martes, 14 de octubre de 2014

Pablo Iglesias pretende “podar” a Izquierda Anticapitalista



Podemos se encuentra de lleno en la vorágine organizativa que antecede al acto presencial  de su Asamblea que se llevará a cabo el próximo fin de semana, en el que se votarán las distintas propuestas que serán presentadas y debatidas. Precisamente en estos momentos se están llevando a cabo conversaciones al objeto que los proyectos, borradores les llaman los circulares, que han recibido un mayor apoyo telemático unifiquen sus propuestas, al objeto de conseguir las sinergias correspondientes.

Como es lógico el borrador que tiene más posibilidades de triunfo es el que presentan los “promotores” es decir aquel grupo que se sacó de la manga Pablo Iglesias para regir los destinos de Podemos hasta las votaciones de la Asamblea de Otoño, que se llamaba entonces y que ahora se conoce como la Asamblea “Sí se puede”. Recordarán que la propuesta fue una alcaldada, anunciada de manera apresurada, con premeditación, alevosía, abuso de confianza, disfraz y alguna más que se me escapa, para que nadie tuviera tiempo de organizar una plancha que recibiera un apoyo medianamente decente. Hubo protestas, que cayeron en el saco roto del supuesto amor por la democracia directa de la cúpula de Podemos y sólo aquel Círculo de Enfermeras, liderado por Carolina Huelmo, se presentó sin éxito, para hacerle frente.

Fue Juan Carlos Monedero en una tensísima asamblea en el Ateneo de Madrid el que afirmó que las prisas con las que se organizó esa “ejecutiva a la medida” que se marcó Iglesias, se debieron al peligro que representaba Izquierda Anticapitalista que pretendía dar un golpe de estado en Podemos.

Izquierda Anticapitalista era y es una organización, nacida de una escisión de IU, gente con una carga ideológica muy importante, trotskistas, duros, bien preparados intelectualmente, dispuestos al trabajo y la agitación y que llevaron el peso de la campaña de Podemos en las europeas. Y lo que son las cosas, estos méritos que he descrito, por aquello del amor por el poder de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, que por mucho que disimulen se sienten dueños de la marca y consideran a Podemos un chiringuito de su propiedad, los convirtió en los enemigos preferidos del populista Iglesias.

Porque entre otras cosas, de eso acusan a Iglesias desde IA, de quedarse en un tibio y revisionista populismo, cuando los de Izquierda Anticapitalista entienden que lo que hay que hacer es llevar adelante la lucha de clases y acabar de una vez por todas con el sistema capitalista. Bueno, las cartas quedaron sobre la mesa en junio y la cosa está muy clara, Pablo Iglesias podrá tener adversarios y hasta enemigos en Podemos, pero los únicos  que al parecer le preocupan y ocupan son los de IA.

De tal manera que en el borrador que ha presentado la “promotora” - los coleguitas de Iglesias para que se entienda - por sorpresa y sin demasiado ruido como es costumbre,  Pablo Iglesias ha añadido una clausula al borrador de los principios éticos de Podemos  según el cual, no sería compatible militar en una organización política de ámbito estatal y ocupar un cargo orgánico en la organización. Una claúsula que de ser aprobada, lo que parece muy previsible,  borraría del mapa de aspirantes a los cargos orgánicos de relevancia a los de Izquierda Anticapitalista, pero también a todos aquellos militantes de Podemos que pudieran estar sindicados.

La "promotora" eclesial sostiene que la medida pretende evitar la llegada de un aluvión de arribistas atraídos por las posibilidades electorales de la organización y la gente se ha ido tranquilizando, sorprende la capacidad que tienen los fieles a Pablo Iglesias para tragarse lo que haga falta y un poquito más. La medida lo que busca es desactivar las posibilidades de los cabezas visibles de IA, entre ellos  la europarlamentaria Teresa Rodríguez y también miembros importantes del Círculo de Enfermeras, que al estar sindicadas se quedarían fuera de los puestos orgánicos de dirección.

Una cosa es lo que se dice y otra muy distinta lo que se hace y a la vista está que desde que Pablo Iglesias creó la “promotora” sus desvelos están puestos en conseguir que la cúpula de Podemos tenga el máximo poder y que los Círculos pierdan su supuesta relevancia actual, porque bien está lo de presumir del empoderamiento popular, la democracia directa y la horizontalidad en las tertulias y aconsejar su utilización a los demás y otra muy distinta aplicarse el cuento a uno mismo, que a la vista está, no se hace.

Podemos a través de sus voceros denuncia la separación que existe entre los políticos y los ciudadanos y no les falta razón. Ahora bien, resulta cuanto menos curioso – hoy me he levantado caritativo – que en estos momentos las cabezas visibles de las corrientes ideológicas que existen en Podemos y que tienen el aval del apoyo recibido de la militancia, hayan consensuado una propuesta que se conoce como “Sumando Podemos”, que defienden gente importante entre los podemistas como Echenique, Ripa, Carolina Huelmo, Tania Sánchez y otros, con la finalidad de que la organización no llegue al acto del fin de semana dividida y con distintas corrientes enfrentadas entre sí. A tal fin convocaron una reunión a la que invitaron a la promotora de Pablo Iglesias, pero ningún miembro de la cúpula asistió al acto. Así que será muy cierto que existe un distanciamiento brutal entre los políticos de la “casta” y los ciudadanos, pero no sabría decir si es mucho mayor que el que existe entre la cúpula de Podemos y sus bases más activas, políticamente hablando y que por serlo, está claro que molestan y mucho al líder.

Si esto no se arregla, habrá mucho decepcionado que acabará cogiendo los bártulos y se irá con la música a otra parte. Por eso, para evitar sorpresas, Pablo Iglesias hace unos días, desde Grecia, amenazaba – advertía, matizaba su entorno - a su militancia con abandonar Podemos si no se aprobaban sus propuestas. Supongo que de hoy hasta el fin de semana, se consensuarán algunas medidas de carácter cosmético, por aquello del qué dirán, pero los Círculos y el sistema asambleario van a perder mucho de su poder.

Son las cosas de la vida y del irrefrenable amor por el poder, que cuando ese bichito pica, infecta para siempre. 

1 comentario:

  1. Hombre, ¡qué casualidad! Aún no han pisado moqueta y ya empiezan las purgas en el chiringuito de los mesías. Luego dirán que Potemos es algo nuevo y distinto y que no pasa nada por darles una oportunidad. Nuevo como el Ebro, ya te digo. Y sí, las tragaderas de sus adeptos (adictos, se decía antes) son inconmensurables.

    ResponderEliminar