Una novela de humor "Juliet, desnuda" de Nick Hornby






Hoy quiero comentar para ustedes una buena novela de Nick Hornby que lleva por título “Juliet, desnuda”, un relato de humor que estoy seguro de que agradará a los seguidores del género, aun cuando en España por desgracia parece que lo del humor siempre ha sufrido del “desprecio” de algunos lectores y muchísimos críticos. Pero a mí el género me encanta así que vamos a lo que vamos.

Nick Hornby nació en Redhill (Inglaterra), el 17 de Abril de 1957, estudió en Cambridge y se licenció en Filología inglesa, con posterioridad trabajó para esa universidad como profesor de inglés para extranjeros. Trabajó también como periodista independiente en varios periódicos, tales como Sunday Times y The Independent, y como crítico musical en The New Yorker.

Su relación con la industria del cine le viene de antiguo porque trabajó como guionista cinematográfico, para después conseguir que varias de sus narraciones terminaran siendo llevadas al cine. Es autor de una serie de novelas en las que aborda temas variados pero en las que la música siempre tiene un papel importante y lo hace utilizando una escritura ágil y aguda a través de la que exhibe su gran sentido del humor

En esta novela Hornby nos presenta un tema recurrente cuando se habla de artistas. Se pregunta si los artistas son cómo creen sus fans o por el contrario su personalidad, forma de vida, etc., son distintas y la figura pública del artista no es más que un personaje que se ha creado con criterios comerciales para hacer más atractiva la figura del artista y poderlo vender mejor como si de un producto cualquiera se tratara.

Eso es lo que nos va a contar Hornby en esta novela, el autor confiesa que nunca ha tenido un ídolo musical, pero su novela es a la vez una oda a la figura del fan que abandona su vida por vivir a través de su ídolo y una peculiar inmersión en la crisis de la cuarentena desde la óptica de una pareja a punto del derrumbe. Aunque su relato también es una crítica a la crítica de arte. Decía Hornby: "Todo empezó cuando leí un artículo sobre un músico retirado que volvía. El periodista que lo escribió era muy fan, se notaba. Entonces me di cuenta de que la crítica de arte no tiene sentido, porque el arte no es una ciencia exacta".

A través de la vida de una pareja anodina que está en crisis vamos a conocer la especial circunstancia de un hombre que prácticamente ha abandonado su vida para vivir la de un ídolo musical desaparecido del mercado hace muchos años y al que dedica todo su tiempo. Los protagonistas de “Juliet, desnuda” son Annie y Duncan, dos funcionarios a punto de entrar en la cuarentena que viven en una pequeña ciudad de la costa inglesa en la que disfrutan de una plácida existencia y de su vida en pareja. Pero la crisis de los cuarenta años acecha a Annie que siente que el paso de los quince años que llevan viviendo como pareja ha hecho que su vida haya perdido la pasión de la que antaño disfrutaban; le preocupa mucho verse inmersa en una vida sin hijos y sin un futuro prometedor. Parece que para Duncan no exista otra cosa que la pasión que experimenta por un músico norteamericano, Tucker Crowe, que tras publicar un espléndido álbum desapareció de la vida pública sin que se sepa que ha sido de él.

Pero las existencias de Annie, Duncan y un reaparecido Tucker comienzan a cruzarse por los caminos de internet, y también a encontrarse en la realidad más real, descubriendo que, como dice la canción, la vida nos da sorpresas y que todo, aun en el límite de la madurez, puede cambiar. Duncan es un obsesivo conocedor de la vida y obra del viejo cantante de rock, en realidad la vida de Duncan gira alrededor de la del roquero y de su música, que gusta a Annie, pero sin que participe de la obsesiva admiración que su pareja siente por Crowe.

 Juntos viajarán a Estados Unidos donde realizarán un recorrido por aquellos lugares emblemáticos en la vida de Tucker Crowe como la casa de su exnovia o los baños de un pub donde al parecer decidió dejar la vida pública y retirarse. Pero cuando vuelven a Gooleness, el pequeño pueblo de la costa inglesa en el que viven, reciben una copia de un disco inédito, Juliet, naked, una especie de “demo” de las canciones que después pasarían a formar parte de su alabado álbum Juliet, naked.

Esta revelación sacude la vida de Duncan, no sólo en los foros en los que participa asiduamente con el resto de los fans de Tucker Crowe, sino que afecta también a su vida sentimental, contra todo pronóstico, a Annie no le gusta el nuevo disco. Por otro lado, veremos a Tucker Crowe alejado de su anterior vida como rockero, pasando desapercibido ante aquellos que afirman ser sus mayores fans. 

Tras varios matrimonios desastrosos y con hijos a los que apenas conoce, Tucker vive ahora con Cat, su actual mujer, y con Jackson, el único de sus vástagos al que hace algo de caso. La salida a la luz de Juliet, naked hace que las vidas de Annie y Tucker se crucen y el cantante comience un viaje a Inglaterra donde se va a encontrar con la pesadilla de tener que hacer frente a tres exmujeres y cinco hijos que le van a pasar cuentas sobre sus distintas frustraciones.

En esta novela Hornby vuelve a transitar sus habituales territorios de ficción, las relaciones de pareja, la paternidad, los tics adolescentes de adultos que ya peinan canas, la mitomanía, la música y, además, incorpora elementos con muchísimas posibilidades narrativas, como Internet y sus hijos más apócrifos y proselitistas: los blogs, foros y clubs de fans.

Un relato centrado en las costumbres de una parte de nuestra sociedad en la que se nos describe, entre otras muchas cosas, el lazo que une a los fans de un músico con la figura del artista, que en ocasiones produce un extraño efecto, los desencantados admiradores pueden llegar a descubrir que el ser humano que existe detrás de la figura del cantante de éxito es mucho menos interesante de lo que creían.

Nos encontramos con una novela entretenida, con un arranque francamente importante; es cierto que el texto que como digo empieza francamente bien tiene unos momentos de dudas, un bajón, que Hornby remonta para seguir brillantemente con el desarrollo de esta historia. La visión de nuestro escritor es conocida pero ese conocimiento no le quita frescura al relato gracias al humor que se derrocha en las páginas de esta “Juliet, desnuda”.

Una exhibición de humor inglés que yo les recomiendo, el que nos hagan sonreír, teniendo en cuenta lo que está cayendo, resulta extremadamente importante. La recomiendo, estoy seguro de que les va a gustar. Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a ver por aquí el próximo martes. Cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan ustedes he publicado una novela negra "Al madero no le gusta la ropa vieja" cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

Clique aquí



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




Comentarios

Entradas populares de este blog

"La velocidad de la Luz". Javier Cercas escribe sobre la capacidad del hombre para hacer el mal

La Tierra del Sur de Alberto Pertejo-Barrena. ¿Fantasía o premonición?

Del Japón, Haruki Murakami y su Tokio Blues