domingo, 7 de junio de 2009

Protección social frente a la crisis ¿qué protección?

Llevamos mucho tiempo escuchando las prédicas del "hermano" ZP, sobre el esfuerzo denodado que hace su gobierno para que ningún español en el paro quede sin protección social; no recuerdo bien pero me parece que la frase era que nadie se quedaría en la cuneta, nadie sería abandonado.

Lo hemos oído por activa y por pasiva y además nos han recordado el Presidente del Gobierno y sus adláteres aquello de que "las familias de derechas no sufren el paro", o que la derecha quiere quitar los derechos sociales de los trabajadores y tantas y tantas afirmaciones sobre lo importante que son los derechos de los trabajadores para los socialistas y que mala es la derecha en esta España nuestra.

No voy a insistir en un concepto básico, no hay mejor protección social que tener empleo. Esto está tan claro que no entiendo como se puede gobernar un país con la decidida intención de convertir a la masa obrera en subsidiada, mientras que la caja dé de sí ¡naturalmente!. Claro que ellos afirman que la crisis es la culpable, aunque este fenómeno no explica satisfactoriamente cuál es el motivo diferencial por el que en España soportamos el doble de paro que en el resto de la Unión Europea, pero no voy a insistir en esto tal y como decía.

Vivimos una crisis: sufrimos un paro desbocado, 80.000 familias en España tienen a todos sus miembros en el paro, 4.000.000 de compatriotas están sufriendo en sus carnes el desempleo, más de 1.000.000 de ellos han agotado la prestación , el subsidio del paro, para entendernos; pero a pesar de esa gravísima situación, yo supongo que la confianza de estos ciudadanos que se hayan inmersos en esa tragedia y la de los que no saben si les va a tocar a ellos mañana o pasado mañana mientras miran si los brotes verdes crecen o se agostan, digo que la confianza de ellos, de todos en definitiva estará puesta en la rotunda afirmación de Zapatero. Nadie se quedará sin protección social.

Bien está la esperanza, medianamente bien está vender optimismo aunque no esté muy justificado, pero lo que resulta inadmisible es la mentira y el cinismo más sangrante.

¿Ustedes saben que cuando a uno de nuestros vecinos se les acaba la prestación del paro, la sanidad pública le retira la tarjeta sanitaria? Pues así es y siendo como es el acceso a la sanidad pública un derecho universal en nuestra sociedad, no se puede aceptar esta medida.

Los parados cuando se les acaba el subsidio no tienen derecho a recibir la asistencia que permite la posesión de una tarjeta sanitaria. Puedes tener 60 años, haber trabajado toda tu vida haber pagado religiosa o laicamente tus impuestos, pero si estás en el paro y se acaba la prestación, se acabó el paraguas de la sanidad pública. ¿Quién recorta los derechos de los trabajadores? y no me vale que me digan que uno puede pedir la asistencia a través de Urgencias, ya lo que faltaría es que los dejaran morir a las puertas de los Centros de Salud. ¿Cómo pueden quitarle la tarjeta sanitaria a un trabajador por haber perdido su empleo, mientras a otros se les da gratis et amore?

Así que ya saben, protección social dice ZP que sí, faltaría más, pero eso no son más que palabras y ya sabemos todos aquello tan viejo de "que por sus obras los conocereis". Mientras ,"compañeros socialistas" se permiten el lujo de cobrar hasta tres sueldos. Seguro que tienen un seguro privado, no les va a hacer falta acercarse a pedir hora a ningún centro de salud.
Probablemente el problema radique en que no sabemos bien que significa para Zapatero lo de la protección social, si a un ciudadano le quitamos su puesto de trabajo y el derecho a su salud ¿qué le queda?. Ahora entiendo mejor el viejo saludo socialista: Salud compañero, y es que tal y como vamos nos va a hacer falta mucha salud. El sistema público de sanidad sólo trabaja para los privilegiados que tienen empleo o en el peor de los casos de para los que todavía cobran el paro.
Paz.
Bueno paz y salud ¡qué nunca se sabe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario