viernes, 30 de octubre de 2020

Cambio de tercio

 

En estos dos lugares transcurre una buena parte de la novela

Cambio de tercio reza el título del presente escrito, menos taurinamente podría haberlo titulado con aquello tan socorrido del giro copernicano, da lo mismo porque creo que cualquiera de las dos frases señalan que hoy comienzo una nueva línea en las publicaciones de este blog. Una orientación distinta que nada tiene que ver con los temas que trataba en mis anteriores entradas.

Dejo de lado la política, aunque me temo que por desgracia, ni ella, o lo que es peor ni sus consecuencias, nos van a abandonar a ninguno de los habitantes de este país. Veremos cómo evolucionan las cosas, quisiera confiar en las palabras de mi tocayo D. Miguel de Cervantes que sostenía por boca de D. Quijote, quizás con demasiado optimismo que “...Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro si no hace más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas; porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca...”

Ojalá D. Miguel acierte, aunque si soy sincero he de reconocer que de manera automática cuando busqué la cita, después de leerla, se me ha venido a la cabeza esa frase que afirma que no hay mal que dure cien años... ni cuerpo que lo resista. Pensamiento que desgraciadamente me parece que se acomoda mejor a la triste realidad que vive nuestra Nación. De todas maneras confiemos en la Providencia y vayamos a lo que vamos.

Pretendo publicar en el blog una serie de escritos que tendrán que ver directa o indirectamente con una novela que terminé de escribir el 29 de agosto y también con lo que se conoce genéricamente como novela negra, un subgénero literario que lleva años teniendo un éxito, al menos de público y a veces de crítica, espectacular.

Probablemente peque de optimista como D. Miguel, pero quiero ir presentando a ustedes esa novela que como digo hace muy poco que he terminado y que espero publicar. La novela se titula por ahora “Al madero no le gusta la ropa vieja”, entiendo como padre de la criatura que es un relato que pertenece al género negro y me ha costado muchísimo tiempo escribirla, porque para escribir una novela hace falta un oficio que yo no tenía y porque no fui capaz de imponerme una disciplina de trabajo.

Pero todo tiene un final y conseguí finiquitar el relato que tiene como escenario la isla de Fuerteventura y que sucede en el mes de julio del año 2005. Un hombre aparece muerto y la Guardia Civil investiga los hechos. A mí me parece entretenida, pero que voy a decir yo que soy el autor.

Es por esa falta de oficio que ya he confesado y porque no tenía ni idea de que hacer con el texto, por lo que la providencia o fortuna, que dirían otros, puso en mi camino a Amalia Sánchez, una profesional del asesoramiento y representación literaria, joven pero con muchísima experiencia, en cuyas manos he puesto mi novela y a mi más que dudoso, porvenir como novelista.

Ayer mantuve una larga charla con ella y nos hemos puesto en marcha. Será por aquí amigos míos y por el grupo de Facebook que he creado con el nombre de la novela, es decir, Al madero no le gusta la ropa vieja, que ustedes irán conociendo la marcha del proyecto y mientras tanto les iré explicando cosas que tengan que ver con mi relato y con el género negro.

Así que por hoy creo que ya hay bastante, no he decidido todavía la periodicidad de las publicaciones aunque estimo que serán semanales. Espero que las lean y que excusen esta manía que tengo de castigarles a ustedes con mis ocurrencias.


Hasta el viernes que viene, mientras tanto reciban un fuerte abrazo de este amigo suyo.

1 comentario:

  1. Bueno Miguel,comprendo que haya que hacer un cambio de tercio para conocer algo de tu novela. Confío que tus publicacionesseran tan interesantes como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar