jueves, 26 de mayo de 2011

¿No hay nadie que se ocupe de los problemas de España y los españoles?

ZP "el padre de la criatura"
Esto de las elecciones tiene sus cosas, lamento no haber podido escribir el post del día de ayer. La campaña electoral, las elecciones propiamente dichas y el trabajo que conllevan quitan muchísimo tiempo a los que participan directamente en ellas y finalmente resultan un peñazo insufrible, a no ser que te presentes a concejal y salgas elegido, ya se sabe que muchas veces, la desgracia de muchos, supone la fortuna de algunos, concejales naturalmente.

Eso para los que nos metemos en camisas de once varas, ya no digo para el ciudadano, que tiene que terminar del asunto hasta los mismísimos pelos, los supongo hartos de la publicidad, la música, los folletos, los interminables discursos, las sonrisas, las promesas y los candidatos de siempre dando caña al ciudadano por tierra, mar, aire y la TDT, incansables y machacones en pos del voto.

Aunque los procesos electorales, que es como llaman a las elecciones, la gente técnica y sabida, también tienen sus ventajas. No me dirán ustedes que el espectáculo de las distintas fuerzas políticas intentando pactar como sea, al precio que sea y con quién sea, olvidadas ya las promesas electorales y los programas, de hace tres días, por aquello de la supervivencia personal y de la consecución de una poltrona que garantice cuatro años de buen pasar, no les supone a ustedes una auténtica vacuna que les puede inmunizar, aunque sea parcialmente de las mentiras de los políticos, auténticos profesionales, la mayoría, de la falsedad para que vamos a engañarnos.

Esta percepción resulta de la observación de los fenómenos políticos más cercanos, si ampliamos el ámbito a lo nacional el obsceno espectáculo que están dando los socialistas, tras el fenomenal batacazo que se han llevado, debiera ser uno de los motivos más claros para que ustedes y yo hagamos conjuntamente una reflexión.

¿Sí? Pues vamos a hacerlo, aprovechando que ahora los tenemos ocupados arreglando sus cosas, vamos a analizar lo que están haciendo, será por poco tiempo, porque en cuanto consigan la poltrona les faltará el tiempo para, vuelta la burra al trigo, volvernos a machacarnos con las milongas de siempre.

Y digo que esto que describo, supone una experiencia positiva, porque les debiera bastar, observar a los más altos dirigentes socialistas, empeñados en la lucha interna que les permita su supervivencia política, abandonando claramente los asuntos que tengan que ver con el interés de España y los españoles, para que ustedes tengan conciencia de con quién se están jugando los cuartos.

Se acabó la paz interna en el PSOE, nadie da un céntimo por Zapatero y asistimos atónitos a las maniobras de todos sus seguidores, que al grito de ¡sálvese quien pueda! están ocupadísimos en dirimir si realmente conviene a sus intereses, las primarias para elegir candidato o por el contrario será mejor ir a un congreso extraordinario, que les permitiría, a algunos, colocarse mejor para seguir viviendo de la olla grande, del presupuesto para entendernos.

También están aquellos que, con la complicidad del PNV que para eso está, pretenden forzar la dimisión de Zapatero, para seguidamente investir como nuevo presidente a nuestro amigo Alfredo Pérez Rubalcaba, ya saben aquel que seráficamente amenazaba en el Congreso, a los diputados de la oposición, con aquello de “lo sé todo, sobre todos…” Da un poco de repelús ¿no?

Han saltado las alarmas, se han roto los seguros y por ahí andan los barones socialistas, cuchillo en mano, exigiendo la dimisión de Zapatero como secretario general de su partido. En eso andan los que apoyan a Rubalcaba, que no quieren ni oír hablar de primarias. Pretenden la dimisión de ZP tras la que se convocaría un congreso en el que votan los delegados o compromisarios, que son más fáciles de controlar por el aparato del partido, que los 200.000 militantes socialistas que votarían en el proceso que decidiría quién iba a ser el candidato del PSOE

Los que están en contra de Rubalcaba, apoyan la idea de que se produzcan unas primarias que elija al candidato que represente al partido en las próximas elecciones, esa era lo que estaba previsto por Zapatero, que pretendía conducir el proceso, apurando la legislatura, pero dejando en manos de la militancia la posibilidad de elegir al candidato para el 2012.

Y me dirán ustedes, ¿y a nosotros que nos interesa de este asunto? Pues nada, me alegra percibir que se han dado cuenta. El gobierno de España y su presidente dan una imagen de debilidad que nos perjudica notablemente ante Europa y los “mercados”, eso a Rubalcaba, Blanco, Chacón y a todos los demás, de la alegre pandilla zapateril, les importa un bledo.

Los asuntos de España pasan a tercera prioridad, los mismos que hace apenas tres días se ofrecían como los más indicados para trabajar incansable y sacrificadamente por el interés general de los españoles, andan ahora a la greña en las tareas que realmente les interesan, su supervivencia política, el sueldazo, el coche oficial, la secretaria y demás cholletes y prebendas.

Es el PSOE que se hunde dirán algunos, pero desgraciadamente sería exactamente igual con cualquier otro partido político, créanme. Espero que tengamos memoria, las elecciones generales están a la vuelta de la esquina, otra prueba que nos manda el Señor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario