Francisco González Ledesma, Barcelona y el inspector Méndez


Dejamos atrás, al menos por ahora, al Magreb y su relación con la novela negra para hablar de un escritor, Francisco González Ledesma, uno de los pioneros del género negro en nuestro país. Un hombre que tuvo una existencia muy dura que le obligó a trabajar muchísimo en circunstancias nada favorables, para conseguir el éxito que su talento merecía. 

González Ledesma nació el 17 de marzo de 1927 en Barcelona, lugar en el que moriría el 2 de marzo de 2015. Sus padres eran obreros, el padre trabajaba como mozo de almacén y la madre era modista. Vivían  en el Pueblo Seco, un barrio mayoritariamente obrero de la capital catalana. Comenzó sus estudios en Zaragoza, para volver a Barcelona donde terminó el bachillerato entre los Escolapios y el Instituto Jaime Balmes, en el que el catedrático – entonces en los institutos de enseñanza media ejercían la docencia catedráticos – Guillermo Díaz Plaja tuvo una gran influencia en sus estudios.

Desde siempre fue un contador de historias, cuentan que con apenas seis años en los recreos contaba historias de su invención a sus compañeros a cambio de bocadillos y mientras estudió el bachillerato ya presentaba originales en la Editorial Molino. Para costearse los estudios de Derecho comenzó a trabajar en la Editorial Bruguera en la que escribía guiones de historietas. Sin acabar la carrera, en el año 1948, consiguió el Premio Internacional de Novela, instituido por el editor Josep Janés i Olivé por su novela “Sombras viejas” pero la censura prohibió su publicación, lo que temporalmente le cerró las puertas para publicar otras novelas.

Se graduó en Derecho en el año 1950. Dos años después bajo el seudónimo de Silver Kane, empezó a escribir novelas del Oeste para Bruguera llegando a publicar mil títulos, lo que, según afirmaba él mismo, le proporcionó  la práctica y los conocimientos que le permitieron comenzar una carrera como novelista. Más tarde escribió “Los napoleones”, que fue también censurada, “Las calles de nuestros padres” y “Expediente Barcelona” (finalista del Premio Ciutat de València, en 1983).

En 1984 recibe el Premio Planeta por “Crónica sentimental en rojo”, un gran paso en su carrera como escritor; pero lo que le da el impulso definitivo fue el hecho de que Gallimard, la prestigiosa editorial francesa, decidiera traducir al francés y publicar “Expediente Barcelona”, la primera novela de la serie del inspector Méndez, lo que le proporcionó un reconocimiento internacional y un éxito editorial mucho mayor del que disfrutaba en España, de hecho se producía un suceso muy curioso, a González Ledesma le publicaban en Francia sus novelas antes de que se editaran en España.

Sin olvidar el resto de su importante producción literaria, hay que reconocer que consigue el éxito gracias a las novelas protagonizadas por Ricardo Méndez, el personaje central de las historias negras de Ledesma. Un inspector de la vieja escuela despreciado por los mandos policiales y con nulas posibilidades de ascender. Un nostálgico de las mejores noches del Paralelo y sus mujeres que le llevaron a la perdición más de una vez, demasiado aficionado al coñac y enemigo declarado de las “nuevas tecnologías”. El inspector aprovecha el rechazo que despierta entre sus superiores, que prefieren ignorarlo, para trabajar lo más libremente posible y para ello se apoya en su vasta red de confidentes y en su peculiar método de investigación.

Las novelas de la serie están ambientadas en la Barcelona de los comienzos de los ochenta, a lo largo de sus relatos, González Ledesma pone de relieve que las malas costumbres y los resabios de la administración franquista siguen estando instalados en las instituciones presuntamente democráticas. A través de sus trabajos como jurista y periodista Ledesma había adquirido un conocimiento enciclopédico sobre Barcelona, su sociedad y los elementos que seguían manejando las instituciones y los resortes del poder, ese conocimiento resulta un elemento muy importante a la hora de escribir las aventuras y sobre todo las desventuras del inspector Méndez.

Así es como Barcelona, la Barcelona de Ricardo Méndez, acompaña al comisario en el protagonismo de los relatos de González Ledesma, una ciudad a la que define Enric González -hijo de González Ledesma- como “Una ciudad en tránsito. El franquismo hacía las maletas o se disfrazaba de otra época, los poderes sustitutorios no habían llegado todavía y la libertad era un estado de ánimo sin reglas ni procedimientos democráticos. Era una ciudad desordenada, relativamente pobre y con pocos turistas. No se parecía en nada al parque temático de la actual Barcelona”

Nuestro autor publicó otras novelas negras, que no forman parte de la serie Méndez. Relatos como “42 Kilómetros de compasión” (1986), “Cine Soledad” (1993) y “Tiempo de venganza” (2003) son novelas pertenecientes al género, pero no a la serie de Méndez. Me parece importante señalar que las novelas de esa serie tienen tal categoría que entre ellas figuran relatos que consiguieron un Premio Planeta, un Premio RBA y otros  importantes premios literarios.

González Ledesma es un estajanovista del trabajo que sin embargo luce ingenio y calidad en sus textos; nuestro autor trabajó muchísimo para conseguir el éxito que le llegó de la mano del inspector Méndez y de la Barcelona que nos describe. Les dejo una parte de la bibliografía del autor – no incluyo en esa relación las obras escritas bajo seudónimo – en la que me he permitido marcar en negrita las novelas que no perteneciendo a la serie Méndez, son novela negra. 

Creo que les merecerá la pena leer alguna de sus obras, muy probablemente Ricardo Méndez y esa Barcelona, que algunos todavía recordamos, pero que ya no existe salvo en las páginas de sus novelas, les atrapen.

 

Bibliografía

Sombras viejas, 1948, Premio Internacional de Novela

El mosquetero azul, 1962

Los Napoleones, 1977

Soldados, 1985

42 Kilómetros de compasión, 1986

Los símbolos, 1987

Cine Soledad, 1993

El adoquín azul, 2002

Tiempo de venganza, 2003

Historia de mis calles, 2006

 

Serie Méndez:

Expediente Barcelona, 1983

Las calles de nuestros padres, 1984

Crónica sentimental en rojo, 1984, Premio Planeta de Novela

La Dama de Cachemira, 1986, Premio Mystère

Historia de Dios en una esquina, 1991

El pecado o algo parecido, 2002, Premio Hammett

Cinco mujeres y media, 2005, Premio Mystère

Méndez, 2006

Una novela de barrio, 2007, Premio RBA de Novela Policiaca

No hay que morir dos veces, 2009

Peores maneras de morir, 2013

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Rebrotes o el comienzo de la segunda oleada?

La Justicia es ciega pero a Pablo Iglesias le ha mirado un tuerto

El Supremo revocará las excarcelaciones de los condenados del “procés”