miércoles, 29 de febrero de 2012

El PSOE ataca a la Universidad

Chaves amenaza con volver a la Universidad como profesor

Ayer saltaba a los medios de comunicación la noticia, Manuel Chaves el ex presidente de la Junta de Andalucía, ex vicepresidente del gobierno de España, ex presidente del PSOE y ex de muchas cosas más, regresará el próximo mes de septiembre a las aulas como profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad de Córdoba, una noticia que confirma el movimiento de los altos cargos socialistas que buscan acomodo allá donde pueden, tras la derrota electoral que los ha alejado en parte de la percepción del  dulce dinero del presupuesto.

Francamente me parece que la noticia informa de lo que representa un ataque al prestigio de la Universidad de Córdoba y más concretamente al de su Facultad de Derecho, un durísimo recorte a la calidad de la enseñanza en esa Universidad, eso es lo que exatamente supone la vuelta de alguien que como Chaves lleva desde los años setenta del pasado siglo sin ejercer la docencia. Sólo el interés por el dinero que sale del presupuesto, del amor por seguir comiendo de la “olla grande” o la búsqueda de otra pensión,  puede explicar semejante disparate.

Habrá quién opine que vivimos en un país libre y en el que cada uno hace lo que quiere o puede y que por tanto este es un asunto que sólo atañe a Manuel Chaves. Yo digo que no, que a todos atañe porque resulta que “D. Manuel” es diputado por la circunscripción electoral de Cádiz y esa nueva tarea le va a impedir desarrollar su quehacer parlamentario que pagamos todos, con la dedicación y diligencia que esa labor exige y por otra parte me parece que como el dinero de la Universidad, que es pública, sale de nuestros bolsillos también, todos tenemos derecho a opinar sobre la vuelta de un ex profesor, cuyas múltiples y previsibles ocupaciones no le van a permitir tampoco dedicarse a su trabajo docente con el cuidado que exige semejante tarea.

“Quién mucho abarca poco aprieta”, reza el dicho y me parece que el lugar común es de aplicación a esta situación, que por desgracia es demasiado frecuente en nuestras universidades, hay mucho profesor universitario y catedrático dedicado a sus asuntos y con las tareas docentes abandonadas a su suerte. Ahora bien lo que parece una burla sangrienta es que a estas alturas Chaves se haya acordado  que es profesor de Derecho del Trabajo y vaya a dedicar el tiempo que le dejen libre sus ocupaciones y familia a explicar a sus alumnos esa materia, sobre todo teniendo presente que le cabe el dudosísimo honor de haber convertido a Andalucía en referente del paro.

Quizás esa cátedra andaluza vaya a ser, a cuenta de la incorporación de D. Manuel el próximo mes de septiembre si Dios no lo remedia, la pionera en organizar una sección docente sobre el Paro y sus consecuencias legales y ahí sí que la experiencia de Manuel Chaves sería de gran ayuda, o incluso pudiera ser que el decano de la facultad hable con D. Manuel para que éste dé un ciclo de conferencias magistrales hablando de “La familia como institución y su relación, influencia e interacción con el trabajo público o subvencionado”, que de eso sí sabe un montón el socialista andaluz.

O lo incorpore a la Cátedra de Derecho Romano ¿se estudiará todavía el derecho romano en nuestras facultades? para que investigue sobre la vieja figura del “cliente” en la antigua Roma y lleve a cabo un profundo estudio de la implantación, desarrollo y permanencia de la figura del clientelismo en el territorio de la Bética y su evidente paralelismo con figuras como el PER o las subvenciones públicas, porque si de clientelismo se trata, es de justicia reconocer que Manuel Chaves es una autoridad de relieve mundial.

Bromas o sarcasmos aparte, la decisión de D. Manuel Chaves me parece una auténtica burla al carácter docente de la institución de la que se va a servir. Un hombre con casi setenta años y tras larguísimos años de no ejercer la docencia, de la que nunca ha sido una figura de tronío, pretende ahora reverdecer viejos laureles. Resultaría patético si no fuera porque el esperpéntico capricho lo vamos a  pagar con el dinero extraído de nuestros bolsillos.

Espero que los sindicatos  de Educación se estén aprestando a montar una huelga general en Córdoba, bueno en Córdoba y en toda Andalucía, ante este recorte injustificado a la calidad docente de la Universidad de Córdoba y que ésta sea secundada a “nivel del estado” por todos los sindicatos estudiantiles y los que tengan que ver con la Educación. Hay que defender como sea el porvenir de los alumnos de esa facultad, que ven peligrar el poco futuro que les queda, al tener que soportar a Manuel Chaves como profesor. Si eso se produjera, dentro de pocos años se podrían ver anuncios solicitando a nuevos licenciados en derecho, con la apostilla de  “abstenerse alumnos del profesor Chaves”.

Este es un asunto que puede tomarse a broma, pero entre bromas y veras, creo que haría muy bien quién tenga suficiente confianza con D. Manuel en tener unas palabritas con él y convencerlo para que desista  de semejante ocurrencia. En todo caso y si no  hay más remedio que el PSOE le ponga un “negro” y redacte sus memorias, como hacen todos aquellos que han decidido retirarse o como es el caso, a los que ha retirado la realidad.

Ya ha cumplido su ciclo, debiera dimitir como diputado y retirarse a su tierra y dedicarse a plantar naranjos u olivos, que es lo que hacían en los viejos tiempos los senadores romanos que nacían en la Bética, entre eso, entretenerse en redactar sus memorias y la familia va que se mata y nosotros más tranquilos, mucho más tranquilos, ¡dónde va a parar!

martes, 28 de febrero de 2012

Ahora ya sabemos donde estamos

Montoro explicando las cifras reales  del déficit 2011


Bueno desde el Gobierno ya han publicado las cifras oficiales del déficit obtenido por las cuentas públicas de nuestro país el pasado año. Como nos temíamos son desastrosas y nos colocan en una situación más que difícil, desesperada.  El déficit, que no la deuda, ha alcanzado el 8,53% del PIB. De acuerdo con el compromiso adquirido por el gobierno socialista con Europa debería haber sido de un 6%, por lo tanto la cifra real alcanza en términos relativos una desviación del 2,53% lo que es una barbaridad y basta colocar este dato en sus números absolutos para darse cuenta de lo monstruoso de la cifra.

Ese 2,53 % que puede parecer a los ciudadanos algo nimio, alcanza la estratosférica cifra de 91.300 millones de euros que es lo que se gastaron de más las distintas administraciones. Insisto,  en la España del 2011, en plena crisis, con un compromiso firme adquirido ante la UE para que nos salvara de la quiebra, las distintas administraciones, de las que es responsable el Presidente del Gobierno, gastaron 91.300 millones más de lo que habían recaudado y se pasaron el objetivo de reducción del déficit por el mismísimo arco del triunfo.

Y han contribuido al desastre desde los Ayuntamientos, aunque las corporaciones locales son las que mejor se comportaron con un desvío de 0,08 de su objetivo, pasando por las CC.AA que se llevan la palma. Las distintas administraciones autonómicas que tendrían que haber cerrado con un déficit equivalente al 1,3% de su PIB, de acuerdo con el compromiso que les impuso el gobierno central, han alcanzado un 2,94% de déficit, lo que supone un desvío por encima del doble de la cifra prevista.

La administración central contribuye al desastre con un 0,3 %, debía haber cerrado 2011 con un déficit del 4,8 y lo ha hecho con el 5,1. Mención aparte merece la Seguridad Social que de tener superávit pasa, ahora que se han estudiado los números y corregido las “disfunciones”,  a un déficit de 4.000 millones de euros.

Nos enfrentamos a un problema de muy difícil solución, por el montante de la deuda y por el déficit resultante, los ingresos a lo largo del 2011 supusieron un 35% del PIB, pero ahora que nuestra economía lleva ya dos trimestres en “crecimiento negativo” los ingresos disminuirán, con lo que nuestra capacidad para hacer frente al compromiso del 4,4% del PIB para el 2012, que firmaron alegremente Zapatero y Elena Salgado y lo hicieron alegremente porque sabían que se iban y les daba exactamente igual lo que firmaban, la cuestión estaba en solucionar el problema puntual y lo que le sucediera al país y a su economía les daba igual y ahí está la realidad para demostrarlo, digo que ese objetivo firmado por los socialistas nos va a obligar a un titánico esfuerzo, si queremos cumplir con el compromiso adquirido por el PSOE.

Claro que en este país hay gente que huye de las cifras, ya se sabe que todo es opinable y discutible, pero ya alguien dijo que el que discute las cifras es un imbécil. Ahora toca huir de la realidad y quejarse de los recortes, brutales recortes diría yo, a los que nos obligan esas cifras que ahora se obvian, cuando no se discuten.

Ya no se trata de heredar una situación pésima, se trata de hacer frente al engaño que el anterior gobierno llevó a cabo hasta el final de su ciclo y aún más allá. Las cifras publicadas han permitido afirmar a  la secretaria de Economía y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez Piñero, que esos datos “constatan” (sic) que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero cumplió con los objetivos de déficit de 2011.

Y me parece que ha llegado el momento de no permitir ya más mentiras, creo que la situación del país es lo bastante mala como para que los del PSOE, ya que no quieren ayudar, dejen de poner palos en las ruedas a Rajoy y su gobierno, sobre todo porque esos palos se los pondrán a los populares pero también a nosotros, que somos los que nos jugamos el pan y el porvenir, el nuestro y el de nuestras familias. Creo que ha llegado el momento de  hacer ver a Ferraz que el tiempo de la mentira, la manipulación y la demagogia ha llegado a su fin.

Todo el mundo sabe que el déficit del Estado, del que es responsable el Gobierno, se compone de la suma de los déficits acumulados de las administraciones locales, autonómicas, central y el de la Seguridad Social y no se puede afirmar que Zapatero cumplió, porque el déficit de la administración central sólo haya tenido una desviación del 0,3%, y eso es así y lo saben en Ferraz y la prueba de que lo saben es que Elena Salgado, que conocía las cifras de la administración autonómica, se cuidó muy bien de hacerlas públicas y mantuvo hasta el final de su triste ejecutoria, la mentira del 6%.

Ahora al menos ya sabemos donde estamos, antes no, porque mucho cuidaron los socialistas de que los ciudadanos no supiéramos de la misa la media. Se entiende que Rubalcaba le monte manifestaciones al Partido Popular para que apedreen sus sedes, es de suponer que lo hace para evitar lo que sería lógico, es decir que los ciudadanos se manifestaran en Ferraz contra las políticas socialistas.

El PSOE no debiera ni abrir la boca, su Secretario General fue el Vicepresidente de ese gobierno que nos ha llevado a la ruina, no pueden protestar ante los recortes que el actual gobierno se ve obligado a llevar a cabo para corregir el disparate que los socialistas han ocasionado en nuestras cuentas. Pero sobre todo no pueden ni abrir la boca, porque no tienen credibilidad alguna, no pueden pretender que tienen solución a este asunto, cuando no aplicaron esas soluciones mágicas y misteriosas, cuando gobernaban.

Y ya que decir de los sindicatos y demás reivindicadores “especializados” Es absolutamente intolerable que los progres, los sindicalistas, los profesores, los padres y madres zurdos y la p…., sólo protesten si gobierna la derecha y permanezcan disciplinadamente mudos si quien arruina el país es el PSOE. ¿Dónde estaba esta gente hace unos meses?, apoyando con sus votos y aplausos las políticas de Zapatero.

Por lo tanto ya sabemos de manera oficial dónde estamos, en mitad del pantano de una deuda que es como la del cuento, entre todos la mataron, ella sola se murió, pero que independientemente de quién y como se produjo hay que pagar y los paganos vamos a ser nosotros, los ciudadanos que pagaremos más impuestos, recibiremos menos servicios públicos y ya veremos en que condiciones trabajamos, si trabajamos y lo que cobramos.

Bien, pues estas cosas tan tristes y las que vengan se las deberemos al partido que dirige Rubalcaba, esos son los responsables de la situación, los que ahora gobiernan lo único que pretenden es hacer frente a los compromisos adquiridos por Zapatero, pagar lo que debemos y poner en marcha la economía de este país, si los del PSOE, IU, Compromís, ERC, BNG, UGT, CC.OO, 15 M… les dejan.

Callaron cuando se gestaba esta monstruosidad, ahora deberían hacer exactamente lo mismo.

lunes, 27 de febrero de 2012

La “paz” de ETA

Muy alegres están los batasunos para haberse rendido


Lo de ETA es otra de las pesadas cargas que ha dejado el PSOE al actual Gobierno,  la necesidad de presentar alguna acción positiva que contribuyera a dulcificar el triste balance que ofrecía la actuación de Zapatero, les obligó a construir una ficción y a tal fin llevaron a cabo una vergonzosa negociación con los asesinos, que obligó a los “responsables” socialistas a llevar a cabo una serie de concesiones y a fijar una hoja de ruta envenenada, que ha quedado ahí para que la explote el entramado que se conoce como “izquierda abertzale”, compuesta por etarras, ex etarras, y amigos de los terroristas.

Hay personas de buena fe y otras, que aseguran que se ha conseguido el fin de ETA y lo  dicen apoyados en un argumento absolutamente irreal. El fin de ETA no se ha producido todavía y no se puede aceptar como un éxito sin precedentes el que los etarras hayan prometido que van a dejar de matar. Por ahora la experiencia que se tiene sobre esas “treguas” nos dice que duran el tiempo que les interesa a los asesinos y que indefectiblemente su fin llega con la comisión de un asesinato, pero es que  además el anuncio de esta tregua no ha venido acompañado por la disolución de la banda asesina que anuncia su fin pero no se disuelve y la correspondiente entrega de las armas.

Antes de continuar quiero dejar claro y esto no es una opinión, es un hecho, que el gobierno de Zapatero negoció con la banda en plano de igualdad, lo negaron hasta la extenuación porque sabían que lo que hacían estaba mal, pero Txusito Eguiguren el Presidente del PSE, los dejó con el culo al aire, demostrando lo contrario y lo hizo en diversas manifestaciones y en un libro que publicó al calor del éxito del “proceso de paz”.

Los etarras han dejado de matar no porque hayan sido vencidos por Rubalcaba, como decía Guerra en los mítines, sino porque están consiguiendo sus objetivos sin necesidad de derramar más sangre inocente. Para que quede claro, les estamos dando lo que pedían antes de comenzar a asesinar y por tanto les resulta más rentable dejar de hacerlo… mientras esto dure y se cumplan las condiciones que imponen los asesinos al estado de derecho. Es decir, lo que pretenden los filoetarras es que se premie a los asesinos porque han prometido que, si somos buenos y les damos lo que pretenden, dejarán de matarnos. Resulta difícil de comprender cómo puede haber gente que se supone está en el bando de los demócratas a los que resulta de imposible comprensión un asunto tan claro, estamos premiando a los asesinos, esa es la verdad.

Y a cuenta de conseguir una declaración que le permitiera al PSOE presentarse como el vencedor de ETA, argumento utilizado profusamente por los socialistas durante la pasada campaña electoral del 20 N, se les ha permitido acceder a las instituciones y así tenemos instalados a los asesinos en Diputaciones Forales y Ayuntamientos y lo que es más grave, en el Parlamento de España.

Y como han ganado, esa es la verdad, el pasado fin  de semana, Batasuna la organización que es ETA según sentencia del TS, ha pedido la impunidad para los etarras que andan por esos mundos de Dios. Los batasunos opinan que está muy feo eso de perseguir a delincuentes y asesinos y aplican el viejo método de la perversión del lenguaje y la equidistancia para señalar que “ETA ha dado por finalizada su actividad armada. Sin embargo, este hecho no ha traído consigo el fin de todas las violencias”  y para acabar con esas supuestas violencias,  pidieron “el final de la actual política penitenciaria”,el final de la dispersión”, y “el final de la política de represión, acoso policial y detenciones contra militantes independentistas, así como los juicios y los encarcelamientos”.

Y ya está, así de fácil, de acuerdo a lo que estos impresentables afirman, la actuación del CNP y de la GC forma parte de la violencia, la actuación de jueces cuerpos y fuerzas de seguridad del estado son equiparables al tiro en la nuca, la extorsión o la colocación de bombas lapa. No contentos con ello, afirman que la policía reprime y acosa a independentistas vascos, lo cual es falso, a quien se busca y captura siguiendo las órdenes de los jueces es a asesinos y terroristas.

Lo que pactaron con el PSOE ha permitido a los etarras alcanzar sus objetivos. Pueden presentarse los terroristas a las urnas; hay que liberar a sus presos y se está haciendo o al menos se ha hecho hasta la fecha; los que todavía permanecen libres no deben ser molestados, el CNP y la GC deben abandonar el País Vasco, los asesinos y sus víctimas deben ser equiparados moral y económicamente y puestos a redondear el disparate hay que montar una comisión internacional la “Comisión de la Verdad” para que explique lo del terrorismo de manera que queden bien los etarras, que estos desalmados son muy sensibles… para lo que les conviene.

Han vuelto a equiparar a los verdugos con sus víctimas y cínicamente los batasunos expresan su  "profundo pesar tanto por las consecuencias dolorosas derivadas de la acción armada de ETA como por nuestra posición política con respecto a las mismas, en la medida en que haya podido suponer –aunque no de manera intencionada– un dolor añadido o un sentimiento de humillación para las víctimas". Parece que con esta declaración pretenden que se olvide el terrible comportamiento que han observado desde siempre los batasunos con las víctimas del terrorismo y sus familias.

O es que estos no son los mismos que se asomaban a la puerta de las herriko tabernas para celebrar el paso del entierro del inocente al que habían asesinado sus amigos, o quizás son gente distinta que a los que  han perseguido con saña a las familias de las víctimas de sus atentados y se han burlado de su dolor.

Una cosa está clara, ETA vencida policialmente ofreció un vergonzoso pacto al PSOE y éste lo aceptó, lo que ya resulta condenable, no se puede premiar a los delincuentes por el mero hecho de que prometan que van a dejar de delinquir, pero es que además les dieron lo que exigían sin contrapartida alguna.

ETA desaparecerá, pero será gracias a la acción policial, porque en este país no ha habido un “conflicto”, vivimos en una democracia, por lo tanto la lucha política se puede llevar a cabo con total libertad, los que escogieron libremente el camino de la sangre y la violencia deben pagar por los delitos cometidos, no es una cuestión de venganza, es un asunto de justicia.

Los que hayan cometido delitos deben ser puestos a disposición judicial y pagar lo que les corresponda de acuerdo a lo que dispone la legislación. Espero que el PP cumpla en este aspecto su promesa: No hay otra hoja de ruta que el cumplimiento estricto de la ley, a eso me apunto, lo contrario resultaría inaceptable.

domingo, 26 de febrero de 2012

Rubalcaba de un pasado oscuro a un presente tenebroso

Rubalcaba el líder de la revuelta... y del PSOE.


No pasa un día sin que Rubalcaba, el líder carismático de figura inmarcesible del PSOE, no dé muestra de la debilidad de su posición. La profusa utilización de la mentira y la demagogia dice bien a las claras que pocas cuestiones reales tiene que ofrecer a los ciudadanos y a su organización política. Ayer le escuchaba manifestar que el Gobierno había dicho que los “estudiantes” que se manifestaban eran delincuentes, cuando es público y notorio, porque así se ha publicado que entre los detenidos en las manifestaciones había mucha gente con antecedentes y que no eran estudiantes.

De todas maneras es muy natural lo que le sucede a Rubalcaba y a su partido. Lo suyo es que tras recibir un correctivo histórico en las urnas el PSOE hubiera aprendido la lección y  consecuentemente se hubiera apresurado a llevar a cabo una renovación. Las urnas les demostraron que se habían equivocado de candidato con Alfredo, los votantes se preguntaban cómo podía ser que Rubalcaba comprendiera cuáles eran los problemas de España y aportara soluciones, cuando había sido parte importante del problema que había que remediar, al gobernar largos años al lado de Zapatero y se hacían otra pregunta aún más difícil de responder, cómo Rubalcaba podía tener soluciones siendo candidato, si no las tuvo unos meses atrás, siendo vicepresidente del Gobierno.

Bueno, como no pudo despejar ninguna de las dos incógnitas, recibió una amarga lección en las urnas, una lección que no ha sabido comprender el PSOE, ni sus dirigentes, ni él mismo y contumaces lo eligieron como Secretario General de los socialistas, que eso allá ellos, lo que le habilita para ejercer  de jefe de la oposición, que eso sí nos atañe a todos.

Y aunque el poder curativo del tiempo se supone inmenso, lo cierto es que Rubalcaba no puede aportar ideas porque sigue instalado en el mismo problema, los ciudadanos estiman que no tiene credibilidad y por si se olvidan, los del Partido Popular se encargan de poner de relieve a diario en el Congreso que lo que está sucediendo en España y lo que el Gobierno se ve obligado a hacer se lo debemos al gobierno saliente que nos dejó como nos dejó y entonces, cuando estas cosas se hacían, cuando todos los días nos desayunábamos con algún disparate imposible, Rubalcaba oficiaba de Sumo Sacerdote de la secta zapateril y defendía las tonterías del orate de León y las ponía en práctica.

Este es un problema de muy difícil solución, cierto que lo de la “herencia” irá perdiendo acritud y por tanto virtualidad con el paso del tiempo, pero también le sucederá lo mismo a las medidas impopulares que está tomando Rajoy. En Ferraz se hacen cruces, o lo que se hagan los de izquierdas en estos casos, no pueden entender que a pesar de la subida de impuestos, los recortes y todo lo demás, las expectativas electorales del PP mejoren, sólo les queda ya como asunto importante que les permita ejercer su apocalíptica manera de entender el ejercicio de la oposición el debate de los Presupuestos Generales para este año, que desde luego van a ser de abrigo, tras ello poco o muy poco les va a quedar para discutir más allá del pataleo cotidiano en el Congreso y lo que pueda surgir, en todo caso, cuestiones concretas de poco calado.

No quieren entender que el pueblo, ese del que siempre han dicho que es tan sabio y del que recibían los correspondientes mensajes cuando el resultado de las elecciones les favorecía, digo que no pueden entender que los españoles han elegido a Rajoy a sabiendas, se lo habían contado incansablemente precisamente los socialistas,  a sabiendas digo, que iba a llevar a cabo una política durísima de austeridad, lo que iba a producir recortes muy serios en ese presunto estado del bienestar del que más mal que bien disfrutábamos. Por eso siguen subiendo las expectativas del PP, porque está haciendo lo que el pueblo entiende que hay que hacer.

Y eso no es que lo diga yo, que también, es que se lo han dicho en las últimas cuarenta y ocho horas los de Público, Josep Borrell, Bono y Barreda en distintos lugares y ocasiones, dicen que se avergüenzan de que lo que debía haber hecho el PSOE, lo esté haciendo Rajoy. Y alguno dirá, eso lo dicen los que se van, lo que no tiene expectativas ya en el partido socialista y  yo digo que probablemente sea muy cierto y añado que los que se quedan, piensan lo mismo pero se callan, que ya se sabe que por el pan, baila el can.

Amenazaron con la revuelta y en eso están, en Valencia hay mucho ciudadano que está hartándose del “democrático” espectáculo de la izquierda valenciana que cual Fraga redivivo ha decidido que la calle es suya y por ahí andan procurando molestar lo más posible. Incluso entre votantes del PSOE, el penoso espectáculo organizado por Alarte, el Secretario general de los socialistas valencianos, invitando a las Cortes al líder estudiantil Albert Ordóñez y montándole un homenaje, ha provocado estupefacción.

Es muy triste ver como el PSOE, un partido supuestamente de corte democrático y europeo,  homenajea a un joven, que se declara democrático y pacifista a la vez que amenaza a los valencianos con una lucha a “sangre y fuego” y que llevaba ya unos cuantos días animando a la violencia. Un pacifista que se declara admirador de Castro y Amaiur y que afirma que "Los derechos no se mendigan, se conquistan con violencia"  Si este caballero es el paradigma moral y político del PSOE, no me extraña que sus votantes muestren su descontento y estupefacción en Valencia.

Rubalcaba ha ordenado echarse al monte, mientras pone en marcha otra operación que ya vendía Bono antes de las elecciones. Lo recordarán ustedes y si no, yo se lo cuento, hubo un tiempo, yo lo comenté el 30 de septiembre pasado, en el que se intentó cerrar un pacto para que tras las elecciones se organizara un gobierno de concentración o de salvación nacional que garantizaría el orden en las calles.

Vuelve el asunto y por ahí andan mensajeros socialistas ofreciendo la misma mercancía, que si ya estaba estropeada en septiembre, para qué les cuento como está ahora. Si el PP pacta con el PSOE y permite a los socialistas tener su porción de poder y su cuota de dinero público, lo de la calle se tranquiliza y si no se acepta la infumable oferta, seguirán los desórdenes y a quién Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.

No me tengo que extender sobre la incapacidad democrática de una organización política que hace semejante oferta, tampoco es que me extrañe, unos individuos capaces de sacralizar a la rencarnación del “Cojo Mantecas” y como epítome y representante de las virtudes democráticas socialistas montarle un homenaje en las Cortes valencianas, son capaces de cualquier  cosa.

Las procelosas expectativas del reinado de Wamba, van a resultar unas vacaciones pagadas en un hotel de lujo en el Caribe, comparado a lo que le espera a Alfredo P. Rubalcaba y con él al socialismo español que se está cerrando todas las opciones para convertirse en una alternativa democrática y sobre todo creíble.

Ya digo, de lo oscuro a lo tenebroso, eso sí, pasando por Valencia.

sábado, 25 de febrero de 2012

Vivir para ver

La izquierda quiere incendiar las Fallas con antelación


Ayer, cansado un poco de discutir sobre la inexistente brutalidad policial, quise hacer una reflexión sobre la actuación de Rubalcaba, creo que a nadie se le oculta que el PSOE que conoce de su malísima situación, ha decidido jugarse el tipo y ha impulsado todo este asunto de la violencia, el ataque de la derecha a los trabajadores, la perdida de derechos democráticos…  y lo hace de la mano de los sindicatos, de la izquierda radical y de los profesionales de la bronca, los antisistema.

Explicaba los motivos y advertía ayer, como lo hago hoy, que es un juego tremendamente peligroso lo de poner en marcha al conglomerado de personas que forman en los grupos del antisistema por un motivo fundamental, la violencia es muy difícil de modular e imposible de domeñar cuando se pone en marcha. Eso lo sabemos todos, salvo Rubalcaba,  la utilización violenta y provocadora de los grupos en la calle, se sabe como empieza, pero nadie puede asegurar como puede terminar exactamente. Ese es un riesgo muy importante que se está corriendo en Valencia y espero que no haya que lamentarlo.

Por otra parte y eso parece que lo sepan menos, la utilización de los radicales entraña un peligro para todos, los antisistema como su nombre indica combaten pretendiendo destruir el “sistema” en el que vivimos y el PSOE, por mucho que sea  el que los anima, alienta y financia, pertenece de facto al sistema. Cuando a los radicales se les acaben las sedes del PP, les tocará pasar por las horcas caudinas de la violencia a las sedes del PSOE.

Hay gente que no quiere verlo, sobre todo porque prefieren taparse los ojos con la venda de su partidismo, parece que nadie se quiera dar cuenta de que estos desórdenes se han provocado en estas fechas y en Valencia, porque el 19 de marzo se celebra en esa ciudad una fiesta multitudinaria, en la que muchísimos pequeños empresarios hacen la caja que les va a permitir sobrevivir el resto del año.

Se ha montado una hoja de ruta, con un calendario de actuaciones que se pretende culmine con manifestaciones y actos de violencia durante la propia celebración. Y si no consiguen que dure hasta la propia fiesta, se pretende con su actuación disuadir a muchísima gente de que acuda a las Fallas. Un golpe gravísimo a la economía de la ciudad. Aquí se trata de castigar a Valencia, uno de los feudos electorales populares más importantes y hacerlo atacando a su economía, vendiendo la imagen de una ciudad presa de la violencia, insegura, en la que resultará imposible disfrutar de una fiesta con tranquilidad.

Ayer unos de los responsables de Compromís, presumía de haber colocado la imagen de Valencia en el mundo entero, a través de esa página de “Primavera Valenciana” en la que la izquierda demuestra de que materia está hecha y a mí se me abrían las carnes, porque no se  puede ser más irresponsable. El de Compromís se mostraba satisfecho porque con lo que están haciendo consiguen lo que pretenden, mostrar al mundo una imagen de Valencia que disuada a muchos de acudir a las Fallas.

El PSOE sigue instalado en ese ejercicio de hipocresía repugnante que le permite afirmar que ellos están en contra de la violencia, pero sus cargos públicos y orgánicos participan en algaradas en las que se lanzan bolas de acero contra las sedes del PP o aplauden enfervorizados en las Cortes Valencianas a un cafre que anunciaba en público que su lucha iba a ser a sangre y fuego.

Y todo eso se hace porque Rubalcaba, como yo afirmaba ayer, no puede con el PP, que le dio una soberana paliza en las urnas el pasado 20 N, pero que sorprendentemente tras subir los impuestos y publicar el Decreto Ley de la Reforma Laboral, por mucho que les reviente a los “zurdos” sigue subiendo en las expectativas de voto, mientras los socialistas siguen cayendo.

Hablaba ayer de que el pueblo español valoraba positivamente lo que el gobierno de Rajoy está llevando  a cabo. Decía que en apenas cien días los populares estaban haciendo lo que  no habían hecho los socialistas en ocho años y esas cuestiones eran valoradas positivamente por la mayoría de los españoles. Pero lo que no sabía cuando escribía el post de ayer es que a lo largo del día iba a comprobar como lo que yo sostenía era exactamente lo mismo que decía Josep Borrell, del PSOE de toda la vida, que demostrando que el PSOE no es solo Rubalcaba y sus sectarios, se dolía  de “que los gobiernos socialistas no llevaran a cabo algunas de las reformas que ha puesto en marcha el Ejecutivo de Mariano Rajoy como la reducción de sueldo de los directivos de entidades bancarias que reciben ayuda pública o la dación en pago”.

Pero ya para rematar la jugada, por la tarde mientras repasaba la prensa digital, tropecé con un artículo de opinión en Público titulado “La sartén tizna al cazo” en el que su autor escribía “…Aun incumpliendo sus promesas, la subida de impuestos de Rajoy hace pagar más a lo que más tienen para escarnio del Ejecutivo anterior, que ni siquiera se atrevió a limitar el sueldo de los directivos de cajas auxiliadas como han hecho los populares para sorpresa y enojo de Rodrigo Rato”

Hay días para las sorpresas, resulta que Borrell y Público coincidían con mi análisis, lo que dice bien a las claras que Rajoy lo está haciendo bien y así lo reconocen la mayoría delos ciudadanos, este dato está en las encuestas internas que maneja Ferraz y en las que se han publicado en la prensa y resulta tan notorio que ya lo comentan medios de la izquierda, tan a la izquierda como Público. Eso no lo puede permitir Rubalcaba, si Rajoy lo está haciendo bien, hay que impedírselo como sea; eso y no otra cosa es lo que le impulsa a incendiar la calle.

La verdad se abre paso poquito a poco, la algarada, el ruido, la “sangre y fuego” que reclamaba el cafre en Valencia se ven más, pero hay que permanecer tranquilos y serenos ante esas actuaciones. Hay que hacer pedagogía, que los ciudadanos valencianos que ya empiezan a molestarse – ayer unos cuantos se bajaron de sus coches, para mentarles la madre a los estudiantes que se dedican alegremente a cortar el tráfico en la ciudad – se den cuenta que los que están en la calle no buscan otra cosa que hundirles la fiesta y con la fiesta el beneficio económico que conlleva, ese convencimiento va a poner muy difíciles las cosas a los Alarte y compañía.

Si hasta Público reconoce que el PP está tomando medidas adecuadas, entre otras que critica naturalmente, si hasta el que fue candidato del PSOE se duele de la falta de acción social de los gobiernos socialistas comparándola con lo que esta haciendo Rajoy, hay que tener fe en que las cosas marchan razonablemente bien. Lo demuestra sobre todo el que la izquierda se haya echado a la calle. ¿Y las Fallas?, creo que la fiesta finalmente se producirá con  normalidad, aunque estos radicales hayan conseguido ya que se produzcan algunas anulaciones de reservas. Para que eso suceda los ciudadanos van a tener que mostrar su desagrado a los de Compromís, PSOE, responsables reales de lo que está sucediendo.

Ante la actitud firme de las Asociaciones de Vecinos, los agrupaciones falleras, las asociaciones del pequeño y mediano comercio, el apoyo de la izquierda oficial  a la algarada desaparecerá y los radicales se van a quedar solos en la calle, ese será el momentoen el que las autoridades tomen las medidas oportunas.

Como les decía, vivir para ver, un servidor coincidiendo con mi paisano el socialista Josep Borrell y con Público, en mi juicio sobre el PSOE. Increíble pero cierto.


viernes, 24 de febrero de 2012

Rubalcaba no puede con el PP

El PSOE apuesta por la violencia "a la griega"

Rubalcaba se encuentra entre la espada y la pared, las distintas medidas adoptadas por el gobierno de Rajoy han sido bien aceptadas por los ciudadanos y eso que la política de comunicación de los populares funciona francamente mal, por no decir que resulta inexistente.  Las encuestas advierten a Ferraz que continuan perdiendo la batalla que comenzó mucho antes del 20 N y que  sigue en marcha con muy mal resultado para los intereses socialistas. El PSOE  sigue en caída libre y sus responsables lo saben.

Por tanto se puede decir, con la absoluta tranquilidad de dar en el blanco, que Rubalcaba no puede con el PP y lo que es más grave, tampoco con el PSOE. La batalla interna socialista sigue activa tras cerrar en falso el congreso de Sevilla. Tras la “poda” de chaconistas que llevó a cabo Rubalcaba, las heridas todavía abiertas se agravarán en el proceso congresual que está al llegar.

Los socialistas han abandonado cualquier esperanza de mantener en sus manos a Andalucía y Rubalcaba se prepara para el largo invierno que le espera en la oposición, sin poder municipal, con las CC.AA en manos de los populares, con el paupérrimo bagaje de los 110 diputados en el Congreso. Sin poder político, sin dinero – a punto están de montar un ERE en Ferraz – con los bancos dándoles la espalda y con las advertencias de sus expertos que les significan que las cosas van a ir a peor, Rubalcaba ha decidido echarse al monte y ha fiado su porvenir al triste ejercicio de incendiar las calles de España.

Mientras Rajoy en apenas sesenta días de gobierno ha llevado a cabo unas reformas importantísimas y no le ha temblado el pulso ni la voluntad para adoptar medidas impopulares, pero que la opinión pública ha sabido comprender, el PSOE dirigido por un equipo muy justito, perdida la batalla en el Congreso donde Rajoy ha vapuleado condescendientemente a Rubalcaba y la Soraya-PSOE, una mezcla entre señorita Rotermeyer de izquierdas y la empollona chivata de la clase, no ha dado la medida, poco le quedaba por hacer.

Rajoy subió los impuestos, pero escogió para hacerlo un impuesto progresivo y la subida se hizo progresivamente, “para que los que más tuvieran fueran los que más pagaran”, los populares le han metido mano al sector financiero y le han obligado a una renovación muy profunda, la patronal ya ha advertido que está organizándose para auto financiarse y dejan solos como la una a CC.OO y UGT, empeñados en la lucha por mantener los réditos económicos que su chantaje les ha proporcionado en los últimos años.

Rajoy con ese aspecto de no haber roto un plato en su vida, les ha bajado el sueldo a los banqueros y se lo ha limitado a los cargos de la administración pública; ha tenido la generosidad de contando con una mayoría que le permitía hacerse con el control del Poder Judicial, llevar a cabo una reforma que devuelve a los jueces su independencia, los populares están poniendo en marcha una ley por la que los malos administradores paguen penalmente sus actuaciones. Hoy se aprueban en Consejo de Ministros la ley de estabilidad y el proyecto que permitirá cobrar a los proveedores las deudas que dejaron los socialistas en las distintas instituciones y para rematar Guindos  propone a los bancos la dación en pago.

Todo eso en menos de 100 días, los populares han hecho cien veces más en este pequeño lapso de tiempo que los socialistas en las últimas dos legislaturas. En Ferraz saben que esto no ha hecho más que empezar, lo dicen las encuestas publicadas y las que ellos manejan internamente, ante esta situación, Rubalcaba ha decidido incendiar las calles de España en un ejercicio peligrosísimo, porque sabe que lo que está poniendo en marcha no permanecerá mucho tiempo bajo su control.

Debe llevarlo cabo muy rápidamente, no tiene dinero para financiar indefinidamente la “movilización” ciudadana y la de los sindicatos y no puede dejar que tome demasiado vuelo la “insurrección popular” que sabe se volverá en su contra. Pero va a intentarlo, no le queda otra. El socialismo ha cruzado una línea roja muy peligrosa, ha puesto en marcha una situación que sabe que a la larga no va a poder controlar. El PSOE no es capaz de aceptar lo que los ciudadanos le dijeron en las urnas y pretende adueñarse de las calles y montar un escenario a la griega para desgastar al PP. Una decisión profundamente antidemocrática, peligrosa para todos y que puede llevarnos a situaciones indeseadas, la violencia cuando se pone en marcha resulta muy difícil de controlar.

Pero ninguna consideración de orden moral o patriótico les va a detener. En el PP parece que empiezan a verlo claro, están reconsiderando su política de comunicación, saben que si se mantienen firmes y con su actitud no dan aire a  la revuelta, ésta acabará consumiéndose por dos motivos fundamentales, no tienen razón, ahí está lo de Valencia para demostrarlo, todo falso desde falta de calefacción, pasando por los inexistentes recortes en la Educación o las falsas acusaciones de brutalidad policial y por otra parte aunque hagan mucho ruido, son cuatro y el cabo.

En Valencia, por poner un ejemplo, se amenaza con llevar a cabo “una guerra a sangre y fuego”, se llevan a cabo manifestaciones, se producen “espontáneos” cortes en la circulación, llegan anti sistema de Barcelona y Madrid, se importan “estudiantes” de donde haga falta, pero ¿alguien duda que los votos valencianos son para el PP? Por lo tanto firmeza y decisión, cumplir y hacer cumplir la ley, dejar el papel de fumar, para fumar y la primavera valenciana se diluirá en sus propias contradicciones y con ella todo lo que se quiera organizar.

Vuelvo a recordar una cuestión, la legitimidad la dan las urnas, los que están en la calle en el mejor de los casos se representan a sí mismos, porque más de la mitad ni saben, ni les importa qué es lo que están haciendo. La legitimidad es del PP, las encuestas les dicen que marchan en la buena dirección, esta revuelta no es otra cosa que la desesperada demostración de la extrema debilidad de Rubalcaba y Ferraz, por tanto mano firme y voluntad explícita de hacer cumplir la ley, como es su obligación por otra parte, al precio que haga falta.

Así de fácil, así de duro y complicado.

jueves, 23 de febrero de 2012

La “primavera valenciana”

Estudiantes  de secundaria, ejerciendo sus "derechos"


Sigue en marcha el fenómeno que ha dado en llamarse “primavera valenciana”, su nombre dice muy a las claras cuáles son los objetivos y horizontes de los organizadores de estos actos. Si la máxima aspiración de la izquierda valenciana y hablo especialmente de Compromís, que es quien ha acuñado el nombrecito de marras, es compararnos con Egipto o Siria, flaco favor se hacen. Afortunadamente y a pesar del empecinamiento cerril de la izquierda progre de este país, España nada tiene que ver con Túnez o Siria y por mucho que les disguste tampoco con lo que está sufriendo Grecia.

Ayer me encontré con una crítica cerrada de algunos “zurdos”, que me zarandeaban con distinta acritud  por opinar que la brutalidad vivida en Valencia no había sido la policial. Las críticas ocupaban un arco muy amplio que iba desde acusarme de buscar una guerra civil a  opinar que yo era un facha y que defendía a los míos por oscuros intereses. Debo decir que  pude publicar todos los comentarios por no contener insultos, lo  que es de agradecer, lo señalo porque he tenido experiencias muy desagradables al respecto y espero no tener que arrepentirme, porque hoy tengo la premonición que la cosa se torcerá a peor.

Bueno  a lo que vamos, insisto que el “corta y pega” efectuado con el nombrecito que bautiza a las manifestaciones llevadas a cabo y las que vendrán, hace que vea el futuro muy negro. Si ésta es la izquierda que debe conducir la oposición al gobierno, vamos muy mal. Se pongan como se pongan los obedientes seguidores de los designios de quiénes organizan estas cosas, este asunto estaba previsto y organizado desde antes que comenzaran los enfrentamientos con la Policía Nacional.

Y antes de proseguir quiero dar un sentido homenaje y un reconocimiento explícito a esos hombres y mujeres que formando parte de nuestra policía trabajan denodadamente con muy pocos medios y ante la incomprensión general por asegurar el libre ejercicio de nuestros derechos y asumen la defensa de nuestra seguridad. Esta gente vestida de azul que han sido insultados, escupidos, apedreados y denostados en Valencia ante el “activo” entusiasmo de unos y  la complacida complicidad de otros, son los mismos que, sin vacilar, se lanzaron al mar gallego a intentar salvar la vida de un joven Erasmus y murieron en el intento. Los mismos, eso que quede claro. Pero a la izquierda a la que solo le interesa desgastar al PP nada le ha importado  y los ha convertido en  monstruos apaleadores de niños en unas décimas de segundo.

Lo de Valencia y el resto de España responde a un plan estudiado y decidido, tiene de espontáneo lo que tengo yo de arzobispo de Seo de Urgel. Se anunció antes de las elecciones y la izquierda advirtió que las calles arderían y en eso están. Si la “brutal carga policial” llevada a cabo contra los alumnos del Luis Vives se produjo el pasado día 20, los dirigentes de Compromís habían registrado lo de primavera valenciana el 18 del mismo mes, así que hasta el nombre de los desórdenes estaba acuñado y convenientemente reservado para su utilización por parte de esa fuerza política.

Nos enfrentamos a un problema que nace a resultas de la “espontánea” protesta de unos alumnos de un  IES ante los recortes que sufre la educación pública, que hace que en sus aulas no haya calefacción – alguno manifiesta que tienen que ir a clase con mantas – y (sic) que no hay dinero para las fotocopias. Pues bien, resulta que los trabajadores del centro afirman que la calefacción ha funcionado siempre y que lo de las mantas es una invención y que en ese centro se han podido ir bandeando a pesar de los retrasos en el pago de la Consejería de Educación.

Y es más, advierten que los chicos, salieron a la calle para apoyar las reivindicaciones de sus profesores, que mantienen un contencioso con la Administración a cuenta del pago de unos sexenios o algo así y que los tiene muy molestos. Así que parece que los chavales lo que hacían era apoyar a los docentes, eso los que sabían de que iba el asunto, la mayoría saldrían a la calle impulsados por la “dinámica de grupo”, porque se lo había dicho Vicente o porque les pareció guai a unos y a otros simplemente guay.

Lo que parece que la gente no tenga muy claro es que en este mundo no hay derecho que no esté limitado por la norma correspondiente y entonces todas esas jeremiadas de que yo puedo manifestarme cómo, cuándo y dónde quiera, no se apoyan en la verdad, porque es muy cierto que uno tiene derecho a manifestarse en libertad, pero para hacerlo debe cumplimentar unos trámites y desde luego alguien debería enseñar a los jóvenes que una cosa es manifestarse y otra muy distinta cortar el tráfico.  Y sobre todo alguien debería explicar a los arrojados manifestantes que no se puede insultar ni agredir a la policía y que cuando estas cosas pasan, cuando comienzan las agresiones, la policía reacciona y reparte estopa y lo hace, obligados por las circunstancias sin poder matizar demasiado su actuación.

No voy a hablar de las actuaciones de algunos profesores, que animaron a los chicos a salir a la calle, esa actitud fue denunciada por algún padre, al que ya han silenciado las circunstancias. La “omerta” es una ley que funciona extraordinariamente bien en las organizaciones radicalizadas. Puedo entender que haya gente que honradamente entienda que la policía se extralimitó, quizás debieran ver todas las imágenes. Ayer vi un vídeo que ponía los pelos de punta. Una línea de 5 o 6 agentes intentaban hacer retroceder a un grupo de manifestantes y les pedía ¡por favor! que retrocedieran, lo hacían con los brazos abiertos y daba resultado, pero mientras los “brutales maderos” iban pidiendo que retrocedieran, una joven energúmena, a menos de un metro de ellos y convenientemente rodeada de tres o cuatro bigardos con la cara cubierta, les mentaba la madre a voz en grito, mientras los policías imperturbables, seguían pidiendo por favor que retrocedieran y agradecían la colaboración.

El hecho de que el pasado lunes ninguno de los 25 detenidos en la carga policial perteneciera al Instituto Luis Vives, dice bien a las claras que la manifestación estaba manipulada desde el principio. De hecho de los 45 arrestados en todos los incidentes, sólo tres pertenecen al centro. Es más, ayer los jóvenes eran preguntados para que explicaran cuáles eran los  recortes por los que protestaban y como afectaban concretamente a su educación y daba vergüenza ajena ver como eran incapaces de explicar los motivos reales de  su protesta.

Volvemos a lo de siempre, la instrumentalización de una protesta por elementos radicales y perfectamente organizados que agreden a la policía con la intención de provocar lo que se ha producido. Mientras Valencia, Madrid y Barcelona “arden” en protestas, en Andalucía no pasa nada, resulta curiosa esa paz en una región con la mayor tasa de paro de España y los peores resultados de la escuela pública, pues bien allí no se mueve nadie, estarán esperando a que gane el PP las elecciones, entonces y solo entonces será el momento.

Esta es la primavera valenciana, sigo diciendo lo mismo que ayer, la violencia partió de los manifestantes y si miramos de qué color iban vestidos los heridos, ese detalle dice bien a las claras que la actuación más violenta partió del bando de los manifestantes trufado de okupas, skins y demás ralea antisistema. No nos engañemos, esto estaba cantado, no es que lo diga yo, lo había advertido toda la izquierda del país, iban a arder las calles de España, pues en eso están, a ver hasta donde llegan y cuanto tiempo aguantan.

miércoles, 22 de febrero de 2012

¿Brutalidad policial?, va a ser que no

Estudiante de secundaria charlando sobre sus derechos constitucionales


Bueno ya hemos llegado al comienzo de aquello que advertía el PSOE que iba a pasar si el PP no contaba con ellos tras las elecciones, lo dijo Bono, lo dijeron los portavoces de CC.OO y UGT, lo dijo el 15 M, lo dijo Cayo Lara y  no lo dijeron los okupas, los red skins, los sharps o los anarcos porque a estos ciudadanos lo de los portavoces autorizados y las declaraciones a los medios les parecen mariconadas propias de la sociedad decadente que pretenden combatir.

Y ha sido que cuatro caballeretes salieran en Valencia a la calle, dispuestos a hacer lo que les viniera en gana, manifestarse sin la autorización pertinente, cortar el tráfico de las calles más céntricas, volcar los contenedores de vidrio para tener botellas a mano para agredir a los agentes, incendiar contenedores, apedrear a la policía, agredirla, morderla, para que toda la pijo progresía del país, todos los que no fuman ni tabaco, ni de lo otro, pero utilizan profusamente el papel de fumar, se hayan escandalizado ante la actuación de la policía, que lo que son las cosas, ha cumplido con su obligación.

Inmediatamente ha surgido el mensaje, sospechosamente unívoco, sin matiz alguno; la disciplina de la izquierda y el adoctrinamiento tienen estas cosas, bueno eso y la absoluta falta de ideas que han demostrado los que han salido a los medios. Decían los angelitos, los que oficialmente habían salido a la calle para protestar por los recortes en la enseñanza pública, que provocaban que en su Instituto no funcionara la calefacción y que no hubiera dinero para hacer fotocopias, que ellos cuando cortaron la calle al tráfico ejercían el derecho que reconoce y consagra la Constitución que les permite manifestarse como, cuando y donde quieran y reunirse libremente y que la calle es de todos, bueno ya saben ustedes, los falaces argumentos del 15 M.

Aunque ya nos podemos olvidar de los alumnos del Instituto Luis Vives, que una vez que han servido para iniciar el problema, han desaparecido del mapa y basta ver las fotografías de las distintas manifestaciones para ver que los que insultan y apedrean a la policía, les sucede como a Gigliola Cinquetti, no tienen edad… para ir al “insti” Y de la entrañable, bueno entrañable y novedosa figura, del estudiante de secundaria, reivindicativo y aguerrido que iba a la “mani” para reclamar lo suyo, acompañado de su mamá, figura totalmente novedosa para mí esta del manifestante con madre incorporada, que hay que ver como cambia este mundo nuestro que de aquello del Padre Peyton de los 50 de “la familia que reza unida, permanece unida” hemos pasado a “la familia que se manifiesta unida permanece unida”, aunque sea en la detención. Decía que de esa entrañable figura del tierno adolescente hemos pasado a la más profesional figura del antisistema encapuchado, reglamentariamente tatuado y con las piedras en el bolsillo, que ya se sabe que en las calles se hace muy difícil conseguir “munición” con la que agredir a los maderos.

Y de aquellos manifestantes, que daba gusto verlos, ocupando la calle frente a su instituto, con sus zapatillas y tejanos de marca y los plumas tan chulos que llevaban, mientras que sus madres se agrupaban en la acera más cercana y comentaban la jugada con sus iguales y se dolían de  lo cara que está la vida y de los problemas que les daban las asistentas ecuatorianas o rumanas, todo ello sin dejar de  vigilar a su cachorro por si algún feroz antidisturbios se le ocurría siquiera a mirar a su tesoro, que ya sabemos que madre no hay más que una, pues de aquella gente hemos pasado a  los profesionales de la izquierda antisistema, que sin padre ni madre ni perrito que les ladre, han puesto en marcha el follón y han conseguido que los medios obtuvieran las imágenes que sirvieran para denunciar la “brutalidad” policial.

Hay que tener las cosas claras, cuando la policía carga porque así se les ordena, la policía utiliza necesaria y reglamentariamente la violencia, supongo que todo el mundo comprenderá que cuando 50 agentes deben hacer frente a 300 o 400 individuos o lo hacen con decisión o los alborotadores se los comen por los pies. ¡Usted es que no ha visto las imágenes!, pues sí las he visto, pero como yo no uso jamás el papel de fumar, no me escandalizo si veo a unos cuantos policías repartiendo porrazos, porque sé que es lo que tienen que hacer. ¿Qué no resulta agradable verlo?, pues no lo mire usted. 

Esa es la primera cuestión, la policía utiliza  necesariamente la violencia para disolver manifestaciones, segunda cuestión, no se puede asimilar de manera automática la actuación policial, con violencia o brutalidad policial. Lo de ejercer la violencia pero de manera proporcionada es una gilipollez como un piano, aquí las cosas están muy claras, si tras la manifestación resulta que hay más agentes heridos que manifestantes, habrá que reconocer que la actuación policial ha sido impecable y habrá que felicitar a los agentes por su profesionalidad y mesura. Y eso que no me pongo a considerar que habiendo muchísimos más manifestantes que maderos, si resulta que finalizada la “fiesta democrática y constitucional” de los antisistema y los tontos útiles de la izquierda pijo progre, resulta que hay más agentes que manifestantes heridos, si pusiéramos las cifras en términos relativos (%) el  resultado sería abrumador.

Claro que al que le han dado en la boca y sangra, pensará que la actuación policial ha sido brutal y desproporcionada, pero como son de izquierdas habrán ido a la manifestación con lo de “no se pueden hacer tortillas sin cascar huevos, compañero” de Lenin, aprendido de casa. Estamos ante el desafío de la izquierda de este país que ya advirtió  lo que iba a hacer antes de las elecciones y que no teniendo argumentos en el Congreso ha optado por hacer política en la calle, tal y como anticipaba el otro día en la manifestación de UGT y CC.OO Soraya-PSOE, la portavoz parlamentaria socialista.

No se engañen, esta es la respuesta del PSOE  a las encuestas que le advierten que el PP sigue subiendo y ellos bajando y para evitar esta cuestión o al menos frenar la sangría se han aliado con lo más distinguido del movimiento antisistema, los  okupa, red skins, sharps... en fin, Dios los cría y ellos se juntan o si lo prefieren dime con quién andas y te diré quién eres.

Lo que está en la calle es el conjunto que forman los compañeros de viaje de la progresía y los radicales, dispuestos a poner palos en la rueda del gobierno. Porque si se trata de protestar contra la calidad de la enseñanza pública, creo que hubiera sido más coherente montar la manifestación cuando los informes PISA nos decían que estábamos a la cola del mundo civilizado, y entonces nadie osó abrir la boca.

La policía ha sido insultada, apedreada, agredida, mordida, las imágenes nos muestran a profesionales del follón con la cara tapada y que desde luego por edad no pueden estar en un Instituto, así que si hablamos de brutalidad, habrá que hablar de la más importante y generalizada, la de los manifestantes y ya puestos habrá que recordar que los agentes también tienen padres, madres, mujeres, novias, hijos, pero esos no salen en la tele.

Espero que al gobierno no se le arrugue el ombligo y continúe en esa política de firmeza, que cumplan y hagan cumplir la ley y que apoyen a los policías, que al fin y a la postre son los que sufren la brutalidad de los manifestantes, de los políticos de la izquierda y de los medios de comunicación, que los acusan y vilipendian.

Brutalidad sí, pero no policial, esa es la verdad.