jueves, 28 de enero de 2016

¿Con quién pacta la derecha?


En primer lugar quisiera excusarme por si entre mis lectores se encuentra algún partidario de Ciudadanos a los que he encuadrado en la derecha que señala el título. Sé que les molesta porque se reputan como centristas y yo añadiría que reformistas, aunque sumando los dos conceptos se acercan muy peligrosamente a aquella invención de Aznar  que definía al PP como de centro reformista y social. Pero todos somos muy libres de definirnos como mejor nos parezca,  al fin y a la postre lo que define a uno, no son las palabras, sino los hechos y en esto de la derecha y la izquierda hay que ser algo flexible, que también hay mucho zurdo de toda la vida que cuando escucha que el PSOE es un partido de izquierdas se le revuelven las tripas y lo comprendo perfectamente.

Bien, superado el proemio vayamos al tema, repasaba estos días en qué diablos andaban liadas las fuerzas de la izquierda parlamentaria y tengo el penoso deber de comunicarles que siguen en las mismas. Mientras tanto a la derecha se le acusa de inmovilismo, nada más alejado de la realidad, el único pacto firmado por fuerzas políticas para poner en marcha nada más y nada menos que el Congreso de los Diputados, se lo debemos los españoles a la iniciativa de Ciudadanos, proponiendo a un candidato del PSOE y a la actitud conciliadora del PP que se abstuvo en la votación para que Patxi López fuera elegido presidente de la  Cámara y en ese pacto, el único por ahora, el mérito es de C,s y PP.

Desde las elecciones Albert Rivera anda instalado en la equidistancia, como es de centro ha procurado situarse a la misma distancia…política de Rajoy, a su diestra y de Sánchez, a su siniestra. Esto de la equidistancia es cosa de poco fundamento y además injusta, pero que a pesar de ello da mucho de sí en la arena política, aunque resulta un arma muy peligrosa. En este experimento que hemos llevado a cabo los votantes españoles, con el que muchos han dado por muerto al bipartidismo, el resultado no ha sido el esperado. Las dos fuerzas emergentes C,s y Podemos no han sido capaces de superar a los partidos que pretendían suplir. Ni Podemos es el referente de la izquierda, ni Ciudadanos ha conseguido acercarse al líder del centro derecha español, que sigue siendo el PP.

Ahora las circunstancias de los emergentes son distintas, yo diría que contrarias, Podemos sabe que está en condiciones de alcanzar al PSOE y con un poco de suerte dejarlo atrás, mientras que a Ciudadanos le está pasando justo al revés, está perdiendo intención de voto por su derecha, en estas encuestas que tabulan las intenciones de los votantes en unas nuevas  elecciones. Por eso digo que la equidistancia no le va a resultar fácil a Rivera y deberá tener la generosidad y altura de miras que se le suponen. Clama por sentar al PP y al PSOE para dialogar, pero sus intentos chocan con la cerrada negativa de Pedro Sánchez, que rechaza cualquier acercamiento a los populares.

Los del PP están defendiendo su suerte con pocas cartas en la mano, para que vamos a engañarnos, pero lo están haciendo bien. No es cierto que no hablen con nadie, porque a la vista está el pacto de Patxi para demostrar lo contrario, existen contactos importantes entre el PP y el PSOE, lo que no quiere decir que los haya con Pedro Sánchez, que está instalado en esa postura de no hablar con Mariano Rajoy. El socialista no habla con el PP pero tampoco lo puede hacer con Podemos, tras la barrabasada llevada a cabo por los circulares que cada vez ven más cerca la posibilidad de liquidar al PSOE tal como hicieron sus primos griegos con los del PASOK;  así que ya me contarán ustedes con quien habla el candidato socialista que se ve obligado a  gastar sus días domando barones territoriales que se le están asilvestrando.

No se engañen, esto son habas contadas, pésele a quien le pese, esto ofrece pocas soluciones para la investidura y ninguna para conformar un gobierno estable y capaz de gobernar con suficiencia. Son las cosas del multipartidismo que tan alegremente aplaudieron muchos, la noche de las elecciones. 

Los votos, hablan poco, más bien nada, uno va a la urna y deposita su voto básicamente para que gobierne la opción que está en la papeleta. Luego, a toro pasado, están los políticos y sus primos los analistas que se dedican a inventar que ha querido decir el pueblo con su voto. Si contemplamos los resultados electorales, suponiendo que alguien sea capaz de escuchar la voz del pueblo de esa observación, habrá que decir que los españoles no pidieron cambio, que el PP ganó las elecciones, lo que pidieron fue pacto, que es cosa distinta.

La zurda socialista no puede, con noventa escaños, pactar con una izquierda radical que tiene la mala costumbre de canibalizar a sus compañeros de pacto, basta echar una mirada a municipios y CC.AA, para verle las orejitas al lobo y para más INRI, añadir a ese pacto a los secesionistas, sería malo para España, pero sobre todo para el PSOE. 

La diestra no cuenta con mayoría, ni la va a conseguir, pero tendrá que buscar un pacto que le permita gobernar, al menos un año, ¿Por qué eso es bueno para ellos?, pues no, en realidad para el PP lo mejor que podría pasar es que gobernaran PSOE y Podemos juntos, eso destrozaría al PSOE y devolvería muchísimos votos al PP, pero dejarían al país convertido en un solar.

Por tanto urge un pacto a favor de los españoles, no hay que buscar lo que conviene o no a los partidos, su obligación es buscar una solución, que aunque breve en el tiempo, resulte estable y nos permita seguir creciendo económicamente y reduciendo el paro.

Lo saben los del PP y los de Ciudadanos y lo saben muchos socialistas de postín, que se inclinan por tener un gobierno del PP, apoyado por Ciudadanos y con la abstención del PSOE. 

Veremos en que para la cosa, porque con Pedro Sánchez, me parece que no podemos contar, al menos por las buenas y no hay que poner demasiada fe en el Comité Federal de los socialistas, que el PSOE … es mucho PSOE.

Si el contenido de este post les ha gustado, agradecería que me votaran en el botón de Hispabloggers que se encuentra arriba y a la derecha del texto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario