jueves, 21 de febrero de 2013

¡Zás! en toda la boca

Malos tiempos para la lírica... socialista
Supongo que todos ustedes saben de dónde sale el título del presente post, pero por si cojo a alguno con el pie cambiado, aclarar que se trata de una frase muy utilizada en la serie norteamericana The Big Bang Theory en la que unos científicos superdotados exhiben sus dificultades de adaptación a la vida normal, desde un punto de vista humorístico.


¿Tiene algo que ver la serie con el debate de ayer en el Congreso?, pues no, salvo que la frase describe muy gráficamente y con su poquito de onomatopeya y todo, lo que ayer le sucedió a D. Alfredo Pérez Rubalcaba, desleal jefe de la Oposición, que tal y como estaba previsto sufrió un  revolcón de los que hacen época en el Congreso.


Decía ayer y perdonarán ustedes la auto cita, que el que realmente se examinaba era Rubalcaba y hay que decir que suspendió clamorosamente. Rajoy lo vapuleó del principio al final, al presidente se le vio relajado, con confianza y para rematar la faena, se permitió  una cruel ironía, teñida de un desprecio brutal cuando le dijo aquello de que “Yo  no pido su dimisión, no me interesa…”


Parece mentira que en el PSOE no se hayan dado cuenta todavía que sin acometer una renovación cuanto menos cosmética, no pueden acudir a un debate de este tipo. Nadie de los que gobernó con Zapatero puede debatir con Rajoy sin que el pasado, “su historia” le espetó ayer Rajoy a Fredy, le salte a la cara y acabe con cualquier propuesta u “ocurrencia” que pueda exponer.


Poco puede proponer Rubalcaba porque de inmediato todos pensamos lo mismo, lo que propone como solución ¿por qué no la aplicó cuando gobernaba?, si sabe cómo terminar con el paro, ¿cómo permitió cuando gobernaba con su compadre ZP, que llegáramos  a los casi cinco millones de parados?, así que colocado ante esta tesitura Rubalcaba intentó circular por el trillado camino del mitin, la soflama y la demagogia, que eso se le ha dado siempre de miedo, pero Rajoy lo estaba esperando y le dio un repaso de preocupar que remató con lo de menos eslóganes y más datos.


Dicho lo dicho, significar que independientemente del hándicap con el que partía, las cosas se pueden hacer mejor o peor y Rubalcaba, insisto, estuvo rematadamente mal. Una cosa es tener que cargar con  la dificultad que he descrito y otra muy distinta montar un discurso basado en el disparate, el sentimentalismo más lacrimógeno, la demagogia y la inanidad más absoluta.


Por la mañana Rajoy le cerró el camino para que explotara lo de la corrupción, proponiendo una serie de medidas para luchar contra ella y le ofreció la posibilidad de un pacto sobre este asunto que el PSOE se verá obligado a aceptar, será eso o quedarse con el culo al aire. Que Rajoy le proponga un acuerdo a Rubalcaba es como mentar la soga en casa del ahorcado, intentó débilmente quejarse de que el PP no ofrece acuerdos y Rajoy le desmontó el argumento recordándole la cantidad de propuestas que el PP ha intentado consensuar durante esta legislatura con el PSOE y que han recibido la negativa socialista.


Rubalcaba se despachó con una serie de afirmaciones y propuestas difícilmente aceptables, le dijo a Rajoy que los recortes, a los que nos obliga la UE a cuenta del desastre de la gestión socialista, se habían llevado a cabo porque Rajoy había querido. Intentó llevar el debate al viejo camino de la derecha insolidaria que recorta en sanidad y educación para privatizar los servicios correspondientes y así beneficiar a los amigos y no fue capaz de convencer ni siquiera a los suyos. Había que ver las desesperadas señales que le hacía Elena Valenciano, la hermana más generosa de España… con nuestro dinero, animándole a terminar.


Lo peor  por sorprendente, fue la afirmación de que había que reformar la Constitución para que ésta se acomodara al “Estatut”, que me parece una cosa terrible en boca de alguien que siempre se ha presentado como patriota. Dijo lo mismo Durán i Lleida, pero lo que en él me parece hasta natural, en el jefe de los socialistas españoles me parece un disparate sideral.


Para muchos Rajoy lo hace todo mal. Si se pusiera un día a multiplicar panes y peces habría quien lo criticara por ello, a mí me pareció que estuvo bien, relajado, consistente, ordenado y vapuleó a su adversario con datos y propuestas legislativas de muchísimo calado. 


Significó que de seguir el camino que proponen los socialistas – más gasto público y más subidas de impuestos – estaríamos a estas alturas intervenidos y transformados en un país semejante a Grecia, negó la existencia de “brotes verdes” pero reconoció que quedando mucho sufrimiento por delante, las cosas van a mejorar.


Resulta difícil presentarse  como abanderado de la lucha contra la corrupción con Pepe Blanco sentado en su escaño; resulta imposible defender el modelo educativo socialista con más de un 25% de fracaso escolar; resulta irracional acusar a otro de crear parados cuando uno lleva sobre su espalda más de 4.500.000 de desempleados y así fueron desfilando temas como lo de las hipotecas, ninguna actividad socialista mientras gobernaba en favor de los desahuciados, por el contrario creación de dos juzgados dedicados a eso para agilizar los lanzamientos, el empleo joven, otro fracaso que los inhabilita, etc. etc.


Estoy convencido que Rajoy “ganó” el debate, lo de ayer le ha permitido recobrar la iniciativa, eso en política resulta fundamental, habrá que ver si gana el próximo. Rubalcaba lo “perdió”,  me parece que no perderá ninguno más.


Le dieron hasta en el cielo de la boca, si me permiten la expresión y eso se lo van a cobrar más pronto que tarde, sus enemigos del PSOE.

8 comentarios:

  1. No solo la frase, es que la política española parece una copia exacta del programa de televisión, que por cierto lo veo todos los días, aunque muchas veces sean repeticiones.
    Un saludo desde Gran Canaria.

    ResponderEliminar
  2. El problema es k los socialistas, tienen mala memoria y su lema es "Haz lo que yo digo, más no lo que yo hago", proclives a ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Si tuviesen la minima noción de ética y dignidad, se callarian la boca, son los menos indicados para quejarse despues de lo que le han hecho a Espàña. Esperemos que una vez superada esta situacion Rajoy y su equipo dediquen tiempo a levantar las alfombras del PSOE y que salgan a la luz todos sus sucios manejos: espionaje, GAL, trafico de influencias, prevaricación y demas lindezas. Solo cuando el pueblo conozca todas las verdades dejara de apoyarles en sus acciones demagogas y carentes de toda moral.

    ResponderEliminar
  3. Si Doramas a veces nos movemos en un ambiente parecido. Yo también soy seguidor de la serie, mi hijo me la recomendó y me dijo es de un humor que te gustará y acertó. Claro que lo que megusta en la serie, me repatea el hígado en nuestro escenario político. Gracias por el comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Espero lo mismo, esa pretendida superioridad moral del PSOE no puede estar más infundada. Creo que llegará el día en que paguen lo que hyan hecho. Gracias por el comentario MAAT, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, ganador Rajoy y perdedores el resto de los españoles. Esto no es un combate de boxeo, era un debate sobre el estado de la nación del que Rajoy supo salir airoso a pesar de los peores datos económicos, desempleo, vivienda, miseria, sanidad, justicia, corrupción, nacionalismos, educación, paz social, reformas, bancos y "sobre" todo corrupción, con dos ministros en el punto de mira y toda la cupula del PP salpicada por el escandalazo Barcenas. Que vergüenza de país y de dirigentes.

    ResponderEliminar
  6. Bueno me vas a perdonar, pero no vimos el mismo debate. Yo ví a Rajoy que llevaba propuestas y reformas para media legislatura, negó que hubiera "brotes verdes" pero afirmó que a pesar que todavía nos esperan días muy duros, la cosa empieza a moverse en la dirección adecuada. Lo de la corrupción, tengo que decir lo mismo que he dicho siempre, es la justicia la que tiene que decidir, no la prensa, las redes sociales ni el interés partidista, de uno u otro lado, lo mismo cabe decir de las "salpicaduras". Alguien ha dicho que alguien repartía unos sobres a algunos miembros de la dirección del PP. Pues no sé, pero no lo sé yo, ni lo sabes tú, habrá que esperar a que alguien demuestre que lo que afirma en ese sentido es cierto. Digo yo, o es que ahora uno resulta condenado si se monta una buena campaña en la prensa. Veremos y si resultara cierto lo que se dice, caiga sobre ellos todo el peso de la ley. Muchas gracias por tu comentario, cuyo contenido no comparto, pero que agradezco mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Despues del debate del estado de la Nacion los españoles estan mucho mas tranquilos
    Saben que la socialdemocracia se ha apoderado de España y que voten a quien voten, esta deplorable doctrina gobernara.
    Eso si, en publico se tiran de las orejas para disimular.
    Y eso da mucha tranquilidad
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  8. Buenos días Geppetto, lo siento pero no comparto la teoría de la conspiración en ninguno de sus escalones. No creo que la socialdemocracia campe por sus respetos en España, primero porque el PSOE no lo es ni de lejos, es una cosa antigua que ha quedado coja desde su abandono del marxismo, pero no se asimila a la socialdemocracia europea. Y el combate contra el déficit del PP lo coloca en el lado opuesto a ella. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar