jueves, 28 de febrero de 2013

La izquierda española a la deriva

El "demócrata" Cayo Lara, propone un golpe de estado callejero.
Ciertamente vivimos en un escenario que resulta difícil de asumir. España sufre una crisis económica terrible de la que deriva un paro importantísimo, nos enfrentamos en muy mala posición a problemas de muy difícil solución. Vivimos en un estado de emergencia nacional y éste que estamos viviendo, es un momento decisivo para el porvenir de la Nación y de todos los españoles.

Paralelamente a la crisis económica, laboral y financiera, los ciudadanos estamos sufriendo una  terrible crisis moral. Movidos por el disgusto, el dolor y la desesperación, los españoles hemos perdido la fe en nosotros mismos y en nuestra capacidad para afrontar problemas cuya solución necesita imperativamente de la decidida voluntad ciudadana.

Poco a poco nos hemos ido convirtiendo en un país en el que sus habitantes esperan que sean otros los que les solucionen los problemas. Sé que lo que digo no me va a aportar muchos amigos, pero es muy cierto y hay que decirlo. Resulta suicida la postura de  esperar que problemas del calado e importancia a los que nos enfrentamos, se solucionen a través de la utilización de una varita mágica o el discurso falaz, sin la inexcusable colaboración de todos los españoles.

Somos los ciudadanos los que tenemos que recobrar nuestra vieja fibra, oculta hoy bajo una capa de quejas y pataleos inútiles y hacer frente de manera decidida y contundente al problema que puede acabar con nosotros como nación, en esta Europa de nuestros pecados.

Seguro que habrá quien diga que me he vuelto loco, qué los políticos nos han metido en esto y son ellos y los banqueros los que deben sacarnos del hoyo. Es un argumento tan extendido como infantil, difícilmente se puede pedir a los pirómanos que se transformen en taumatúrgicos bomberos. Sin la convencida voluntad de los españoles de hacer y aceptar lo que haya que hacer para salir de esta situación, toda medida que se aporte desde el gobierno a la solución del problema va a ser mal recibida y así es muy difícil que solucionemos nada.

Estamos en una crisis, cuyo origen fue internacional pero a esa crisis tenemos que sumar la nuestra, la que nos es propia. Durante largos años hemos dejado que se crearan las situaciones objetivas que han propiciado su estallido y ahora, cuando nos revienta en la cara el resultado de la imprudencia de muchos años, pretendemos encontrar al demiurgo que devenido en político providencial y providente nos saque milagrosamente de esta crisis y además sin que haya que aceptar demasiados sacrificios.

― ¿Así que la culpa de todo esto es de los ciudadanos? Lo que me faltaba por oír.
― No Dª María, no digo eso.

La culpa es de muchos, pero no es el momento de buscar culpables, no tenemos ya tiempo para estas cosas, es tiempo de buscar soluciones y eso sí que es responsabilidad de todos. Sin el apoyo de los ciudadanos a las medidas que decida este gobierno – conviene recordar, por mucho que disguste, que lo elegimos nosotros y no la UE - esto se va a la mierda.

Comprendo que no resulte fácil de aceptar, pero hay que jugar con las cartas que tenemos y hacer oídos sordos a los cánticos de sirenas de una izquierda, que teniendo mucha responsabilidad en lo que nos sucede, incapaz de reconocer que no tiene ideas para sacarnos de esta crisis y mucho menos del marasmo moral en el que inútilmente intentamos sobrevivir, víctimas de su inanidad intelectual, han decidido tirar por la calle de en medio y están instalados en el viejísimo juego de aceptar quedarse tuertos, si a cambio los del PP se quedan ciegos.

Una izquierda víctima de su relativización ideológica que sólo es capaz de ofrecernos el camino fácil, pero peligroso e inútil, de la algarada, el disparate y la utopía, cuando no de la falsedad.

Cayo Lara afirma que IU ganará en las calles lo que no le dieron las urnas, un disparate atroz que no merece más comentario. Los sindicalistas del metro de Madrid deciden organizar tres huelgas que coincidan con la visita del COI a nuestra capital. Cargos públicos de IU piden que se empale a un actor metido a político. Un cargo orgánico del PSOE afirma que en España se mataron pocos curas y se incendiaron pocas iglesias, Méndez afirma que España falsifica las cifras del déficit y se queja de que la UE las vaya a aceptar. Almunia, el prócer socialista que tanto daño nos ha hecho ya en Bruselas, advierte al gobierno de que impondrá multas millonarias a España si el ejecutivo defiende a Iberia de la rapacidad británica, imponiendo un arbitraje.

La acción de la izquierda pretende aprovechar la insatisfacción ciudadana y hacerla suya, no tiene ideas más allá de subir los impuestos y poca cosa más. Toda su estrategia está dedicada a perjudicar nuestra imagen en el exterior, para dificultar la acción de este gobierno, que no son unos genios, pero que han logrado recortar 40.000 millones de euros en las cifras de déficit. Es por ello, porque hay cifras que parece advierten de mejoras, que la izquierda se dedica a boicotear la imagen de España, para ahuyentar a los inversores.

La izquierda  ha decidido que no van a permitir que España salga de esta crisis de la mano de los populares y les da lo mismo si con esta decisión nos condenan a una intervención de la UE. No defiendo a los de Rajoy, otros que tal bailan, pero sí digo que no podemos permitirnos el riesgo de cambiar de caballo en mitad de la carrera, en primer lugar porque no es prudente, pero sobre todo porque no hay otro caballo. 

No hay repuesto. Eso lo sabemos todos, por lo tanto lo que toca es trabajar más y quejarse menos, las páginas de la prensa dan miedo, las redes sociales asco. Si nos limitamos a sentarnos en un rincón, llorar sobre la leche derramada, condolernos de lo malos que son los políticos, escuchar a los que con interés partidista pretenden sabotear la acción del gobierno y criticar con razón o sin ella todo lo que se haga, no se engañen de ésta no salimos.

Ahora toca apretar los dientes y tirar p’alante por duro, largo y doloroso que sea el camino que nos espera, no nos queda otra.

Estoy convencido que de ésta saldremos, malparados, exhaustos, doloridos, pero saldremos, espero que ustedes también lo crean.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Quien con niños se acuesta…

Bárcenas interpone una querella al PP por despido improcedente
…Efectivamente, mojado de levanta. Así reza el dicho que nos advierte del peligro de no cuidar la calidad moral de nuestras compañías. Podría haber empleado lo de “Dime con quién andas y te diré quién eres”. El viejo acervo de la sabiduría popular cuenta con numerosos refranes que nos advierten del cuidado que hay que poner en la elección de los que nos acompañan a lo largo de las distintas vicisitudes de esta vida.

No parece que sea el Partido Popular demasiado aficionado a las máximas, al menos eso se desprende de su relación con Luis Bárcenas, conocido – como “Luisito el cabrón” – mote que hacía referencia a las especiales características de su carácter y su forma de relacionarse con las personas de su entorno, sin que parece  tuviera que ver el apodo  con cuestiones de índole  matrimonial.

Se ha juntado el hambre con las ganas de comer –  efectivamente hoy va de refranes – tengo esa costumbre y cuando llega este momento siempre hago referencia, uno ha nacido o se ha hecho pesado a lo largo de su vida, a que existe el que advierte aquello de “hombre refranero, hombre puñetero”, siempre es mejor que te tilden de puñetero que de…, como le sucede a Bárcenas.

Decía que se ha juntado el hambre con las ganas de comer, con un resultado gravísimo para los intereses de los del PP que a estas alturas debieran saber, si no son tontos de capirote, que Bárcenas se ha enriquecido apropiándose, presuntamente, de una parte muy substanciosa de los donativos que recibía el partido  y que ven ahora con sorpresa como el tipo que les ha levantado un pastón, no contento con ello, pretende hacerles el mayor daño posible.

Porque puedo entender que la defensa de Bárcenas haya decidido entrar en el viejo camino de las declaraciones confusas cuando no contradictorias. Que interese a su abogado ese asunto de las declaraciones complementarias. Que como se dice ahora, maneje los tiempos de acuerdo a sus intereses y no a los de la verdad, pero lo que no puedo entender es la demanda que ha interpuesto contra el Partido Popular por despido improcedente, esa es una decisión que parece sólo busca hacer daño y lo que es peor de manera gratuita.

La ejecutoria de Bárcenas avisaba con claridad de su carácter. Cuando tuvieron que obligarle a que dejara su puesto de Tesorero y posteriormente el cargo de Senador, era el momento de haber llevado a cabo una separación absoluta. Pero Rajoy, al que alguien debería leerle todos los días tres o cuatro refranes y que por lo visto ignora eso tan viejo de que más vale una vez colorado que cien amarillo, en lugar de ponerlo de patitas en la calle con banda, música y escuadra de gastadores, optó por esa política de paños calientes que le es tan cara y que le resulta tan gravosa ahora.

Lo digo, porque en aquellos tiempo de los correas y compañía, Dolores de Cospedal votaba ya por poner a Bárcenas de patitas en la calle y negarle el pan y la sal, pero Rajoy llevado por ese amor por la medias tintas y me imagino que por la cuantía de la indemnización, encargó a Ana Mato la solución del problema, una solución pactada en lugar de la ruptura total que aconsejaba la situación.

No sé si es cierto lo de la simulación del contrato que ha seguido uniendo al PP y a Bárcenas en lo laboral, pero me lo creo. Quede claro que los que afirman que lo del contrato inventado para pagar la indemnización en cómodos plazos es una falacia pepera, lo afirman también sin saber lo que hay de cierto o incierto en la situación.

Sabiendo como “arregla” las cuestiones desagradables Rajoy, me parece muy de él la idea de conseguir pagar los 400.000 euros de la indemnización en cómodos plazos simulando una relación laboral con su seguridad social y todo, en lugar de mandar a la mierda a un  tipo que se había enriquecido robando al partido, cuestión que ya debería haber cuanto menos sospechado en ese momento. 

Mala solución desde la  ética y malísima en lo práctico. La brillante idea los ha puesto en manos de un prenda al que se le conoce en según qué círculos como Luisito el cabrón, no parece una situación deseable y a mí me parece de una imprudencia sideral.

Estaba cantado. Como decía en el título, quién con niños se acuesta, mojado se levanta, situación que con ser muy grave no es lo peor de este asunto. Lo de soportar con paciencia a Bárcenas tiene otro peligro que define perfectamente el adagio que advierte: “Quien con pícaros se amaña, es de la misma calaña” y eso amigos míos no se lo puede permitir Rajoy, ni mucho menos el Partido Popular.

martes, 26 de febrero de 2013

¿Sabemos lo que pasó el 23 F?

Aquí sucedió la parte "visible" del 23 F

Este post lo publiqué el 24 de febrero de 2011. En el 2012 lo de la primavera valenciana me evitó hablar sobre este asunto. En este año la fecha cayó en sábado y ahora no publico los sábados ni los domingos. Hoy fue la actualidad, pero no quiero que pase más tiempo sin hablar del tema.

Cada año los rumores son peores. Creo llegado el momento en que alguien nos explique a todos lo que sucedió.

¿Fue Tejero quién realmente evitó el Golpe de Estado?. Lean el post de hoy tal y como se publicó en su día. Detalles aparte está de plena actualidad.
  
Estos últimos días, cualquier ciudadano español ha visto a Tejero en el Congreso de los Diputados pistola en mano, hasta en la sopa. Entre el celebérrimo vídeo del “se sienten coño”, más los reportajes, declaraciones de los que estuvieron esa noche en el Congreso, o de otros que no estuvieron pero se les preguntaba, o se apresuraban a explicarnos qué hacían en el momento de producirse el asalto, creo que hemos sufrido una experiencia propagandística que ha saturado los medios de una manera absolutamente desproporcionada.

El 23F es una fecha que conviene no olvidar. Pero ese recuerdo no justifica el circo mediático que nos han metido con calzador. Conforme, que ayer se cumplían los treinta años del suceso, y que se desclasificaban algunos documentos, tales como las propias actas del Congreso de ese día, pero estando de acuerdo en que no hay que olvidar lo sucedido, tampoco el asunto da como para organizar ese numerito.

Un gravísimo suceso en el que, como en una mala película de serie B, hubo héroes y villanos, desgraciadamente para España y los españoles, bastante más villanos que héroes, un suceso del que realmente sabemos muy poco. ¡Oiga! que es el primer intento de golpe de estado retransmitido en directo por radio y televisión. ¿Y? esto es lo mismo que lo de los prestidigitadores, la mano es siempre más rápida que la vista, a usted le enseñan ostensiblemente algo, mientras que suceden otras cosas que no ve, entretenido en lo que le están mostrando.

Que conste que estoy por la plena y absoluta transparencia sobre el intento de golpe de Estado. Pero la repetición “ad nauseam” de la imagen de Tejero, poco, muy poco sirve a tal fin. Lo del 23F ocurrió, porque hubo personas, colectivos e Instituciones que concertaron sus voluntades para que sucediera y lo que supone una de las más grandes paradojas de esta historia, es que quién realmente frustrara el golpe fuera Tejero.

En España, nos hemos acostumbrado a que nos canten, o mejor nos susurren dulcemente en la orejita, lo que nos gusta oír. Nos hemos convertido en un pueblo qué jamás se entera de lo que realmente pasa y dudo que realmente queramos conocer la verdad. Pero si queremos que las experiencias vividas sirvan para algo, es fundamental que sepamos lo que sucedió realmente. Sobre el 23F sabemos algo de lo que pasó, pero conveniente manipulado para que la información pierda su sentido real y no sepamos la verdad de las cosas.

El 23F sucedió, porque una serie de personas, políticos, sindicalistas, militares, agentes de inteligencia, el poder financiero, etc., decidieron que convenía que la Nación caminara por un atajo “democrático”. Se buscó dar un golpe de Estado “aceptable”, algo anticonstitucional a todas luces pero que resultara agradable al paladar. Decidieron que era bueno violentar la Constitución y poner en el poder un “gobierno de salvación”, aunque tuviera que ser votado por el Congreso de los Diputados, de “aquella manera”.

Y a esa tarea se dedicaron en cuerpo y alma muchos, de los que ayer salían muy sonrientes en la televisión, explicando la importancia que tuvo para la democracia española el fracaso del 23F y subrayando el valor de su actuación personal que sin duda salvaguardó la democracia, la libertad ….  Una jornada en la que muchos trileros de la política, junto a personas que servían a Instituciones (con mayúsculas) o al aparato del Estado habían acordado acabar con la normalidad constitucional, con el nihil obstat y la necesaria colaboración de las más altas instancias nacionales, bajo la vigilancia, eso sí, de las autoridades norteamericanas.

El golpe fue apoyado, impulsado y protagonizado por muchos que se reputan como demócratas y, lo que es peor, por algunos de los que figuran hoy como los salvadores de la democracia española. Y alguno dirá, mire usted, lo que pasó, pasó y a qué viene ahora remover cosas tan graves y delicadas. Y yo mantengo que lo que es realmente grave es que algunos hayan decidido que los ciudadanos españoles no debemos conocer según qué cosas.

Sucedió algo gravísimo y me refiero a lo que fue público y notorio y también a lo que permanece todavía en secreto y se pretende que siga así. Sucedió algo gravísimo y ni se hizo justicia, ni nos permitieron saber qué es lo que realmente sucedió. La historia hay que conocerla, pero sin falsificaciones, ni zonas oscuras.

Que la idea era colocar en el poder a un gobierno presidido por un militar en el que iban a participar una serie de políticos supuestamente democráticos, es algo que nadie puede negar, que el proyecto contaba con las bendiciones de ciertas instancias necesarias para su buen fin, tampoco. Que Tejero una vez en el Congreso se entera de la composición de ese gobierno y dice que verdes las habéis segado, que él no había tomado el Congreso con su gente para eso y que esa actitud provoca el fracaso del golpe y la desbandada de algunos y el cambio de chaqueta de muchos, es una verdad incuestionable.

En España, cuando las cosas suceden, siempre hay gente que piensa que no conviene que sepamos la verdad, deben pensar que sufrimos una patología que nos impide manejarla, seguro que habrá quién sostenga que tras treinta años, mejor será no meneallo. No puedo estar más en desacuerdo, pero sí además me tengo que tragar la versión edulcorada del 23F unas doscientas veces, si tengo que ver a los que iban a ser los ministros del gobierno golpista cascando en la tele y presumiendo de salvadores de la democracia española, tengo que protestar.

Exijamos saber la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad y los que estuvieron pringados en esa operación que carguen con la responsabilidad moral, otra no creo que les alcance, y sufran el desprecio de los ciudadanos, que merecemos saber qué es lo que sucedió, quién defendió realmente a la democracia y quién estaba en el asuntillo del “gobierno de salvación”. No se sabe todo, es falsa la afirmación contraria y no hay nada que inventar. Todos sabemos que la realidad siempre supera a la ficción.

Nunca seremos un pueblo respetable, hasta que los ciudadanos consigamos que en España quien la haga, la pague. Caiga quién caiga y cueste lo que cueste.



lunes, 25 de febrero de 2013

Estos del PP parecen unos toláis

Bárcenas en buena compañía...
En ocasiones cuesta mucho trabajo comprender determinadas conductas observadas por algunos partidos políticos. Es por lo que deben estar pasando  los muchísimos seguidores del PP que no entienden cómo su partido permanece impasible el ademán, como aquellos de la canción,  ante la repetida filtración de unos informes policiales que tienen su origen en la UDEF, Unidad de Delitos Económicos y Fiscales y que los perjudica injusta y notoriamente.

No seré yo quien intente poner cortapisas a la legítima actuación de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado, pero habrá que convenir que resulta inadmisible la continuada filtración de documentación policial a determinados medios de comunicación. Documentos que por su dudoso contenido y la “oportunidad” con la que se producen, dicen bien a las claras que lejos de buscar la verdad de lo ocurrido, lo que se pretende es intervenir en la contienda política para favorecer la acción de determinadas organizaciones. 

Si a algunos de los ciudadanos que me hacen el favor de su lectura, les molesta mi afirmación y creen que con esto que escribo pretendo defender la inocencia de alguien, tengo que decirles que se equivocan. No busco que se pongan trabas a la labor investigadora de la Policía, ni mucho menos que se amordace a los funcionarios, pero insisto en que resultan inadmisibles y probablemente incursas en el reproche penal, algunas conductas a las que nos acostumbró el ministerio del Interior en las legislaturas pasadas.

Cuando andábamos en los prolegómenos de lo que se ha dado en llamar el “Caso Bárcenas”, con una oportunidad que refleja a las claras la finalidad política del hecho producido, se filtró a Europa Press el contenido de un informe, teóricamente remitido por la UDEF al Juez Ruz, en el que se incluían documentos que se demostraron manipulados y con una serie de contenidos no veraces en los que la figura de Ana Mato salía muy perjudicaba.

El hecho de que el informe fuera un refrito de otras investigaciones policiales sobre unas presuntas conductas que fueron archivadas en su día, con la única novedad del añadido de lo del confeti  de los cumpleaños de los hijos de Ana Mato y su filtración, demostraba a las claras que lo único que se pretendía era colocar al PP en una postura muy difícil en un momento muy determinado. Se filtra precisamente el día en el que Rajoy reunía a su Comité Nacional para decirles que nada tenía que ver él ni su partido con los sobres, ni con los papeles de Bárcenas.

Ahora se filtra otro informe de la omnipresente UDEF en el que se nos cuenta lo que la prensa interesada, el PSOE y el resto de la izquierda, entienden como un evidente chantaje de Bárcenas al Partido Popular. Un documento en el que con la calculada voluntad de dar carnaza y munición a los ataques al PP se recoge la existencia de una declaración que firmó Bárcenas ante  su notario. 

Parece ser que en el documento se recoge con detalle la lista de donaciones recibidas por el PP y la de los gastos que se cubrieron con esas donaciones. No se sabe más, pero está muy claro que de lo que se cuenta - al menos tal y como se expresa - no se desprende que se haya producido ilegalidad alguna. ¿Por qué se filtra? pues sencillamente se busca una noticia que enfríe el ánimo de la opinión pública ante el éxito de Rajoy en el Debate del estado de la Nación y le dé munición a Rubalcaba y su entorno para proseguir en mejores condiciones su ataque contra el líder de los populares.

Curiosamente la misma unidad policial produce los dos informes, que son filtrados a la misma agencia, en circunstancias muy parecidas. Por eso digo que los del PP, a veces parece que sean unos toláis. A lo que se ve no tuvieron bastante con lo que les sucedió el 11 M y siguen tolerando la pervivencia en puestos muy sensibles de funcionarios que, si por algo se han destacado, es por su fidelidad al PSOE.

No resulta muy  inteligente que cuando se llega al gobierno, sobre todo si uno ha sufrido la amarga experiencia de sufrieron los del PP el 11M, se mantenga en puestos claves a gente de dudosa ejecutoria profesional. Y dirán algunos, usted los que está pidiendo es que se haga una “limpieza”  de los funcionarios cuya ideología no coincida con la de los populares y así asegurarse la obediencia ciega de la Policía y eso resulta inadmisible.

Pues no, yo no digo eso. Las purgas ideológicas son cosa del PSOE, que cuando llegó al poder tras aquellas elecciones marcadas por los atentados, se aseguró de que los puestos claves fueran ocupados por gente de su entera confianza y utilizó el arma de la libre designación para trufar los puestos de responsabilidad de la Policía de gente obediente a Ferraz o cuanto menos sensibles a sus posturas y maneras de hacer política. 

Lo que yo defiendo y debería resultar obligado en cualquier sociedad medianamente democrática, es que se nombre para los puestos de responsabilidad a funcionarios de reconocida capacidad profesional  que se produzcan con la exigible neutralidad ideológica. ¿Qué de esos no hay? Sí los hay, sólo hace falta buscarlos.

No se hizo en el momento oportuno, pero hay que hacerlo y les debe dar igual a los populares la que montará el PSOE cuando vea que sus “durmientes” son removidos de los puestos en que fueron colocados en función de su obediencia a Ferraz. Si hasta la fecha les ha faltado valor para acometer semejante tarea, ahora lo van a tener que hacer en defensa propia. 

Lo de la UDEF y la pervivencia de los chicos de Rubalcaba en puestos tan sensibles, resulta peligrosísimo para la limpieza de la actuación policial y sobre todo para la tranquilidad del resto de funcionarios honestos que son muchos. Una limpieza dará satisfacción a los ciudadanos y también porque no decirlo, sosiego a la cúpula pepera.

Sabe mal tener que decir cosas tan fáciles de ver, pero como ya he dicho, a veces estos del PP parecen unos toláis.