“Viriato. Iberia contra Roma” de Joao Aguiar


 

Andaba dándole vueltas pensando en que libro escogería para el comentario de hoy cuando se me vino una idea a la cabeza, no sé si será realmente así pero pensé en ese momento que en esta serie de libros que vengo comentando para ustedes no abundan las novelas históricas, lo que me resulta extraño porque soy muy aficionado a ese tipo de novelas. De hecho hace apenas un mes he completado de un tirón la lectura de las diez novelas que componen la saga “Sajones, Vikingos y Normandos” escrita por Bernard Cornwell un auténtico especialista en novela histórica.

Así que ya les digo soy un rendido admirador de la novela histórica y francamente no sé si habré comentado muchos o pocos libros de este género, pero por si así fuera decidí escribir hoy sobre alguno de ellos y buscando en los guiones del programa que presentaba en aquello tiempos he decidido comentar la novela de Joao Aguiar que lleva por título “Viriato. Iberia contra Roma” una novela en la que se nos cuenta un tiempo de nuestra historia, insertando en el decurso histórico una narración imaginaria.

Los lectores del presente escrito quizás se darán cuenta que la fotografía del ejemplar que aparece en el presente comentario se corresponde a una colección de novela histórica que publicó El País, pero si se sienten interesados por la narración sepan que la Editorial Edhasa publicó en su momento el relato que hoy nos ocupa y por lo tanto no les resultará difícil adquirir un ejemplar.

Esta obra tiene el interés añadido de que trata sobre la vida de Viriato, los que hicieran el bachillerato antes de que se cargaran los contenidos históricos de las asignaturas recordarán aquello de: Viriato, pastor lusitano..., etc. Un personaje que en la Portugal contemporánea está considerado héroe nacional y en nuestro país, parece estar condenado al olvido, como tantos protagonistas y sucesos de nuestra Historia. La vida de Viriato está justificada por la lucha que llevó a cabo por integrar a las distintas tribus para luchar contra el enemigo común, un descomunal trabajo de integración que el tiempo y las circunstancias se encargaron de hacer desaparecer.

Esa fue su verdadera lucha, el intento fallido de agrupar a todas las tribus en una tarea común, en el convencimiento de que unidos los hombres y mujeres de nuestra tierra, seríamos capaces de hacer frente al enemigo más poderoso de la época, nada más y nada menos que la todopoderosa Roma. La importancia del mensaje, fácilmente extrapolable a nuestra realidad actual, se ve acrecentada pues el que escribe sobre el tema es un escritor portugués que no tiene relación alguna ni con los que se ha dado en tildar como nacionalistas españoles, ni con el resto de los nacionalismos reales que están proliferando en nuestro país.

Por tanto quizás merezca estudiar bien ese mensaje basado en la experiencia histórica, que nos cuenta la vida de un héroe, Viriato, y en las vivencias de los hombres y mujeres que lo siguieron ciegamente en una lucha desigual por defender su tierra, sus costumbres, y sobre todo su libertad, la individual, pero sobre todo la libertad colectiva de ese conjunto de tribus que pasando por encima de ese concepto fueron capaces de integrarse generosamente en una idea extraña a su experiencia más cercana, para defender su libertad y la de sus hijos y que prefirieron morir como hombres libres antes que vivir como esclavos y siervos de los romanos.

Dicho lo dicho veamos quién es Joao Aguiar autor de esta novela. Es un periodista portugués nacido en el año 1943, que comenzó los estudios de Filosofía y Letras, pero que abandonó prontamente para estudiar periodismo en Bruselas. Ha trabajado para la televisión pública lusa y en los más prestigiosos periódicos portugueses. Publicó en 1984 su primer libro “La voz de los Dioses” una novela histórica sobre Viriato que obtuvo un gran éxito editorial, que como pueden suponer ustedes es el libro que, con el título cambiado, vamos a comentar.

Nos encontramos en los momentos en que Roma comienza la conquista de la Península Ibérica. El cónsul Servius Sulpicius Galba, famoso por su tendencia a practicar una conducta brutal con los pueblos conquistados, dirigió las tropas romanas en Iberia en torno al 150 A.C. y comenzó una cruenta lucha contra los habitantes de Lusitania y la Bética. Los lusitanos decidieron negociar la paz y mandaron embajadores a Galba a los que el cónsul recibió amistosamente y les aseguró que suspendería la ofensiva y les entregaría tierras para gratificar su colaboración. Pero las promesas de Galba se las llevó el viento y cuando los lusitanos le reclamaron que cumpliera lo prometido, Galba ordenó a sus tropas que los masacraran. Entre los pocos lusitanos que lograron huir de la emboscada se encontraba Viriato, que emprendió la guerra contra Galba y los romanos.

Hay que hacer constar que gran parte de la vida de Viriato y su lucha contra Roma nos llega a través de la leyenda. Es el propio Aguiar quien nos dice que esta obra es una obra de ficción y no un ensayo histórico riguroso, pero también afirma que el Viriato que se nos describe a lo largo del relato seguramente estará más próximo a su vivencia real que a la descripción que encontramos en algunos libros de historia. El autor que ha llevado a cabo un profundo trabajo de documentación reconoce que ha tenido que rellenar muchas brechas del conocimiento histórico oficial.

El relato nos cuenta en primera persona la vida de Tongio, hijo de Tongétamo, sacerdote del gran dios Endovélico y guardián de su santuario. Joao Aguiar utiliza la supuesta narración que deja  Tongio sobre su vida, desde su nacimiento hasta el momento en que se convierte en sacerdote de Endovélico. En ese relato nos vamos a encontrar una fantástica y repito que documentada descripción de la vida de los habitantes de la Bética y de Lusitania de los años de la conquista romana en lo que hoy es España y Portugal.

A través del relato de Tongio vamos a conocer perfectamente a esa sociedad tribal, que habitaba esas zonas de nuestro país entre el 155 A.C hasta el año 83 de la misma era y a través de sus vivencias conoceremos las costumbres, la religión o religiones, el comercio, la organización tribal y la vida política de sus habitantes. Una obra que aporta un relato entretenido, de un gran interés y escrito en un lenguaje que hace fácil su lectura, se lee como si de una novela fuera, de hecho eso es lo que es, pero tiene una carga de información histórica, religiosa y etnográfica que da un valor añadido muy importante a la novela.

Vamos a conocer imaginariamente a Viriato ese personaje tan poco conocido de nuestra historia y que fue y es uno de los paradigmas de los líderes integradores que conocemos de nuestra historia. A pesar de su empeño los dirigentes de las distintas tribus no estuvieron a la altura de su visión de unión, eso permitió a Roma conquistar la Península, con dificultades ciertamente, porque si ante sí los romanos hubieran encontrado un ejército dirigido por un solo hombre con unas políticas que hubieran permitido la integración de todas las tribus en una sola nación, hubieran tenido un problema que a mí se me antoja como muy difícil de resolver. Una magnífica novela que nos traslada a un lejano tiempo histórico de España, entretenida e interesante. Crean ustedes que merece la pena leerla.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a encontrar por aquí el próximo jueves. Hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan la mayoría de ustedes, acaban de publicarme una novela negra que se titula "Al madero no le gusta la ropa vieja", cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

 

 

 

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy celebramos el CI aniversario de la fundación de La Legión

La obscena indecencia de esta izquierda que nos gobierna

Pleitos tengas y los ganes