Miserias de la guerra: Una esclarecedora novela de Pío Baroja sobre la Guerra Civil


 

Hoy, con veinticuatro horas de retraso, quiero comentarles mi impresión sobre “Miserias de la guerra”, una importante novela inédita de Pío Baroja, que fue escrita a finales de los años cuarenta del siglo pasado. Un relato que el autor intentó publicar en 1951, pero la censura le puso tantos obstáculos que abandonó el proyecto. Tras su muerte y el advenimiento de la democracia, cuando se intentó publicarla, los editores se encontraron con la sorpresa de que los herederos de Pío Baroja se negaban a autorizar la publicación porque les parecía que el texto se oponía frontalmente a la versión oficial que la izquierda de este país ha construido sobre la II República y la Guerra Civil. Por fin, tras muchos dimes y diretes, la editorial Caro Raggio logró publicarla en el año 2006 en una buena edición a cargo de Miguel Sánchez-Ostiz.

A Pío Baroja la crítica lo considera como una de las figuras más relevantes de la literatura española del siglo XX, fue un autor prolífico que publicó más de cien obras entre novelas y ensayos. Se le ha considerado el novelista por antonomasia de la llamada "Generación del 98", aunque él, un individualista feroz, siempre negó su pertenencia a grupo alguno.

Su literatura se caracteriza por un fuerte realismo no escaso de sensibilidad, humor y dulzura. Por su independencia de criterio no participó nunca en ningún proyecto político, siendo en ocasiones criticado por su actitud y pesimismo. Agnóstico, liberal, individualista, tuvo y tiene todavía apasionados lectores por todo el mundo. 

La publicación de esta obra inédita de Pío Baroja “Miserias de la guerra” fue todo un acontecimiento literario, porque se trata de “una pieza imprescindible en el rompecabezas barojiano” tal y como afirma su editor, Miguel Sánchez Ostiz que añade que “no nos podemos acercar a la obra de Baroja, sobre todo a la crepuscular, sin pasar por ese libro”

Aunque a muchos extrañe Pío Baroja como novelista sigue vivo. Veamos un dato: De “El árbol de la ciencia”, su mejor novela en opinión de muchos, se venden al año alrededor de 40.000 ejemplares.  Y si hablamos de “Miserias de la guerra” en un mes agotó los diez mil ejemplares de la primera edición, por lo que en el mes de abril de 2006 se tuvo que lanzar la segunda edición.

Cuando uno acomete su lectura lo primero que llama la atención es la cortedad de la censura franquista incapaz de ver el verdadero sentido de una obra que carga fundamentalmente contra la actuación del bando republicano en Madrid con todo lujo de detalles en los que no faltan los truculentos. No estoy de acuerdo con los que afirman que esta parte concebida como parte de la trilogía de Las saturnales era de imposible publicación en la época por un supuesto reparto de responsabilidades entre "los hunos y los otros" de Unamuno, sólo la falta de altura intelectual del censor de turno justifica su postura en contra de su publicación.

Sin la cortedad de mira de los censores "Miserias de la guerra" hubiera sido una obra formidable de propaganda a favor de la España nacional, pero sobre todo una indudable deslegitimación moral de la revolución en las filas republicanas. Mucho más viniendo de uno de los indomables autores del 98, no se puede olvidar el prestigio internacional del que gozaba Pío Baroja. 

La obra es un testimonio espeluznante sobre la incultura, la violencia y los crímenes de una triste época de España que sin embargo hoy en día algunos se atreven a sostener que es la fuente ideológica clave de nuestra democracia. Si el severo Baroja levantase la cabeza y tuviese ocasión de oír tal aserto estoy convencido de que se volvería horrorizado a su tumba. Nada más lejos, a los ojos de Baroja, de una república burguesa y liberal, pacífica y dialogante que la Segunda República .

Baroja retrata, con la desnudez ejemplar de su estilo, lo sucedido en Madrid durante la República y la Guerra Civil. Finge seguir los diarios de un militar y diplomático inglés, Carlos Evans, que vive en Madrid durante esa época. Más tarde, cuando Evans decide dejar Madrid por el peligro que corría, recoge todo lo que sucede a través de la correspondencia que el británico recibe en París a partir de 1938.

El libro es un testimonio durísimo contra la actuación e ideología de los que él llama "rojos", y por ello se ciñe con mucha objetividad a los hechos auténticos. Tan real es que se diría que estamos ante un nuevo episodio nacional de Benito Pérez-Galdós. La obra tiene un fuerte contenido autobiográfico, Baroja relata experiencias que conoce de primera mano, que le han relatado o les han sucedido a amigos y conocidos suyos, aunque supuestamente siga las vicisitudes que se relatan en un supuesto diario de un no menos supuesto comandante de artillería inglés que vive en Madrid.

Baroja nos describe un tiempo y un espacio geográfico, el Madrid de nuestra guerra civil, que va a sorprender a muchos, por eso la publicación de “Miserias de la guerra” constituyó un auténtico hito en estos tiempos en los que reina la desinformación. Entonces y ahora, se nos machaca de forma constante a cuenta de la recuperación de la memoria histórica. Pues bien, Baroja, absolutamente neutral tal y como el mismo se ha definido siempre, aborrecido por los unos y por los otros; muy lejos de las distintas ideologías que se enfrentaron en nuestra guerra, pone a disposición del lector su visión de aquellos años.

Una obra crepuscular de Pío Baroja, con errores que se han respetado en la edición, pero que da una visión muy distinta de la versión oficial sobre los hechos que se desarrollaron en Madrid desde el año 1934 al 1939.

La recomiendo por dos razones, por ser la última novela publicada de Pío Baroja, uno de los novelistas más sobresalientes de la literatura españolacon Cervantes y Pérez Galdós, muchas veces injustamente olvidados por los  lectores y porque ofrece una visión que ayudará a centrar la opinión de muchas personas que por desconocimiento de la historia, o por haber recibido solamente una versión de ella, tienen una visión muy distinta a la realidad que nos describe el maestro.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a ver por aquí el próximo martes, hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan ustedes he publicado una novela negra "Al madero no le gusta la ropa vieja" cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

Clique aquí



 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"La velocidad de la Luz". Javier Cercas escribe sobre la capacidad del hombre para hacer el mal

La Tierra del Sur de Alberto Pertejo-Barrena. ¿Fantasía o premonición?

Vida y Destino la magistral novela de Vasili Grossman