miércoles, 29 de febrero de 2012

El PSOE ataca a la Universidad

Chaves amenaza con volver a la Universidad como profesor

Ayer saltaba a los medios de comunicación la noticia, Manuel Chaves el ex presidente de la Junta de Andalucía, ex vicepresidente del gobierno de España, ex presidente del PSOE y ex de muchas cosas más, regresará el próximo mes de septiembre a las aulas como profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad de Córdoba, una noticia que confirma el movimiento de los altos cargos socialistas que buscan acomodo allá donde pueden, tras la derrota electoral que los ha alejado en parte de la percepción del  dulce dinero del presupuesto.

Francamente me parece que la noticia informa de lo que representa un ataque al prestigio de la Universidad de Córdoba y más concretamente al de su Facultad de Derecho, un durísimo recorte a la calidad de la enseñanza en esa Universidad, eso es lo que exatamente supone la vuelta de alguien que como Chaves lleva desde los años setenta del pasado siglo sin ejercer la docencia. Sólo el interés por el dinero que sale del presupuesto, del amor por seguir comiendo de la “olla grande” o la búsqueda de otra pensión,  puede explicar semejante disparate.

Habrá quién opine que vivimos en un país libre y en el que cada uno hace lo que quiere o puede y que por tanto este es un asunto que sólo atañe a Manuel Chaves. Yo digo que no, que a todos atañe porque resulta que “D. Manuel” es diputado por la circunscripción electoral de Cádiz y esa nueva tarea le va a impedir desarrollar su quehacer parlamentario que pagamos todos, con la dedicación y diligencia que esa labor exige y por otra parte me parece que como el dinero de la Universidad, que es pública, sale de nuestros bolsillos también, todos tenemos derecho a opinar sobre la vuelta de un ex profesor, cuyas múltiples y previsibles ocupaciones no le van a permitir tampoco dedicarse a su trabajo docente con el cuidado que exige semejante tarea.

“Quién mucho abarca poco aprieta”, reza el dicho y me parece que el lugar común es de aplicación a esta situación, que por desgracia es demasiado frecuente en nuestras universidades, hay mucho profesor universitario y catedrático dedicado a sus asuntos y con las tareas docentes abandonadas a su suerte. Ahora bien lo que parece una burla sangrienta es que a estas alturas Chaves se haya acordado  que es profesor de Derecho del Trabajo y vaya a dedicar el tiempo que le dejen libre sus ocupaciones y familia a explicar a sus alumnos esa materia, sobre todo teniendo presente que le cabe el dudosísimo honor de haber convertido a Andalucía en referente del paro.

Quizás esa cátedra andaluza vaya a ser, a cuenta de la incorporación de D. Manuel el próximo mes de septiembre si Dios no lo remedia, la pionera en organizar una sección docente sobre el Paro y sus consecuencias legales y ahí sí que la experiencia de Manuel Chaves sería de gran ayuda, o incluso pudiera ser que el decano de la facultad hable con D. Manuel para que éste dé un ciclo de conferencias magistrales hablando de “La familia como institución y su relación, influencia e interacción con el trabajo público o subvencionado”, que de eso sí sabe un montón el socialista andaluz.

O lo incorpore a la Cátedra de Derecho Romano ¿se estudiará todavía el derecho romano en nuestras facultades? para que investigue sobre la vieja figura del “cliente” en la antigua Roma y lleve a cabo un profundo estudio de la implantación, desarrollo y permanencia de la figura del clientelismo en el territorio de la Bética y su evidente paralelismo con figuras como el PER o las subvenciones públicas, porque si de clientelismo se trata, es de justicia reconocer que Manuel Chaves es una autoridad de relieve mundial.

Bromas o sarcasmos aparte, la decisión de D. Manuel Chaves me parece una auténtica burla al carácter docente de la institución de la que se va a servir. Un hombre con casi setenta años y tras larguísimos años de no ejercer la docencia, de la que nunca ha sido una figura de tronío, pretende ahora reverdecer viejos laureles. Resultaría patético si no fuera porque el esperpéntico capricho lo vamos a  pagar con el dinero extraído de nuestros bolsillos.

Espero que los sindicatos  de Educación se estén aprestando a montar una huelga general en Córdoba, bueno en Córdoba y en toda Andalucía, ante este recorte injustificado a la calidad docente de la Universidad de Córdoba y que ésta sea secundada a “nivel del estado” por todos los sindicatos estudiantiles y los que tengan que ver con la Educación. Hay que defender como sea el porvenir de los alumnos de esa facultad, que ven peligrar el poco futuro que les queda, al tener que soportar a Manuel Chaves como profesor. Si eso se produjera, dentro de pocos años se podrían ver anuncios solicitando a nuevos licenciados en derecho, con la apostilla de  “abstenerse alumnos del profesor Chaves”.

Este es un asunto que puede tomarse a broma, pero entre bromas y veras, creo que haría muy bien quién tenga suficiente confianza con D. Manuel en tener unas palabritas con él y convencerlo para que desista  de semejante ocurrencia. En todo caso y si no  hay más remedio que el PSOE le ponga un “negro” y redacte sus memorias, como hacen todos aquellos que han decidido retirarse o como es el caso, a los que ha retirado la realidad.

Ya ha cumplido su ciclo, debiera dimitir como diputado y retirarse a su tierra y dedicarse a plantar naranjos u olivos, que es lo que hacían en los viejos tiempos los senadores romanos que nacían en la Bética, entre eso, entretenerse en redactar sus memorias y la familia va que se mata y nosotros más tranquilos, mucho más tranquilos, ¡dónde va a parar!

3 comentarios:

  1. Nunca hemos creído que la vergüenza formaba parte del bagaje del personaje, tampoco el sentido del ridículo. Pero el problema no es suyo, o no exclusivamente.
    Si las universidades se rigieran por criterios de calidad, (investigación publicada en medios prestigiosos) grupos de estudio, dirección de tesis. etc. esto no ocurriría. O aunque no mas fuera, libertad de los alumnos para elegir catedrático. Otra cosa que arreglar.

    ResponderEliminar
  2. Si todavia estuviera en la Universidad cambiaba mi matricula y me metia de alumno de este retrasado, debe ser divino poder mandar al carajo a un idiota como este...y encima sabiendo positivamente que no sabe hacer la O con un vaso.
    En mi epoca se lo haciamos a Peces Barbas que era el Chaves de la Complutense y puedo afirmar que era una delicia.
    http://lapoliticadegeppetto.blogspot.com/

    ResponderEliminar