sábado, 14 de junio de 2014

El bipartidismo, lo hereditario y otras lacras ilegítimas

Cayo Lara, preciosa joya marxista
Últimamente en cuanto uno escucha a Cayo Lara o cualquier otro portavoz de la zurda nacional percibe de inmediato que entre las muchas causas de nuestras desgracias que se han explotado en los argumentarios con los que la izquierda maneja la “opinión pública” en las redes sociales y tertulias afines, destaca sobre todas ellas el bipartidismo, que a lo que se ve y se escucha es lo peor de lo peor.

Acaban de "descubrir" que el bipartidismo en contubernio con la monarquía ha sido el causante de todos los males que sufrimos y  siguen dando la matraca porque parece, les resulta más rentable disparatar y utilizar la demagogia más pedestre que razonar y explicar los remedios que supuestamente aplicarían para solucionar nuestros problemas.

La oposición tiene el mandato constitucional de controlar al ejecutivo, en eso supongo que estaremos todos de acuerdo, aunque quizás sea mucho suponer. Pero a efectos de conocimiento  ciudadano, en lugar de limitarse a encontrar mal, todo lo que hace el gobierno, sería bueno que explicaran lo que ellos harían, si estuvieran en lugar de Rajoy, pero que lo explicaran de verdad, para que se les entendiera, que de eslóganes, demagogia, frases presuntamente ocurrentes, populismo y latiguillos mitineros, estamos hasta el pelo, al menos los que de verdad queremos saber.

La zurda española, que anduvo en su momento explicando que la mayoría absoluta conseguida por el PP no era tal, sino una minoría mayoritaria que no legitimaba el triunfo de los de Rajoy, la misma zurda progresista que advirtió que obtendría en la calle lo que le habían negado las urnas, no encuentra mejor camino que negar la legitimidad de todo aquello que no le gusta y ha encontrado la gallina de los huevos de oro en la exigencia de una nueva figura que han creado en su beneficio, el referéndum continuo y perpetuo.

Todo aquello que moleste a la izquierda debe llevarse a referéndum, para nada vale el sistema que hemos construido y nos hemos dado democráticamente los españoles. Se basan en argumentos tan peregrinos como que la Carta Magna se votó en su momento y ahora hay mucho demócrata progresista que no lo pudo hacer y por lo tanto no les vale.

Han inventado o lo pretenden, la constitución de sesión continua, pretenden inaugurar un sistema democrático en permanente estado constituyente, claro que eso sería hasta que ellos gobernaran y entonces se acabarían los referéndums, la democracia directa, las  asambleas populares y demás zarandajas. Y si no me creen, observen lo que les sucedió a los ilusos que, en una asamblea circular de Podemos, se atrevieron a disentir sobre la validez democrática de una alcaldada de D. Pablo Iglesias y fueron tildados incontinenti, de golpistas, submarinos de IU y todo lo que se le vino a la cabeza al ideólogo de Podemos, Sr. Monedero, que en cuanto le llevan la contraria se pone como una pantera.

Alguien debería explicarle a Cayo Lara, divina joya marxista,  capaz de decir lo que se le ocurra sin ponerse ni colorado, porque seguro que alguien le ha dicho que si imposta la voz y pone cara de trascendente, lo que diga, cuela; digo que alguien debería advertirle que si hay un sistema desfasado es el que él propone. El comunismo ha fracasado estrepitosamente en todos aquellos lugares en los que gobierna y hay que recordarle que el bipartidismo, es decir la existencia de dos partidos importantes que reciben la mayoría del voto, no se debe a un contubernio sino a la voluntad popular expresada en las urnas a lo largo de mucho tiempo.

Da grima ver a la izquierda radical  renegar de la monarquía por hereditaria, cuando Cayo, Pablo y todos los demás zurdos de brillante y roja armadura defienden a muerte las dictaduras hereditarias. Ahí están los enamorados de Corea del Norte, en la que el hijo dictador sucede al padre opresor o la Cuba de los Castro en que la herencia sigue la vía fraterna y el hermano dictador sucede al otro tirano, o el jolgorio venezolano en el que todo vale para imponer a Maduro. Todo eso es bueno,  ¿por qué? porque es comunista y ellos tienen bula.

Necesitamos soluciones basadas en el estudio y el conocimiento, no se puede prometer un sueldo social para todos los españoles porque es imposible. No podemos, por mucho que  diga lo contrario Pablo Iglesias ¿O ustedes creen que si eso fuera posible yo no firmaría ahora mismo?

No hay atajos, las varitas mágicas dejaron de venderse en el Corte Inglés hace mucho tiempo y las que traen los chinos no funcionan. No hay soluciones fáciles para salir de este pozo en el que estamos, que no los engañen, porque no las hay.

Y desde luego los que apuestan por salir de Europa y del euro, no pagar la deuda y otras “ingeniosas” soluciones, lo que en realidad proponen  es convertirnos en aquella Albania misérrima que algunos recordamos o en la nueva Cuba europea con tarjetas de racionamiento, policía política, partido único y además sin mulatas o mulatos, que eso va en gustos, lo que sin duda agravaría muchísimo la situación.

4 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo con este artículo, por cierto muy bien redactado y totalmente coherente. La gran coalición por ejemplo en Alemania, ha dado siempre buenos frutos porque POLITICA es el arte de entenderse los unos con los otros, y BUENA POLITICA es buscar entre los partidos mayoritarios LO MEJOR para la mayoría de la Nacion, tanto en Economía como en Bienestar Social. Son las mayorias que han sido elegidas democraticamente en las urnas las encargadas de formar Gobierno y Administrar el buen funcionamiento del Pais. ESO la izquierda radical NO lo acepta SOLAMENTE en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Miguel, te agradezco el comentario, cuyo contenido comparto. Muchas gracias.

      Eliminar
  2. buenos dias, no se porque pero en esto de politica nunca vas desacertado.... me encanta como escribes+

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Olga, eres muy amable y generosa.

    ResponderEliminar