miércoles, 11 de abril de 2012

El PSOE vuelve a enseñar la patita

Soraya-PSOE  la nueva hada madrina de Rajoy

Hablaba ayer del autismo del Gobierno que empieza a tomar unas dimensiones que se me antojan intolerables. Rajoy ya ha demostrado que no está dispuesto a dar demasiadas explicaciones y supongo que al final las va a tener que dar porque esta actitud le está haciendo perder credibilidad a pasos agigantados.

Nos encontramos ante una situación absolutamente surrealista, nada extraño en este país en el que todos o casi todos somos extremadamente originales. En mitad de una crisis espantosa, con la amenaza de la intervención europea pendiendo sobre nuestras cabezas, tenemos un gobierno que hace cosas, toma determinaciones, produce reformas, trabaja…  pero no se explica y por el contrario “disfrutamos” de una oposición cerril, insolidaria, nada patriótica, que nada hace… pero no se calla ni debajo del agua.

Por mucho que se empeñe en ignorarnos, los ciudadanos necesitamos que Rajoy nos explique lo que está haciendo, lo que piensa hacer y  que nos explique el porqué de muchas cosas; de las que se hacen y de las que no se hacen. Los españoles somos gente sufrida, por tanto estoy convencido que a poco que se nos explicaran estas cuestiones, estaríamos dispuestos a aceptar las medidas de austeridad con bastante mejor voluntad.

Hay que recortar en todo o casi todo, pero los votantes quisiéramos saber por qué los recortes no se extienden a asuntos tales como el adelgazamiento de la Administración, no se mete tijera más decididamente a las subvenciones a sindicatos, CEOE, partidos políticos o se acaba con los gastos innecesarios de las CC.AA; recortes necesarios que, todavía, no se han puesto en marcha. Comprendo que hay que dar tiempo al tiempo y que nos correspondería tener algo más de paciencia, pero ante el clamor popular se deberían dar las explicaciones convenientes y que el mensaje por una vez, fuera unívoco y claro.

Puedo entender que este procedimiento de “no comunicación” es una manera de hurtar información a la oposición y de evitar la pérdida de tiempo y energía que supone estar todo el día dando explicaciones de lo que se va a hacer. Como todo en esta vida las explicaciones se pueden medir y será el gobierno el que decida hasta donde puede llegar en ese camino, aunque también estoy convencido que cada uno come con la cuchara que escoge, por tanto sabrá el gobierno lo que tiene que hacer, para eso lo hemos elegido, para que haga, aunque ya sabe que si se equivoca lo va a pagar más temprano que tarde. Lo de tensar la cuerda siempre tiene un límite y éste no es otro evitar que ésta se rompa, el truco reside en aplicar la máxima tensión posible, si te equivocas, te quedas sin cuerda.

Mientras, el PSOE vuelve a lo único que realmente le interesa, evitar que el PP sea capaz de solventar la situación sin su colaboración. Todos ustedes recordarán y si no es así yo se lo recuerdo, cómo los  portavoces socialistas advertían antes de las elecciones generales que, si ganaba el PP, necesitaría ineludiblemente la colaboración del PSOE para poder gobernar. Traducido para que se entienda, se advertía entonces al PP que o contaba con los de Ferraz o les iban a hacer la vida imposible.

En ese sentido salía ayer a los medios Soraya-PSOE para afirmar que “El grupo socialista está absolutamente dispuesto a echar una mano. Sabemos perfectamente lo que es gestionar una crisis. Llevamos tres años de crisis y tres meses de caos”, en sus declaraciones Soraya-PSOE recogía un pensamiento que ya lanzó Zapatero cuando tuvo que liar el petate. Dijo el orate de León que estaba muy orgulloso de haber evitado que España fuera intervenida por la UE, claro que se olvidó de explicar que esa cuasi intervención que evitó con su anuncio de disolución de las Cortes, nacía precisamente de su deleznable manera de gobernar.

La portavoz socialista pone al día el mensaje y nos anuncia que son los únicos que pueden sacarnos de este marasmo, difícil de creer porque quien se ofrece como solución es precisamente quien creó el problema. Aunque lo que está diciendo es otra cosa, lo que se le  dice a Rajoy es, si tragas y aceptas la colaboración del PSOE te haremos más cómoda tu situación. Ferraz no se puede permitir el lujo de que a Rajoy le salgan bien las cosas, el hecho de que si Rajoy acierta, con él acertamos todos los españoles, para Rubalcaba supone un detalle que no merece consideración alguna.

Así que las cosas están muy claras, muy mal no lo debe estar haciendo Rajoy a la vista de las urgencias del PSOE que afirma ahora estar dispuesto a “colaborar” para así poder sostener que gracias a su esfuerzo hemos salido de la crisis. Si Rajoy no acepta, el PSOE apostaría por promover una intervención de la UE que quitara a Rajoy de la presidencia y que al igual que en Italia o Grecia se nos impusiera un presidente del gusto de Europa.

Ese sería el camino, los recortes que llevaría a cabo el presidente no electo serían brutales, pero al PSOE eso le conviene, desde Ferraz se nos explicaría que los socialistas evitaron la intervención europea en plena tormenta, lo que demostraría que no lo hicieron tan mal, mientras que el PP se habría mostrado tan inútil que en mejores condiciones habría obligado a tomar esa medida a la UE para librarnos de las manos de Rajoy. El lobby socialista en Bruselas ya está moviéndose para que el tecnócrata que se nos imponga llegado el caso sea Almunia o Solana.

Es una medida durísima, inmoral y que atenta contra los intereses generales de los ciudadanos españoles pero que les garantizaría el triunfo electoral tras el interregno impuesto desde Bruselas y eso es lo único que realmente preocupa a Rubalcaba, que se encuentra con un partido dividido, arruinado y con el problema andaluz que a cada día que pasa es más grande, no contaban en Génova con el gobierno de Griñán, pero en Ferraz tampoco.

En este marasmo de críticas, de la subida de la prima de riesgo, etc., hay dos noticias económicas que han disparado la inquietud del PSOE, el IPC se muestra estable y parece va a permanecer así y las cifras del PIB van a ser menos negativas que las esperadas, esto coloca a los economistas de Ferraz ante un escenario que tiende a la estabilidad, un buen escenario para España pero inconvenieste para los intereses partidistas del PSOE.

Bueno para España, malo para el PSOE ¿increíble?, no sean ustedes ilusos.

2 comentarios:

  1. Yo creo que Rajoy, hizo mal, al demostrar el pánico, que le da los periodistas, pero ver el descaro y poca vergüenza de Soraya Sanchez da saco y ganas de retorcerla el cuello, ellos ahora tienen la solución que es para meterles a la cárcel a todo el pesoe , empleno y al sindicato

    ResponderEliminar