Mickey Spillane, un fenómeno de ventas muy criticado


 

Estaba hace un par de días echándole una ojeada a una colección de novela negra que tengo en una estantería en el distribuidor del segundo piso de mi casa y que en su momento editó y obsequió a sus lectores el periódico El País. La componen cincuenta ejemplares de novela clásica negra y alguna policiaca. Entonces me interesó la oferta que hacía el medio de comunicación, en aquellos tiempos ya lejanos en los que me podía permitir comprar cinco periódicos de papel al día, bueno comprarlos y leerlos, que eso también tiene su aquél.

Mientras curioseaba, se me vino a las manos un ejemplar de uno de los casos de Perry Mason, una serie que debemos al buen hacer de Erle Stanley Gardner, abogado y escritor estadounidense que creó la figura del abogado Perry Mason, con el que obtuvo un éxito descomunal y que saqué de su estante para dejarlo sobre la pila de libros que esperan a que los lea y que se acumulan sobre una mesita a la derecha del sillón donde acostumbro a sentarme. Estuve ojeando unos cuantos libros hasta que topé con “Yo, el jurado” del mítico Mickey Spillane y ahí encontré el autor sobre el que escribir la entrada que corresponde al miércoles de esta semana.

Un autor clásico de novela negra americana, que ha conseguido vender más de doscientos millones (200.000.000) de ejemplares de sus novelas, protagonizadas por uno de los detectives más broncos, machistas, duros y violentos, del género negro, me refiero, como ya habrán adivinado muchos de los lectores a Mike Hammer, un personaje discutible y discutido con el que Spillane arrasó en el mercado editorial. Para que se hagan una idea, si hablamos de la obra que antes he mencionado “Yo, el jurado” que fue la primera de la serie Hammer, a pesar de las acerbas críticas recibidas vendió cuatro millones de ejemplares en cuatro años.

El asesinato del mejor amigo de Hammer, compañero de fatigas en la II Guerra Mundial, es el tema con el que comienza la novela, que fue recibida por la crítica espantosamente mal, pero con la que consiguió un éxito impresionante de ventas. Gracias a “Yo, el jurado” y a su protagonista - Mike Hammer - Spillane consiguió hacerse un hueco entre los autores de novela negra de su tiempo a la altura de auténticos referentes como Raymond Chandler o Dashiell Hammett, a pesar de la descarnada crueldad de sus textos, la utilización gratuita de la violencia, la glorificación de la fuerza bruta y el machismo, que la crítica le echaba en cara.

Frank Morrison Spillane nació en Nueva York el 9 de marzo de 1918 y falleció el 17 de julio de 2006 en Murrells Inlet una pequeña población de Carolina del Sur, aunque se le conoció siempre como "Mickey" Spillane. Fue un escritor estadounidense de cómics y novela negra; se inició en la literatura escribiendo cómics, fue el que escribió los guiones de series tan famosas como el Capitán Marvel o el Capitán América. A la vuelta de la II Guerra Mundial, en la que participó como piloto de combate e instructor de vuelo, Spillane se encuentra con un grave problema económico, la venta de cómics ha disminuido y decide escribir su primera novela para conseguir mil dólares que necesitaba para pagar una deuda. La escribe deprisa y corriendo, en tres semanas la había terminado, su estilo literario no es de los mejores, pero con ella consiguió un éxito tal que le decidió a dedicarse exclusivamente a la escritura.

Siempre he sentido una debilidad por él porque en cuanto asomó en el mercado literario, la crítica, como ya he dicho, y también la puritana sociedad de Estados Unidos y sus terminales mediáticas, le declararon la guerra, inútilmente, porque tengo la certeza que la enemiga de los literatos y críticos y el ataque de los medios que se quejaban hasta del carácter sexy de las portadas de sus novelas, no hicieron otra cosa que conseguirle una campaña de publicidad gratuita. Los lectores compraban sus libros y los devoraban y Spillane declaró más de una vez que la opinión de la culta crítica le importaba un rábano y no creo que lo dijera tan finamente. Por otra parte muchas de sus novelas fueron adaptadas al cine y en las televisiones americanas se emitieron algunas series protagonizadas por Mike Hammer, lo que sin duda ayudó a aumentar sus ventas.

En una entrevista del año 199 Mickey Spillane afirmaba justificando al cabo de los años su estilo y el carácter de su protagonista: “Sabía que sería un éxito. Las reediciones de bolsillo estaban en auge durante la guerra y yo vi que había mercado para los originales. Con todos esos soldados volviendo del frente, yo sabía que un poco de sexo no haría daño, y además ellos habían visto mucha violencia".

Se podrá decir que sus relatos contienen violencia, machismo, sexo y que su estilo literario es bastante elemental, algunos sostienen que resulta manifiestamente mejorable, pero lo he dicho antes, de siempre he sentido debilidad por este escritor negro o hardboiled si ustedes lo prefieren - que por cierto debe ser el único que ha protagonizado una película representando a su protagonista de cabecera - al que me parece que muchos se le echaron encima por motivos algo dudosos. Creo que muchas de las críticas desfavorables las ocasionaron las desmesuradas de cifras de venta que consiguió nuestro autor, que el amarillo color de la envidia se percibe de lejos.

Yo aconsejo su lectura, no creo que les haga demasiado daño leer un par de novelas de Spillane, sobre todo si ya conocen a lo que se exponen. Aquí les dejo la lista de ellas, escojan libremente pero yo leería para empezar la tantas veces citada “Yo, el jurado”. Si tienen dificultades para encontrar ejemplares - en Amazón alguno se encuentra y también en La Casa del Libro - seguro que encuentran ejemplares en buen estado en Iberlibro o alguna de las plataformas que venden libros usados.

 Libros de Mike Hammer

  • Yo, el jurado (I, the Jury, 1947)
  • Mi pistola es veloz / Mi revólver no falla / Mi pistola es rápida (My Gun Is Quick, 1950)
  • La venganza es mía (Vengeance Is Mine, 1950)
  • Una noche solitaria (One Lonely Night, 1951)
  • El gran crimen / La gran matanza (The Big Kill, 1951)
  • Red siniestra / Bésame, moribunda (Kiss Me Deadly, 1952)
  • Cacería de mujer (The Girl Hunters, 1962)
  • La serpiente / La víbora (The Snake, 1964)
  • Un caso perverso (The Twisted Thing, 1966)
  • The Body Lovers, 1967
  • Survival... Zero, 1970
  • El asesino (The Killing Man, 1989)
  • Black Alley, 1996

Hasta aquí hemos llegado, si Dios quiere, espero que nos volvamos a encontrar por aquí el próximo viernes. Cuídense mucho y entretanto les deseo que tengan felices lecturas.

Un abrazo.

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy celebramos el CI aniversario de la fundación de La Legión

La obscena indecencia de esta izquierda que nos gobierna

Pleitos tengas y los ganes