miércoles, 18 de noviembre de 2020

Hablemos de novela negra (Primera Parte)


Teniendo presente que “Al madero no le gusta la ropa vieja” es un relato que creo está inscrito en el género negro, me parecía oportuno hablarles de este subgénero literario que tan popular se ha hecho últimamente en nuestro país. Nada extraño porque la novela negra ha sido desde siempre un género dirigido al gran público, literatura de consumo la han calificado peyorativamente algunos, pero en este tipo de relatos, como en el resto de los géneros que abarca la literatura, hay relatos negros muy bien escritos y otros que no.

La inmensa mayoría de nosotros sabemos en términos generales de qué estamos hablando cuando alguien se refiere a la novela negra, pero creo que muchos nos limitamos a tener un conocimiento difuso de lo que representa este género tan importante. No soy un experto, eso vaya por delante, pero desde los quince años he leído toda la literatura negra ha caído en mis manos, soy simplemente un lector medio aficionado al género, desde ese punto de vista quiero dejarles algunos datos que creo les resultarán interesantes.

Decía Carlos Ruiz Zafón, cuando fue comisario de Barcelona Negra que “la novela negra es Galdós con un par de hostias”. Me parece una definición un tanto simplista aunque provenga de mi admirado Ruiz Zafón que en paz descanse. De todas maneras el género negro se desarrolla dentro del realismo social más profundo y ahí puede caber la referencia a D. Benito. La novela negra retrata la sociedad en la que se producen los hechos que describe, tiene forzosamente que tener una carga de crítica social, en su gran mayoría suceden en un ambiente urbano, relativiza el bien y el mal y denuncia la corrupción de la clase política.

Ya les he dado una definición, veamos que decía sobre el género Raymond Chandler en su clásico “El arte de matar”, el maestro definía al relato negro como “la novela del mundo profesional del crimen”. No está mal pero a pesar del respeto que siento por Chandler me parece más clara y sobre todo más académica la que nos dice que: “La novela negra es la denominación que se aplica a un subgénero narrativo (relacionado con la novela policiaca), que surge en Norteamérica a comienzos de los años veinte, y en el que sus autores tratan de reflejar, desde una conciencia crítica, el mundo del gansterismo y de la criminalidad organizada, producto de la violencia y corrupción de la sociedad capitalista de esa época”

Supongo que habrá muchísimas definiciones más, pero ésta me parece que deja las cosas claras y sin meterse en demasiadas honduras define perfectamente al género. Conviene señalar que lo que une a los relatos de la serie negra y los diferencia de la obra policiaca clásica es un trabajo absolutamente distinto en el tratamiento y descripción del delito, sus causas o motivos.

En las narraciones policiacas el delito estaba aislado de cualquier tipo de motivación social, para sus autores el crimen no era otra cosa que un hecho excepcional en la vida de la sociedad en la que se producía. En cambio los relatos de la serie negra nos definen al delito como una expresión nacida del ambiente social que describen. El delito no es un hecho aislado, que nada tiene que ver con la realidad social, por el contrario es el reflejo de una sociedad decadente y corrompida, que así es como veían los primeros autores del género a la sociedad estadounidense en particular y a la capitalista en general, de tal manera que todos sus miembros eran delincuentes en potencia.

Naturalmente que esa reacción se debe a la pavorosa situación social que vivían los Estados Unidos a finales de los años 20. La ciudadanía yanqui había soportado el colapso de la Bolsa, la quiebra de los bancos, el cierre de gran parte de la industria, las huelgas, el paro, la Gran Depresión, el hambre y conviviendo con esa terrible realidad, estaba la Ley Seca, los gánsters y los policías y políticos corruptos que los protegían. A la quiebra económica había que añadir la quiebra ética de una sociedad que los novelistas americanos se apresuraron a retratar en sus obras aplicándose a su crítica y para ello inventaron ese género nuevo que ponía de relieve la implicación de las clases dirigentes con el crimen organizado.

Pues hasta aquí hemos llegado, he intentado aclarar un poco que es la novela negra, ahora que lo tenemos algo más claro, dejaremos para el viernes explicar cómo nace físicamente ese fenómeno. Hasta entonces, cuídense mucho.

Un abrazo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario