Scerbanenco, el milanés que nació en Kiev

 

Giorgio Scerbanenco


Hoy le toca el turno de aparecer en este blog, a un autor al que tenía archivado en mi particular recámara personal desde que tomé la decisión de hablar sobre novela negra. Me refiero a Giorgio Scerbanenco al que debo desde finales de los años 60 un auténtico deslumbramiento que experimenté cuando leí la primera obra de su autoría que cayó en mis manos. Acostumbrado como estaba a leer los clásicos relatos de los autores norteamericanos y a magistral la manera de hacer y escribir de George Simenon, padre del comisario Maigret y sus investigaciones inscritas en París, el descubrimiento de Scerbanenco, su Venus Privada y el retrato de la sociedad milanesa que aparecía en aquel relato, constituyó para mí una sorpresa muy importante.

Scerbanenco nació en Kiev en el año 1911 y murió en Milán, la ciudad que lo adoptó, en el año 1969. Tuvo una vida corta, siendo un niño abandonó su Ucrania natal para recalar en Italia, concretamente en Roma. En plena adolescencia se trasladó a Milán ciudad a la que llegó con dieciséis años recién cumplidos. Abandonó sus estudios y tuvo que ejercer una serie de oficios que le permitieran ganarse la vida, su interés por lo literario le permitió tomar contacto con el mundo editorial muy activo en la ciudad y consiguió trabajar como corrector, editor e incluso dirigió alguna revista, mientras seguía escribiendo su obra.

Si corta fue su vida, mucho más corta fue su vida como escritor de éxito, porque aunque había escrito alguna novela negra - en 1940 escribió "Seis días de preaviso" que pasó sin pena ni gloria -  se dedicó a escribir relatos románticos que no obtuvieron demasiado reconocimiento. El éxito le llegó con la serie protagonizada por el investigador Duca Lamberti, un médico al que en su momento se le retiró la licencia a cuenta de la comisión de un delito de eutanasia  que lo llevó a la cárcel y que a falta de mejor oficio intenta ganarse la vida como investigador privado, al amparo del apoyo del inspector Carrua que le permite colaborar con la policía italiana de una manera extraoficial.

La primera novela de la serie, "Venus privada", se publicó en el año 1966, apenas tres años antes de su muerte. A partir de su publicación comenzó una fulgurante carrera de éxitos, en el año 1968 consiguió en Francia el Gran Premio de la Literatura Policíaca (Grand Prix de Littérature Policière.), a la mejor novela en lengua extranjera por "Traidores a todos".

En definitiva, como casi todos los maestros, Scerbanenco creó un personaje a través del que nos revela el lado oscuro de la realidad de la sociedad milanesa. Lamberti  se siente comprometido a proteger a los ciudadanos, del crimen organizado, del poder político y financiero, de la injusticia, de la soledad,  en incluso de sí mismos, aunque conviene señalar que junto al investigador, Milán se impone como gran protagonista de sus relatos. Un Milán de aquellos años, en pleno desarrollo, pero en los que el campo, los campesinos y las explotaciones ganaderas  estaban muy cercanas al centro de la ciudad.

Algunas de sus obras han sido adaptadas a la gran pantalla por directores de la talla de Fernando di Leo o Carlos Saura. De hecho el director español, a partir de uno de los relatos de Scerbanenco, realizó la primera película de género de su larga carrera que llevaba por título ¡Dispara!. En ella Saura exploraba la huida hacia adelante de personajes movidos por el impulso de la venganza. La historia se narró a partir del punto de vista de sus dos actores principales: una excelente Francesca Neri, que interpretaba a una vulnerable artista italiana, y un joven Antonio Banderas en el papel de periodista del diario "El País".

En Italia, en su memoria, el premio más prestigioso de novela negra italiana lleva su nombre y Camilleri, el grande entre los grandes de la novela negra italiana, reconoció de manera expresa la categoría de las obras del ucraniano, al que sitúa a la par de los mejores autores del género. En España se han editado alguna de sus obras y les dejo la lista que he encontrado en internet. Quiero señalar que la editorial Akal publicó hace ya unos años "Traidores a todos" (2009), "Muerte en la escuela" (2010), "Los siete pecados y las siete virtudes capitales" (2010), "Los milaneses matan en sábado" (2011) y "Milán calibre 9" (2011).

A mí Scerbanenco me parece un gran autor de novela negra, un hombre con mala suerte que poco pudo disfrutar de su capacidad literaria, creo que merece la pena que intenten encontrar alguna de sus obras porque estoy convencido que se van a sorprender. Para los que lo conocen, nada que decir, el genio literario de Scerbanenco habla por sí solo. Una pena que el autor falleciera justo cuando en su país adoptivo, el cine y la televisión descubrían el potencial de sus historias. El giallo (amarillo en italiano), como se conocía en Italia a la novela policiaca por las portadas amarillas que usaba Mondadori, ascendía a género respetable, a pesar de sus inquietantes representaciones de la realidad. ¿Tarde?, pues no sé qué decirles, otro autor que prácticamente no conoció en vida el reconocimiento que merecía su obra, nada nuevo bajo el sol.

Por si fuera de su interés, les dejo la lista de las obras editadas en español, según publica la Wikipedia:

Venus privada (Noguer, 1967)

Milán, Calibre 9 (Noguer, 1970; Bruguera, 1984; Planeta, 1986)

Los milaneses matan en sábado (Noguer, 1970; Bruguera, 1980; Planeta, 1985)

Demasiado tarde (Noguer, 1972; Bruguera, 1983)

Ladrón contra asesino (Noguer, 1972; Bruguera, 1980)

Doble juego (Noguer, 1973)

La chica del bosque (Noguer, 1975)

Traidores a todos (Ediciones Akal, 2009). ISBN 978-84-460-2845-1

Los siete pecados y las siete virtudes capitales (Ediciones Akal, 2010). ISBN 978-84-460-2844-4

Muerte en la escuela (Ediciones Akal, 2010). ISBN 978-84-460-2846-8

 Aquí nos despedimos hasta el próximo viernes si Dios quiere. Cuídense mucho.

Un abrazo.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pedro Sánchez recorta en Sanidad

A Simancas lo han pillado con el carrito del helado

La Unión Europea se lo pone difícil a Sánchez e Iglesias