A la rica receta negra XII: El suquet de anguilas de Pedro Casals


 

Vuelve al blog la serie que titulo “A la rica receta negra” que de vez en cuando publico aquí con la idea de comentar los platos que aparecen en las novelas negras que se publican. Todos los lectores de este blog sabrán, porque soy muy pesado y me repito muy a menudo, que una de las características de la novela negra mediterránea reside en la importancia que dan sus autores a la cocina, de manera especial a la popular. Normalmente ese es el género que me proporciona platos que comentar; sorprende al menos desde el punto de vista de un lector mediterráneo aficionado a la buena mesa la paupérrima presencia de la cocina nórdica, que me han jurado que existe aunque pueda sorprender a más de uno su existencia, en las novelas del género negro nórdico. Cabe decir lo mismo de los relatos negros primigenios que se escribieron en los Estados Unidos, cuyos relatos suponen un auténtico erial gastronómico.

Rogando que excusen el introito vamos a lo que vamos. Hoy quiero comentar para ustedes un plato que no sé yo si tendrá muchos partidarios. Comer anguilas, un pescado con forma de serpiente, supone un auténtico problema para muchos, pero también hay que subrayar que en la zona de Amposta lo del suquet de anguilas es un plato de fiesta mayor, cabe decir algo parecido al all i pebre valenciano que es un plato, espero no ofender a ningún purista, muy parecido al suquet. Como es bien sabido la risa va por barrios y en este caso va por deltas, albuferas y lugares en los que el agua del mar se mezcla con el agua dulce de los ríos, porque al igual que en el delta del Ebro o la Albufera, en la zona de Pals era y es tradicional pescar y comer anguilas en la desembocadura del río Ter.

La receta que nos ocupa aparece en la novela “Anónimos contra el banquero” que firmaba Pedro Casals cuyo protagonista es el abogado Lic Salinas que en la página 45 del libro editado por Plaza y Janés en su colección "Los Jets de Play y Janés" decía así:

“… Antes de llegar a su masía de Peratallada, Salinas paró a cenar en Pals, en el Rubén. Disfrutó hablando de pesca y de pescadores con Pere, mientras comía con apetito su suquet de anguilas. Desde allí habló con la redacción de …”

Creo que el restaurante que cita Casals todavía funciona en las cercanías del campo de fútbol de Pals con el nombre de Restaurant Can Rubén, un restaurante que como algunos toreros concita una seria división de opiniones: Una parte de sus clientes se muestran encantados por la calidad de lo que allí se sirve mientras que otros abominan del lugar por el retraso con el que funciona el servicio. Lo que me demuestra que hay cuestiones que son difíciles de erradicar, porque en mis tiempos era de público conocimiento que normalmente en Gerona se comía extraordinariamente bien pero que había que tener muchísima paciencia con el servicio que tenía un ritmo tan lento que sacaba a muchos de sus casillas.

He comido en varias ocasiones el suquet de anguila o anguilas que de las dos maneras lo he visto escrito y está bien, personalmente no soy muy aficionado al pescado, así que no les extrañe mi falta de entusiasmo. Lo he comido, si bien recuerdo, en tres ocasiones y me gustó pero no es un plato por el que recorrería unos cuantos kilómetros. Pero como me resultaba original aquí les dejo una receta que encontré no sé si en algún libro o en Internet, porque en casa hemos hecho unos cuantos suquets pero no de anguila.

La receta que les ofrezco va sin patatas, aunque me parece que la presencia del tubérculo mejora el plato. Si son ustedes de los que lo prefieren con patatas, basta añadir unas cuantas patatas, rotas que no cortadas. al caldo y cuando estén casi listas añadan la anguila unos minutitos y listos para emplatar.

Suquet de anguila

Ingredientes:

 ·        1 kg de anguila

·         4 cebollas medianas

·         3 tomates

·         Un  poco de aceite de oliva

·         4 trozos de guindilla

·         2 ajos

·         Perejil

·         Azafrán y sal

 Preparación:

 1.- En una cazuela con un poco de aceite, echad la cebolla trinchada y los trocitos de guindilla. Cuando la cebolla esté dorada, añadid el tomate picado. Cuando el sofrito esté a punto, añadid el agua y el azafrán (Ojo este es el momento de añadir las patatas si así lo prefieren). Removed y dejadlo reducir. A continuación, echad los trozos de anguila, tapad la cazuela y dejadla al fuego durante diez minutos.

2.- Mientras tanto, haced la majada con los ajos, el perejil y un poco de sal. Añadid la majada a la cazuela, sazonad y removed. Dejadlo cocer tapado durante cinco minutos más, y ya podéis servirlo.

Dos cuestiones. Aunque soy abstemio, tengo que reconocer que este plato acompañado por un buen vino blanco fresquito mejora mucho. Y ya por finalizar, no sé yo si en lugar de hacer la majada simplemente con ajo y perejil, no sería mejor añadirle una picada catalana con ajo, perejil, pan tostado o frito y avellanas o almendras.

 Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a encontrar por aquí el próximo martes. Mientras tanto cuídense mucho.

 Un abrazo y… buen provecho.

 Como probablemente sepan ustedes he publicado una novela negra "Al madero no le gusta la ropa vieja" cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy celebramos el CI aniversario de la fundación de La Legión

La obscena indecencia de esta izquierda que nos gobierna

Pleitos tengas y los ganes