"Cosas que ya no existen" una magnífica obra de Cristina Fernández Cubas


 

Llevaba bastante tiempo con ganas de comentarles el libro de Cristina Fernández Cubas que lleva por título “Cosas que ya no existen”. Una magnífica obra de relato corto de una de las maestras del género en España. Ya he comentado aquí alguna obra de la autora, reconozco que mi afición por el relato corto tiene mucho que ver con su presencia en el blog, pero fundamentalmente en el motivo de mi decisión pesa mucho más la admirable calidad literaria de Cristina Fernández Cubas, que mi afición por el cuento o el hecho de que la conociera hace muchísimos años y fuéramos amigos y compañeros.

Cristina Fernández Cubas nació en Arenys de Mar, una población costera de la provincia de Barcelona en el año 1945. Desde muy joven ejerció como periodista, viajó mucho, vivió dos años en Sudamérica y también residió en Egipto circunstancia que le permitió aprender el árabe. Es autora de siete libros de relatos cortos: “Mi hermana Elba”, “Los altillos de Brumal”, “El ángulo del horror”, “Con Agatha en Estambul”, “Parientes pobres del diablo”, El vendedor de sombras. El viaje” y “La habitación de Nona” con la que ganó en el año 2016 el Premio Nacional de Narrativa. A estas obras hay que añadir tres novelas: “El año de gracia”, “El columpio” y “La puerta entreabierta”.

Su capacidad literaria y su versatilidad le permitieron escribir una obra de teatro “Hermanas de sangre”, una biografía de Emilia Pardo Bazán, alguna incursión en el género infantil y la obra que hoy comentamos, un originalísimo libro de memorias narradas, “Cosas que ya no existen”, que le editó primero Lumen y después Tusquets Editores. La obra de Cristina Fernández Cubas en su conjunto ha recibido un caluroso tratamiento por parte de la crítica y del público y configuran uno de los universos literarios más singulares de la literatura contemporánea. Su obra está traducida a diez idiomas.

“Cosas que ya no existen”, es una narración que está a medio camino entre la realidad y la ficción; quizás se podría decir que es una suerte de autobiografía novelada, pero sea lo que sea lo cierto es que fue recibida con entusiasmo por público y crítica. Quizás a los lectores habituales de Cristina Fernández Cubas que conocen bien su universo literario pueda sorprenderles que en esta obra, en este mundo literario que se nos propone compuesto de atmósferas tensas y extrañas, aflore una impronta autobiográfica, pero no por ello menos inclinado a contagiarnos con la materia de lo irreal, de lo inventado, casi al borde de la ensoñación. Esta obra pudiera considerarse como un inventario literal, de cosas, sucesos, personajes que pudieron existir como se nos relata o no y que en todo caso han dejado ya de ser.

De hecho, en muchos tramos de este intenso inventario de cosas que ya no existen, la autora se muestra vacilante a la hora de asignar lo narrado a una realidad pasada, a los sueños o incluso a esas películas que pudo ver entonces o en el más cercano presente. Impregna el relato una sensación de tiempo perdido, irrecuperable pero no por ello desperdiciado. Hay momentos en que su lectura parece teñida de esa encendida discusión entre lo que la memoria recupera, oculta o tergiversa. Pero sea como sea que lo consideren este libro formará parte indiscutible de la más exigente literatura española de los últimos años.

Hay que subrayar la habilidad de Cristina para crear una unidad narrativa, mediante un relato fragmentado por definición y que utiliza como escenario en el que desarrolla sus relatos dos mundos opuestos. Por una parte el mundo cerrado de su vida doméstica en la casa de su infancia y juventud y por otra el mundo abierto de sus viajes y experiencias. Las cosas ocurrieron y siguen ocurriendo, el mundo infantil está lejos en el tiempo y sin embargo la escritora mantiene el mismo candor y la misma capacidad de rebeldía para ver el lado melancólico y el lado pintoresco de las cosas y también el más sórdido y el más dramático.

La escritora hace fácil la difícil convivencia de las sombras y la claridad, las aventuras de su memoria que hace convivir con su imaginación y su capacidad fabuladora. Y recupera lo que hay de mágico o extraordinario en la vida cotidiana y por el contrario, nos presenta con muchísima habilidad lo que hay de familiar en los hechos más insólitos.

Un libro en que nos presenta el resultado de sus recuerdos, aunque no sea un libro de memorias. Cristina Fernández Cubas, retrocede en su experiencia vital y recupera hechos, sueños, sensaciones y comparte con sus lectores una parte importante de la atmósfera de una vida. Sigue el ejemplo de una narradora oral de su infancia, Antonia García Pagès, la Totó, la niñera de su familia, de la que nos cuenta que "nos embarcaba en sus historias, nos hacía suyas durante horas y horas, y luego, en el punto final, se escabullía". Así la Totó, así Cristina. Así su memoria toca las puertas de la ficción para obtener una ayuda contra el olvido.

“Cosas que ya no existen” está escrito desde la emoción, pero también con la fuerza de quien tiene que contar lo que fue, para seguir siendo. Y eso proporciona a su prosa una capacidad de arrastre magnífica, como ha de tenerla la buena escritura autobiográfica cuando ha decidido hacer prevalecer la autoconciencia sobre el testimonio, es decir, el modelo confesional sobre el documental. La prosa de ficción de Cristina Fernández Cubas se ha caracterizado siempre por incorporar un factor de misterio al relato de experiencias cercanas a lo común. Así que no tiene nada de extraño que al abordar un nuevo enfoque, el memorialístico, sus recuerdos descansen en el poso de incertidumbre que rodea muchas de nuestras experiencias, este es el sello distintivo de “Cosas que ya no existen”.

Cristina va a ofrecernos relatos que tienen que ver con su infancia, con la casa familiar, el reloj de la escalera, el salón para la familia, la biblioteca para los extraños, sus experiencias, malas en el colegio de monjas, pero también nos transportará a experiencia adultas en Argentina, Perú Bolivia o Ecuador que están muchas veces teñidas por la magia. Nos cuenta algo que sucedió así realmente, ese es uno de los atractivos de esta obra. 

A mí me gustó mucho quizás haya quien crea que mi amistad con la autora me hace tener una opinión sesgada. Les puedo asegurar que esa relación de amistad con Cristina Fernández Cubas no me resta un ápice de neutralidad. Creo que “Cosas que ya no existen” es un magnífico ejemplo del género del relato corto, pleno de encanto, magia y de vez en cuando de misterio. Léanla, creo que la disfrutarán.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a encontrar por aquí el próximo sábado. Hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan ustedes he publicado una novela negra "Al madero no le gusta la ropa vieja" cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

Clique aquí



Comentarios

Entradas populares de este blog

"La velocidad de la Luz". Javier Cercas escribe sobre la capacidad del hombre para hacer el mal

La Tierra del Sur de Alberto Pertejo-Barrena. ¿Fantasía o premonición?

Del Japón, Haruki Murakami y su Tokio Blues