"Contrarreloj": Se produce un asesinato en el Tour de Francia, nos lo cuenta Eugenio Fuentes


Hoy quiero comentar para ustedes una de las doce novelas del escritor extremeño Eugenio Fuentes que lleva por título “Contrarreloj”, un curioso relato que nos sitúa ante la investigación de un asesinato en el Tour de Francia, un autor, que si digo verdad, tenía olvidado lo que resulta injusto porque he disfrutado mucho leyendo alguna de sus novelas. De todas maneras debo señalar que Eugenio Fuentes es un escritor que ha cosechado mayor reconocimiento más allá de nuestras fronteras que en España, creo que ésta es una característica que disfruta o sufre al igual que le sucede a Francisco González Ledesma. Es por eso por lo que las novelas de Fuentes han sido publicadas en doce países y la crítica lo considera un renovador del género policiaco.

La figura de su protagonista tiene mucho que ver con esa novedad que se aprecia en sus obras, el detective es un hombre pausado, prudente, reflexivo, enemigo de la violencia y con una capacidad de empatizar sobresaliente, lo que no es corriente en este tipo de relatos y también tiene que ver con lo que decía Fuentes en una entrevista que concedió en el mes de febrero del año 2019 al periódico digital SUR con ocasión del lanzamiento de su séptima novela “Piedras negras”  en la que afirmaba que: “A la novela negra tradicional le ha sobrado mucha violencia. Debería ser como los moluscos, con dos capas: la violencia y el dolor es lo que hay por fuera, pero si la abres, encuentras calidez y ternura”,

Antes de entrar a comentar la novela vamos a repasar aunque sea someramente la biografía de Eugenio Fuentes, un escritor nacido en Montehermoso, Cáceres, en el año 1958. Se ha especializado en novela negra y policíaca, especialmente con la serie de narraciones protagonizadas por el detective Ricardo Cupido.

“Contrarreloj” es un relato al que he calificado un poco más arriba de novela de investigación y lo he hecho por ser prudente, porque muchos de ustedes, cuando la lean, tendrán dudas sobre como calificarla. Porque resulta difícil discernir si "Contrarrelejo" es una novela policíaca que trata de ciclismo o un relato sobre el deporte de las dos ruedas en el que se cuela, casi por accidente, un asesinato y su investigación. En esta novela Eugenio Fuentes va a rendir homenaje a un deporte que siempre le ha apasionado, el ciclismo. A lo largo de sus relatos su protagonista, Ricardo Cupido, siempre ha hecho gala de su afición al ciclismo, en esta novela por fin vamos a enterarnos como y cuando le nació esa afición por este durísimo deporte.

Fuentes va a presentarnos el desarrollo de un Tour que comienza con una etapa prólogo en Barcelona y lo va a hacer desde dentro, presentándonos a los distintos líderes de los equipos que participan, a sus directores y al resto del personal que trabaja en ese evento deportivo y va a poner a nuestra disposición una visión de la carrera muy distinta a la que percibimos en las pantallas de nuestros televisores.

A través de las peripecias de los corredores nos va a explicar la dureza y la grandeza de un deporte que conoce muy bien su autor, no en vano, en la vida real decidió acometer la subida al mítico Tourmalet y sufrir en sus carnes el esfuerzo brutal que deben acometer los ciclistas profesionales, subida por cierto que vamos a vivir kilómetro a kilómetro al principio, luego hectómetro a hectómetro, para finalizarla sufriendo con Cupido metro a metro la ascensión a ese puerto, que todos los que hemos visto algún Tour por televisión recordaremos. Pero desgraciadamente parece que no podemos hablar de ciclismo sin tocar el tema del dopaje, un tema que abordará de frente nuestro autor, que no rehúye la verdad del fenómeno pero lo coloca en su justo lugar.

Decía antes que íbamos a vivir el desarrollo de un Tour, ficticio, pero extremadamente parecido a la realidad. Se nos va a contar cómo tras la cuarta etapa del Tour de Francia, Tobías Gros, el campeón y favorito, aparece asesinado. Santi Mieses, corredor de otro equipo, resulta ser el principal sospechoso. Casualmente, Cupido está de vacaciones en un hotel muy cercano al Tourmalet acompañado de su fiel Alcalino que se encuentra recuperándose de una pancreatitis y se tropieza con un viejo conocido que a la sazón es el director deportivo del equipo de Mieses y que lo contrata para que encuentre al asesino.

A partir de ese momento, Cupido junto a Alcalino y una abogada de un bufete francés se adentra en los entresijos del Tour: los dopajes, las rivalidades, las ambiciones, el endiosamiento de los líderes y las anónimas frustraciones de los gregarios irán saliendo a la luz para mostrar que la estrella Tobías Gros era odiado de tal manera que medio Tour podría haber tenido interés en su muerte. Les aseguro que el ambiente ciclista y las interioridades de directivos, equipos, deportistas, patrocinadores, etc., está francamente bien conseguido. Yo tuve la oportunidad de seguir desde dentro una Vuelta a España, hace ya muchos años y desde mi modesta opinión lo que relata Eugenio Fuentes es muy parecido a lo que viví allá a finales de los 60.

El trabajo de creación de personajes en este relato, como en todos los de Fuentes, es un trabajo de artesanía y quiero significar con el adjetivo que está hecho con muchísimo trabajo, cuidando de los detalles y con una descripción psicológica de los principales protagonistas que creo que merece la pena resaltar. El trabajo, pausado, lento, tranquilo de Cupido y sus ayudantes nos irá abriendo una serie de subtramas, llevadas a buen fin con un pulso narrativo francamente bueno, mientras alguno de los personajes van creciendo y perfeccionando su papel en la trama.

Cupido asumirá la investigación un trabajo del que el protagonista afirma que “Toda investigación es un descenso al mundo de los muertos y de allí siempre se regresa oliendo a fuego y ceniza, un poco más sabio, sí, pero también más cansado e incrédulo” y llevará a cabo ese descenso al mundo de esos muertos al que tendrá de hacer frente. Y además de las fanfarrias, la publicidad, el esfuerzo, el trabajo brutal que llevan a cabo esos a los que algunos llaman los esforzados de la ruta, vamos a ver que esos seres míticos son tan humanos como nosotros y la codicia, la ambición, el odio, la traición, el amor, el sexo, el brillo social o deportivo, en este caso, son los elementos que mueven a ese grupo especial.

Eugenio Fuentes a través de su novela nos va a mostrar el paisaje, siempre sorprendente del ser humano con sus grandezas y sus heroísmos, sus cobardías y sus miserias, sumido en el despliegue del amor, el sacrificio, la ambición, la generosidad y, en fin, las pasiones; pasiones que se dan cita en esta novela de estructura impecable. Creo que es una novela que se puede recomendar y merece la pena conocer a este autor, que como ya he dicho ha cosechado más éxitos en el extranjero que en nuestro país.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a encontrar por aquí el próximo jueves. Hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan ustedes he publicado una novela negra "Al madero no le gusta la ropa vieja" cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

Clique aquí



 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La velocidad de la Luz". Javier Cercas escribe sobre la capacidad del hombre para hacer el mal

La Tierra del Sur de Alberto Pertejo-Barrena. ¿Fantasía o premonición?

Del Japón, Haruki Murakami y su Tokio Blues