jueves, 28 de octubre de 2010

El logos, la sanación y Fernando Bañolas

El pasado lunes tomaban posesión los nuevos Consejeros del Gobierno de Canarias. Resulta hasta comprensible que cuando a uno lo nombran responsable de un área fundamental en el desarrollo de la acción del gobierno nacionalista a estas alturas del partido, uno se ponga nervioso y las primeras declaraciones a la prensa sean de una calidad más que dudosa.

Pero resulta paradójico que poniendo como pusieron las declaraciones de relieve la inconsistencia del Consejero de turno, que por mucho que acabe de aterrizar debiera venir preparado de casa, D. Paulino Rivero le tenga fe a un recambio que tal y como se manifiesta va a tener más de carácter taumatúrgico que de administración de la cosa pública y defensa del interés general.

Lo ha explicado el propio Presidente, los nombramientos persiguen una finalidad electoral, por tanto supongo  que no espera mucho de los neófitos o de aquellos que siendo ya consejeros acometen nuevas labores, a no ser que,  por sorpresa, alguno haga un verdadero milagro. Y claro si el propio Paulino poco espera del trabajo de los nuevos consejeros, resulta lógico que los ciudadanos canarios de a pié, todavía esperemos menos.

Pero a pesar de los inconvenientes descritos, alguno de los elegidos ha hecho un extraordinario esfuerzo y ha prometido alcanzar unas metas, que a mí modestamente me parecen dignas de recoger y comentar.

Me refiero concretamente a las declaraciones llevadas a cabo por Fernando Bañolas ex alcalde de Guía y flamante Consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias. Llevado por el entusiasmo del momento y supongo que guiado por las afirmaciones de D. Paulino, que señaló de forma inequívoca la finalidad electoralista de su nombramiento, se ha lanzado por la pendiente de las promesas electorales con un entusiasmo digno de mejor causa.

Hay que reconocer que aceptar la responsabilidad de una Consejería como la de Sanidad que ha ido siempre corta de presupuesto, para que nos vamos a engañar, y que además va a sufrir en sus carnes un recorte de 300 millones de euros en este próximo ejercicio, aunque quizás sería mejor decir que lo vamos a sufrir los ciudadanos de a pié en las nuestras, reconozco digo que parece plausible que se produzca alguna desconexión neuronal en el flamante responsable.

El Consejero empezó mal, decir otra cosa sería faltar a la verdad, D. Fernando Bañolas comenzó por advertir que iba a reclamar a Madrid la deuda que el Estado mantiene con la Sanidad Canaria. Y ante una afirmación de ese calibre toca que nos preguntemos – al fin y a la postre a nosotros no se nos ha desconectado neurona alguna - ¿esta deuda no es de la que hace bien poco tiempo dijo Dª. Trinidad Jiménez, hoy Ministra de Asuntos Exteriores y ayer Ministra de Sanidad, repito no dijo en un castellano contundentemente claro que “esa deuda ni había existido, ni existía, ni iba a existir”?

Entonces en que quedamos ¿nos deben o no nos deben esos 1.400 millones del ala? ¿Cómo puede ser que en el Pacto Histórico recientemente firmado por ZP y Rivero la deuda sanitaria no haya sido siquiera mencionada?

Bien, no dudo que esa declaración pasará al olvido, pero conviene que todos la recordemos, aunque probablemente la afirmación de Bañolas sea producto exclusivamente del carácter electoralista de su nombramiento. Todo el mundo sabe que las promesas electorales no hay que cumplirlas, lo dijo Tierno Galván el viejo profesor. Así que si lo dijo Tierno, aquí están los nacionalistas y Bañolas que prometen lo que les parece, faltaría más ¡oiga!

Ahora bien lo que sí es cierto es que D. Fernando planteó una solución para nuestra Sanidad que me sorprendió por lo novedosa. Dijo el Consejero que ofrecía “diálogo para todos para sacar adelante la sanidad canaria”.

Todo el mundo sabe, lo dijo hasta el Rey de España, que hablando se entiende la gente, pero quizás Fernando Bañolas haya dado un paso al frente y propone algo mucho más profundo, atrevido e innovador.

Si con el diálogo va a solventar los problemas de la Sanidad debe ser que está convencido que “hablando se cura la gente”. Probablemente tenga razón y sea mucho más barato que el sistema actual, el montar grupos de sufridos usuarios, un máximo de 35 pacientes, menos en Fuerteventura que sería de 45 por aquello de la tradición de no respetar las ratios en la Isla,  esos grupos mantendrían una agradable charla con el médico correspondiente que utilizando la “logoterapia” conseguiría la curación y además sin recetas, con lo que ahorraríamos una pasta gansa.

Fernando Bañolas puede pasar a la historia como descubridor de un procedimiento clínico revolucionario, se ha basado supongo en otro tipo de terapias tradicionales como las que aplicaban los Capeto, Reyes de Francia, que curaban la escrófula mediante la imposición de manos.

Además Bañolas debe ser un platónico convencido. Decía Platón que: “Bajo la acción de la palabra que encanta”, el alma del oyente, y, consecuentemente, su cuerpo, en la medida de lo posible, claro está, “se serenan, esclarecen y ordenan”, es decir, se “sofronizan”. Seguro que Bañolas se dijo: Claro como el agua y encima sale barato y sobre todo el que no esté conforme que lo discuta con Platón.

Así que ya saben, Fernando Bañolas anuncia que va a exigir el pago de una deuda, que los de Madrid reputan como inexistente y con un agravante. Tras la ruptura con Soria, mejor no molestar a los socialistas, ni los de aquí ni los de allá y además si mantiene la fe en el uso de la palabra y el diálogo, aplicará el procedimiento en la sanidad primaria como fórmula para resolver los problemas existentes.

Cómo sabemos que el uso de la palabra no va a solucionar la falta de médicos sean de asistencia primaria o especialistas, las listas de espera, la masificación de las consultas y las urgencias, el agotamiento del personal sanitario, etc., etc., quizás pudiera suceder que realmente Bañolas confía en la cura a través del logos.

¿Qué eso es un disparate?, pues no mucho más gordo de los que todos los días nos envían los de la casta política. Además ¿ustedes no saben que cuando los políticos no tienen que ofrecer se lo inventan? Pues este es el caso….

































No hay comentarios:

Publicar un comentario