miércoles, 21 de marzo de 2012

La huelga del 29 M, no va a ser tan general

Otros tiempos, otros sindicatos...


Por mucho que uno quiera evitarlo, por aquello de no dar relevancia al hecho, lo cierto es que nos acercamos al día 29, día en el que los sindicatos “oficiales” UGT y CC.OO han convocado una jornada de huelga general, jornada que tiene por finalidad, al menos eso dicen sus convocantes,  protestar por la reforma laboral que todavía tiene que pasar el correspondiente trámite parlamentario. Llama la atención, la poca paciencia que concita en algunos sectores de lo que denominamos comúnmente “la izquierda” de este país, Mariano Rajoy.

Lo mismo pasa con esta huelga que ha sido convocada de manera apresurada y cuya convocatoria responde clarísimamente a cubrir las “necesidades” políticas de un PSOE, que absolutamente huérfano de argumentos políticos ha decidido que la protesta callejera, las algaradas y la huelga es el mejor procedimiento a su alcance para hacer la oposición al Partido Popular.

Y los de Méndez y Toxo no han dudado ni un segundo en ponerse al servicio del interés partidista de Ferraz, de hecho éste era un acuerdo que se tomó antes de que los ciudadanos tuvieran la oportunidad de mandar al diablo al PSOE y a sus ocurrencias por medio de las urnas. CC.OO y UGT que ven como la reforma laboral les quita mucho del poder que injustificadamente tenían - lo del despido y su abaratamiento, les importa tan poco que lo que ahora teóricamente les lleva a la huelga general, es lo mismo que acordaron el pasado mes de enero con la patronal - aprovechan que el Ebro no pasa por Valladolid para convocar a los trabajadores españoles a esa huelga.

Una huelga que tiene un carácter político tan innegable que ha provocado la repulsa de muchos. De hecho el martes pasado la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos comunicó a través de sus portavoces que no piensan respaldar el paro general del próximo día 29 porque entienden que esa huelga se convoca en base a “motivos políticos” y no laborales. Que un colectivo tan afectado por los recortes que se van a producir como estos servidores de la Sanidad, se nieguen a secundar la huelga convocada por UGT y CC.OO, dice bien a las claras que no todo el mundo está dispuesto a seguir el engaño propiciado por Cándido y Toxo, que se limitan a defender sus privilegios y favorecer al partido que durante casi ocho años derrochó a manos llenas el dinero público en esas subvenciones que tan gratuitamente han recibido.

Por otra parte pero en el mismo sentido, parece que el principal  sindicato de enfermería, el SATSE, adoptaría la misma postura. Es criterio común entre los profesionales sanitarios que CC.OO y UGT jamás se han preocupado por la situación de los médicos y de los DUE y por tanto, aunque están en contra de los recortes que afectarán de manera importante a la sanidad pública, no secundarán una huelga de carácter político.

Una mala noticia para los convocantes de esa protesta, que pone de  relieve que los motivos aducidos por los sindicatos no son aceptados, al menos por algunos colectivos. Quizás sea el momento para que muchos ciudadanos reflexionen sobre cual ha sido realmente el papel de los dos sindicatos mayoritarios. ¿A quién representan? a los trabajadores dirán muchos, pues no, representan realmente sólo al 19% de los trabajadores españoles, eso en lo que se refiere a la afiliación, pero si uno echa la vista atrás y piensa un poco, no tiene más remedio que aceptar que los de CC.OO y UGT sólo se han preocupado por la suerte de los trabajadores de las grandes empresas, preferiblemente las multinacionales, y la de los funcionarios.

El resto de la masa laboral ha sido ignorada por éstos que dicen representarlos, los sindicalistas sólo han hecho acto de presencia en las empresas cuando ha habido un ERE que negociar o tenían oportunidad de sacar algún dinero del bolsillo de los trabajadores. Sólo les cobramos a los que no están afiliados, dicen, lo que no es cierto tampoco, porque cuando cobran comisiones por gestionar las negociaciones que conducen al paro a los trabajadores, se la cobran a todos, a los afiliados y a los que no lo son.

Cabría hacer otra reflexión, si resulta que estas organizaciones sindicales viven, extraordinariamente bien por cierto, del dinero público, si entre todos soportamos el coste que supone la existencia de miles de liberados y ese coste lo asumimos todos por bemoles; por qué diablos tenemos que pagar la supuesta intervención de esa gente, cuando ya lo hemos hecho a través del dinero de nuestros impuestos de los que se nutren las subvenciones y del coste de sus liberaciones que asumimos entre todos.

Unos sindicatos mercenarios, complacientes, sumisos, mientras el PSOE mandaba millones de trabajadores al paro, no pueden ahora tornarse en reivindicativos y mucho menos ante una huelga general que se utiliza para proteger los privilegios de la casta sindical dirigente y como arma política, como un elemento de desgaste del gobierno que salió, mal que les pese, de las urnas.

Por eso digo que la huelga no será tan general, ya hay colectivos como el de los médicos que han alzado su voz, ese es el camino. UGT y CC.OO no pueden ser ayudados por tantos trabajadores por los que jamás han movido un dedo. El desprecio llevado a cabo por la gente de Cándido y Toxo a los 5,3 millones de parados de este país, acredita la falta de interés en estas cuestiones por parte de éstos que se proclaman sindicalistas.

Sindicatos de clase dirigidos por millonarios, que pertenecen a los consejos de administración de la banca y que ahora exigen a los trabajadores y al país un sacrificio - la huelga nos va a costar más de 1.000 millones de euros – para que defiendan sus intereses. Hace bien poco los portavoces sindicales advertían que podían desconvocar la huelga si se mantenía el número de liberados y se reconsideraba dejar como estaba la negociación colectiva, creo no hace falta insistir, se les ve el plumero de lejos, la huelga general que han convocado, tiene por finalidad defender sus privilegios y ayudar al PSOE.

Allá ellos y su conciencia, pero visto lo visto, lo suyo es que la huelga la secunden los liberados sindicales, sus empleados y familiares y los de esa izquierda que está con el PSOE a costa de lo que haga falta.

Les toca, es lo que tiene vivir del pesebre.


1 comentario:

  1. El tema está en que NO será, como otras veces NO ha sido ninguna victoría de esta panda de PARÁSITOS, no, es más, la mayor parte de las que han hecho (curiosamente la que más éxito tuvo fué una contra uno de los gobiernos de Felipe Gonzalez), han sido un rotundo fracaso y esta lo va a ser más pero sin embargo, manejan muy bien la manipulación de gran parte de los medios de comunicación y por otra parte se aprovechan de eso de "no caigamos tan bajo como ellos".

    Esto último y cuanto antes se nos meta en la cabeza mejor, ya NO es válido, si realmente queremos revertir la situación definitivamente, HAY QUE GANARLES, DESPEDAZARLES, EN SU PROPIO TERRENO.

    Todo lo demás es perder el tiempo.

    ResponderEliminar