"El tiempo escondido". Una curiosa novela policiaca de Joaquín M Barrero.


 

El pasado jueves publiqué un comentario sobre una novela de César Vidal en la que el autor dejaba bien clara su mala opinión sobre la Masonería; a Vidal no le importó jamás lo que pudieran opinar los demás sobre lo que pensaba y escribía; en el texto del comentario advertía que sobre la Masonería el autor arrimaba claramente el ascua a su sardina. Pero después de publicado el texto sobre la novela de César Vidal me vino a la cabeza una obra de Joaquín M Barrero,” El tiempo escondido”, que comenté en su momento, en la que el autor dejaba ver claramente sus simpatías ideológicas pero que al contrario de César Vidal se empeñaba en presentarse como perfectamente neutral.

Esta circunstancia y otras que acompañan a la publicación de esta obra me decidieron a escribir el comentario que hoy van a leer y todavía me quedará en la recámara otro tipo de autor, el que defiende su simpatía por la izquierda ideológica y que como Vidal no disimula ni trata de esconder esa circunstancia. Así que tendremos un autor de la derecha y de la izquierda que muestran sus simpatías sin disimulo alguno y otro, el de hoy, al que parece que se le hace cuesta arriba mostrar sus afinidades con el anarquismo.

Ahora vamos a lo que vamos, como ya he dicho “El tiempo escondido” se debe a la vena creativa de Joaquín M. Barrero. De familia asturiana pero nacido en Madrid durante la Guerra Civil Joaquín Barrero es analista químico, fue emigrante en Venezuela antes de dedicarse de lleno al mundo empresarial vinculado a una actividad internacional que le ha llevado a viajar por gran parte de Europa, América del Norte, Iberoamérica y Oriente Medio.

Esta es la primera novela de un autor novel - nada nuevo bajo el sol, dirá alguno - pero lo que resulta sorprendente es que el autor tenga ya 70 años, pues habrá que reconocer que no sucede todos los días que una persona de esa edad escriba su primera novela, consiga publicarla y lo haga con el éxito que alcanzó con esta, pues su primera edición se llevó a cabo en septiembre del 2005 y antes de finalizar el año ya iba por la tercera edición. De hecho Barrero escribió una serie protagonizada por el detective privado Corazón Rodríguez compuesta por cinco novelas con las que consiguió vender más de trescientos mil ejemplares, lo que no es moco de pavo.

Este relato podría confundirse con una novela policíaca en la que un detective privado investigará dos muertes violentas, por encargo de un cliente. Y lo cierto es que precisamente eso es lo que en principio se relata en esta obra, pero lejos de quedarse en un relato detectivesco, la obra de Joaquín Barrero trasciende de la propia investigación para poner ante nuestros ojos un panorama sociológico muy amplio. Recorreremos de la mano de nuestro autor un paisaje histórico que nos llevará desde Asturias, a la guerra de África, la revolución del 34 contra la II República, la Guerra Civil, la posguerra, el maquis y un largo etcétera de paisajes y momentos históricos que nos van a interesar.

El propio autor define su novela afirmando: “No soy un revisionista que pretenda tomar posición sobre la Guerra Civil. Es una historia de personajes que viven en esa época, que roza la guerra de Cuba, la propia guerra civil o el crecimiento de los barrios del extrarradio de Madrid. Hay que excluir la carga política, trata de personajes, de sentimientos y de opiniones. El detective va a ser nuestros ojos y nuestra voz pero no tiene opiniones, descubre las opiniones de los demás”

Claro que Joaquín Barrero a pesar de esa afirmación de neutralidad en lo que se refiere a la carga política de su novela, no resulta muy convincente. En su trabajo de creación de personajes está muy claro el mensaje, nos presenta el autor una sociedad en la que se enfrentan por una parte, unos hombres y mujeres, anarquistas intachables, de una honradez y de una calidad intelectual muy por encima de sus posibilidades reales, y por otra unos hombres y mujeres de derechas, todos ellos turbios, oscuros, con todos los defectos que no tienen los personajes de izquierdas.

Y por mucho que presuma de neutralidad Joaquín Barrero eso, estadísticamente hablando no es posible. Cierto es que el protagonista, un detective privado, ya de vuelta de muchas cosas, es perfectamente apolítico, pero eso no quiere decir que el mensaje del autor no quede meridianamente claro, está del lado de las izquierdas pero esta afección política por la izquierda en general y el movimiento anarquista en particular perjudica la credibilidad de sus personajes, que siendo de izquierdas o de derechas arrastrarían en la vida real la pesada carga de la condición humana con sus defectos y virtudes.

La novela es muy interesante, nuestro autor ha decidido que en los capítulos impares se trate del presente, es decir la investigación que lleva a cabo el detective Corazón Rodríguez que se sitúa entre el 6 de marzo de 1998 y finaliza el 10 de junio del mismo año, mientras que en los capítulos pares relata la historia o por mejor decir las historias que han protagonizado los distintos personajes en un ejercicio de flash back , que nos llevará a las fechas cercanas a la guerra de Cuba, al Marruecos de las guerras coloniales, a la Asturias de la huelga revolucionaria del 1934, a nuestra Guerra Civil y a la durísima posguerra que viviremos en distintos escenarios geográficos hasta que las historias que se relatan lleguen a convertirse en una sola.

Para ello nos enfrenta a unos hechos que ponen en marcha la historia, en la iglesia de una aldea apartada del occidente montañoso de Asturias se descubren los restos de dos hombres que desaparecieron sesenta años atrás, en los tiempos del maquis, dos hombres de dinero y pertenecientes ambos al bando de los vencedores de la guerra civil. El hijo de una de las víctimas decide contratar a un detective privado para que averigüe quién fue el asesino. El detective, al que los avatares de su propia existencia han convertido en un escéptico, va adentrándose en una trama apasionante, rescatando de ese tiempo escondido, que da nombre a la novela, las vivencias de unos personajes inolvidables que enlazan la última batalla de la guerra de Cuba con el final del siglo XX.

Una mujer es el centro del misterio y tiene todas las respuestas, una mujer, una Xana como se la define en la propia novela, es decir un hada, un personaje de la mitología asturiana es la que centra todo el relato. La existencia de esa mujer, sus vicisitudes, su matrimonio, su forma de vivir, los amores que suscitó, es lo que nos va a llevar a través de una multitud de escenarios y acontecimientos históricos, hasta que por fin Corazón Rodríguez, el detective, consiga desentrañar el misterio y dé solución a ese misterio que ha durado tantos años.

Un relato con carga política pero tal y como sucedía con la obra de César Vidal, pero les puedo asegurar es que es una novela que personalmente me pareció un buen relato, sobre todo si tenemos en cuenta su condición de primera obra. Personalmente creo que merece la pena leerla, háganlo y estoy seguro de que pasarán unos momentos muy agradables.

Hasta aquí hemos llegado, espero que si Dios quiere nos volvamos a encontrar por aquí el próximo martes. Hasta entonces cuídense mucho.

Un abrazo.

Como probablemente sepan la mayoría de ustedes, acaban de publicarme una novela negra que se titula "Al madero no le gusta la ropa vieja", cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La velocidad de la Luz". Javier Cercas escribe sobre la capacidad del hombre para hacer el mal

La Tierra del Sur de Alberto Pertejo-Barrena. ¿Fantasía o premonición?

Del Japón, Haruki Murakami y su Tokio Blues