PP habla mal de España a la UE. Vaya por delante una aclaración, hablar mal del gobierno social comunista, no es hablar mal de España, pero si hay alguien que se está cargando la imagen de nuestro país ante la Unión Europea es Pedro Sánchez que con sus mariachis están destrozando el crédito del que disfrutábamos hasta hace bien poco tiempo.

Este miércoles el ministro de sanidad alemán hacía unas declaraciones en la que expresaba su incomprensión sobre lo que está sucediendo en España con relación a los rebrotes de la pandemia. El ministro decía que no comprendía que en España, donde el gobierno había llevado a cabo el confinamiento más duro y largo de toda Europa, a pesar de ello, estuviera a la cabeza de los contagios, de las cifras de ingresados, etcétera. 

Me recordó a Fernando Simón, al que hace algún tiempo le preguntaron en plena pandemia, como podía ser que en Alemania tuvieran una cifra de letalidad tan baja, sobre todo comparada con los horrorosos números que sufríamos nosotros. El sandio de Simón se limitó a contestar, que para él era un misterio lo que sucedía en Alemania. Ahora quien se topa con un misterio sin explicación, es el ministro de Sanidad alemán, que no puede explicarse qué diablos está haciendo este gobierno, para seguir siendo el peor país europeo en la lucha contra el covid-19.

Por eso no hace falta que nadie hable mal de España, lo hacen con suficiencia nuestros ministros, que no saben dónde tienen la mano derecha y lo que es peor, tampoco la zurda. A Pedro Sánchez lo tienen fichado desde que, tras ganar las primarias y antes de tomar posesión del cargo de Secretario General del PSOE, ordenó a los eurodiputados del PSOE romper el pacto alcanzado para votar a Jean Claude Juncker, candidato del Partido Popular Europeo a la Comisión Europea, a cambio de que los populares votaran a la presidencia del Parlamento europeo al socialdemócrata alemán Martin Schulz. La jaimitada del narciso lo dejó marcado para siempre, porque las reclamaciones se presentaron ante el jefazo europeo de los socialdemócratas, que tuvo una charla con Sánchez en la que saltaron chispas.

La debilidad estructural de este gobierno social comunista le impide manejarse ante Europa, y eso en un país en el que si se cumplen las previsiones, vamos a sufrir el año 2021 un déficit público del 8% del PIB, unos 96.000 millones de euros y que en el mejor de los casos recibirá de la UE 14.000 millones de euros, si las cosas van muy bien, nos advierte de un desastre clamoroso. 

A todas estas, parece que el gobierno está viendo tan verdes como las uvas de la fábula, las posibilidades de conseguir aprobar unos PGE que sean aceptables para Europa y ya están filtrando la posibilidad de volver a prorrogar el Presupuesto de Montoro. Para terminar de rematar la situación hay que tener presente que esos 14.000 millones se librarán únicamente si Pedro Sánchez aplica las reformas estructurales requeridas y no las que quieren Pablo Iglesias y sus podemitas.

Quien mal anda, mal acaba, o, dime con quién andas y te diré quién eres. Lo malo es que esta gente nos va a llevar a todos a una hecatombe económica, en su empeño por mantenerse en el poder, instalados en el sostenella y no enmendalla. Son incapaces de aprobar unos presupuestos y los muy ilusos, pretenden que Bruselas les entregue 140.000 millones de euros.

No caerá esa breva.

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Pedro Sánchez no cumple ninguna promesa. Ahora le ha tocado a los ERTES


 

El otro día comentaba en el blog una declaración de un miembro del gobierno, que afirmaba que los ERTES se mantendrían hasta que “tuviéramos” una vacuna. En ese momento advertía que la declaración no era otra cosa que un mensaje tranquilizador, porque los ERTES durarían hasta que a Pedro Sánchez se le acabara el dinero, tal y como parece que está ocurriendo.

Hace unos días Yolanda Díaz, la ministra podemita de Trabajo, mandó un borrador a los agentes sociales para iniciar una negociación entre ellos, es decir entre los sindicatos y la ministra, porque hace ya mucho tiempo que la existencia de unos agentes sociales que conocemos como los empresarios, se ignora. A los social comunistas les resulta mucho más cómodo negociar con unos sindicatos genuflexos y silentes que son incapaces de hacer el menor amago para defender los intereses de los trabajadores y si hablamos de los parados para qué les cuento. Los trabajadores en paro desde hace mucho tiempo no son un asunto que interese a los sindicatos de clase, una vez que les cobran sus servicios por negociar los ERES y mandarlos al paro, desaparecen de su horizonte.

Decía que Yolanda Díaz, la recordarán porque fue aquella ministra ¡de Trabajo! que en una rueda de prensa no supo explicar lo que era un ERTE y pedía lastimera al ministro de la Seguridad Social que le echara una mano. Decía que la ministra, mandó un borrador en el que se advertía que a partir de septiembre los beneficiarios de ERTES consumirían paro. No parece muy lógico, porque el gobierno no computa a los más de ochocientos mil trabajadores que están incluidos en esa figura de protección laboral, como parados, por lo tanto la medida parece un recorte de derechos muy importante. 

Como estamos en un país en el que al parecer a nadie le preocupan estas minucias, la noticia pasó prácticamente desapercibida. Aquí lo importante, lo mollar, es ante la imposibilidad legal de volver desenterrar a Franco, poner en primera plana y abrir los telediarios con la nueva Ley de Memoria Democrática, que es algo que tenía a la ciudadanía conteniendo el aliento, esperando impaciente el glorioso momento en el que se publique en el BOE y a partir de ese instante, los 47.400.000 compatriotas que aquí vivimos, podremos dormir tranquilos. Eso sí, con un problema sanitario terrible y con un miedo impresionante a que llegue el momento en que en casa no haya dinero para dar de comer a nuestros hijos;  pero eso en realidad son cosas que a nadie le importan. Si fueran importantes saldrían en la tele y de que eso no suceda, se ocupa muy eficientemente el Gabinete de Presidencia de La Moncloa, con la bien pagada complicidad de los medios afines.

Aunque parece que ese pensamiento que tantas veces he repetido en este blog, que reza: “Cuando los hechos contradicen a las palabras, me quedo con los hechos” parece que empieza a permear a nuestra sociedad, que todavía no se ha dado cuenta de la inmensidad de la tragedia que se nos avecina, pero empieza a ver el porvenir muy negro. Porque resulta, que todas y cada una de las milongas populistas que nos han vendido Pedro Sánchez y sus cuates podemitas, han quedado en agua de borrajas.

El famosísimo Salario Mínimo Vital, tan publicitado y con el que tanto han presumido los pijo progres resulta que solo se ha concedido al 1% - no se me ha quedado ningún cero en el teclado - de los solicitantes; no quiero hablar de lo que han hecho los social comunistas a los trabajadores autónomos, porque es una auténtica canallada. Que decir de los 4.000.000 de parados. Nadie se iba a quedar atrás y si uno echa un vistazo, resulta que a los perjudicados hay que contarlos por millones.

Hablaba del escándalo que supone que un trabajador que no está en el paro y que cobra una parte de su salario de las ayudas que debe implementar el gobierno, a partir de septiembre le carguen lo que cobra contra su “cuenta” del paro. Estamos hablando de un gobierno, cerril, inepto e incapaz de ponerse en la piel de los que más sufren y hoy se podía leer en algún medio de comunicación, ya se sabe que los social comunistas tienen la lengua muy larga y la piel muy fina, y hay cosas que se ocultan por aquello de no molestar; decía que hoy, tímidamente se publicaba que lo que Yolanda Díaz había dicho que iba a suceder a partir de septiembre, ya se estaba produciendo desde hace tiempo sin que nadie lo hubiera advertido.

Sorprendentemente los afectados, han constatado que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) lleva ya seis meses restando días de desempleo a su prestación. Como suena, sin anestesia, por las malas, con alevosía, nocturnidad, disfraz, abuso de superioridad, ensañamiento y todo lo que ustedes quieran añadir, resulta que este gobierno progresista está tangando a los trabajadores incluidos en los ERTES y al currante que no le guste, que le eche azúcar y que piense que todo esto se hace por su bien.

Resulta grave que aquella promesa hecha a los trabajadores de mantener el “contador a cero”, se convierta por arte de birlibirloque, en que el tiempo en ERTE compute para el cobro de otras prestaciones a futuro, de manera que sí se consumiría paro; que esa y no otra, era la propuesta de la ministra de Trabajo. Pero la realidad social comunista siempre supera a la ficción, porque lo cierto es que los trabajadores que están saliendo del ERTE han comenzado a comprobar en sus expedientes registrados en el SEPE que han consumido días de paro, cuando en teoría se garantizó que esto no iba a ser así.

¿Y qué dicen desde el ministerio de Trabajo? Pues muy serios afirman que hay que estar tranquilos, que solucionarán el problema poniendo el contador a cero, cuando los afectados pasen a situación de desempleo. Personalmente me parece una burla, si no es algo peor, pero está claro que los trabajadores tendrán que tragar porque nadie los va a defender. No es que me extrañe, no han cumplido ninguna de sus promesas, por lo tanto, qué motivo podía hacernos pensar que lo de los ERTES lo iban a cumplir. ¿Qué es un asunto delicado? ¿Qué se está jugando con el pan de muchas familias? No me hagan reír que tengo el labio partido, a esta gentuza esa cosas no les interesan.

Lo malo de este asunto es que todavía hay gente que los defiende y apoya. Y para eso no hay vacuna que valga.

martes, 15 de septiembre de 2020

Europa observa desconfiada al gobierno de Pedro Sánchez


 

En ocasiones, hay detalles pequeños, casi nimios, que ponen de relieve la oculta realidad de un escenario complejo; ya saben ustedes lo de la muestra y el botón. Lo cierto es que a cada día que pasa el gobierno social comunista sigue dando señales muy claras de la división que sufre y de la incapacidad de sus miembros para instrumentar una política que permita acometer las reformas que inexcusablemente necesita nuestro mercado laboral, económico, industrial y financiero. 

Nadie sabe nada sobre qué diablos pretenden llevar a cabo Pedro Sánchez y sus mariachis para implementar esa reformas, de las que, repito, nadie conoce y me temo que el primero que las ignora es el propio gobierno de España, que anda distraído en solucionar una serie de asuntos que le permitan poner en marcha otra vez la geometría variable, que de nada les sirvió la semana pasada.

De ahí vienen las declaraciones de Juan Carlos Campo, ministro de Justicia, que se ha atrevido a afirmar que “las sentencias no resuelven problemas políticos”. Me parece muy preocupante que por satisfacer las exigencias de los independentistas catalanes, tenga que justificar la intención del gobierno social comunista de modificar el código penal en lo que se refiere a los delitos de rebelión y sedición, soltando una estupidez de ese calibre. Campo es magistrado y por respeto a esa condición debería abstenerse de afirmar una tontería de ese tamaño.

Un magistrado es un técnico en la aplicación de la ley y por lo tanto sabe que las sentencias penales tienen la finalidad de expresar la culpabilidad o la inocencia de los justiciables, aplicándoles las circunstancias que pudieran modificar la responsabilidad del condenado, ya saben, las agravantes, atenuantes o eximentes. No hay otra, y cuando el tribunal entiende que alguien ha quebrantado la norma, se le aplica una pena que tiene por finalidad conseguir los objetivos que se persiguen mediante su imposición.

Esos objetivos son, según las teorías doctrinales más comunes, la retribución, la prevención y la rehabilitación. Nuestra Constitución proclama que “las penas privativas de libertad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social”, el TC matiza la afirmación de la Carta Magna en el sentido de que la Constitución no limita la orientación de la pena a la reinserción, permitiendo la fundamentación de la pena en postulados retribucionistas o de prevención general. Y el Tribunal Supremo en el mismo sentido afirma que “la reinserción social no es una finalidad absoluta de las penas privativas de libertad establecida constitucionalmente… se trata de una orientación armonizable con otras finalidades de la pena y con la exigencia de justicia prevista en el artículo 1 de la Constitución”.

Me perdonarán el peñazo, pero creo que tanto la Carta Magna, como el TC y el TS dejan bien claro que entre la finalidad de la penas, que se derivan de las sentencias condenatorias, no existe eso que tan alegremente suelta nuestro ministro de Justicia. Las sentencias no resuelven problemas políticos, porque son instrumentos que por definición no están construidos para hacerlo. Pero por el pan baila el can, y ese es el caso de Juan Carlos Campo, que se ve obligado a salir a los medios a soltar semejante cancaburrada, porque la debilidad del gobierno le obliga a hacerlo para tranquilizar a los socios de la investidura que claman por la amnistía de los condenados por sedición.

Así que, por un lado tenemos a un gobierno que tiene que jugar obligado, prácticamente sin margen, buscando solución a las exigencias que le plantean todos y cada uno de sus presuntos socios, que hace unos días le han devuelto un toro al corral con el asunto del Decreto Ley de los remanentes municipales. Pero ese no es el problema más importante, el problema más grave del gobierno de Pedro Sánchez, se deriva de su absoluta incapacidad para gastar los 140.000 millones de las ayudas europeas, de acuerdo con las condiciones que le exigen desde Bruselas.

Durante el período comprendido entre el año 2014 y el 2020 sólo hemos podido ejecutar el 33% de los fondos que Europa ha puesto a nuestra disposición, estamos a la cola de los países comunitarios con un 67% de fondos estructurales todavía sin gastar y un 31% de proyectos sin ejecutar. Así que ya me contarán ustedes que clase de confianza se puede depositar en un gobierno dividido, que no es capaz de ejercer un liderazgo eficaz en el diseño de proyectos capaces de consumir esos fondos, con una administración hipertrofiada, ineficaz, lenta hasta decir basta, que agrava esa incapacidad para ejecutar los presupuestos que tan generosamente ha nutrido Europa.

En Bruselas temen que Pedro Sánchez a falta de una solución mejor, intente repetir aquella desgraciada experiencia del Plan E, que llevó a cabo ZP. Hará lo mismo que está haciendo con la lucha contra la pandemia, salvar su responsabilidad, dejando en manos de las CC. AA, su ejecución. Intentará repartir el dinero en paquetes autonómicos, con lo que se multiplicará el gasto administrativo y se ralentizará la ejecución, por lo tanto es una malísima solución que observan atentamente desde la UE, porque “los frugales” permanecen en silencio, pero están atentos a la jugada. Atención, que a mi parecer sobra, porque todos sabemos que aquel Plan E, fue un desastre descomunal, muy caro, pero perfectamente inútil.

Hablaba de pequeños detalles, que ponen de manifiesto problemas muy grandes, ahí tienen ustedes las peleas (en plural) que mantienen los ministros entre sí, las innumerables ocasiones en las que se contradicen en intervenciones públicas, las filtraciones de uno y otro grupo y eso es un síntoma muy claro de que en el Consejo de Ministros no hay nadie que sea capaz de imponer la autoridad. Sufrimos un gobierno más preocupado en buscar excusas y culpables, que en trabajar para hallar soluciones.

Me dirán que es una tontería, pero si les digo la verdad, hablando de detalles que puedan parecer nimios, desde el día que Pablo Iglesias, decidió eliminar su coleta, que era su “marca de fábrica” y la cambió por el moño, pensé que era una demostración de que Iglesias se había rajado. Cuando uno tiene una imagen corporativa, no la tira por la borda con esa facilidad. Estaría harto de que le llamaran el coletas, pero cuando se presentó con el moño, lo único que hizo fue demostrar su debilidad ante los que le criticaban.

El gobierno muestra su endeblez, producto de su división y de su incompetencia. Esta gente no está capacitada para presentar el plan de reformas que necesita España, que tiene que estar el día 15 de octubre en Bruselas. Vamos a ver si al final la UE se pone seria y decide no abrir la bolsa que contiene el maná europeo, que tanto necesitamos. Si eso sucediera, supongo que, como a Rajoy ya lo tienen liado a cuenta de la Kitchen, la culpa será de Aznar y de la foto de las Azores.

 

lunes, 14 de septiembre de 2020

Casado derrota a Pedro Sánchez


 

Dónde las dan las toman, estarán pensando en la cúpula del Partido Popular; el revolcón sin paliativos que se llevó el pasado viernes el gobierno social comunista no ocurrió por casualidad. Hubo que trabajar mucho y bien para que el asunto funcionara. La gente de Casado abrió canales de comunicación utilizando a distintos representantes que consiguieron romper el aislamiento impuesto por los social comunistas. A través del alcalde de Zaragoza se consiguió rápidamente la adhesión a la propuesta popular de hasta 31 alcaldes de 14 formaciones políticas distintas. Se contactó incluso con ERC a través del JxCat, se negoció con el PNV y con Íñigo Errejón. Mucho trabajo político, un documento muy estudiado que fue aceptado por la inmensa mayoría de grupos políticos, llevaron al Partido Popular a encabezar la primera victoria contra los de Pedro Sánchez.

¿Un ejercicio de geometría variable?, pues no, eso queda para Pedro Sánchez, en el Partido Popular decidieron aplicar el viejo dicho que reza que la política es el arte de lo posible y generaron un documento, ordenado, completo y eficaz que satisficiera a todos. ¿Difícil? Claro que sí, pero se puede hacer, como demostrado queda. Pedro Sánchez se libró por los pelos que los diputados de Colau le votaran en contra, tal y como parecía que iba a ser; pero a pesar de esa deserción de última hora, la propuesta popular consiguió que 193 diputados votaran contra la convalidación del Decreto Ley que pretendía sustraer de las manos de los ayuntamientos el superávit habido en su momento.

Casado logró romper la incomunicación y demostró que cuando se habla de dinero contante y sonante, la ideología pasa a segundo término y prima mucho más la voluntad de los votantes, porque a ver qué les van a explicar a sus vecinos los alcaldes socialistas que apoyaran la derrotada y rapaz voluntad expropiadora de los social comunistas. 

A Pedro Sánchez le perdió la soberbia y hasta última hora no percibió la que se le venía encima. Una derrota muy importante, por su contundencia y por el acuerdo conseguido por Casado con JxCat, PNV, Compromís y el partido de Errejón para tumbar el decreto de Sánchez. En Génova ven un "punto de inflexión" en la legislatura, que va a complicar muy mucho a Pedro Sánchez las negociaciones de cara a la aprobación de los PGE.

Porque se empiezan a percibir los efectos de la tijera social comunista, que no tiene más remedio que ponerse en marcha. Europa espera el plan que genere este gobierno, para empezar a abrir los cordones de la bolsa europea. Ha llegado el momento de la verdad y a las promesas de Pedro Sánchez se le empiezan a ver las costuras. Por mucho que Iglesias patalee, el gobierno le va a meter mano a las economías de los funcionarios, los autónomos y los futuros pensionistas. Todos ellos van a sufrir los inevitables recortes, sea pagando más, como es el caso de los autónomos o recibiendo menos, los funcionarios y futuros pensionistas, y a nadie se le escapa en La Moncloa, que en esos colectivos se encuentran algo más de nueve millones de votantes. La débil excusa que esgrime el gobierno de que la congelación del sueldo de los funcionarios no va a suponer ningún problema porque el IPC es negativo y por lo tanto se respeta su capacidad adquisitiva, ha sido desmentida por los especialistas que afirman que la subida de precios se acercará más al 1% que al 0%.

Pedro Sánchez debiera tener muy presente un viejo dicho español que reza: “Donde no hay harina todo es mohína, pero si prefiere algo más puesto al día, quizás Iván Redondo le pueda recordar aquello de “Its the economy, stupid” que acuñó en su momento James Carville, consejero estrella de Bill Clinton. Se enfrenta a una situación económica espantosa, que nos resulta mucho más dura a los ciudadanos españoles que al resto de los europeos, gracias a la incapacidad y desidia de Sánchez y sus cuates, y ahora va a sudar tinta china para negociar con el manual de geometría variable en una mano y la tijera de los recortes en la otra.

El narciso socialista podrá decir lo que quiera, pero para cualquier observador, la puesta en marcha de Nadia Calviño y José Luis Escrivá, anunciando los recortes que habrá que aplicar, no es una casualidad. La actitud de los ministros se debe a la presión que reciben desde Europa y también a las críticas de la prensa internacional, que señala unánime la falta de rigor presupuestario del gobierno social comunista. Europa aprieta y le exige que, para empezar, recorte el elefantiásico gobierno que preside.

Han llegado los recortes y los abanderan y anuncian miembros de este gobierno, que sin embargo, en boca de María Jesús Montero había proclamado hace ya unos días que lo peor de la crisis ya había pasado. Cuestión que desmienten clarísimamente los globos sonda lanzados sobre los recortes y el documento que ha mandado el ministerio de Trabajo a los agentes sociales para negociar las condiciones de los ERTE más allá del 30 de septiembre. Las prestaciones contabilizarán como periodo consumido a efectos de futura situación de paro. Otro recorte muy duro, que será muy mal acogido por los ciudadanos.

Pedro Sánchez no sabe hacer frente a la crisis económica, de la sanitaria no hace falta decir nada, los números de infectados hablan por sí solos de la inepcia de este gobierno para hacerle frente, somos el país europeo con más pacientes ingresados en las UCIS. A falta de ideas, vuelve a las “soluciones” de siempre. Congelación del sueldo a los funcionarios, se salvan las pensiones de la congelación porque existe una ley aprobada gracias al PP que exige que se aumenten al menos en un 0,25%. Se “desincentivan” las jubilaciones anticipadas recortando un 8% esa pensión, van a retrasar de facto la edad de jubilación y planean una durísima subida de impuestos. No aprenden, pretenden aplicar un sistema que ya ha demostrado dos veces, que no solo no soluciona el problema, sino que lo agrava.

Ante este panorama creo que a la mayoría de los votantes y a algunos de sus socios, lo de la geometría variable no les va a convencer demasiado. Casado ha demostrado que sabe hacer oposición en el peor momento para Sánchez.

Recortes a porrillo para funcionarios, autónomos, pensionistas, trabajadores, parados, etcétera. Lo que seguro que no van a recortar, es el sueldo de esta pandilla de inútiles que aseguran nos gobiernan.

viernes, 11 de septiembre de 2020

Me reitero, el gobierno de Pedro Sánchez está muy nervioso


 

Parece ser que algunos de mis lectores percibieron un exceso de optimismo en mi comentario de ayer, quizás fuera así. Afirmaba entre otras cosas que la izquierda mostraba su temor ante lo que pudiera llegarles, montando la comisión de investigación contra el PP. Decía que Pedro Sánchez utilizaba la mentira como principal herramienta para gobernar y que le resultaría imposible engañar a todos durante mucho tiempo.

Sobre el uso de la mentira y los riesgos que ello conlleva, no puedo hacer otra cosa que abundar en lo que dije, y ahí están las oportunísimas declaraciones de la Comisión Europea, que está hasta los pelos de Pedro Sánchez y sus cuates podemitas, que se ha tomado el trabajo de destapar el ultimo cuento de Pedro Sánchez. Dicen desde Bruselas que no es cierto lo que afirmó el narciso socialista cuando sostenía que la ausencia de Presupuestos comprometería la llegada de los fondos para combatir los daños del Covid-19. Que la Comisión Europea salga a los medios para desmentir al presidente de un país miembro de la UE es muy grave y demuestra la mala imagen de la que disfruta Sánchez en Bruselas.

Cuando hablaba ayer de las bolas que debía mantener el malabarista Sánchez en el aire y que al menor fallo caerían al suelo, no es que yo sea profeta, pero hoy en el Congreso de los Diputados se le han caído todas de manera estruendosa, sus socios de la moción de censura le han dicho que hasta aquí llegó la riada del catorce y le han echado para atrás la convalidación del Decreto Ley con el que pretendía expoliar el remanente habido en las arcas municipales. Ha sido derrotado estrepitosamente, han votado a favor. los diputados del PSOE, los de UP y el de Teruel Existe, que como no se entera - porque si Teruel existe, desde luego su diputado no da señales de vida - votó a favor creyendo que existía un acuerdo. Un asunto grave, conste que en la historia de nuestra democracia solamente han sido rechazado cuatro Decretos Ley, dos de los cuales ha presentado Sánchez, que desde hoy ostenta el récord de la prueba.

Hablaba ayer del nerviosismo en el gobierno a cuenta de los problemas judiciales de Pablo Iglesias y de su partido. Hoy declaraba Calvente, el ex abogado de Podemos. Hay que ser muy tonto para pelearte con tu abogado, dueño de tus secretos y no contento con ello, ponerle una querella que lo libera del secreto profesional, torpes hasta decir basta. Pues hoy ha hablado ante el juez de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, don Manuel García Castellón. Calvente ha señalado a los instigadores del "montaje" sobre el supuesto robo del teléfono de Dina Bouselhamm. Por resumir, ha tirado de la manta y el juez planea ponerle protección. Conviene no olvidar que a esta investigación, le sigue la que se lleva en el juzgado nº 42 de Madrid sobre la financiación irregular de Unidas Podemos. Así que si ayer afirmaba que Pablo Iglesias estaba muy nervioso por sus problemas judiciales, hoy había medios que titulaban. “Pánico en Podemos”. Por lo tanto en todo caso creo que debiera excusarme por haberme quedado corto.

Así que estamos ante un gobierno que pierde la convalidación de un Decreto Ley a manos de sus socios, los que apoyaron a Pedro Sánchez en la moción de censura y le concedieron la investidura, lo que es malo, porque parece que lo de la geometría variable esta vez no ha tenido el efecto taumatúrgico que otras veces ha funcionado, pero es que además el líder del grupo podemita, socio del gobierno, está liado a base de bien ante los tribunales. No puedo saber lo que sucederá, pero no puedo por menos que recordar aquello de “Tengas pleitos y los ganes”

Así que me reitero en mi afirmación Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están muy nerviosos y por eso organizaron la comisión de investigación del caso Kitchen. El gobierno que ha tenido un estruendoso revolcón en el Congreso de los Diputados, habrá quien diga y no le faltaría razón, que esas cosas se olvidan, pero el problema radica en que este gobierno derrotado, cuyo presidente ha sido desmentido por la Comisión Europea y su vicepresidente está muy cerca de que lo empapelen, ha demostrado de manera fehaciente que es incapaz de hacer frente a los rebrotes de la epidemia, al crecimiento exponencial del paro, a la contracción del consumo, a la caída del PIB… etcétera. Y todo eso considerado en su conjunto, resulta muy difícil de sobrellevar.

Además de todo esos desastres, el Consejo de Ministros está profundamente dividido. ¿Entre socialistas y podemitas? También, pero existen profundos desencuentros entre los ministros socialistas que insensiblemente parece que han ido conformando dos grupos.

Para muestra bien vale un botón y ese botón nos lo da la discusión entre las dos vicepresidentas socialistas del gobierno de Pedro Sánchez sobre un asunto delicado. Me refiero a las posiciones absolutamente contrapuestas que mantienen Carmen Calvo y Nadia Calviño sobre la probable congelación de las pensiones  y del sueldo de los funcionarios. Son de la cuota socialista, vicepresidentas y andan a la greña en un asunto muy delicado que va a hacer mucho daño a la imagen del gobierno. Dicen desde el gobierno que "No sería descabellado que se congelara el sueldo de los funcionarios o se subiera muy poco".

Si hablamos de la división entre podemitas y sanchistas, las cosas están mucho peor. Se filtra interesadamente que Pedro Sánchez ha decidido vetar a Pablo Iglesias en las reuniones para la reconstrucción de España. Calviño no lo quiere en el grupo que prepara el plan que se remitirá a Bruselas. ¿Motivo? Las continuas filtraciones sobre las medidas de ese plan llevadas a cabo por Iglesias resultan inaceptables.

Las declaraciones en la SER de Pablo Iglesias sentaron muy mal en Presidencia, de hecho les faltó tiempo para filtrar el enfado que habían producido las palabras del podemita, que afirmó haber tenido una bronca muy dura con Sánchez el cuál se tuvo que excusar.  Calviño se ha apresurado a explicar cuál fue el motivo por el que la fusión de Caixa Bank y Bankia se le había ocultado al vicepresidente: "Para evitar filtraciones”, afirmación, que le habrá sentado como una patada en el hígado al sensible Iglesias.

Parece que se ha abierto la veda del podemita, el ministro de la Seguridad Social, harto de las salidas de tono de Iglesias, lo ha ridiculizado por hablar de la calle sin pisarla. Por lo visto Escribá está muy cansado de soportar que Iglesias vaya mandándole mensajes por los medios de comunicación, cuando hacer, lo que se dice hacer, hace bien poco.

Me parece que puedo reiterarme en lo que afirmé, hay nervios, fracturas, malentendidos, problemas de comunicación y además justo ahora, se demuestra que la geometría variable, a veces no funciona.

Si me pasara a mí, estaría profundamente preocupado. Supongo que a ellos les pasa lo mismo. Ya han hecho lo que hacen siempre en estos casos, montarle un tinglado al PP y buscar a los culpables de lo que sucede y va tan mal. Ellos no pueden ser los responsables, ellos no se equivocan nunca, son de izquierdas y progresistas, por lo tanto tienen bula.

 

jueves, 10 de septiembre de 2020

La izquierda muestra su temor: Comisión de Investigación contra el PP




El PSOE y Podemos van a montarle en el Congreso de los Diputados, una comisión de investigación  al Partido Popular a cuenta del caso Kitchen. Una acción que no busca otra finalidad que impedir que se hable de los problemas que arrastra Unidas Podemos. Por mucho que se empeñe Pedro Sánchez, esta acción le pone al descubierto. Hace bien pocos días que el PSOE votó en contra de que el congreso investigara el asunto de la Caja “B” del partido bolivariano, con lo que queda muy claro que los social comunistas utilizan las comisiones de investigación, no para que se sepa la verdad, si no para sacar ventaja política.

Por otra parte convendría recordar que el Poder Legislativo tiene como misión, además de legislar, la de controlar al gobierno, por lo que no parece que la decisión de investigar lo que pudiera suceder en el año 2012, gobernando Rajoy, tenga que ser controlado por una cámara que ha sido elegida para la presente legislatura. Pero no le vamos a pedir al narciso socialista que se muestre respetuoso con las normas, porque sería tan inútil como pedir peras al olmo. 

Esta es una acción destinada para el consumo de sus seguidores más fieles, otra acción propagandística que pretende hacer olvidar la cantidad de asuntos sucios que han protagonizado los podemitas y que, con la ayuda de la Fiscalía, andan manejando como pueden, intentando esquivar la acción de la justicia. A saber:  Los sobresueldos que ha cobrado la cúpula podemita y que presuntamente no han declarado a Hacienda; la existencia de una caja “B”, que trabajaba en negro. El clonado del disco duro del ordenador de Marta Flor. Los follones de la nueva sede podemita y para finalizar, al menos por ahora, la cooperativa de Rafa Mayoral. 

Poco a poco van aflorando los escándalos y por mucho que se empeñe Pablo Iglesias en lanzar cortinas de humo, estos asuntos, con sus sobresueldos, caja B, ilegalidades en la compra de la sede, me recuerdan mucho a lo que Iglesias le ha echado en cara desde siempre a Mariano Rajoy. Será que todo se pega menos la hermosura, pero los podemitas sudarán tinta china para salir con bien de todas estas cuestiones.

Pedro Sánchez está nervioso porque las encuestas que encarga le dicen que hay gente, votantes del PSOE de toda la vida, que están empezando a incomodarse ante tanto disparate, y le preocupa el hecho, porque él mejor que nadie sabe cómo responden los votantes socialistas más fieles a la causa cuando se disgustan. No cambian el sentido del voto, pero el día de las elecciones se quedan en casa. Lo sabe porque ha sufrido el fenómeno, como lo sufrieron antes que él, ZP y Rubalcaba. Y por otra parte no se le oculta que no puede controlar a ese 25% de votantes indecisos, que no deciden el sentido de su voto hasta pocos días antes de las elecciones, que son los que dan y quitan mayorías, sean  estas, absolutas, suficientes o relativas.

A mí, el narciso socialista a cada día que pasa me recuerda más a un clown metido a malabarista, manteniendo en movimiento un montón de bolas en el aire, mientras que Iglesias, vestido de Augusto, toca el organillo y le va añadiendo dificultad al ejercicio de Sánchez, añadiendo de vez en cuando, una bola a las que ya mantiene en movimiento. Todos sabemos que será incapaz de sostener indefinidamente en el aire el creciente número de bolas que el podemita le obliga a manejar.

El asesor de malabarismo de Presidencia
Claro que habrá quien me diga que lo de hacer malabares en el lenguaje político se llama ejercer la geometría variable. No lo voy a discutir, pero creo que hasta el más zurdo de los zurdos estará de acuerdo conmigo que cada acto genera unas consecuencias y que por muy malabarista que uno sea, nada en este mundo sale gratis y a cada acción se sucede una reacción, que hay que afrontar y eso no es tan sencillo como pudiera parecer.

Recordaremos como Sánchez acogió en su seno a los moribundos naranjitos y los situó en calidad de socios de primera categoría. Inmediatamente ERC dijo que nones, que con ellos no contaran para el pacto para los presupuestos mientras estuvieran los de Arrimadas. Ayer, decía Sánchez, que Cs no había salido de la foto de Colón, los despreciaba para contentar a Rufián. Pero necesita la presencia de ellos para poder presumir ante la UE de unos presupuestos apoyados por un partido de centro derecha, para que oculten un poco el hecho de que gobierna con los comunistas de Podemos y entonces, ¿qué debe hacer? - ya tiene unas cuantas bolas en el aire - pues prometer a Arrimadas que apoyará una moción de censura en Madrid, que hará presidente a Aguado. Por ahora ya ha prometido las treinta monedas de plata, ya veremos lo que realmente sucede. 

¿Necesita el apoyo de Bildu? – otra bola en el aire – Pues ahí lo tienen, apesadumbrado, dando el pésame a los filoetarras en el Senado por la muerte del etarra que se suicidó.  Ahí me parece que estuvo torpe porque si les presenta sus condolencias será porque reconoce que el etarra era familiar de los de Bildu. Pero, pelillos a la mar, otra bola que consigue mantener en movimiento. 

Tiene claro que los de ERC están moscas, pues nada, le hace un gesto a Iglesias para que le tire otra bola y le promete a Junqueras que en la mesa de negociación se hablará de amnistía y autodeterminación. ¿Y con Podemos qué hace? Están empeñados en derogar la reforma electoral de Rajoy contra la voluntad de la UE, pues pide otra bola y sigue sudoroso manteniéndolas en el aire, mientras le promete a Iglesias que la Fiscal General del Estado, le librará de todos los males. Pero tiene que aceptar todavía otra bola, quiere los votos de los diputados de JxCAT y para conseguirlo les promete que modificará el Código Penal, concretamente en lo que se refiere al delito de sedición.

Por ahora ha conseguido mantener todas las bolas en movimiento, pero sabe que en cuanto se produzca el menor fallo, van a ir todas al suelo y además un gafe le recordó el aserto de Abraham Lincoln, que decía: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.”

Es por eso, por lo que siente temor, es por eso por lo que comienzan a existir dudas en la izquierda política y también en la social. Lo sabe. No puede permitirse el menor fallo y el del organillo no le ayuda nada.

Por eso, a pesar de nuestra malísima situación, tengo cierta confianza que al final esto se solucionará, porque Pedro Sánchez no va a poder seguir haciendo malabares de manera indefinida, engañando a todos, que es casi una tarea imposible. Tiene que engañar a sus socios de gobierno, a los que le concedieron la investidura, a Europa, al PSOE, a sus votantes, a la banca, a los naranjitos… No me extraña que se acuerde de Lincoln.

Ojalá sea así.



miércoles, 9 de septiembre de 2020

A Pablo Iglesias lo han tranquilizado y se le ha soltado la lengua


Parece que a Pablo Iglesias se le ha pasado el ataque de pánico que la situación jurídica de su partido y la suya en particular, lo tenía en ignorado pasajero, mudo y con muchísimas ganas de hacerse olvidar. El caso Dina y las denuncias del ex abogado de Unidas Podemos lo habían colocado en una situación muy incómoda y seguramente alguien le aconsejaría que procurara volar por debajo del radar de la prensa y la opinión pública; pero lleva unos días en que parece que se le ha pasado el susto, está muy animado y con ganas de hablar y plantar cara a cualquiera que se le ponga por delante.

Llámenme mal pensado, pero la milagrosa locuacidad del podemita, me hace pensar en que  alguien ha hablado con Dolores Delgado, la Fiscal General del Estado, y con esa charla ha conseguido, que si alguna vez Delgado hubiera cumplido con su deber de independencia – de lo que siempre he dudado – esta vez probablemente haya olvidado lo que dice la ley que le obliga a promover la acción de la Justicia “en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la Ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social”.

Supongo que la aleve (1) influencia de Dolores Delgado tendrá algo que ver con la decisión de la Fiscalía de Madrid, que acaba de solicitar que la investigación contra Podemos, que se está llevando a cabo en el juzgado de instrucción nº 42 de la capital, se limite al contrato suscrito por UP y la consultora Neurona.

Una noticia convenientemente jaleada por la prensa amiga, que anunciaba la limitación solicitada por el fiscal como si de un triunfo se tratara, aunque bien pudiera haberse titulado la noticia, como lo ha hecho algún otro medio, menos proclive a dorarle la píldora a los social comunistas: “La Fiscalía pide que se investigue a Podemos por sus contratos con Neurona”, que me parece una noticia relevante y que debiera preocupar a los responsables del partido podemita. Sin olvidar que queda pendiente conocer la opinión del instructor sobre, entre otros asuntos, la supuesta licitación irregular de obras, o la adjudicación “a dedo” de las obras de su sede en la calle Francisco Villaespesa de Madrid.

Pero ya digo, la noticia de la petición del fiscal coincide en lo temporal, con la súbita aparición de Pablo Iglesias en los medios de comunicación. Parece que ha vuelto  de su retiro con mucho mono de micrófono y - sin que nadie le preguntara nada sobre el tema de la investigación judicial, hay que ver lo delicados que son en la SER cuando quieren - hoy se ha soltado el pelo. Ha empezado afirmando que el rey emérito ha huido de España, lo que no es cierto y además ha redondeado el cuento afirmando que D. Juan Carlos estaba siendo investigado por delitos gravísimos.

Quizás este yo muy despistado, pero no sé qué exista investigación alguna contra Juan Carlos, en ningún tribunal, porque lo de ser investigado, no lo decide ningún político, quién debe dar la consideración de investigado es un juez. Ahora bien, lo que sí tengo claro es que en cuanto empezaron a torcerse sus designios en el caso Dina, Podemos, orquestó de inmediato la campaña contra Juan Carlos, para que le sirviera de cortina de humo que ocultara la sospechosa conducta que observó Pablo Iglesias con la dichosa tarjeta de memoria del móvil de una antigua asesora, a la que generosamente ha puesto a su disposición una suerte de periódico digital.

En la SER ha procurado nadar y guardar la ropa. Por un lado ha señalado que los Presupuestos se aprobarán con la mayoría que le dio la investidura a Pedro Sánchez, ha señalado una vez más que no es posible conseguir dar estabilidad a la legislatura, sin contar con el bloque que los apoyó en su día. Para seguir guardando la ropa, afirmó que acuerdos tan importantes no se pueden tomar con el apoyo de partidos que gobiernan con el apoyo de la ultraderecha, refiriéndose a Ciudadanos, aunque supongo que para evitar que le acusen de propiciar el veto a los naranjitos, haya concedido la posibilidad de algún acuerdo puntual.

Y digo lo de nadar y guardar la ropa, porque ha estado continuamente dando una de cal y otra de arena. Ha comentado que tuvo una bronca de las de alivio con Sánchez, que incluso este se disculpó por no haberle avisado de lo del rey emérito, para inmediatamente advertir que esa actitud engrandece al presidente. Por descontado no quiso hablar de la fusión de Caixa Bank y Bankia, ni del caso Dina, ni del jaleo de las obras de la sede. Solo le interesaba quedar bien y volver a poner de relieve esa supuesta huida de Juan Carlos.

¿Nada nuevo bajo el sol? Quizás hoy me he levantado optimista y sea por eso por lo que pienso que aunque la actuación de la fiscalía tranquilice a Iglesias, sería bueno recordar aquello de que tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Para salir del presente problema, Iglesias, necesita de la ayuda de Pedro Sánchez, lo que quiere decir que está perdiendo gran capacidad de maniobra dentro del propio gobierno. Está claro que le ha visto las orejitas al lobo, esta vez no le ha bastado ir a la Sexta a explicarse, se ha tenido que ocultar y guardar silencio, de esta igual se libra, pero vendrán más y él lo sabe.

Veremos si a la segunda se libra, espero que no.  



Me van a perdonar pero me salió lo de “aleve” sin pensarlo, quise cambiarlo porque un término que se utiliza muy poco. Al final decidí dejarlo tal y como me había salido del teclado y por si a algún lector no le suena el término, aquí dejo su significado. Ustedes sabrán perdonar.

(1  (1)   Aleve: 1. adj. alevoso. U. t. c. s.

martes, 8 de septiembre de 2020

Cuándo tus hijos pasen hambre ¿seguirás apoyando a los social comunistas?


Que Pedro Sánchez está dispuesto a sacrificar lo que haga falta por seguir sentado en su poltrona, no es noticia. Ni siquiera es una opinión, es un hecho incontrovertible, que nadie que tenga dos dedos de frente, puede negar. Lo ha demostrado sin el menor empacho, ha mentido a sus votantes, a la oposición, a sus socios, a sus adversarios, a Europa y a todo el que se le ha puesto a tiro. Queda muy poca gente en España que pueda afirmar con razón, que Pedro Sánchez no le ha mentido jamás.

No me vale que diga que a usted no le ha engañado, porque lo tenía muy visto y jamás le ha creído. Eso significa que Pedro Sánchez no ha conseguido venderle la moto, pero mentirle, claro que le ha mentido. Nos hablaba a todos, especialmente a sus afiliados y votantes, cuando juraba por sus siete padres, que jamás pactaría con Bildu o con Podemos. Nos mentía, cuando decía que éramos el país de Europa que más test hacía, nos ha mentido a todos los españoles a lo largo de la primera fase de la pandemia y nos sigue mintiendo ahora, que se nos viene encima la segunda oleada. Miente siempre, miente por sistema, miente hasta cuando no le hace falta; mentir forma parte de su manera de ser y de hacer.  

Tenemos un gobierno que no dio una a derechas en la gestión de la pandemia del Covid-19, con un presidente que justificaba el desastre escudándose en la opinión de los expertos. Sostenía el narciso socialista que, todas y cada una de las decisiones de su gobierno, estaban basadas en la opinión de aquel comité de expertos, cuya composición se mantenía en secreto. Luego, lo que son las cosas, miembros del gobierno reconocieron que el comité de expertos solo había existido en la imaginación de Pedro Sánchez.

Una consecuencia de la mala gestión de la epidemia ha sido la crisis económica que va a acabar con la clase media de este país y ya para que les cuento si hablamos del “estado del bienestar” y eso tampoco es una opinión. En Europa, gobiernos, ministros, políticos, científicos, expertos universitarios, nos dicen unánimes que somos el país que peor ha gestionado las dos crisis: La sanitaria y la económica. Desgraciadamente eso es así, pero si uno atiende a las redes sociales, topas con ciudadanos que, impasible el ademán, defienden la gestión del gobierno, que desde Europa se nos dice que ha sido desoladora y que aquí la zurda ha decidido que eso no es verdad y aplaude la acción del gobierno social comunista.

Si en Europa muchos países han sufrido rebrotes y han conseguido que el contagio y la mortalidad sea menor que en España, si nuestros contagios se producen a un ritmo mucho mayor que en Francia o Alemania, por muy de izquierdas que alguien sea, debería darse cuenta de que algo estamos haciendo mal.

Pero no es así, andamos cerca de los 4.000.000 de parados y a la pijo progresía y a los votantes de la izquierda les parece normal. Es más, si los escuchas lo que sucede se debe a la aplicación de la reforma laboral de Rajoy, que, lo que son las cosas, es la única reforma estructural digna de tal nombre que se ha llevado a cabo en España. ¿Mejorable? Naturalmente, pero la zurda en lugar de estudiar el asunto y mejorar el texto, se dedica a intentar derogarla, pese a que Europa ha advertido claramente a Sánchez que aleje sus manos de esa norma.

Claro que la crisis económica ha afectado a todos los países, pero nada comparado con el desastre ocasionado por la tardía reacción del gobierno de Sánchez ante la epidemia, que ante su incapacidad para separar a los enfermos, de los sanos, decidió tratarnos a todos como enfermos y nos encerró en casa.  Hay gente que todavía cree que el mana de los ERTES va a durar hasta la consumación de los siglos. Fuentes oficiosas han asegurado que el gobierno los mantendrá hasta que llegue la vacuna; como si la voluntad del gobierno bastara para mantener la medida. ¿Con qué dinero van a pagar esos subsidios?, si en junio ya nos hemos gastado más de 21.300 millones de euros, que es el dinero que Europa nos va a mandar, cuando lo haga, para ayudar a pagar los gastos del desempleo y los ERTES.

¿Es que no hay nadie en la izquierda social que sepa que vivimos de prestado y que esto pinta muy mal? Que el 80% del dinero de los Presupuestos Generales del Estado, estará gastado antes de que se aprueben, porque hay pagar los subsidios de desempleo, las pensiones, los intereses de la deuda y el sueldo de los funcionarios y esas partidas son intocables.

Parece que no, en la izquierda no están dispuestos a aceptar nada que venga de la derecha. La mayoría de los votantes de esta izquierda -, cerril, violenta y guerra civilista - son del sindicato de los que prefieren quedarse tuertos, siempre y cuando la derecha se quede ciega.

Se equivocaron en febrero y se están volviendo a equivocar, contumaces en el error, viven de la propaganda. Estamos a la cola de Europa, la pandemia se gestionó mejor en Grecia y en Portugal, países con una sanidad pública muy deficiente, pero que supieron reaccionar a tiempo. Aquí nos vendieron el rollo de la mejor sanidad pública del mundo y más de 50.000 muertos desmienten esa excelencia, sin que nadie en esa izquierda social sea capaz de plantearse alguna duda. 

Los recortes de Rajoy, los de Aznar o los del Cid Campeador, son los culpables de lo que sucedió; el hecho que la sanidad griega hubiera sufrido unos recortes atroces y algo menos la portuguesa, desmienten el argumento, pero aquí están los zurdos, listos para cerrar los ojos y aceptar lo que desde el gobierno les digan.

El paro, el desempleo, la enfermedad, el hambre no distingue de ideologías, murió gente que votó a la derecha y a la izquierda. Pero ni siquiera ese argumento ha servido para que gente que cree que es progresista, reflexione y se dé cuenta que nuestro futuro, si sigue en manos de esta gente. va al desastre.

Por eso me pregunto, ¿hará falta que nuestros hijos pasen hambre, para que se den cuenta que esto es una hecatombe producida por los radicales de izquierdas, que están dispuestos a sacrificar lo que haga falta - entre otras cosas el bienestar y la salud de los españoles - con tal de conseguir ese cambio de régimen que persiguen?

Nada les va a detener, necesitan una sociedad dependiente, atemorizada y hambrienta, que no sea capaz de pensar con claridad y hacer frente a esa pandilla de demagogos que nos están llevando a la ruina, mientras ellos viven como rajás.



lunes, 7 de septiembre de 2020

¿Será que se drogan?


Cuesta muchísimo trabajo soportar la absoluta incapacidad que demuestra el gobierno social comunista para manejar el problema de la segunda oleada del Covid-19 que ya estamos padeciendo y ya para qué les cuento, si hablamos de la crisis económica. Parece que Pedro Sánchez y sus cuates estén esperando que caiga sobre ellos el maná europeo y pare usted de contar. En Francia, ya se sabe que los franceses son muy suyos, también esperan que la Unión Europea comience a mandar el dinero para la recuperación económica, pero en lugar de irse de vacaciones, se preocuparon en estudiar lo que harían con ese dinero y ya tienen decidido cómo y en qué van a utilizarlo.

Aquí, como vamos de sobrados, el gobierno se fue de vacaciones, que para eso Dios creó el mes de agosto, y ahora más fresquitos están comenzando a pensar cómo van a utilizar esos fondos. La idea es crear un comité en la Moncloa que presidirá Iván Redondo y que será el organismo que ejecute las órdenes de Pedro Sánchez al respecto. Como los de la UE no estén al loro, ese dinero lo vamos a malgastar en progresistas fuegos de artificio, clientelismo político y cosas absolutamente inútiles al interés general, pero que satisfarán las propuestas más radicales de esta izquierda de nuestros pecados.

Padecemos un gobierno - veintitrés ministros lo componen - que francamente no sé yo si da más pena que miedo. Quizás fuera oportuno recordar a Alejandro Dumas, que aseguraba preferir los malvados a los imbéciles, argumentando que los malvados dejan algún respiro de vez en cuando. Será por eso que yo le tengo mucho miedo al gobierno. 

En sus filas abundan los ministros que los ciudadanos no saben ni quiénes son, porque nada han hecho desde su toma de posesión para que se les conozca. Aquí tienen algunos, que me parece que, a no ser que consulten ustedes a San Google Bendito, no van a tener muy claro que ministerio ostentan y mucho menos de qué problemas se ocupan:  José Manuel Rodríguez Uribes, Reyes Maroto Illera o Luis Planas Puchades, por poner un ejemplo.

Luego están los que han hecho tal exhibición de inutilidad, que se les conoce por sus constantes metidas de pata; gentes que cobran un sueldazo, que pagamos de nuestros bolsillos, y a los que conocemos por la facilidad que demuestran para mear fuera del tiesto. Podemos empezar por Alberto Garzón Espinosa, ministro de Consumo, que cada vez que abre la boca sube el pan. De tal manera que parece que el dicho de “calladito estás más guapo”, lo hubieran inventado para él. 

Sería muy injusto, si me olvidara de nuestro ministro astronauta, Pedro Francisco Duque Duque, que a pesar de que nunca fue a la luna, parece que no haya bajado de ella. Le salva el hecho de tener cara de buen chico, pero desde luego es un ministro absolutamente prescindible. Qué me dicen ustedes de María Aránzazu González Laya, que a pesar de ser la ministra de Asuntos Exteriores, lio la que lio con el asunto de Gibraltar, que quizás por eso sea por lo que les suene. Una especialista en comercio internacional que no intervino para nada en las compras de material sanitario en aquel mercado que no era capaz de comprender, Salvador Illa.

En esta lista de ministros conocidos por sus meteduras de pata, sobresale con luz propia Irene Montero Gil, la recordarán ustedes porque estuvo dando positivo en los test PCR más de dos meses. Es nuestra ministra de Igualdad, se supone gestiona un ministerio carísimo, que está empeñado en demostrar que todos los varones de este país somos violadores, maltratadores y violentos. 

No quiero ni puedo olvidarme, de mi paisano Manuel Castells Olivan, una vieja gloria intelectual, de vuelta ya de todo, que es el ministro más absentista de nuestra historia democrática, a pesar de que él se defiende explicando que eso no es más que una leyenda ciudadana. Lo conocerán ustedes por su peculiar gusto eligiendo las camisetas que luce y no por sus inexistentes aportaciones a la mejora de nuestra Universidad.

Creo que llevo ya ocho ministros que se distinguen por su inutilidad, suponen el 34,78% del Consejo de Ministros que me parece una cifra muy importante y conste que le perdono la vida a Teresa Ribera Rodríguez. La recordarán, fue aquella ministra que nos explicó que en Portugal las cosas iban mejor que aquí en lo que se refería al coronavirus, simplemente porque los lusos están más al oeste que nosotros. Una virguería difícil de superar y que salió de la boca de la Vicepresidenta cuarta del Gobierno del Reino de España y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y no de una víctima de la LOGSE, pero vamos a dejarlo ahí.

Aunque quisiera, no puedo olvidarme de Juan Carlos Campos Moreno, prescindible ministro de Justicia, que llegó al Consejo de Ministros exhibiendo como único mérito, el hecho de ser la pareja de Meritxell Batet, nuestra influyente presidenta del Congreso.

Claro que podría hablar de Ábalos, Grande Marlaska y algún otro, me van a perdonar pero esto se alarga y quería hablar de un caso inaudito protagonizado por María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz de este desgraciado gobierno, que no sé yo qué le ocurriría, pero quizás con ganas de hacerle la competencia a sus colegas metepatas del Consejo de Ministros, en su calidad de portavoz de gobierno, nos soltó a los españoles que estaba “convencida de que hay mucho que nos une” con ERC “pero sobre todo el amor por España”.

Honradamente, no puedo explicarme semejante disparate. Solo puede justificar lo que dijo el hecho de que la ministra sufriera una crisis psicótica en mitad de la rueda de prensa, o a lo peor es diabética y padeciera en ese momento una hipoglucemia severa. No quisiera pensar que la Montero anduviera de amanecida y no tuviera la mente muy clara después de una noche de juerga.

La verdad es que cuando leí la noticia, supuse que era una fake news de esas que la derecha, que es muy mala, les monta a los progres y que les faltaría tiempo a los social comunistas para poner las cosas en su sitio. Pero no, la ministra portavoz soltó el disparate y todavía estoy esperando que salga a los medios para rectificar lo que dijo. 

Resulta absolutamente inaceptable que una persona  a la que se le supone una buena formación se equivoque y no sea capaz de rectificar sobre la marcha, o si la empanada mental que la poseía en ese momento, no le permitió darse cuenta de que había metido la pata bastante por encima del corvejón, no rectificara más tarde el disparate. Me dicen, que al pobre Junqueras hubo que hacerle el boca a boca, cuando le explicaron lo de la portavoz socialista, y costó un triunfo, porque para encontrar en la cárcel a un voluntario que se lo hiciera, sudaron tinta china.

Es por todo lo que les he contado, que uno llega a pensar que igual los ministros andan por esos mundos de Dios inconvenientemente “dopados” y de ahí que se produzcan espectáculos como el que dio Duque, enseñando como había que ponerse una mascarilla. Estoy convencido que es así, los ministros andan drogados, no hablo de que consuman substancias estupefacientes, pero lo cierto es que consumen unas drogas mucho más duras. La soberbia, el poder, la avaricia, la opacidad y la mendacidad, son drogas muy peligrosas que como todos podemos ver, impiden actuar a nuestros ministros con la eficacia, la inteligencia, la honestidad, la transparencia y el acierto, que les son exigibles.

Así nos luce el pelo. Son muchos, son muy malos y para más INRI, resultan extraordinariamente caros.