viernes, 22 de febrero de 2013

Bardem tiene razón

Aquí tienen a los de la "Zeja"
Tras el debate del estado de la Nación, me van a permitir que comente un par de cositas sobre la vergonzosa Gala de los Goya, que se me quedaron en el tintero o en el teclado del ordenador, como ustedes prefieran.


Sólo desde la indigencia intelectual más absoluta o el sectarismo ideológico se puede sostener que es perfectamente normal el hecho de que un acto en el que la Academia del Cine premia a los profesionales de esa industria, el reparto de premios torne en aspecto secundario y que la gala se convierta en una caja de resonancia política, en la que el mitin, el dicterio, la soflama, el eslogan y la demagogia más rampante, son aplaudidos con fervor.


La progresía defiende la pertinencia de esta situación. Hay que aprovechar, dicen, cuando las luces de los focos te iluminan, así el mensaje llega a muchísimos ciudadanos... Es muy lícito que un ciudadano exprese lo que piensa con total libertad y sin que tenga que sufrir cortapisa alguna y un largo etcétera de medias verdades, que como todo el mundo sabe, resulta la manera más obscena de mentir.


Lo cierto es que hay un grupo que decidió en su momento politizar el acto para pelear contra el gobierno del Partido Popular  y desde lo del Prestige todos los años vemos como unos ciudadanos vestidos con ropas extremadamente caras, gente que vive muy bien, lanza un mensaje, cuya univocidad y sectarismo resulta clarísimo. ¿Es que todos los actores comparten los mensajes de la ideología sectaria que se expresa siempre en la Gala?, claro que no, pero todos saben que el que se mueve no sale en la foto y muchos de los premiados conocen de la conveniencia de pagar tributo a la ideología zurda, lanzando el mensaje que “toque” ese año.


Es que en Berlín, Venecia, Hollywood o Cannes la gente del cine que acude a la entrega de los premios que allí se dan ¿es distinta? Los actores y actrices que son premiados en esos festivales ¿no tienen ideología? Pues claro que la tienen, pero ni se les ocurre expresarla en un acto que nada tiene que ver con la política.


Pues aquí debería ser lo mismo y si nuestros actores y actrices se sienten políticamente alineados con la izquierda,  pueden expresar sus ideas con total libertad en multitud de ocasiones, que al ser personajes públicos no les faltan y no en una Gala que además pagamos todos. La intervención de Ana Belén en el Congreso de CC.OO, sirva de ejemplo, me parece muy bien que diga lo que mejor le parezca, es muy libre de expresar sus ideas políticas, pero en el ámbito adecuado.


Por eso digo en el título que Bardem tiene razón, aunque conviene no confundirse. Me refiero a Juan Antonio Bardem, hombre del PCE que en 1955, cuando ser comunista en España no era un chollo como parece ser ahora, hablando de la industria cinematográfica española afirmó que: “El cine español actual es políticamente ineficaz, socialmente falso, estéticamente nulo e industrialmente raquítico.”


He de suponer que tenía razón, pero lo que Juan Antonio Bardem ignoraba, es que lo que entonces dijo sobre la industria cinematográfica española y sus gentes, iba a resultar de aplicación a la misma industria y a la gente que la maneja, en el año 2013. No sé yo, si Bardem conocía que a la capacidad de análisis y síntesis que le daba su formación marxista, unía una envidiable habilidad para la profecía.


Resulta estomagante que esta gente que se presenta como defensora de los derechos del ciudadano medio entre latiguillo mitinero y gracia demagógica - entre col y col, lechuga – aprovechen para colocar la petición que realmente les interesa. Más dinero público para sus bolsillos y el hecho que ese dinero salga de los exhaustos bolsillos de los españoles, parece que les importe un bledo.


Han decidido y lo peor es que muchos lo han aceptado, que tenemos obligación de subvencionarlos. De tal manera que, cuando acudimos a ver una película española, pagamos dos veces. La primera cuando cobran por adelantado  la subvención que sale de nuestros impuestos y la segunda cuando pasamos por taquilla. Todos debemos pagar, obligatoriamente no sé yo por qué, para que unos individuos  lleven a cabo un trabajo, que sin nuestro dinero no sería posible hacer y por cuyo resultado volveremos a pagar. 


El cine español es políticamente ineficaz porque no sirve al interés general y se alinéa, políticamente hablando, sólo con un bando. Socialmente falso porque no refleja la verdad de nuestra sociedad que presenta disfrazada. Estéticamente nulo, eso es opinable, pero desde luego no se acomoda al gusto del espectador medio, cuando necesitan de las subvenciones para sobrevivir y del proteccionismo para mantener su ínfima cuota de pantalla. Y ya por finalizar,  industrialmente raquítico, no porque lo diga yo, que lo dicen ellos mismos y de manera constante.


Yo niego la mayor, no creo que al cine español realmente se le pueda incluir en el mundo de la cultura; estoy convencido que los conceptos cine español y cultura, no pueden ir en la misma frase.

Si Candela Peña y su pobre padre muerto, que ya le vale a Candelita, Maribel Verdú y su crítica a las hipotecas que ella publicitó o Bardem -  D. Javier, conviene no confundir - representan al mundo de nuestra cultura, que el último apague la luz por favor. Yo me bajo en la próxima.


7 comentarios:

  1. Lo increíble es que esta tropa hable en nombre, no ya de los cineastas, sino del mundo de la cultura.
    Afortunadamente la cultura es una cosa bien distinta de lo que pregonan esta pandilla de desahogados fantoches
    Por cierto, no entiendo que se hagan estas galas con el dinero de los impuestos, el cine debería ser una industria y el que no sirva para que su producto de dinero, a la calle.
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Si. Bardem que defiende tanto a los Palestinos y luego cierra un planta de un hospital judio para que de a luz su mujer...patéticos...

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente contigo Geppetto. Te agradezco el comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes Blanca, hay una palabra que la progresía ignora. No saben que quiere decir coherencia, por eso se producen con una incoherencia brutal, ahí está Bardem para demostrarlo. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo que me parece infumable es que de cara esa gentuza diga defender los derechos del ciudadano y luego de puertas para adentro sean como los antiguos caciques, contra los que afirman luchar...
    En el mundo del cine se vive bajo constante amenaza... todos corriendo para complacer a director y productor y calladitos, que si alguno aporta una idea o hace notar un fallo a un superior, le dan una palmadita en la espalda, una sonrisa y cuando te alejas dicen... "A ese no le quiero ver mñas por aquí" y listo como todo es subcontratado y suele ir por ETT, ese no vuelve por allí especialmente si eres un figurante que cobra un neto de 30 euros por día mñas comida, te tratan a patadas y no tienes derecho a comer lo mismo que el resto del equipo... Porque estos señores son clasistas y se mueven por niveles, y para ellos el mas bajo es el de figurante...
    ¿esta es la industria de izquierdas que clama por los derechos?
    Pues prefiero 1000 veces un jefe de derechas, al menos se que siempre obrará mirando el negocio y no me faltará lo que esté estipulado para todos... Muchas veces lo he dicho no hay peor jefe que el que viene de un sindicato o de luchar por el trabajador.

    ResponderEliminar
  6. Hola Javier, sé de que me hablas porque en mi juventud trabajé con los Balcázar como especialista y figurante. Entonces las diferencias eran grandes pero el trato era medio decente. Hoy me imagino como irá con el endiosamiento de directores, cámaras, actores y actrices. Te agradezco el comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. mucho reivindicar por la corrupcion y se echas un ojo a sus bienes, no viven precisamente como gente humilde¿de que van? maraibel verdu reivindicando conun vestido de DIOR que le pagan por lucirlo y joyas que seguro costarian una pasta....creo que calladitos estarian mas guapos...que eso en mi tierra es doble moral.

    ResponderEliminar