lunes, 6 de febrero de 2012

Dime de que presumes y te diré de qué careces

Aquí manda uno y los demás obedecen


No se le puede negar a Alfredo Pérez Rubalcaba su capacidad para tomar decisiones y la enorme facilidad que tiene para olvidar las promesas que hace. Fue enterarse de que había ganado por 22 votos el Congreso y de inmediato se puso a la tarea de decapitar orgánicamente a todos aquellos compañeros del PSOE que habían apoyado la candidatura de Carme Chacón.

De aquella promesa de integrar a la Chacón y su gente en el caso de que ganara la Secretaría General ya no queda nada, bueno quizás ese 80%, relativamente corto,  de delegados que ratificaron su entronización y que demuestra la división del partido. Los socialistas catalanes y muchas de las agrupaciones, familias y corrientes de opinión que conviven en el PSOE están que echan las muelas y ya han anunciado su decisión de pasar a la oposición interna. Una mala noticia que no parece preocupar demasiado a Rubalcaba que tiene absolutamente decidido lo que va a hacer, a pesar de que futuro, lo que se dice futuro político, le queda más bien poco.

Caminando hacia los 61 años que cumplirá en julio de este año y de acuerdo a los datos que manejan los “futurólogos” de Ferraz que estiman que Rajoy va a gobernar con seguridad durante dos legislaturas, no creo que tenga la menor esperanza de ser elegido para presidir el gobierno de España, a no ser que suponga que con casi 70 años, los votantes lo considerarían una oferta electoral de futuro en el lejano 2019.

A Rubalcaba le toca hacer de puente para el tapado de turno y lo sabe, pero está decidido a hacer su trabajo sin que le valga otra consideración que no sea la de limpiar el PSOE de disidentes y gente que no apoye ciegamente su proyecto. Sabe que con su decisión mantiene al PSOE dividido, pero no parece preocuparle mucho. En el brevísimo discurso que dedicó a su nueva Ejecutiva, hizo un esfuerzo por contentar al bando de los zapateristas que habían estado con Chacón y alabó con la boca chica la acción de Zapatero, ya saben ustedes aquel Secretario General al que él y su equipo no le permitieron hacer campaña electoral y al que en la Federal que se celebró tras el fiasco electoral, acusaron de ser el verdadero perdedor de las elecciones.

Dijo Rubalcaba muy serio que Zapatero siempre había puesto los intereses de España por delante de los del PSOE y esa afirmación ya dio idea de cómo iba a ser el resto del discurso, que fue muy breve pero trufado de falsedades de la A a la Z. Afirmó que ZP había sacrificado los intereses del PSOE por mejor servir a España, cuando todos tenemos memoria de  aquel Presidente que anunció a noventa días la disolución de las Cortes, precisamente para que Alfredito “el químico” pudiera hacer su campaña electoral favoreciendo así al candidato del PSOE y perjudicando a España y los españoles, pues con ese anuncio debilitó aún más si cabe a su gobierno, en un momento que si algo necesitaba España era un ejecutivo, fuerte, decidido y que no tuviera las manos atadas por decisiones electoralistas.

Metido en harina piropeó a Chaves y a Blanco, a los que recordó cariñosamente y recordó que  “he trabajado muchas horas, muy juntos, con los dos” Teniendo en cuenta la delicadísima situación de ambos, habrá que reconocer que mucho habrán tenido que hacer por su candidatura, para dar la cara por dos socialistas que han protagonizado una serie de escándalos relacionados con la corrupción y que estando en la situación de presuntos, como es lógico y constitucional, más tarde que pronto, van a tener que rendir cuentas de algunos asuntillos ante los tribunales.

Por si no había quedado suficiente clara su voluntad de laminar opiniones contrarias a la suya o disidencias con la “decapitación “ orgánica de los partidarios de la derrotada Carme Chacón, afirmó que su Ejecutiva no funcionará de acuerdo a cuotas territoriales o generacionales, sino que gobernará el partido en representación del interés del “conjunto de los socialistas españoles”. Una afirmación que advierte claramente que en defensa de esos intereses colectivos, que serán definidos por el propio Rubalcaba y los que le son más cercanos de su equipo, se va a aplicar la vieja máxima socialista de “conmigo o contra mí” Que se vaya preparando la Chacón que todavía gallea, con el apoyo del socialismo catalán y “amenaza” con presentarse a las próximas primarias, porque cuando se quiera dar cuenta se va a quedar más sola que la una.

Se mostró encantado con el sistema de primarias que se ha aprobado en el presente congreso y eso lo dice imperturbable quién se encuentra donde se encuentra, gracias al procedimiento del “dedazo”, aquella ceremonia que lo nombró candidato a las elecciones sin pasar por las horcas caudinas de unas primarias, que le hubieran ofrecido  serias dificultades para salir elegido. Lo dice  el mismo que se autonombró líder del PSOE y protagonizó una bicefalia en el partido, con un Secretario General llorando por los rincones y jurando odio eterno al usurpador, mientras Alfredo se proclamaba líder del PSOE, por el democrático procedimiento de anunciar su decisión en unas declaraciones a la prensa. Pues esa misma persona, alaba ahora entusiasmada el procedimiento de las primarias. He de suponer que piensa que con el partido en sus manos, le va a dar igual que se celebren primarias ,secundarias o terciarias, porque el resultado va a ser el mismo.

Y por si había dudas que Rubalcaba en lo político es un posibilista, desengañó a todos aquellos a los que convenciera con su discurso como candidato y moderó su radicalidad, “olvidando” muy oportunamente sus ataques a la Iglesia Católica y trocando su anuncio de lucha contra las medidas del PP, de la mano de la izquierda radical y los sindicatos anunciada hace apenas dos días, por un más digerible anuncio de apostar por la vía del acuerdo en la lucha contra el paro.

Para rematar, tras dividir al partido al no cumplir su promesa de integración de los partidarios de Carme Chacón, tuvo  la infeliz ocurrencia de afirmar ante los representantes de  un partido dividido antes, durante y después de este Congreso, que la organización salía más reforzada y unida que nunca.

Estuvo cumbre el amigo Rubalcaba si se trataba de hacer buena la frase que encabeza este comentario, dime de que presumes y te diré de lo que careces, basta estudiar su discurso para saber dónde se encuentran las debilidades más acusadas de este PSOE que ha mostrado su  incapacidad para renovarse e ignorado de manera suicida el mensaje que los ciudadanos le mandaron a través de las urnas.

Para finalizar sonaron las notas de la Internacional, con los problemas de siempre, los pocos que levantan el puño, todavía no se han puesto de acuerdo si hay que hacerlo con la mano izquierda o con la derecha y más de la mitad de la representación de la izquierda progresista de este país no se sabe la letra.

Uno que por  allí pasaba, sería un partidario de Chacón, contemplando el penoso espectáculo, preguntaba irónico que dónde tenía la organización del Congreso a los parias de la tierra. Debió ser un chiste entre socialdemócratas, porque que  el PSOE los tiene en la cola del  Inem, lo sabe hasta Zapatero.

1 comentario:

  1. Como siempre, has estado fabuloso, conciso y ecuánime en el desarrollo de tu artículo-comentario sobre el Congreso Socialista y el discurso de Pérez Rubalcaba. Cualquiera que no sea fanático "pesoista" se dará cuenta de que lo que dices es "la pura verdad", aunque les pese a los del partido, hoy más "partido" que nunca. Enhorabuena Miguel, sigue triunfando. Saludos.

    ResponderEliminar