domingo, 18 de marzo de 2012

La pobreza en España

Los nuevos pobres


Si digo la verdad hoy he estado muy a punto de darme el día libre y no escribir esto que si consigo terminarlo someteré a la consideración de ustedes. Tengo el día raro y cuando eso me sucede caigo en una especie de astenia de la que me cuesta mucho trabajo salir. Pero como ya sabemos que se hace camino al andar, eso al menos es lo que sostenía el pobre Machado, en estas estoy, en el trabajo de escribir sobre un tema que me preocupa muchísimo y al que todo el mundo me parece que le da algo de miedo tocar, me refiero concretamente a la pobreza.

Cuando de pobreza se habla hay que acudir a las cifras de Cáritas, que son los que más entienden de esta cuestión en España. Esta ONG y otras con menor nombre y tronío son las únicas organizaciones que intentan combatir a la pobreza. Y lo hacen de la única manera a su alcance, con su acción intentan paliar las consecuencias que se derivan de la existencia de este fenómeno que acucia a hombres, mujeres, niños, ancianos, familias, cristianos, musulmanes, ateos, agnósticos, lo del NS/NC, blancos, negros, azules, colorados, homos, heteros, individuos, familias, grupos, pueblos y naciones.

Otros, los responsables de nuestros destinos, parecen estar más dedicados en estos últimos tiempos a la labor de impulsar el crecimiento de esa casta de “intocables” que son los pobres y los nuevos menesterosos, que en esto, como todo o casi todo en esta vida, también hay clases y las ha habido siempre y para quien tenga dudas al respecto, les recordaré conceptos tales como pobreza primaria o secundaria o el de pobreza absoluta o relativa con la que se manejan los técnicos o las de nuestro idioma que nos permitían distinguir entre  “pobres de pedir” y “pobres vergonzantes” por poner un ejemplo. Ahora el abanico de posibilidades de la pobreza se amplía y hay que añadir el de los “pobres jóvenes, aunque suficientemente preparados” y la de los “trabajadores pobres” una nueva clase de pobres a los que su condición de trabajadores en un país industrializado del primer mundo no les libra de su triste condición.

Está claro que nuestros dirigentes lo están haciendo mal, tirando a peor, porque nos dice Cáritas en su informe sobre “Exclusión y Desarrollo Social. Análisis y Perspectivas 2012” que en España el 22% de las familias vive por debajo del umbral de la pobreza, lo que nos sitúa, como es costumbre en estos últimos años, a la cabeza de la estadística y a la cola de la realidad social europea.

No voy a caer en la tentación de entrar a discutir cómo calcula Cáritas lo del “umbral de la pobreza”, ellos tienen un procedimiento y está claro que, como todos los procedimientos utilizados para medir magnitudes que existen en este mundo traidor, tendrá sus partidarios, sus críticos y sus detractores, pero creo que nadie discutirá la necesidad que tenemos de crear convenciones que nos permitan saber de qué estamos hablando. Cáritas entiende que están por debajo del umbral de la pobreza aquellas familias que ingresan menos de una cantidad determinada que tiene relación directa con la renta media española.

En el informe del que estamos hablando Cáritas nos advierte que de acuerdo con los datos que maneja, que son los habidos en el 2010, el umbral que estaba fijado en los 8000 euros del año 2009, había bajado a los 7.800 y continua bajando y añaden que la renta disponible por persona  en España cayó en términos reales cerca de un 9% entre 2007 y 2010.

Pero no acaban ahí nuestras desgraciadas peculiaridades en relación con la pobreza, en España, el aumento de la desigualdad entre el 20% de las rentas más pequeñas y el 20% de las rentas más altas es superior al de los países de su entorno, siendo casi cinco veces mayor que la media de países de la Unión Europea. Para que quede claro, a pesar o precisamente a cuenta de la crisis, los pobres son más pobres y los ricos son más ricos.

La verdad es que avergüenza y resulta difícil de aceptar, pero el estudio de Cáritas coloca a España como uno de los países con mayor tasa de pobreza de Europa, sólo nos “ganan” en esta horrorosa carrera los rumanos y los lituanos. Ítem más, la Unión Europea certifica que es España, el país europeo donde más aumentó la pobreza en el año 2010. Ya para que vamos a hablar de cómo estamos hoy, todavía no se conocen los datos del 2011, pero a los españoles no nos hace ni puñetera falta la estadística para saber que serán bastantes peores que los de su predecesor.

Está muy claro que la principal crisis que padecemos no es la económica, sufrimos una crisis de valores, de referentes éticos e intelectuales que nos coloca en muy mala condición para hacer frente a los problemas que se nos plantean como nación. Pero la situación es tan peligrosa que ya no puede haber lugar a dudas, ya no nos cabe ni una micra más de demagogia, hay que tomar una decisión drástica que nos permita volver a situarnos en el lugar que ocupábamos. No estoy hablando de ensoñaciones, somos capaces con nuestro esfuerzo de resolver la presente situación; guste a quien guste y disguste a quien disguste habrá que confiar en un liderazgo que se demuestre capaz.

Y habrá quien diga, eso lo dice usted porque como es un “facha” le viene bien que gobiernen los del PP y apliquen sus soluciones. El que piense eso se equivoca de medio a medio, le daría sin dudar  la presidencia del gobierno de España a Cayo Lara si estuviera seguro que nos iba a sacar de este berenjenal. Estamos ante una situación límite ante la que lo de las derechas y las izquierdas, las ideologías, los estereotipos, los prejuicios, no sirven para nada. Hay que ponerse en marcha,  hay que hacerlo ahora y no queda otra que encomendarse a una dirección capaz.

Me daría igual si Rubalcaba hubiera sido fundador de Alianza Popular, íntimo amigo de Aznar, hubiera ido al colegio con Rajoy y estuviera casado con una prima de la Duquesa de Alba, le negaría el voto y mi apoyo, simplemente porque tuvo su oportunidad durante estos últimos años, gobernó y nos demostró a todos de manera fehaciente, que no sabía hacerlo, es así de sencillo y así de fácil. No puede ofrecer soluciones desde la oposición quien cuando gobernaba, hace cuatro días con pasado mañana, demostró que no las tenía.

Me van a perdonar ustedes la comparación, pero ver a Cándido Méndez y a Toxo manifestarse en defensa de los derechos de los trabajadores, recordando lo que no hicieron cuando 5,3 millones de compatriotas se fueron al paro, me produce la misma incomodidad que sentiría al ver a Rouco Varela y a sus compañeros de la Conferencia Episcopal manifestándose a favor del matrimonio gay o del aborto. Exactamente la misma, no lo puedo remediar.

Merece la pena hacer una reflexión por encima de la ideología de cada uno y tomar una decisión, no hay más remedio que apoyar a quien pueda sacarnos de este estado de cosas, porque Cáritas hace lo que puede,  pero ya se sabe que a Dios rogando y con el mazo dando.

¡Madre mía! Estamos ahí compitiendo con los rumanos y los lituanos, tenemos la mayor tasa de pobreza en Europa y todavía andamos discutiendo si son galgos o  podencos. Es que no tenemos remedio.

1 comentario:

  1. Ni la tendremos, sómos sólo el producto de veinte años de crecimiento descontrolado basado en la construcción con un empobrecimiento moral y cultural absoluto. Recuperarnos desde aquellos años en que cambiamos el esfuerzo y la educación por el trabajo fácil y la juerga, tardará décadas y por lo que sómos de inútiles, lo tendremos bien merecido.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar