miércoles, 20 de octubre de 2010

Le dijo la sartén a la alcuza....




Hoy mientras veía la solemne declaración que hacía Paulino Rivero sobre los sucesos de las última horas, me ha llamado la atención el empleo de la “idea fuerza” que han definido los gabinetes de comunicación nacionalistas y que se ha usado con una profusión digna de mejor causa. Decía Paulino, eso sí sin mirar a la cámara, es lo que tiene eso de verse obligado a leer lo que uno quiere decir, digo que leía Paulino y acusaba a José Manuel Soria de anteponer los intereses de su partido, el PP, a los de Canarias.

Esta frase sólo tendría utilidad si la escucharan personas que no conozcan al líder popular. Los que lo conocemos, sabemos por experiencia que el Sr. Soria antepone siempre sus intereses personales, a los de su partido y también, como no, al interés general de los canarios, por tanto nihil novo sub solem.

Pero siendo cierto lo que digo sobre el líder de los populares canarios y conociendo mucho menos a Paulino que a Soria no me atreveré a juzgar a nuestro presidente sobre este asunto de los intereses y de las prioridades.

Pero sí quiero significar que tras escuchar a Paulino Rivero, conquistador de las aguas canarias, jurar y perjurar –más de lo segundo que de lo primero- haber firmado un “Pacto Histórico” en Madrid, un pacto que iba a favorecer de manera importante el porvenir de estas islas y el de sus ciudadanos y analizar el contenido del mencionado acuerdo sólo puedo afirmar que todo aquello que tuviera que ver con aportaciones dinerarias ya estaba pactado en el celebérrimo pacto Canarias-Estado.

Así que ciertamente no voy a generalizar la afirmación pero sí tengo que decir que Paulino Rivero se fue a Madrid a por la foto correspondiente y para pactar lo único verdaderamente importante de este acuerdo que no es otra cosa que el prometido apoyo de ZP a la reforma del estatuto canario, sin que en su texto se incluya la ley electoral, quedando ésta al albur de una votación en el Parlamento Canario. Por lo tanto antepuso el blindaje electoral de su partido al interés general.

Ya puestos, aquí le toca a todo el mundo, estoy esperando la reacción de los socialistas canarios que desde siempre han reivindicado y condicionado su apoyo electoral a que obligatoriamente la ley electoral canaria –la más injusta de Europa- debía estar incluida en el texto del estatuto y por tanto votarse en las Cortes.

¿Serán capaces de hacer frente a la traición de ZP, que les ha puesto ante un compromiso con su militancia y con el electorado general? o callarán como los mansos, mansísimos de Patxi López.

Así que aquí no se salva ni el potito, ni el Sr. Soria que ha traicionado de forma reiterada y contumaz la ideología del Partido Popular para poderse sentar en la, supongo, apetecible poltrona de la Vicepresidencia canaria, ni Paulino Rivero que se va a Madrid y aterriza cual si volviera de las cruzadas victorioso, cuando lo único que ha ido a defender son los topes electorales que son la herramienta que permite sobrevivir electoralmente a CC.

Ni Zapatero que para quedarse un poco de tiempo más en Moncloa ha sido capaz de traicionar, no a los españoles que estamos acostumbrados, pero sí a los socialistas canarios y vascos. Ni el Secretario General del PSC-PSOE que hasta el momento se ha limitado a atacar a Soria y al Partido Popular pero que de lo de la ley electoral no se ha atrevido a decir ni esta boca es mía.

Así que viendo lo que uno ve: todos a una recitando un papel que ya conocemos de otras rupturas, mientras unos acusan a los demás y son acusados por éstos de todas las felonías y traiciones que en este mundo han sido a la vez que se adornan de todas las virtudes mientras los problemas de los ciudadanos no tienen quien los atienda, creo que es de justicia aplicarles el refrán que entiendo mejor se acomoda a todos y cada uno de ellos:



“Le dijo la sartén a la alcuza, apártate que me manchas.....”



Y a los ciudadanos que nos vayan peinando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario