"El Aleph" una maravillosa obra del maestro Jorge Luis Borges


 

Hoy quiero comentarles una magnífica obra de uno de los más preclaros autores en lengua española, Jorge Luis Borges, un autor argentino que es un auténtico estilista de la lengua castellana y del conjunto de su obra he seleccionado “El Aleph” un libro de relatos cortos que es una auténtica maravilla, ser capaz de relatar una historia y dibujar sus personajes en unas pocas páginas y obtener un resultado apetecible para el lector y aceptable para los críticos, no es tarea fácil o menor, aunque por desgracia en España siempre se ha considerado al relato corto como un género de segunda división,

Jorge Luis Borges nace en Buenos Aires en el año 1899 y fallece en Ginebra en el año 1986. En su casa aprende a hablar indistintamente en inglés y español. Con quince años se traslada junto a su familia a Europa, el viaje coincide con el comienzo de la I Guerra Mundial y los Borges se refugian en Suiza, concretamente fijan su domicilio en la ciudad de Ginebra, lugar en el que Borges aprende el idioma francés.

Desde muy temprano Borges decidió que quería ser escritor, ya a los seis años le confiesa a su padre ese deseo, con ocho años escribe un cuento, probablemente el primer cuento de Borges, que se titulaba “La visera fatal”, basado en el Quijote. En 1919 la familia Borges viaja hasta España en la que vivirán hasta el año 1921, en nuestro país Borges publica unos cuantos poemas y algún manifiesto en la prensa española y mantuvo contactos con autores pertenecientes al movimiento dadaísta.

Los Borges vuelven a Argentina y  hay que señalar que aunque escribió y publicó antes, la etapa literaria más prolífica de Borges, la más relevante literariamente  hablando es la comprendida entre el año 1937 y el 1953, en este lapso Borges publica “Historia de la Eternidad”, “Ficciones”, “El Aleph” y “Otras Inquisiciones”. Borges vive atrapado en el laberinto que recurrentemente describe y trata en sus obras, buscará incansablemente una luz que dé significado a la vida del hombre. Lo buscará en la Biblia, en las correspondencias entre el Génesis y la Cábala, buceará en los textos intentando encontrar una inteligencia superior capaz de crear el orden en el desorden de la Historia y además se  ocupó durante unos cuantos años en la fabricación de su personaje, es decir el personaje de Borges, que responde a un cuidadísimo trabajo de definición que el propio autor cuidó milimétricamente, creo yo que para proteger su auténtica realidad e intimidad, a la que acompañó siempre un carácter áspero y poco amigo de compañías o amistades.

“El Aleph” es uno de los libros más celebrados de nuestro autor, junto con “Ficciones” ha sido aclamado a lo largo y ancho de este mundo, ha sido traducido a todas las lenguas cultas y resulta el arquetipo de su peculiar narrativa. Esta obra cuando la editó en Buenos Aires un exiliado español, Gonzalo Losada, allá por el año 1.950, contaba con trece inquietantes relatos entre los que predominaban los del género fantástico; en 1.953 se procedió a reeditar el libro y Borges añadió a esa edición cuatro relatos nuevos, es decir “Los dos reyes y los dos laberintos” “Abenjacán el Bojarí” “La espera” y “El hombre en el umbral”.

El propio Borges en el epílogo con el que cierra la primera edición manifiesta que “El inmortal”, que es el cuento con el comienza “El Aleph”, es el relato que a su entender considera más trabajado, un texto cuyo tema es el efecto que la inmortalidad causaría al hombre, un tema de los más ambiciosos que aborda Borges a lo largo de su obra literaria. Pero de todos los relatos que contiene esta obra, con mucho el más conocido y celebrado es “El Aleph” que da título al libro, este relato vio la luz por vez primera cuando fue publicado por nuestro escritor en el año 1945 en una revista argentina, para más tarde unirlo a los doce restantes que compusieron la primera edición de “El Aleph”

El cuento que posee un trasfondo esotérico complejo e inquietante, es uno de los más citados por los infinitos admiradores de la obra de Borges, en este relato además de ese contenido misterioso e inquietante destaca la sarcástica crítica que el autor hace, personalizándola en unos protagonistas - Carlos Argentino Daneri y Beatriz Viterbo - a una serie de personajes que vivirían en el ambiente literario bonaerense. Los dos protagonistas responden sin duda a tipos de personas fácilmente identificables en el entorno del autor. El título del libro y de este relato se debe a que el aleph es la primera letra del alfabeto hebreo y a que, según leemos en las páginas de esta obra, un Aleph es un punto que contiene todos los puntos existentes en el universo y precisamente en casa de Carlos Argentino se encuentra un punto de ese tipo.

Además de los dos relatos que hemos comentado, aunque todos son magníficos, yo personalmente resaltaría el de “Biografía de Tadeo Isidoro Cruz” un homenaje a Martín Fierro y un estudio de la existencia y la repetición de momentos idénticos en la existencia de un mismo hombre, o quizás sea mejor decir, la repetición de un mismo momento en la vida del protagonista.

En “La otra muerte” otro magnífico relato, Borges estudia la posibilidad que Dios cambie lo que ya sucedió en un momento determinado y las consecuencias de ese cambio. En “Deutsches Requiem”, un relato que le causó problemas, pues parece que se le acusaba de cierta proclividad con el nazismo, Borges nos explica que en nuestro mundo todos los hombres nacen aristotélicos o platónicos, por lo que sostiene que no hay debate que haya sido, que sea o vaya a ser a través de los siglos que no sea el primigenio y único debate, la única polémica existente es la que hubo en su momento entre Aristóteles y Platón.

La verdad es que Borges fue un hombre atormentado y, me van a permitir que lo diga, algo retorcido, Quedó ciego y eso para un lector, un estudioso y un escritor fue una auténtica condena, se le negó el Nóbel, sufrió la incomprensión de muchos y de hecho el reconocimiento internacional no le llega hasta cuando, ya sexagenario, recibe el Premio Formentor en el año 1961, luego será nombrado comendador por el gobierno italiano y a partir de ese momento recibirá innumerables premios internacionales.

No duden en acometer la lectura de “El Aleph”, los relatos son muy buenos, algunos de ellos esotéricos, todos o casi todos muy inquietantes. El contenido de sus páginas nos hace reflexionar sobre el sentido de nuestra vida, sobre el viaje por el laberinto que constituye nuestra existencia, por esa sucesión de momentos que no tienen otro fin que transportarnos a ese momento culminante,  al instante único en el que por fin lo vamos a entender todo, incluso aquello tan viejo y socorrido – y lo digo sin sarcasmo –de quiénes somos, adonde vamos y de dónde venimos.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere volvamos a encontrarnos por aquí el próximo martes. Hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan la mayoría de ustedes, acaban de publicarme una novela negra que se titula "Al madero no le gusta la ropa vieja", cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

Clique aquí



 

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La velocidad de la Luz". Javier Cercas escribe sobre la capacidad del hombre para hacer el mal

La Tierra del Sur de Alberto Pertejo-Barrena. ¿Fantasía o premonición?

Del Japón, Haruki Murakami y su Tokio Blues