"El lado frío de la almohada". Una novela de Belén Gopegui en la que defiende a capa y espada al régimen cubano.



Hoy quiero comentar “El lado frío de la almohada" de Belén Gopegui  que es una autora que no oculta sus tendencias ideológicas a semejanza de lo que hacía César Vidal en "Los hijos de la luz". Con el relato de Gopegui cierro la serie  de las tres novelas que he comentado a lo largo de la presente semana, tres relatos en los que los autores muestran claramente cuáles son sus tendencias políticas, dos - Gopegui y Vidal - no hacen el menor esfuerzo en disimularlo y el tercero, Joaquín Barrero, se declara neutral, aunque no creo que tal afirmación  consiguiera convencer a nadie.

Cuando leo un libro únicamente me importa que el tema llame mi atención, que esté bien escrito, que la trama sea interesante, que los escenarios y personajes estén conseguidos y que los diálogos enriquezcan el texto; por eso me molesta que cuando un autor, además de cumplir con todas estas condiciones, deja ver cuáles son sus tendencias políticas, si el autor es de derechas, de inmediato se organice la mundial, mientras que si el sesgo ideológico que se muestra en la novela favorece a las izquierdas a todo el mundo le parece muy bien: Personalmente opino que da igual si el que escribe es de derechas o de izquierdas, lo único importante es la calidad literaria de su obra. Dicho lo dicho, vamos a lo que nos interesa.

Belén Ruiz de Gopegui nació en 1963 en Madrid. Es licenciada en Derecho, sus primeras experiencias literarias la llevaron a hacer reseñas de obras de distintos autores y entrevistas para diversas publicaciones, como el suplemento de libros de El Sol, hasta que envió su primera novela a una famosa editorial que la publicó con éxito. Ha publicado catorce novelas y ha obtenido con ellas una muy buena acogida tanto de la crítica como de los lectores.

Belén Gopegui es un valor seguro dentro de la narrativa española, su calidad literaria no se pone en discusión. Es una escritora que no duda en comprometerse, como se decía antiguamente, y manifestar su pensamiento político. Su apasionada defensa del régimen castrista le ha ocasionado problemas, que muchas veces han nacido de esa propia izquierda que disiente de la dictadura impuesta al pueblo cubano. Desde luego esa no es la visión de nuestra autora, que molesta por las críticas a su obra, afirma: "¿Por qué nos inquieta tanto que alguien intente tocar la intocable propiedad privada, tanto que necesitamos buscarle – a ese alguien - todos los defectos cuando esos mismos defectos, con otra cara y muchas veces multiplicados, están aquí entre nosotros, presentes en nuestra sociedad y no nos inquietan?"

"El lado frío de la almohada" es una novela de espías, en la que la acción subversiva o secreta se describe a la vez que narra una historia de amor y una reflexión de los protagonistas que militan en bandos contrarios, EEUU y Cuba, sobre la revolución cubana.  Como dice la propia autora: "Tal vez es la novela en donde más me he acercado a rozar las fracturas, los golpes de rencor, de tristeza o de rabia que pueden abrir una brecha en una realidad aparentemente cerrada".

Desde luego la publicación de esta novela creó polémica, las afirmaciones que hace en ella la novelista a favor del régimen de Castro han sido criticadas, pero aquí de lo que hablamos es de libros, por lo tanto lo que nos va a interesar si esta novela de Belén Gopegui es un buen relato de una de las más ensalzadas prosistas de nuestra actualidad literaria.

Claro que hay que reconocer que en cualquier obra literaria, y de forma clarísima en esta, hay una carga política, pero a mi modo de ver la defensa del actual régimen cubano queda tan a trasmano de cualquier razonamiento político coherente, que debemos concentrarnos más en los valores literarios del libro, que efectivamente los tiene, que en su presunta actividad propagandística que no creo vaya a tener mucho éxito en nuestra realidad social que anda más que avisada sobre la realidad política cubana.

Belén utiliza un recurso literario muchas veces esgrimido, los hechos son relatados de forma novelada por un escritor amigo de la protagonista que a su vez los cuenta de forma real a través de unas cartas que van apareciendo intercaladas en el texto de la supuesta novela. De manera lineal se alternan los relatos de los sucesos novelados con las cartas de la protagonista.

El argumento no crea dificultades de comprensión a nadie, los servicios de inteligencia cubanos tienden una trampa a sus colegas americanos, y el lugar geográfico donde se sitúa la acción, al menos la principal, es Madrid. El engaño se pone en marcha y a lo largo de los sucesos que se desatan surge una historia de amor entre un presunto diplomático americano, Philip Hull, lógicamente adscrito a los servicios de inteligencia yanquis y una agente cubana, Laura Bahía, que se enredan en un amor torturado e imposible dada la diferencia de edad de los enamorados, su diferente ideología política y su activa adscripción a los servicios secretos de sus respectivos países.

Pero no deben engañarse los lectores de “El lado frío de la almohada”, no estamos leyendo una novela de espías, ambientada en Madrid y en la que se nos cuenta una historia de amor entre el maduro agente de vuelta ya de todo, cansado, desengañado de su trabajo etc. y una joven agente del otro lado, en esta novela nos encontraremos - como les parecerá normal a quienes conozcan a Belén Gopegui y a su capacidad de compromiso, compromiso ético y sobre todo político - ante una obra en el que el mensaje político está por encima del argumento literario. El lector encontrará en las páginas de esta novela un mensaje moral, intelectual y político, otra cosa es si se está de acuerdo con el mensaje o no, pero eso como siempre es cosa de cada lector, cada cual sabrá apreciar el mensaje que nos manda a los lectores Belén.

Lo que sí está claro es que nos encontramos ante una obra original, no en el tratamiento literario, ni en el lenguaje, sino más bien en el mensaje que nos remite, original, bueno más que original, poco común, escrito a contracorriente de lo que se entiende como políticamente correcto; pues hoy en día, en nuestra sociedad no nos resulta normal – salvo excepciones - una obra que en su trama se refiera positivamente a la situación específica de la revolución cubana, la deriva del castrismo y las incógnitas que un régimen autoritario plantea de cara al futuro y en la que se propone una comprensión de los mecanismos de defensa de un proyecto político acechado por todas partes. Nuestra autora mantiene una postura políticamente incorrecta, aunque algunos aplaudan el coraje intelectual, la honestidad ideológica y hasta el valor cívico con que maneja la problemática cubana.

Para resumir, la novela está bien escrita, en realidad muy bien escrita, no voy a descubrir ahora la facilidad y categoría de la prosa de Belén Gopegui, pero si tengo que decir que como novela de espionaje me parece flojita, en realidad su particular mérito reside más en la expresión de un mensaje político que resulta chocante para la mayoría de los españoles. No parece muy habitual, y ojo no digo ni malo ni bueno – aquí se habla de libros - digo que no es muy habitual defender a la dictadura que ejerce el Partido Comunista Cubano, sobre los ciudadanos de esa nación.

Lo del mensaje político y su valoración lo dejo para todos ustedes, como de costumbre insisto en que hay que conocer todas las versiones posibles de un mismo hecho, por tanto insistir una vez más en que “El lado frío de la almohada” es una obra extremadamente bien escrita y advertir que ese magnífico ropaje envuelve un claro mensaje político.

Hasta aquí hemos llegado. Espero que si Dios quiere nos volvamos a encontrar por el aquí el próximo jueves de este caluroso mes de junio. Cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan la mayoría de ustedes, acaban de publicarme una novela negra que se titula "Al madero no le gusta la ropa vieja", cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"La velocidad de la Luz". Javier Cercas escribe sobre la capacidad del hombre para hacer el mal

La Tierra del Sur de Alberto Pertejo-Barrena. ¿Fantasía o premonición?

Del Japón, Haruki Murakami y su Tokio Blues