La novela negra en Argelia


Me decía el otro día mi buen amigo Javier Villalba, que sé que lee lo que escribo, que no había tenido la oportunidad de ojear ninguna novela negra escrita por musulmanes. Voy a intentar que lo que hoy publico sirva para que todos conozcamos, aunque sea muy sucintamente, lo que ha dado de sí el género negro en este país del Magreb. Un país que habla el árabe pero en el que se observa una importante prevalencia del francés, fruto del colonialismo galo y de la religión musulmana que marca de manera muy importante la idiosincrasia de sus habitantes y la sociedad que conforman.

Otra cuestión no menor que les caracteriza como nación es que los argelinos viven bajo un régimen poco amigo de las libertades tal y como las conocemos los europeos, con un gobierno muy duro que se apoya en la acción de la policía y el ejército para reducir cualquier tipo de protestas ciudadanas, con la complacida complicidad de la Judicatura.

Quizás sea por eso por lo que el género negro no haya tenido allí un desarrollo semejante al de la orilla europea del Mediterráneo. Leía un estudio sobre la novela negra en el que se decía que en las dictaduras resulta muy difícil que se desarrolle un género que se caracteriza por emitir crítica social y política. Perdonen la digresión, pero no me voy a andar por las ramas, no sea que me vea escribiendo otra entrada sin entrar en el tema que hoy nos toca tratar. Volvamos pues a lo que nos ocupa.

En Argelia marca oficialmente el nacimiento del género la publicación en el año 1970 de varias novelas de Youcef Khader, pseudónimo tras el que se oculta un tal Roger Vilatimo - escritor francés de origen catalán – al que, a pesar de su origen, los especialistas sitúan en al ámbito literario argelino. Advierto de antemano que su inclusión en el género negro, no me parece demasiado apropiada porque las novelas de Khader están más cerca del género de espionaje que del negro. Su protagonista es un agente secreto que según el autor “lucha por la supervivencia de los hombres de su raza” y lo hace, como habrán podido ustedes adivinar contra los enemigos del mundo árabe, es decir contra Israel y Estados Unidos. Acompaña a Khader en esos años, otro autor, Abdelaziz Lamrani que publica en los años 70 “Piège à Tel Aviv” protagonizada por Emir 17, otro agente secreto muy parecido al de Khader.

Siguen la estela marcada por Khader y Lamrani una serie de autores que no tienen la suficiente relevancia como para despertar el interés de las editoriales francesas que son las que les permitirían llegar al mercado internacional. No es hasta el año 1986 cuando se produce una novedad en el panorama, ésta se produce con la publicación de “Los piratas del desierto”, de Zehira Houfani, la primera novela negra escrita por una mujer que se publica en Argelia, de ahí su trascendencia.

Como es lógico en Argelia siguen publicando otros autores como Djamel Dib, Salim Aissa o Rabah Zeghouda pero que no son capaces de llegar al mercado europeo. Hasta que llega el año 1990 en el que Yasmina Khadra – pseudónimo femenino del escritor argelino Mohammed Moulessehoul – publica la primera novela protagonizada por el inspector Llob, que se titula “El loco del bisturí,” publicada en España en el año 2015 por Esdrújula Ediciones. 

Khadra va a ser el primer autor argelino, aunque escriba en francés, que va a obtener un éxito importante a nivel internacional. Éxito que le llegará con la publicación en 1997 de “Morituri”, publicada en España por Zoela Ediciones en el año 2001, novela que junto a "Doble Blanco" (Zoela 2001) y "El Otoño de las Quimeras", publicada también en España por la misma editorial ese mismo año, obtuvo un éxito rotundo; de tal manera que con posterioridad fueron publicadas en un mismo tomo con el título de “La trilogía de Argel”, que publicaron en España Almuzara y algo más tarde Alianza Editorial.

Las obras de Khadra han sido editadas en castellano principalmente por Zoela Ediciones y Alianza Editorial, dato que ofrezco a los que puedan estar interesados en su lectura, que desde aquí aconsejo. Hablaremos más ampliamente de este escritor cuando escriba los comentarios sobre cada autor considerado individualmente. Los Montalbán, Izzo, Camilleri, Márkaris y muchos más merecen una entrada individual, como ya la han tenido en este blog Giorgio Scerbanenco o Henning Mankell y así pretendo hacerlo, con el permiso de ustedes, naturalmente.

No quiero, ni puedo cerrar este escrito sin recomendar a otro grandísimo escritor argelino, cuya primera obra la dedicó al género negro, en la que analiza la realidad política de su país. Se trata de Boualem Sansal, que consiguió un éxito internacional muy importante en la Feria de Frankfurt  de 2011 con “El juramento de los bárbaros”, está editada en España por Alianza Editorial y estoy seguro que les gustará.

Hasta aquí hemos llegado, hemos visto muy por encima el nacimiento y desarrollo de la novela negra en Argelia. En el futuro hablaremos, como ya he dicho, más ampliamente de los autores y su obra de manera individual.

Les deseo una feliz Navidad y les adelanto que el próximo viernes no publicaré en el blog comentario alguno sobre novela negra, si anduviera con tiempo haré algo sobre la Navidad y lo navideño. La novela negra en Marruecos y Túnez, la dejaremos, si Dios quiere, para el próximo lunes, día de los Santos Inocentes.

Un abrazo muy fuerte, celebren prudentemente las fiestas y cuídense mucho.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pedro Sánchez recorta en Sanidad

A Simancas lo han pillado con el carrito del helado

La Unión Europea se lo pone difícil a Sánchez e Iglesias