domingo, 26 de febrero de 2012

Rubalcaba de un pasado oscuro a un presente tenebroso

Rubalcaba el líder de la revuelta... y del PSOE.


No pasa un día sin que Rubalcaba, el líder carismático de figura inmarcesible del PSOE, no dé muestra de la debilidad de su posición. La profusa utilización de la mentira y la demagogia dice bien a las claras que pocas cuestiones reales tiene que ofrecer a los ciudadanos y a su organización política. Ayer le escuchaba manifestar que el Gobierno había dicho que los “estudiantes” que se manifestaban eran delincuentes, cuando es público y notorio, porque así se ha publicado que entre los detenidos en las manifestaciones había mucha gente con antecedentes y que no eran estudiantes.

De todas maneras es muy natural lo que le sucede a Rubalcaba y a su partido. Lo suyo es que tras recibir un correctivo histórico en las urnas el PSOE hubiera aprendido la lección y  consecuentemente se hubiera apresurado a llevar a cabo una renovación. Las urnas les demostraron que se habían equivocado de candidato con Alfredo, los votantes se preguntaban cómo podía ser que Rubalcaba comprendiera cuáles eran los problemas de España y aportara soluciones, cuando había sido parte importante del problema que había que remediar, al gobernar largos años al lado de Zapatero y se hacían otra pregunta aún más difícil de responder, cómo Rubalcaba podía tener soluciones siendo candidato, si no las tuvo unos meses atrás, siendo vicepresidente del Gobierno.

Bueno, como no pudo despejar ninguna de las dos incógnitas, recibió una amarga lección en las urnas, una lección que no ha sabido comprender el PSOE, ni sus dirigentes, ni él mismo y contumaces lo eligieron como Secretario General de los socialistas, que eso allá ellos, lo que le habilita para ejercer  de jefe de la oposición, que eso sí nos atañe a todos.

Y aunque el poder curativo del tiempo se supone inmenso, lo cierto es que Rubalcaba no puede aportar ideas porque sigue instalado en el mismo problema, los ciudadanos estiman que no tiene credibilidad y por si se olvidan, los del Partido Popular se encargan de poner de relieve a diario en el Congreso que lo que está sucediendo en España y lo que el Gobierno se ve obligado a hacer se lo debemos al gobierno saliente que nos dejó como nos dejó y entonces, cuando estas cosas se hacían, cuando todos los días nos desayunábamos con algún disparate imposible, Rubalcaba oficiaba de Sumo Sacerdote de la secta zapateril y defendía las tonterías del orate de León y las ponía en práctica.

Este es un problema de muy difícil solución, cierto que lo de la “herencia” irá perdiendo acritud y por tanto virtualidad con el paso del tiempo, pero también le sucederá lo mismo a las medidas impopulares que está tomando Rajoy. En Ferraz se hacen cruces, o lo que se hagan los de izquierdas en estos casos, no pueden entender que a pesar de la subida de impuestos, los recortes y todo lo demás, las expectativas electorales del PP mejoren, sólo les queda ya como asunto importante que les permita ejercer su apocalíptica manera de entender el ejercicio de la oposición el debate de los Presupuestos Generales para este año, que desde luego van a ser de abrigo, tras ello poco o muy poco les va a quedar para discutir más allá del pataleo cotidiano en el Congreso y lo que pueda surgir, en todo caso, cuestiones concretas de poco calado.

No quieren entender que el pueblo, ese del que siempre han dicho que es tan sabio y del que recibían los correspondientes mensajes cuando el resultado de las elecciones les favorecía, digo que no pueden entender que los españoles han elegido a Rajoy a sabiendas, se lo habían contado incansablemente precisamente los socialistas,  a sabiendas digo, que iba a llevar a cabo una política durísima de austeridad, lo que iba a producir recortes muy serios en ese presunto estado del bienestar del que más mal que bien disfrutábamos. Por eso siguen subiendo las expectativas del PP, porque está haciendo lo que el pueblo entiende que hay que hacer.

Y eso no es que lo diga yo, que también, es que se lo han dicho en las últimas cuarenta y ocho horas los de Público, Josep Borrell, Bono y Barreda en distintos lugares y ocasiones, dicen que se avergüenzan de que lo que debía haber hecho el PSOE, lo esté haciendo Rajoy. Y alguno dirá, eso lo dicen los que se van, lo que no tiene expectativas ya en el partido socialista y  yo digo que probablemente sea muy cierto y añado que los que se quedan, piensan lo mismo pero se callan, que ya se sabe que por el pan, baila el can.

Amenazaron con la revuelta y en eso están, en Valencia hay mucho ciudadano que está hartándose del “democrático” espectáculo de la izquierda valenciana que cual Fraga redivivo ha decidido que la calle es suya y por ahí andan procurando molestar lo más posible. Incluso entre votantes del PSOE, el penoso espectáculo organizado por Alarte, el Secretario general de los socialistas valencianos, invitando a las Cortes al líder estudiantil Albert Ordóñez y montándole un homenaje, ha provocado estupefacción.

Es muy triste ver como el PSOE, un partido supuestamente de corte democrático y europeo,  homenajea a un joven, que se declara democrático y pacifista a la vez que amenaza a los valencianos con una lucha a “sangre y fuego” y que llevaba ya unos cuantos días animando a la violencia. Un pacifista que se declara admirador de Castro y Amaiur y que afirma que "Los derechos no se mendigan, se conquistan con violencia"  Si este caballero es el paradigma moral y político del PSOE, no me extraña que sus votantes muestren su descontento y estupefacción en Valencia.

Rubalcaba ha ordenado echarse al monte, mientras pone en marcha otra operación que ya vendía Bono antes de las elecciones. Lo recordarán ustedes y si no, yo se lo cuento, hubo un tiempo, yo lo comenté el 30 de septiembre pasado, en el que se intentó cerrar un pacto para que tras las elecciones se organizara un gobierno de concentración o de salvación nacional que garantizaría el orden en las calles.

Vuelve el asunto y por ahí andan mensajeros socialistas ofreciendo la misma mercancía, que si ya estaba estropeada en septiembre, para qué les cuento como está ahora. Si el PP pacta con el PSOE y permite a los socialistas tener su porción de poder y su cuota de dinero público, lo de la calle se tranquiliza y si no se acepta la infumable oferta, seguirán los desórdenes y a quién Dios se la dé, San Pedro se la bendiga.

No me tengo que extender sobre la incapacidad democrática de una organización política que hace semejante oferta, tampoco es que me extrañe, unos individuos capaces de sacralizar a la rencarnación del “Cojo Mantecas” y como epítome y representante de las virtudes democráticas socialistas montarle un homenaje en las Cortes valencianas, son capaces de cualquier  cosa.

Las procelosas expectativas del reinado de Wamba, van a resultar unas vacaciones pagadas en un hotel de lujo en el Caribe, comparado a lo que le espera a Alfredo P. Rubalcaba y con él al socialismo español que se está cerrando todas las opciones para convertirse en una alternativa democrática y sobre todo creíble.

Ya digo, de lo oscuro a lo tenebroso, eso sí, pasando por Valencia.

4 comentarios:

  1. Hay, que ver que pronto hemos visto el cartón que Rubalcaba tenía en su cerebro, al quitarle el mando, es como el chico este activista de Valencía , rascas un poco y vemos que es tan poco inteligente,como zp, solo le ha quedado hacer todos los días el ridículo

    ResponderEliminar
  2. Alfredin.P, alias El Diabolico, tiene la mentalidad de los personajes de la edad media. Los del PP debían de hacer manifestaciones en la calle en contra de este individuo y de los sindicatos.
    Fuego.

    ResponderEliminar
  3. La desesperación trás la perdida del poder,es tan evidente que hace que en Rubalcaba afloren sus instintos siniestros y maquiavélicos.
    Para éste oscuro personaje no existen los valores morales,ha demostrado que no sabe perder y con tal de mantenerse traicinaria hasta a su madre.
    No obstante la dinámica que ha emprendidole va a llevar a un camino sin retorno a él y a su partido.

    ResponderEliminar
  4. Este elemento has sido y será siempre un peligro para este pais. Ya no le queda nada por demostrar, o mejor si, le queda ver como y cuando quiere subir a presidente, la mbiecion de su vida ya en el ocaso.

    ResponderEliminar