Hoy: Las Cruzadas vistas por los árabes de Amin Maalouf


Hoy traigo hasta ustedes un ensayo histórico que entiendo resulta muy importante para intentar comprender cuáles son los motivos que hoy en día empujan a los islamistas a intentar acabar con nuestra civilización. Nos lo ofrece Amin Maalouf. un autor libanés de familia cristiana, que ha bebido de las mismas fuentes culturales que todos los que hemos nacido o vivimos alrededor del Mediterráneo. Ha ganado, entre otros, un Príncipe de Asturias de las Letras, un Premio Europeo de Ensayo y un Goncourt – escribe en francés - lo que sin duda garantiza su extraordinaria calidad literaria. Ha trabajado mucho tiempo como periodista, ha escrito novela, ensayos y hasta libretos de ópera.

Uno de esos ensayos es el que hoy traigo aquí, porque creo que nos puede ayudar  a comprender cual es la visión de los musulmanes sobre la religión católica, que fue la que impulsó a las Cruzadas. Y en este momento de la historia que nos ha tocado vivir, en el que el Islam y sobre todo los islamistas son tan importantes para nuestra vida, creo que merece la pena saber que es lo que les empuja a mantener ese odio mortal sobre todo lo occidental.

No vayan a pensar que crea que lo que se cuenta en “Las Cruzadas vistas por los árabes” justifique el odio actual de los terroristas, que se acogen a las enseñanzas del Corán para intentar acabar con nuestro modelo social, religioso y cultural. Nos enfrentamos a un problema importantísimo, pero nuestra relación con las Cruzadas y los cruzados es prácticamente inexistente, es la misma que la que los noruegos puedan tener con los vikingos. El mundo occidental ha evolucionado muchísimo desde el siglo XI, mientras que los musulmanes o, por mejor decir, los islamistas siguen instalados en aquella época, de tal manera que hoy llaman a los norteamericanos “los cruzados”.

Resulta tópica la afirmación que reza que “hay que conocer la historia para no repetirla”, pero conocer lo que realmente ocurrió hace siglos no es tan sencillo como parece, la experiencia nos demuestra que para cada caso no existe una única historia; siempre existen versiones distintas, interpretaciones contrapuestas a cualquier hecho histórico. Y puestos a hablar de tópicos reflexionemos sobre el que afirma que “la historia la escriben los vencedores”. Habría que matizar esa afirmación porque no siempre se puede distinguir entre los vencedores “reales” de los vencedores “de la historia”. Si hablamos de Historia, no vence una batalla aquél que derrota al ejército enemigo, sino aquél que consigue que su versión sea la aceptada por la historia.

El relato histórico que nos muestra el libro de Amin Maalouf es una crónica que para de acuerdo con nuestros conocimientos históricos debiera relatar una serie de acciones heroicas, idealistas, de una caballerosidad teñida de fe religiosa, acciones de una serie de caballeros que entregaban su vida a la conquista de Tierra Santa para crear el reino de Jerusalén. Sin embargo esa no es la visión que tiene el mundo musulmán de ese fenómeno. Las Cruzadas resultan ser la primera de una larga serie de humillaciones sufridas por una civilización, la musulmana, que comenzó su decadencia política y social en aquel momento de la historia.

De esta manera, los musulmanes que finalmente lograron expulsar a los cristianos invasores y por tanto devinieron en vencedores, se convirtieron en los derrotados de la historia. No en vano, como ya he señalado, lo verdaderamente importante es quién es capaz de sostener en la memoria escrita su versión de la historia.

Leer el relato de las cruzadas desde las numerosas versiones occidentales de aquel fragmento de nuestra historia se puede convertir en un frío ejercicio de memoria histórica, en el que la lejanía en el tiempo nos permiten perdonar la ignorancia, la brutalidad y el fanatismo de aquellos europeos. Está claro que el sentido ético de los europeos de los siglos XI y XII no es el mismo que el que ahora ejercemos.

Leer este mismo fragmento de nuestra historia desde el punto de vista antagónico, nos muestra una visión que da que pensar. ¿Qué son las Cruzadas vistas por los árabes? La respuesta es sencilla: la agresión brutal e injustificada sufrida por una civilización abierta, tolerante y avanzada a manos de un grupo de fanáticos religiosos.

La incredulidad y el asombro que sentimos los ciudadanos occidentales hace pocos años, frente a la barbarie del terrorismo fundamentalista islámico, fueron los mismos que mostraron los ciudadanos árabes que sufrieron las cruzadas.

Creo que efectivamente tal y como se relata en el libro de Amin Maalouf, los cruzados cometieron una serie de hechos que para nuestra sensibilidad actual resultan repugnantes, de hecho hay que confesar que el relato de la toma de la ciudad de Maarat u otros, ponen los pelos de punta, pero no se puede comparar el sentido ético y humanitario del hombre del siglo XI al del XXI.

Esta gesta de casi dos siglos es, a la luz de los textos tradicionales, un movimiento de fe destinado a arrebatar el patrimonio de los Santos Lugares a los feroces musulmanes. En nuestra versión los turcos y los restantes musulmanes tienen asignados de antemano el papel de villanos y los caballeros cruzados son unos héroes sin tacha. Esta representación, sin embargo, es tan falsa que ni siquiera admite el desarrollo clásico donde los buenos siempre ganan a los malos.

El retrato de Maalouf  desgrana muy bien el cúmulo de estados, de microestados y caciquismo que encontraron los primeros francos traídos por los rum (bizantinos). Pequeños estados gobernados por musulmanes turcos, armenios o kurdos formaban un territorio balcanizado en el que gracias a esa división los occidentales, a pesar de ser inferiores en número, pudieron sobrevivir. Esta división musulmana unida a la fama de crueldad que se ganaron a pulso los cruzados aterrorizó a la población y permitió que en solo tres años, el 15 de julio de 1.099, entraran en Jerusalén, donde llevaron a cabo una verdadera carnicería.

A partir de esa fecha los francos se instalan y establecen verdaderos reinos. En ellos nacieron nuevas generaciones que serán originarias de Tierra Santa, que sentirán aquella tierra como suya, pero que seguirán necesitando la ayuda de los reyes europeos, que encontraron en las cruzadas un motivo que les permitiría adquirir gloria terrenal, mientras hacían méritos para su alma inmortal.

La lectura del libro es francamente interesante, Amin se basa en las fuentes de los historiadores y cronistas árabes de la época (y alguna occidental o judía); el resultado es una visión absolutamente diferente a la que he leído en los libros de historia que hemos estudiado todos, hay que reconocer que nuestra visión y la de los árabes son absolutamente contrapuestas. Los que para nosotros eran caballeros sin tacha, para los árabes eran sanguinarios asesinos.

Creo que resulta muy clarificador lo que Maalouf nos cuenta sobre ese fenómeno histórico. Es por lo que recomiendo la lectura del libro, la verdad tiene al menos dos caras, el libanés nos da la oportunidad de conocer una versión muy distinta de la que siempre hemos conocido y eso me parece importante.  

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a encontrar por aquí el próximo martes. Cuídense mucho.

Un abrazo

Como probablemente sepan ustedes he publicado una novela negra "Al madero no le gusta la ropa vieja" cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

Clique aquí



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy celebramos el CI aniversario de la fundación de La Legión

La obscena indecencia de esta izquierda que nos gobierna

Pleitos tengas y los ganes