lunes, 9 de mayo de 2011

¿Quo vadis Montelongo?

Águeda y su mentor José Manuel Soria

Lo había anunciado en este blog hace ya días, se iba a repetir el estropicio y sucedió. Ayer podíamos leer en el periódico digital “Canarias ahora” un nuevo artículo denunciando que, una vez más, el Patronato de Turismo de Fuerteventura dirigido por Águeda Montelongo había pagado su estancia en Fuerteventura a dos diputados del PP. Otra vez y van ya tres, Águeda Montelongo, presuntamente se prevalió de su condición de Consejera de Turismo, para pagar con dinero público los gastos del Partido Popular, de la que es Presidenta Insular.

Decía el mencionado digital:

“El Patronato de Turismo de Fuerteventura parece un saco sin fondo de presunta malversación de caudales públicos…”, “… en abril de 2010, con dinero del Patronato también se costeó la estancia en un selecto hotel de Fuerteventura de otros dos diputados nacionales, Tomás Burgos Gallego y Ramón Moreno Bustos. Y sus facturas, como en los otros dos casos descubiertos por CANARIAS AHORA, fueron falsificadas para ocultar la identidad de los beneficiarios.”

Resulta gravísimo lo que se denuncia en el medio ya citado y lo que es peor, la denuncia está acompañada de una serie de archivos en los que se recogen las facturas pagadas con nuestro dinero y que servían para cubrir los gastos de la cúpula popular, que supongo yo, debía estar encantada de disfrutar del chollete.

Ya no hay excusa, ya no caben más pretextos, en cada uno de los “errores” se ha utilizado, presuntamente, el mismo procedimiento. Eso denota la existencia de un sistema organizado, una voluntad clara de ocultar, la realidad de lo que se pagaba, a los procedimientos de control ordinario del Cabildo, lo que contradice frontalmente la peregrina teoría de los errores administrativos.

Existen una serie de pagos desde el Patronato que cubren los gastos de la cúpula popular en sus visitas a Fuerteventura. Se imputan los gastos producidos por los dirigentes peperos a distintos medios de comunicación o empresas turísticas que supuestamente se dedicaban a promocionar los encantos de la isla. Y nadie se ha hecho responsable del asunto, nadie ha hecho frente a su responsabilidad, nadie ha presentado, por escrito, tal y como le ha exigido Mario Cabrera una explicación coherente sobre todos estos asuntos, los que ya han saltado a la opinión pública y los que todavía no se conocen.

Ahora sólo cabe hacerse la pregunta que titula este post. “Adónde vas Montelongo”, Águeda Montelongo puede negar lo evidente, puede incluso afirmar que su ejecutoria política no se ve empañada por esos “errores”, puede intentar que nos creamos que efectivamente se ha hecho responsable de la confección de las facturas “erróneas”, que ¡vaya por Dios! siempre pagaban gastos del PP, pero lo que no puede evitar es que desde la ciudadanía cunda la sensación de que todas sus palabras están presididas, no por la verdad, sino por la acuciante necesidad de defenderse.

Los que conocen a Águeda Montelongo, saben que es de las que, cuando tiene problemas, se empeña en sostenella y no enmendalla, ahora no le cabe otra que, hacer de la necesidad virtud, e intentar defender el fuerte hasta el día 22. Pero está claro que cada denuncia que se produce le resta a ella y al Partido Popular su partido muchísimos votos.

El asunto está muy mal para Águeda Montelongo que se defiende como puede, es decir mal, y mucho peor para las expectativas electorales del PP. Parece ser que hay más facturas, más “errores” que dicen las lenguas de doble filo, se irán publicando a lo largo de estos días, hasta las elecciones. Por mucho que se empeñen Águeda y su gente, lo cierto es que en Fuerteventura, salvo los muy forofos, la inmensa mayoría cree que Mario Cabrera la ha pillado con las manos en la masa.

Puedo imaginar el mal trago de las personas que ahora mismo tienen que salir a la calle a defender las candidaturas del Partido Popular, listas en las que figura en primer lugar Aguedita. Pero el problema más grave radica en que se está conformando una opinión, una idea entre muchos de los votantes del PP de toda la vida, no van a votar a unas listas que presentan como candidata principal a la mayor creadora de facturas “erróneas” del hemisferio occidental.

La Constitución nos obliga a respetar la presunción de inocencia de Águeda y de cualquier otra persona, pero los ciudadanos comienzan a torcer el gesto, sobre todo a partir del momento en el que Montelongo, mal aconsejada desde luego, ha intentado utilizar la trampa saducea del “y tu más”.

Lo que resulta claro es que el Cabildo no es el remanso de paz y honestidad que debiera ser, sobre todo porque parece ser cierto que Mario Cabrera conocía estos asuntos desde hace mucho tiempo y no tomó las medidas que un gobierno honesto y transparente está obligado a tomar. “Casualmente” las facturas se filtran en el momento electoral que más pueda beneficiar al interés partidista de CC y eso tiene un nombre muy feo.

En cualquier país medianamente normal, Águeda estaría ya, fuera de las listas y del partido que preside, aquí esperarán a ver si la inmensa credulidad de los ciudadanos, ejerce una suerte de balsámica cura y le da sus votos a pesar de lo que está ocurriendo.

Y también en cualquier otro lugar Mario Cabrera estaría apurado dando explicaciones. Porque debe ser muy honrado, pero en estas cosas como en tantas, el movimiento se demuestra andando y no se puede aceptar que, en el mejor de los casos, conociendo que pasaban cosas “raras” en la Consejería de Turismo (véanse las abundantes y gravísimas acusaciones de Guillermo Concepción contra Águeda) no haya investigado el asunto y puesto orden en la administración cabildicia que se me antoja, tiene más agujeros que un cedazo.

Resumiendo amigos ¡¡vaya par de patas “pa” un banco!!

1 comentario: